Dos razones para permanecer en flor

por Roxas Chua, adoptado de Filipinas a los EE. UU.; autor, artista.

Para muchas personas adoptadas, la adopción es traumática. No soy tan lineal al compartir historias porque no puedo quedarme mucho tiempo respirando esa atmósfera. Elijo la escritura, la caligrafía y el arte para trabajar en mi historia. Como no tuve un buen nacimiento, me gustaría tener la oportunidad de tener una buena muerte. Estoy en un camino de reconstrucción a partir de formas cortadas y piezas invisibles. Es un camino donde construyes a partir de tus propias iluminaciones encontradas. Es un lugar donde soy un infante, un niño y un hombre sucediendo todo al mismo tiempo. Escribir y hacer arte no es fácil aunque parezca que lo es. He aquí verdades contadas en dos abstracciones, dos magulladuras cuando mis sentidos proyectan un lugar de dolor dentro del cuerpo. No hay necesidad de cuestionar las historias de personas adoptadas o abandonadas cuando no encajan en las narrativas de la sociedad y los medios para sentirse bien. Te pido que escuches, veas y te sientes conmigo cuando te abra mi cuerpo.

Escuchando Cositas de Ida – https://youtu.be/pmrsYPypQ

Ver blog anterior de Roxas-Chua: Si la luna pudiera ser mi madre biológica ahora

Para más de Roxas Chua, ver su podcast Querido alguien en algún lugar y libro Decir tu nombre tres veces bajo el agua.

¿Lo que hay en un nombre?

por Stephanie Dong Hee Kim, adoptado de Corea del Sur a los Países Bajos.

¿Es un nombre sólo “pero” un nombre?

El significado de las palabras y el lenguaje es mucho más que una colección de letras, signos o sonidos.

Las palabras y los sonidos tienen significado, estos son símbolos, reflejan sentimientos y pensamientos. Un nombre expresa tu identidad: ¿quién eres, de dónde eres y a quién y dónde perteneces?

Preguntas que no tienen una respuesta obvia para muchos adoptados y todas las personas que buscan a ambos oa uno de sus padres biológicos.

Fui concebida y crecí para ser un ser humano en el vientre de mi madre coreana, como la cuarta hija de la familia Kim (김), y mis padres me llamaron Dong-Hee (동희) después de que nací.

Fui adoptado por una familia holandesa y obtuve un nuevo nombre y también un nuevo apellido. Últimamente, esto comenzó a sentirme como si 'sobreescribiera' mi identidad y ya no me siento mal por eso.

Me veo cada vez más como una mujer coreana que creció en los Países Bajos y tiene nacionalidad holandesa. Mi identidad coreana es mi origen y forma una gran parte de lo que soy, aunque no crecí en esa cultura.

Hay una ligera diferencia entre lo que siento por mi nombre de pila y lo que siento por mi apellido.

Estoy agradecido de que mis padres adoptivos nunca me quitaron 동희 y solo agregaron a Stephanie para que mi vida aquí fuera más fácil. Todavía es más fácil tener un nombre occidental hoy en día, ya que la discriminación no ha desaparecido a lo largo de los años.

Siento cada vez más que mi relación de sangre y mi origen coreano es donde quiero que se refiera mi apellido, me siento orgulloso de ser un miembro de la familia 김.

Siento menos conexión con el apellido holandés, porque no comparto ninguna historia familiar cultural y biológica con este nombre y las personas que lo usan. Además, nunca ha habido mucho contacto ni conexión con ninguno de esos miembros de la familia, además de mi padre adoptivo y mis hermanos.

Por eso he decidido acostumbrarme a lo que es dejarme conocer por mis nombres coreanos, empezando por las redes sociales. Solo para experimentar lo que me hace, si me hace sentir más yo y en mi lugar.

Me gustaría que la gente empezara a sentirse cómoda llamándome por cualquiera de mis nombres. Creo que me ayudará a determinar qué nombre(s) me recuerda más a quién soy en realidad, me hace sentir como en casa. Tal vez sea uno de ellos, tal vez sean ambos. Estoy bien con todos los resultados.

Es de alguna manera incómodo para mí porque se siente como si me estuviera quitando una chaqueta y con eso estoy un poco expuesto y vulnerable.

Pero está bien, ya que me identifico con mis nombres holandeses durante más de 42 años.

Esto se publicó originalmente en Instagram y se eliminó para su publicación en ICAV.

Recursos

¿Lo que hay en un nombre? ¿Identidad, respeto, propiedad?

Gabby Malpas sobre el racismo

El 3 de abril de 2022, un grupo de 19 adoptados internacionales australianos participó en una consulta de ICAV para la Comisión Australiana de Derechos Humanos (AHRC) que ha desarrollado un Papel de conceptos para Marco Nacional Antirracismo. We believe intercountry/transracial adoptees are under represented in race discussions in almost every adoptive country and wanted to make sure we had a say. Gabby’s input below is included in our full papers aquí which we submitted to the AHRC.

por Gabby Malpas, born in New Zealand of Chinese origins and transracial adoptee, ICAV Representative, artist at Gabby Malpas.

Colourblind by Gabby Malpas; watercolour painting

I was born in 1966 in Auckland New Zealand. I am 100% Chinese and at the time of writing, I am 56 years old. I started coming out of the adoption fog at 48 years of age, after meeting my birth mother in 2004. It seems old but to clarify, at 48, I finally connected with other Asian adoptees and found validation, support and the language to express my feelings around my life experience.

I have a huge respect for parents. I am a step parent but have not done the heavy lifting that parents do. It’s hard being a parent. Throw adoption or fostering into the mix and that becomes very hard. Throw transracial adoption into that mix and the challenges become even more so. These are my thoughts around racism. All of our experiences are different.

I am very happy. I see the value of good relationships with friends, peers and family, and acknowledge that all of us have experienced trauma at some point in our lives. However, I have struggled with racism my entire life with my difference pointed out almost daily by classmates, co-workers and friends. Not too regularly, I have also been attacked and harassed on the street and was bullied badly throughout my school years.  Jokes and micro-aggressions seem harmless and it took me decades to understand why I was constantly angry: an innocent question about my name/my origins/my nationality seems innocuous, but day after day, often from complete strangers makes a person exhausted, wary and sad/angry. I often withdraw.

I have this to say – I could not tell you this at age 12, 18, 25, 30 or even 40. It took decades to begin to process, understand and articulate what I am feeling.

Dear adoptive parents

Here is what I would like you to know about my life experience as a transracial adoptee:

  • Please understand my life experience is, was and will always be different to that of my white peers, siblings and parents. Like it or not, quite often we transracial adoptees are treated very differently to our white siblings and peers. I noted a big change in people’s behaviour towards me when they saw one of my parents come into view. Racists are sneaky – they are not going to say stuff with you around. And it comes in many subtle forms: how many brown kids are watched like a hawk as soon as they enter a store? How many brown girls are told they talk too much or are too loud/naughty when their white classmates are termed ‘enthusiastic’ or ‘confident’ for the same behaviour?
  • I was raised colourblind. It was the 60s, 70s and 80s. We knew no better. I was 55 years old when the penny finally dropped about my own family’s response to my experience with racism. An older sister said, “But we just assumed you were one of us,” (therefore, it was impossible for you to experience racism). Another piece of the puzzle solved. However, my 7 year old me would not thank my family for the dismissal, harsh words or outright denial that anything had taken place. Things are different now. We have resources and so much information available.
  • If you are triggered by the terms: white privilege, white fragility and wilful ignorance then think long and hard before adopting a child of different race to you. We are looking to you to teach us, to have our backs and stand up for us. And this includes your circle of friends, your own family and peers. I was raised in the age where children were seen and not heard. I accepted outright racist comments/acts from neighbours, friends, extended family, and later, colleagues because I felt that it was my lot or I was undeserving of better. But think about what that does to someone over a lifetime! Is it any wonder that we adoptees are 4 times more likely to have substance abuse or suicide? Let’s try to change that.
Ching Chong by Gabby Malpas, watercolour painting
  • Believe us. I was 5 or 6 years old when I reported my first racist incident to my parents (and this was because I was scared. I didn’t report the ‘ching chong’ chants, the pulling back of eyes and harsher treatment by certain nuns because I was brown and clearly born of sin – those were a daily occurrence). Two much larger and older boys cornered me and pulled down my pants to see if ‘my bum was the same as the other girls’. Horrific and it still haunts me to this day. In response to sharing what happened, I was punished and told not to lie. So I stopped. It was clearly not safe for me to speak up and I didn’t want to be punished for it (to be fair I think it was the mention of private parts that had them more outraged). I left NZ for good in 1988. I put distance between myself and my family because of the above and some bonds were sadly broken for a while. Do you want this for your own family? If your children do not trust you to have their back they may be reticent to report more serious stuff like abuse, bullying and even date rape/domestic violence.
  • Just because we don’t tell you doesn’t mean it doesn’t happen. I finally found the courage to speak up in the last two years. I cut friends, extended family members and suppliers for my own mental health and sanity but also I finally understood that I didn’t have to engage with such people.
  • Words hurt. And the hurt lasts a lifetime. So those jokes you make about other races — their food, shopping habits, hoarding, driving skills … all those lazy stereotypes that the Australian media like to peddle – well, your kids are listening.  When we see racist incidents reported be dismissed or downplayed by the media (especially if it is a footy star/ celebrity accused), how do you think that makes us feel?  We don’t need to hear:
    ‘They weren’t racist to me – are you sure it happened?’
    ‘What did you do to make them act in this way?’
    ‘Rise above it!’
    ‘Ignore it!”
    ‘Can’t you take a joke?’
    ‘I’m sure Xxxx didn’t mean to be offensive…’
    This ain’t it. Do better.
  • Quite often we are rejected by our own race – we are seen as ‘too white’, too culturally ignorant, and our names are white. This can be very confronting.
    We grow up, study, work and socialise generally in white spaces. We adapt to our environments to fit in but can be treated very harshly by our own race because of this.  A heritage camp and trip once a year can’t help with this and if we are living in a white country – it is understandable that we just want to fit in/fade into the background like everyone else. But we can’t. Don’t shame us for trying to survive in our own environments.
  • Racism is hard to process when the perpetrator looks like a member of your own family. An Asian child who grows up with their own cultural background watches how their parents react and behave when they are faced with racist incidents. They see how their parents behave and speak to the offender. Nothing may be said but there is a shared experience within the family and younger members can learn from their elders – and even grow up to challenge passive responses.

Check out Gabby’s amazing Art Mentoring that she does as a volunteer with younger Chinese adoptees.

La adopción puede ser una prisión psicológica

How do I start over?

The question echoes in my brain every day here in Hawaii, now totally away from the relations of my former adopted life.

How do I live anew as one person in this world?

I left my adoptee ties that were technically governmentally bonded relations that I had no control over as a Filipino orphaned child circa 1980’s. For me, they had been total strangers and I didn’t have any oversight or support in post-adoption.

As time went on for me, I wasn’t able to have the fortune to get to know my biological family as after my reunion in 2012 in the Philippines, I decided to go my own way once I discovered our language barriers and my inability to confirm any facts on them.

So yes, fast-forward to current times and it is Sunday, and I have relinquished my bond of my adoptive ties for various reasons, and it hasn’t been easy but for me, it was necessary.

This break action has been mental, emotional and physical. Slamming this lever down included making physically strategic distance by moving far, far away on my own to the Pacific islands in 2019, re-establishing dual citizenship to my birth country in the Philippines in 2021, and civilly sending a kindly written email to my adoptive parents this year after my adoptive brother’s jarring and untimely death.

Additionally, the extended adoptive ties I’ve noticed can also naturally deteriorate with time itself after years of peaceful but gently intentional non-communication.

What happens after you’re on this path of annexation, you wonder?

For me, I’ve arrived at an interesting intersection in my adulthood when I’ve sort of returned to a former state of orphanhood with no real station in life, no bonds, all biological history, heritage and economic status obsolete all over again.

Doesn’t sound that appealing, I know! Tell me about it.

The perk is that instead of being a vulnerable child, I am a 36-year-old woman living in Hawaii. I have rights. I am in control of my wellbeing and fate. I have responsibilities. I drive my own car, I pay bills, I have funds; I have a job and I am not helpless.

I can take care of myself. So to me, the biggest perks are in being healthy and reclaiming my life, identity and sovereignty needed over my own needs and wellbeing.

So quickly the adoptee bond can turn into toxic relations if the parents are narcissistic or emotionally or physically abusive.

After the death of my adopted brother, who was also a Filipino American adoptee and died of severe mental issues and alcohol poisoning, I had a stark wake-up call of how these adoptee relations were silently impacting me too.

And I had to make better choices for myself, I would be risking too much if I ignored this.

It is like leaving a psychological prison, I told Lynelle on a weekend in May.

After some reflection, I realized that as a child and having to make structured attachments from being displaced, this legal bond fastens.

And as a displaced, vulnerable child, I think one falls privy to co-dependency, the need for a family structure overrides even the need for safety for his or her own wellbeing, like if abuses arise in this domestic home.

Or other aspects might not nurture the adoptee, like when the child isn’t being culturally nurtured according to their birth country.

Or when the parents or family members are financially and socially acceptable as to meeting criteria of adoption, but possess narcissistic personalities which is also detrimental to the child’s personal, emotional, psychological and cultural development.

A child stays glued and psychologically devoted to their family ties through development stages and on past adulthood because the need for foundational attachments is paramount to one’s psychological upbringing and success.

And if these ties are in any way bad for the adoptee early on, I think these relations that were once saving can quickly turn into a psychological prison because you are truly bound to these social ties until you’re strong enough to realize that you have a choice.

And you pueden break out of this bond, this governmentally established bond, although possibly later on as an adult. And, with some finesse.

As an adult adoptee, from my experience adoptive ties that develop healthily or dysfunctionally, after a certain amount of time both types transitions into permanence to that adoptee. Adoptive ties mesh and fuse just the same as biological ties, once you’ve gone so long in the developmental process.

This adoptive relation is totally amazing when it’s good, like any good relationship.

The spin is that when there are issues plaguing the adoptive unit, which can be subtle, interplaying with the personality and culture of the adoptive relations, these issues can go totally disguised, unreported, and it can be toxic and the affects can last a lifetime.

From experience, I see that it is because the adoptee child is vulnerable and doesn’t know how to report issues in the relations, because the option isn’t even granted to them.

No one is really there to give or tell the adoptee child that they have these rights or options. When it comes to post-adoption, there isn’t much infrastructure.

Sadly, if dynamics are not supportive to the adoptee, in time, it can cost an adoptee the cultural bonds to their own birth country or the loss of their native language.

It can cost an adoptee their sanity and mental health.

It can cost an adoptee their self-esteem, which all bleeds and returns into the social sea of their placement or back out into other countries.

And, it can cost an adoptee their life.

On the upside, if the placement is good, it can save a person’s life as well! And it can allow this adoptee happiness and joy forevermore.

Each side of the coin both instills an adoptee’s human value and the toll the placement takes on every child who becomes an adult in society is also expensive, leading to exponential advantage and success in society, or potential burnouts.

For me, my adoptive placement was costly in the end. However, I was still able to survive, work and live. I was materialistically taken care of, thankfully.

I honestly think much was due to my own faith, offbeat imagination and whatever blind luck I was born with that all carried me through this.

Overall, this has been a total trip and my journey has been very far from embodying the traditional fairy tale adoption story.

So now, it’s time to do the hard work, an adoptee mentor messaged me today. But I can do it, we all can do it! It just takes good choices and regular upkeep.

Nearing the end of this post, I will share to my adoptee community that we have a choice especially once we’re of legal age. I’m sort of a wildflower in general, and a late bloomer, so I’m coming out of the fog and becoming aware now in my mid-thirties.

Yes, we have a lot to rear ourselves depending on the economic status we find ourselves in without our adoptee ties. But like other adoptee peer support has shared, you should not do this kind of thing by yourself. You can have support structures the whole time in this.

And yes, it is terrifying, because you will have to rebuild your sense of identity when leaving toxic family relations. As yes, it can be like rebuilding your identity all over again from when you leave them and start anew, as a now a self-made, sovereign person.

From a Hawaiian private school I work at now, I have come to find that cultural identity building begins in the present and it is built upon values, history, education and the wisdom of the past. Now that I have found a home in Hawaii, maybe I can learn more about it.

I will also be working on weekly goals that I hope to share to the community as I continue on this never-ending journey.

En conclusión, si estás en una buena familia adoptiva, ¡Dios bendiga tu fortuna y tengo tanto amor y felicidad para ti! Sin embargo, si necesita separarse de los lazos, como si su adopción no fuera tan saludable, sepa que no es imposible.

El apoyo profesional y de pares está aquí para usted, todos los días en su camino hacia la libertad. Puedes crear tu propia soberanía, solo tomará trabajo.

Lea la publicación anterior de Desiree en ICAV: Lo que perdí cuando me adoptaron y seguirla en Weebly o Instagram @starwoodletters.

Si la luna pudiera ser mi madre biológica ahora

por Roxas Chua, adoptado de Filipinas a los EE. UU.; autor, artista.

Pensé en compartir esta imagen que se encuentra en la mesa de mi escritorio en mi estudio. Lo creé una de esas noches en las que no pude aprovechar el cambio y el movimiento en mi lucha por la adopción. Encuentro que un equilibrio entre el intercambio de historias, el trabajo de crianza, la escritura contemplativa y el dibujo me ha ayudado a navegar y traducir el mundo que me rodea. En este dibujo me acompañaba la luna, que en cierto modo me reconfortaba como lo hace la naturaleza. Espero que lo disfruten. Es una instantánea de ternura que buscamos en nosotros mismos y en los demás. Si la luna puede ser mi madre biológica ahora, estoy bien con eso. Tomaré cualquier camino que ilumine la noche.

Para obtener más información de Roxas-Chua, vea su podcast Querido alguien en algún lugar y libro Decir tu nombre tres veces bajo el agua.

Gabbie Beckley sobre el racismo

El 3 de abril de 2022, un grupo de 19 adoptados internacionales australianos participó en una consulta de ICAV para la Comisión Australiana de Derechos Humanos (AHRC) que ha desarrollado un Papel de conceptos para Marco Nacional Antirracismo. Creemos que los adoptados interpaíses/transraciales están subrepresentados en las discusiones raciales en casi todos los países adoptivos y queríamos asegurarnos de que tuviéramos algo que decir. Los próximos blogs serán una selección de los aportes de los adoptados que participaron para brindar una visión más matizada de nuestra experiencia vivida del racismo y nuestros pensamientos sobre lo que se debe hacer para apoyarnos mejor.

por Gabbie Beckley, adoptado de Sri Lanka a Australia, trabajador social clínico.

Hablar contra el racismo es responsabilidad de todos

He experimentado muchas y variadas formas de racismo en mis 40 años de vivir, caminar y respirar en este mundo. Me ha impactado de muchas maneras, ¿cómo las escribo todas? Crecí navegando por este mundo blanqueado como una orgullosa mujer de color, sin embargo, estar orgullosa de quién soy y en lo que me he convertido en mi vida no se excluyen mutuamente. Ha sido necesario mucho trabajo duro, examen de conciencia y reflexión consciente muchas veces para convertirme en la persona más evolucionada que soy hasta la fecha, y estoy en constante trabajo en progreso.

Tengo muchas historias familiares de racismo, las cuales ahora se pueden ver por lo que fueron, en el tiempo y el lugar y el contexto generacional del hablante, no un reflejo de mi familia como un todo.

Uno de los primeros recuerdos que tengo es que me dijeron que un miembro de mi familia dijo: “¡Ningún niño negro llevará mi nombre!”. Pero una vez que me pusieron en los brazos de un miembro de mi familia, todas las tonterías racistas se desvanecieron y me trataron como a todos los demás. Mientras crecía, a mi vez sentía un gran amor y respeto por esta persona, perdoné su ignorancia y me concentré en nuestro amor compartido por el cricket y el fútbol.

He tenido experiencias durante mis años de escuela primaria que aún recuerdo como si fuera ayer. Ser pateado en las espinillas por engreírme, por involucrarme en altercados físicos con matones racistas. Por tener maestros que me dicen: “Me da vergüenza ser del mismo país que tú”.

Me han llamado la palabra N más veces de las que puedo contar. He experimentado racismo abierto, encubierto, intencional y no intencional a lo largo de mi vida. La policía me ha perfilado racialmente, los guardias de seguridad me han seguido en los centros comerciales.

He trabajado en lugares de trabajo donde la gente me ha dicho "de dónde eres" y qué hay de tus "verdaderos padres". Algunas personas me han dicho: "Tu inglés es tan bueno para alguien que no nació aquí". He tenido un jefe que no me habló durante meses debido a algo que percibió que había hecho mal. Pero no era el caso, solo era un gilipollas racista y estaba tan contenta de dejar ese lugar de trabajo y entrar en el lugar de trabajo de mis sueños.

 No he tenido oportunidades para avanzar en mi carrera debido a las actitudes, resentimientos y celos mezquinos de la gente, lo que realmente se reduce a que no queremos trabajar para una persona de color.

He sido subestimado, descartado, infravalorado y no visto en toda mi vida, por lo que probablemente me atraiga el trabajo social y la lucha por los desvalidos y tratar de desmantelar las desigualdades estructurales que siguen tan arraigadas en nuestra sociedad.

Soy un luchador, soy un guerrero de la justicia social, creo firmemente en el poder de hacer una diferencia y un impacto positivo en las acciones de las personas, creo en la amabilidad y en dar a las personas una oportunidad justa.

¿Cómo me ha impactado esto? Pues me considero una persona que piensa y reflexiona profundamente sobre mis acciones y decisiones. He tenido la conversación de "qué hacer si te detiene la policía" con mis hijos, a raíz de los asesinatos bien publicados de George Floyd, Tamar Rice, Brianna Taylor, y sin olvidar la trágica historia de nuestras primeras naciones. pueblos con la mayor tasa de encarcelamiento de jóvenes y todas las muertes negras bajo custodia en las que nadie es ni ha sido responsable. Estoy triste, estoy enojado, estoy consternado porque este es el estado actual en el que vivimos mis hijos y yo. Sin embargo, tengo esperanza, esperanza de que podamos construir una comunidad que genere cambios, para trabajar con como- personas con mentalidad que comparten mi pasión e impulso por un cambio positivo.

Mis experiencias de racismo han dado forma a la persona que soy, el padre que soy y el trabajador social que soy. Impacta en mis pensamientos, acciones y obras. Soy consciente de cómo me ve la gente, soy respetuoso frente a los cerdos racistas y me niego a que me rebajen a su nivel. Creo que ha tenido un impacto en mi salud mental cuando era más joven, me causó muchas dudas y la búsqueda de mi lugar en este mundo.

Creo que una de mis gracias salvadoras ha sido la reconexión con mi familia biológica y mi cultura. ¡Conocerlos es conocerme a mí mismo! He pasado los últimos 22 años conociendo, creciendo y amando a mi familia y agradezco cada día que me siento en una posición única donde soy parte de dos mundos y puedo sentarme cómodamente en ambos. 

¿Qué sugeriría que se hiciera para abordar mejor el racismo experimentado por los adoptados entre países o transraciales?

Creo que la adopción no tiene que ser el primer recurso. Creo que mantener unida a la familia en sus países de origen con apoyo a través del patrocinio/educación/actividades generadoras de ingresos sería beneficioso para los adoptados en general, pero específicamente en términos de su salud mental y conexión con sus raíces y culturas. Si las adopciones tienen que ocurrir, ¡es imperativo mantener una relación con la familia! Esto incluye a los padres biológicos, tías, tíos, primos, abuelos y hermanos.

Debe haber un mayor énfasis en los pensamientos y sentimientos del adoptante en relación con la adopción de un niño de color. Sumérjase en su historia y experiencias, haga que tomen cursos anuales sobre el impacto del racismo y cómo ser un aliado/defensor del racismo. Pídales que miren sus círculos de amistad, ¿es diverso? ¿Representa una amplia gama de personas culturalmente apropiadas, socioeconómicas y de género diverso?

Creo que deberíamos tratar de compartir colectivamente nuestras historias y experiencias, con la esperanza de que un gran conocimiento conlleva una gran responsabilidad, ¡y eso es asunto de todos!

Para obtener más información de Gabbie, lea su artículo compartido hace años e incluido en nuestro Investigar página: Derechos humanos y justicia social en la adopción internacional

India me abandonó

por Kris Rao, adoptado de India a los EE. UU., descubrió recientemente su adopción como adoptado de Late Discovery.

Encontré un podcast basado en la India llamado The Filter Koffee Podcast presentado por Karthik Nagarajan. Se sienta con un invitado y, como lo describe, tiene una conversación. “Del tipo que te deja más rico. Del tipo que solo el café puede sacar”.



Más recientemente, en enero de 2022, se sentó con Poulomi Pavini Shukla, abogada de la corte suprema, y habló sobre los huérfanos en la India. Este episodio en particular se tituló ¿Por qué los huérfanos de la India son abandonados dos veces??

Sin entrar en demasiados detalles del podcast, aquí hay algunos temas clave que trataron:

  • Los diferentes esquemas que se han puesto en marcha para los niños que necesitan cuidados.
    (Los esquemas gubernamentales en India son lanzados por el gobierno para abordar el bienestar social y económico de sus ciudadanos)
  • El dinero/presupuesto destinado a los huérfanos. Lo que equivale a menos de 1 rupia por día por niño.
  • El número estimado de huérfanos en la India según lo informado por UNICEF.
  • Cómo funcionan los orfanatos y cuántos deben establecerse en cada distrito.
  • Qué pasa con los niños abandonados y sus vidas como huérfanos.
  • Las diferencias entre huérfanos femeninos y masculinos.

Una de las cosas que me llamó la atención fue el número estimado de huérfanos en la India. Según Unicef, hay 29,6 millones de huérfanos en India, aproximadamente 30 millones.

Y como adoptado, como uno de estos llamados huérfanos sociales, todo lo que podía pensar mientras escuchaba este podcast era:

¿Por qué India tiene 30 millones de huérfanos en primer lugar?

¿Qué está haciendo mi país que está creando este problema?

¿Qué está haciendo mi país para evitar esto?

Para mí, parece que el mayor problema no es solo que tenemos 30 millones de huérfanos que necesitan atención, sino que tenemos 60 millones de padres que se dieron por vencidos y abandonaron a sus hijos. Y todavía está sucediendo. Estos números siguen creciendo.

¿Dónde está esa conversación?

¿Es por religión, casta? ¿Qué otros factores están en juego aquí?

¿Qué pasa con la justicia reproductiva?

Soy uno de los millones de huérfanos sociales que han salido de la India. Y me lleva a preguntar, ¿es porque mi existencia trae "vergüenza" a mi familia la razón por la que soy huérfano? ¿Mi existencia ensucia el nombre de la familia?

¿Fue mi concepción tan problemática a los ojos de la sociedad y la cultura de la India que mi madre se sintió obligada a abandonarme?

Una vez escribí que la única razón por la que fui adoptado es porque la sociedad de alguna manera le falló a mi madre y la obligó a tomar una decisión que no debería haber tenido que tomar en primer lugar.

¿Qué estamos haciendo para cambiar eso?

Al escuchar el podcast, entiendo que ayudar a los huérfanos en la India es vital y necesita atención. Habiendo vivido en la India durante 11 años y visitado orfanatos, sí, lo entiendo.

Creo que es importante que todos los niños sean atendidos. Pero, ¿por qué eso incluye separarlos de sus familias? ¿Por qué un niño debe perder todos los lazos legales con sus primeros padres y familias biológicas (incluidos los parientes) para simplemente ser atendido?

Y lo más importante, ¿qué estamos haciendo por los “huérfanos sociales” que ahora son adultos que desean conocer sus verdaderas raíces? Acceso a nuestra ascendencia, historia, etc.

¿Cómo podemos eliminar este estigma y tabú que sigo escuchando sobre la adopción en la India?

Como indica el título, Poulomi dice que los huérfanos de la India quedan huérfanos dos veces. “Una vez por ser huérfanos de sus padres y otra por ser huérfanos del estado o huérfanos de la ley”.

Para los adoptados internacionales como yo, se siente como si India me abandonara por tercera vez cuando me envió a ser el problema de otro país.

Las circunstancias desafortunadas e injustificadas que me convirtieron en uno de los “huérfanos sociales” de la India me pusieron en el camino de ser adoptado.

Y ser adoptado no solo me quitó mis opciones, sino que también me quitó la oportunidad de encontrar mis raíces. 

Para obtener más información de Kris, consulte su último blog: Kris comparte sobre la ira de los adoptados

Sigue a Kris en:
Kris-404: Raíces no encontradas
Twitter @adoptedindian
Instagram @indianlateddiscoveryadoptee

La poesía refleja mi mundo interior

por Kevin Minh Allen, adoptado de Vietnam a los EE. UU.

Llegué tarde a la poesía, pero apareció en mi vida en el momento en que más la necesitaba. La poesía siempre ha sido para mí un medio para recoger, indagar y reflejar mi mundo interior, que sin duda ha quedado impreso con la marca indeleble de la adopción. Los siguientes poemas no buscan respuestas sino generar preguntas en el interior de cualquiera que pueda estar escuchando:

Puedes seguir más del trabajo de Kevin en el sitio web: Dormir no es consuelo

Participación en El color de la diferencia: resultados a largo plazo

Este artículo fue escrito para el boletín informativo del Centro de recursos posteriores a la adopción de Benevolent Society. Su centro brinda apoyo posterior a la adopción a los adoptados en Nueva Gales del Sur (NSW), Australia.

A fines de la década de 1990, tenía alrededor de 20 años y buscaba apoyo como una persona adoptada nacida en el extranjero, fuera de Australia. En ese momento, ni siquiera tenía el lenguaje para entender cómo me había afectado la adopción, solo sabía que había luchado y estaba tratando de encontrar apoyo en alguna parte. me encontré con el Centro de recursos posteriores a la adopción (PARC) en mi búsqueda, pero inicialmente probé los programas de tipo AA, pensando que debe haber un "Adoptees Anonymous" en algún lugar para unirme. No lo había, así que cuando encontré PARC dirigido por Sarah Armstrong, fui y me uní a uno de sus días de adopción donde te encuentras cara a cara y hablas. PARC nos llevó a través de sesiones guiadas. Lo encontré realmente útil, pero lo más importante que noté fue que no había nada que discutiera verse diferente a la familia/comunidad de uno, nada sobre buscar y regresar a un país en el extranjero, y ciertamente nada sobre el racismo o los problemas que viví como una persona de color adoptada. en una sociedad blanca. Así que hablé con el equipo de PARC después y pregunté si había algo disponible más específico para mi experiencia. Entonces ni siquiera conocía el término “adopción internacional”. Todo lo que sabía era que disfruté conocer a los adoptados, pero todos nacieron en Australia excepto yo. Así que todavía me sentía diferente y bastante sola. Pregunté si había otros adoptados como yo contactando a PARC. Me dijeron que sí, de vez en cuando. Le dije: "Bueno, si alguna vez diriges algo para nosotros, me encantaría saberlo y si tienes esos adoptados que desean conectarse con alguien como ellos, por favor comparte mi nombre y contactos".

Y así, algún tiempo después, PARC hizo un seguimiento y se puso en contacto conmigo. Me preguntaron si quería participar en su nuevo proyecto de libro en el que nosotros, como adoptados transraciales, pudiéramos compartir nuestras historias para ayudar a las personas a comprender mejor nuestra experiencia vivida. Dije por supuesto y aproveché la oportunidad. Recuerdo tratar de averiguar sobre qué escribiría, pero una vez que comencé, todo fluyó.

Fue un proceso bastante largo publicar, terminar y lanzar nuestro proyecto de libro. Creo que fue alrededor de 3 años de principio a fin. Pero durante ese proceso terminé teniendo el honor de conocer a los compañeros adoptados que también compartieron en nuestro libro, El color de la diferencia. Participar en el libro cambió mi vida y PARC había estado compartiendo mi nombre/contactos con personas adoptadas como yo, así que con el tiempo, una vez que terminó el proyecto, decidí que sería voluntaria y continuaría con las conexiones que habíamos hecho. para formar una red de apoyo mutuo.

Entonces, de los casi 30 adoptados del proyecto y de esos primeros días, construí lo que entonces se conocía como el Red de Apoyo a Adoptados Interpaíses (ICASN). Nos enfocamos en compartir nuestras historias, conectarnos entre nosotros y reunirnos cara a cara en las ciudades capitales. Tuvimos representantes estatales para facilitar el contacto social y representantes del país de origen para ayudar a los adoptados con los recursos y necesidades específicos de su país de nacimiento. Desde esos primeros días, nos conectamos estrechamente con las diversas organizaciones posteriores a la adopción en Australia y participamos en eventos educativos, utilizando nuestra experiencia vivida para ayudar a informar las adopciones futuras.

El libro también había sido parte de la financiación de la Departamento de Servicios Comunitarios de NSW (DoCS) encabezado por March Griffin en ese momento. Me conecté con Mary Griffin y su equipo de trabajadores sociales y me pidieron que hablara y compartiera mi historia con su equipo para recibir capacitación. Fue el día más vulnerable de mi vida, pero la encantadora trabajadora social de PARC, Petrina Slaytor, me acompañó como apoyo y les conté mi historia por primera vez a personas que no eran adoptadas, sino profesionales. Wow, fue una experiencia tan enriquecedora recibir su validación y aliento para seguir haciendo lo que estaba haciendo: compartir mi historia, conectarme con otros adoptados, brindar un espacio de apoyo entre pares. Todavía tengo a las adorables Petrina y Mary en mi vida hoy y han sido algunos de mis apoyos más increíbles a lo largo de mi vida.

En 2014, después de tener un par de años de descanso por tener mi propia familia joven, decidí continuar desde ICASN y reenfocarlo y renombrarlo. Voces de adoptados entre países (ICAV). Esto fue para reflejar el nuevo enfoque no solo del apoyo entre pares, sino para comenzar ahora a abogar activamente a nivel gubernamental por nuestras necesidades y derechos y para pedir que nuestras voces se incluyan en todas las discusiones sobre políticas y legislación. Ya no podía ignorar los problemas globales muy visibles que escuchaba a diario, después de que cientos de adultos adoptados entre países se unieran a ICASN de todo el mundo. Me di cuenta de que definitivamente no estaba solo en mi viaje, sino que nuestras experiencias se replicaron en todo el mundo para los adoptados entre países.

En 2016, durante consulta gubernamental a nivel federal, mi idea de tener un libro de seguimiento fue adoptada por nuestro gobierno australiano. Financiaron una secuela de nuestro libro. El color de la diferencia, a través de Servicios sociales internacionales (ISS) Australia que habían sido financiados para proporcionar nuestro tan necesario servicio de búsqueda y reunión. En 2017, lanzamos el libro de seguimiento, El color del tiempo para demostrar cómo nuestras historias cambiaron durante el lapso de 15 años desde que publicamos El color de la diferencia.

Avance rápido hasta hoy en 2022, ICAV ahora representa en nombre de los adoptados internacionales de todo el mundo a niveles internacionales: La haya y el Naciones Unidas (ONU). Abogamos por nuestros derechos y necesidades y nos aseguramos de que nuestras voces se incluyan en los debates sobre políticas y legislación que determinan el futuro de otras personas adoptadas en otros países. Recientemente, me dirijo a los Comités de la ONU sobre el tema de las adopciones ilegales e ilícitas a partir de la experiencia vivida. Es un gran honor trabajar en colaboración con tantos adoptados internacionales de todo el mundo.

Entonces, a partir de un proyecto de libro que PARC inició hace 24 años, ICAV ha crecido hasta convertirse en una de las principales redes de defensa de los adoptados entre países del mundo.

¿Quién hubiera pensado que conectarse a PARC, compartir mi historia en el libro El color de la diferencia, habría tenido un gran impacto en mí y luego fluiría hacia todos los adoptados que se han unido a ICAV hoy. ¡Qué efecto dominó! 

¡Muchas gracias a PARC por hacer todo esto posible! ¡Y estoy muy emocionada de ver que nuestro libro se imprima nuevamente y esté disponible en copia impresa! Es increíble escuchar a los padres adoptivos de las nuevas generaciones que comparten conmigo la diferencia que ha hecho para ellos y sus hijos adoptivos leer nuestros libros. El color de la diferencia, El color del tiempo, que ayuda a normalizar nuestro viaje y educar a aquellos que quieren comprender mejor nuestra experiencia vivida.

Para obtener una copia impresa de estos libros, puede comunicarse con:
PARQUE por El color de la diferencia;
o ICAV por El color de la diferencia y/o El color del tiempo.


Pintar mi yo infantil

por JS Lee, adoptado de Corea del Sur a los EE. UU., autor y artista.

Cuando estuve en Corea en 2006, viajé a Daegu para ver los terrenos del hospital donde supuestamente me encontraron abandonado. Vagando sin rumbo, esperaba encontrar algo que me resultara familiar, a pesar de que habían pasado décadas. Esta pintura se inspiró en la foto que tomé en mi viaje.

Si bien pintar mi yo infantil allí suena bastante triste, se sintió increíble, casi como si hubiera viajado en el tiempo para decirle que ahora estaba en mis buenas manos.

Puedes seguir más trabajos de JS Lee en ella sitio web.

Destino....
Español
%%footer%%