Gabbie Beckley sobre el racismo

El 3 de abril de 2022, un grupo de 19 adoptados internacionales australianos participó en una consulta de ICAV para la Comisión Australiana de Derechos Humanos (AHRC) que ha desarrollado un Papel de conceptos para Marco Nacional Antirracismo. Creemos que los adoptados interpaíses/transraciales están subrepresentados en las discusiones raciales en casi todos los países adoptivos y queríamos asegurarnos de que tuviéramos algo que decir. Los próximos blogs serán una selección de los aportes de los adoptados que participaron para brindar una visión más matizada de nuestra experiencia vivida del racismo y nuestros pensamientos sobre lo que se debe hacer para apoyarnos mejor.

por Gabbie Beckley, adoptado de Sri Lanka a Australia, trabajador social clínico.

Hablar contra el racismo es responsabilidad de todos

He experimentado muchas y variadas formas de racismo en mis 40 años de vivir, caminar y respirar en este mundo. Me ha impactado de muchas maneras, ¿cómo las escribo todas? Crecí navegando por este mundo blanqueado como una orgullosa mujer de color, sin embargo, estar orgullosa de quién soy y en lo que me he convertido en mi vida no se excluyen mutuamente. Ha sido necesario mucho trabajo duro, examen de conciencia y reflexión consciente muchas veces para convertirme en la persona más evolucionada que soy hasta la fecha, y estoy en constante trabajo en progreso.

Tengo muchas historias familiares de racismo, las cuales ahora se pueden ver por lo que fueron, en el tiempo y el lugar y el contexto generacional del hablante, no un reflejo de mi familia como un todo.

Uno de los primeros recuerdos que tengo es que me dijeron que un miembro de mi familia dijo: “¡Ningún niño negro llevará mi nombre!”. Pero una vez que me pusieron en los brazos de un miembro de mi familia, todas las tonterías racistas se desvanecieron y me trataron como a todos los demás. Mientras crecía, a mi vez sentía un gran amor y respeto por esta persona, perdoné su ignorancia y me concentré en nuestro amor compartido por el cricket y el fútbol.

He tenido experiencias durante mis años de escuela primaria que aún recuerdo como si fuera ayer. Ser pateado en las espinillas por engreírme, por involucrarme en altercados físicos con matones racistas. Por tener maestros que me dicen: “Me da vergüenza ser del mismo país que tú”.

Me han llamado la palabra N más veces de las que puedo contar. He experimentado racismo abierto, encubierto, intencional y no intencional a lo largo de mi vida. La policía me ha perfilado racialmente, los guardias de seguridad me han seguido en los centros comerciales.

He trabajado en lugares de trabajo donde la gente me ha dicho "de dónde eres" y qué hay de tus "verdaderos padres". Algunas personas me han dicho: "Tu inglés es tan bueno para alguien que no nació aquí". He tenido un jefe que no me habló durante meses debido a algo que percibió que había hecho mal. Pero no era el caso, solo era un gilipollas racista y estaba tan contenta de dejar ese lugar de trabajo y entrar en el lugar de trabajo de mis sueños.

 No he tenido oportunidades para avanzar en mi carrera debido a las actitudes, resentimientos y celos mezquinos de la gente, lo que realmente se reduce a que no queremos trabajar para una persona de color.

He sido subestimado, descartado, infravalorado y no visto en toda mi vida, por lo que probablemente me atraiga el trabajo social y la lucha por los desvalidos y tratar de desmantelar las desigualdades estructurales que siguen tan arraigadas en nuestra sociedad.

Soy un luchador, soy un guerrero de la justicia social, creo firmemente en el poder de hacer una diferencia y un impacto positivo en las acciones de las personas, creo en la amabilidad y en dar a las personas una oportunidad justa.

¿Cómo me ha impactado esto? Pues me considero una persona que piensa y reflexiona profundamente sobre mis acciones y decisiones. He tenido la conversación de "qué hacer si te detiene la policía" con mis hijos, a raíz de los asesinatos bien publicados de George Floyd, Tamar Rice, Brianna Taylor, y sin olvidar la trágica historia de nuestras primeras naciones. pueblos con la mayor tasa de encarcelamiento de jóvenes y todas las muertes negras bajo custodia en las que nadie es ni ha sido responsable. Estoy triste, estoy enojado, estoy consternado porque este es el estado actual en el que vivimos mis hijos y yo. Sin embargo, tengo esperanza, esperanza de que podamos construir una comunidad que genere cambios, para trabajar con como- personas con mentalidad que comparten mi pasión e impulso por un cambio positivo.

Mis experiencias de racismo han dado forma a la persona que soy, el padre que soy y el trabajador social que soy. Impacta en mis pensamientos, acciones y obras. Soy consciente de cómo me ve la gente, soy respetuoso frente a los cerdos racistas y me niego a que me rebajen a su nivel. Creo que ha tenido un impacto en mi salud mental cuando era más joven, me causó muchas dudas y la búsqueda de mi lugar en este mundo.

Creo que una de mis gracias salvadoras ha sido la reconexión con mi familia biológica y mi cultura. ¡Conocerlos es conocerme a mí mismo! He pasado los últimos 22 años conociendo, creciendo y amando a mi familia y agradezco cada día que me siento en una posición única donde soy parte de dos mundos y puedo sentarme cómodamente en ambos. 

¿Qué sugeriría que se hiciera para abordar mejor el racismo experimentado por los adoptados entre países o transraciales?

Creo que la adopción no tiene que ser el primer recurso. Creo que mantener unida a la familia en sus países de origen con apoyo a través del patrocinio/educación/actividades generadoras de ingresos sería beneficioso para los adoptados en general, pero específicamente en términos de su salud mental y conexión con sus raíces y culturas. Si las adopciones tienen que ocurrir, ¡es imperativo mantener una relación con la familia! Esto incluye a los padres biológicos, tías, tíos, primos, abuelos y hermanos.

Debe haber un mayor énfasis en los pensamientos y sentimientos del adoptante en relación con la adopción de un niño de color. Sumérjase en su historia y experiencias, haga que tomen cursos anuales sobre el impacto del racismo y cómo ser un aliado/defensor del racismo. Pídales que miren sus círculos de amistad, ¿es diverso? ¿Representa una amplia gama de personas culturalmente apropiadas, socioeconómicas y de género diverso?

Creo que deberíamos tratar de compartir colectivamente nuestras historias y experiencias, con la esperanza de que un gran conocimiento conlleva una gran responsabilidad, ¡y eso es asunto de todos!

Para obtener más información de Gabbie, lea su artículo compartido hace años e incluido en nuestro Investigar página: Derechos humanos y justicia social en la adopción internacional

Deja una respuesta Cancelar respuesta

Español
%%footer%%