Racismo en la Adopción Internacional

¡No puedo creer que en los 24 años de funcionamiento de ICAV, no haya hecho UN artículo que reúna nuestra experiencia vivida del racismo como adoptados internacionales y transraciales! Bueno, ¡finalmente he abordado esto! Hace mucho tiempo que tenía que hacerlo y tuve el ímpetu de hacerlo gracias al trabajo en Australia de nuestra Comisión de Derechos Humanos para crear un concepto Marco Nacional Antirracismo papel. Me quedé impactado cuando leí el documento y me di cuenta de que nuestro grupo minoritario ni siquiera recibe una mención como uno de los grupos objetivo de la consulta. Quería hacer algo al respecto, dar visibilidad a nuestra comunidad que durante mucho tiempo ha compartido sobre el racismo y sus impactos en nuestro foro privado exclusivo para adoptados. De las muchas conversaciones que he tenido con otros adoptados en todo el mundo, el racismo es uno de los principales problemas que enfrentamos, pero apenas se menciona en la mayoría de la literatura, investigación, política, práctica o educación sobre adopción. En ICAV nuestro objetivo es crear conciencia sobre el racismo y la intersección con la adopción internacional y transracial.

Aquí está el envío que elaboramos para la Comisión Australiana de Derechos Humanos y aquí hay un documento complementario, nuestro último documento de perspectiva de ICAV: Experiencia vivida del racismo en la adopción internacional. Nuestro documento proporciona una recopilación de información sobre experiencias vividas para ayudar a educar sobre nuestra experiencia del racismo. También incluimos en nuestras respuestas lo que sugerimos que se haga para apoyar mejor a los adoptados internacionales y transraciales.

Para brindar más apoyo y educación a profesionales y familias adoptivas, el próximo mes, el martes 17 de mayo a las 2 p. m. AEST, ICAV organizará un seminario web El racismo experimentado por los adoptados entre países para traerte las voces y experiencias en persona. Si desea asistir, puede contacto ICAV para que podamos mantenerlo informado.

Junto con nuestro documento de perspectiva y el próximo seminario web, espero que estos recursos ayuden a comenzar/continuar las conversaciones sobre el racismo en la adopción internacional.

Gabbie Beckley sobre el racismo

On 3 April 2022, a group of 19 Australian intercountry adoptees participated in an ICAV consultation for the Australian Human Rights Commission (AHRC) who have developed a Concept Paper for a Marco Nacional Antirracismo. We believe intercountry/transracial adoptees are under represented in race discussions in almost every adoptive country and wanted to make sure we had a say. The next few blogs will be a selection of the inputs from adoptees who participated to give a more nuanced insight into our lived experience of racism and our thoughts on what needs to be done to better support us.

por Gabbie Beckley, adopted from Sri Lanka to Australia, clinical social worker.

Speaking out against racism is everyone’s responsibility

I have experienced many and varied forms of racism in my 40 years of living, walking and breathing in this world. It has impacted me in so many ways, how do I write them all down? I have grown up navigating this white washed world as a proud woman of colour, however being proud of who I am and what I have become in my life are not mutually exclusive. It has taken a lot of hard work, soul searching and conscious reflection many times over to become the most evolved person I am to date, and I am constant work in progress.

I have many family stories of racism, ones which now can be seen for what they were, in the time and place and the generational context from the speaker, not a reflection of my family as a whole.

One of the earliest memories I have is being told that a member of my family said, “No black child is going to carry my name!” But once I was put into my family member’s arms, all the racist bullshit fell away and I was treated like everyone else. As I grew up, I in turn had great love and respect for this person, I forgave their ignorance and focussed on our shared love of cricket and footy!

I have had experiences during my primary school years that I can still remember as if it were yesterday. Being kicked in the shins for sticking up of myself, for getting into physical altercations with racist bullies. For having teachers say to me, “I am ashamed to come from the same country as you”.

I have been called the N word more times than I can count. I have experienced overt, covert, intentional and unintentional racism throughout my life. I have been racially profiled by the police, been followed around in shopping centres by security guards.

I have worked in workplaces where people have said to me “where are you from” and what about your “real parents”.  I have had people say to me, “Your English is so good for someone who was not born here”. I have had a boss not talk to me for months at a time because of something he perceived I had done wrong. But it wasn’t the case, he was just a racist asshole and I was so glad to leave that workplace and step into the workplace of my dreams!

 I have not being given opportunities to further my career because of people’s attitudes, resentments and petty jealousy, which really boils down to, we don’t want to work for a person of colour.

I have been underestimated, dismissed, undervalued and not seen my whole life, which is why I probably am drawn to social work and the fight for the underdog and to try and dismantle the structural inequalities that remain so entrenched in our society.

I am a fighter, I am a social justice warrior, I am a firm believer in the power to make a difference and a positive impact on people’s actions, I believe in kindness and giving people a fair-go.

How has this impacted me? Well I consider myself as a person who thinks and reflects deeply about my actions and decisions. I have had the “what to do if you are stopped by the police” conversation with my children, in the wake of the well published murders of George Floyd, Tamar Rice, Brianna Taylor, and not to forget the tragic tale of our first nations peoples with the highest incarceration rate for young people and all the Black deaths in custody in which no-one is or has been accountable. I am sad, I am angry, I am dismayed that this is the current state of affairs that my children and I live in. Yet I do have hope – hope that we can build a community that brings about change, to work with like-minded individuals who share my passion and drive for positive change.

My experiences of racism have shaped the person I am, the parent I am and the social worker that I am. It impacts on my thoughts, actions and deeds. I am mindful with how people view me, I am respectful in the face of racist pigs, and I refuse to be drawn down to their level. I think it has had an impact on my mental health when I was younger, it caused a lot of self-doubt and searching for my place in this world.

I think that one of my saving graces has been the reconnection with my birth family and culture. Getting to know them is getting to know myself! I have spent the last 22 years knowing, growing and loving my family and I am thankful every day that I sit in a unique position where I am part of two worlds and I can sit comfortably in both. 

What would I suggest be done to better address the racism experienced by intercountry/ transracial adoptees?

I believe that adoption does not have to be the first resort. I believe that keeping family together in their birth countries with support via sponsorship/ education/ income generating activities would be beneficial to adoptees in general but specifically in terms of their mental health and connection to their roots and cultures. If adoptions do have to occur – maintaining a relationship with family is imperative! This includes birth parents, aunties, uncles, cousins, grandparents and siblings.

There needs to be a greater emphasis on the adopter’s thoughts and feelings in relation to adopting a child of colour. Deep dive into their history and experiences, get them to take annual courses on the impact of racism and how to be an anti-racism ally/ advocate. Ask them to look at their friendship circles, is it diverse? Does it represent a wide range of culturally appropriate, socio-economic, gender diverse people?

I think we should try collectively to share our stories and experiences, in the hope that with great knowledge comes great responsibility – and that is everyone’s business!

For more from Gabbie, read her paper shared years ago and included on our Investigar page: Derechos humanos y justicia social en la adopción internacional

Gypsy comparte sobre la ira de los adoptados

Esta es una serie sobre la ira de los adoptados a partir de la experiencia vivida, para ayudar a las personas a comprender qué hay debajo de la superficie y por qué los adoptados a veces pueden parecer enojados.

por gitana whitford, adoptado de EE. UU. a Australia.

Estoy enojado porque soy producto de una industria rota de miles de millones de dólares. Porque tenía una etiqueta de precio y me trataron como un juguete nuevo. Porque podría haber abortado si el sistema de atención médica en los EE. UU. fuera mejor, pero en cambio, me vendieron al mejor postor. Porque en lugar de abortar, fui comprada por una familia blanca que tomó mi negrura y la convirtió en blanca sin preocuparse ni sentir empatía por quién soy realmente o dónde debería estar. Todo lo que debería saber fue despojado de mi esencia.

Creo que la raza, la cultura y la biología juegan un papel importante en lo que somos. Las generaciones anteriores a nosotros son parte de nuestra identidad y no tener una familia biológica nos afecta en un nivel más profundo de lo que la mayoría entiende.

Estoy enojado porque no soy solo yo viviendo como un adoptado transracial con padres adoptivos que me han blanqueado hasta el punto en que esperan que solo lidie con el racismo porque no pueden comprender cómo es realmente. O dicen cosas como: "Bueno, te criamos blanco, así que eso es lo que eres". O "Bueno, podrías haberte quedado con tu verdadera familia", excepto que realmente no tenían idea sobre mi familia biológica y mi madre; ninguna otra idea que usar la manipulación y la colusión que enfrentó mi madre antes de que mis padres adoptivos firmaran ese cheque para comprarme.

¡No todos somos no deseados! Éramos amados, pero una industria de mil millones de dólares intervino y les clavó los dientes, a su vez, rompiendo ese vínculo entre madre y bebé en nombre de $$$.

¡Estoy enojado y seguiré enojado hasta que la industria privada de adopción infantil esté muerta!

Puedes seguir a Gypsy en TikTok @gypseadoptee

Mis realidades de ser adoptado de China

por Xue Hua adoptado de China a los EE. UU.

¡Hola a todos! Mi nombre es Xue Hua y fui adoptado cuando tenía 1 año de Hunan, China. Vivo en Indianápolis, Estados Unidos, donde crecí. Mis padres (estadounidenses blancos) tuvieron 3 hijos biológicos y luego me adoptaron cuando el menor tenía 7 años. Aproximadamente un año después de adoptarme, adoptamos a otra niña de China, y luego a otra aproximadamente 3 años después de eso. Entonces somos una familia con un total de 6 niñas - 3 biológicamente emparentadas y blancas, y 3 adoptadas y chinas.

Si bien definitivamente ha sido bueno tener hermanos que también son POC y adoptados (que sé que muchos no tienen), también ha sido bastante difícil tener hermanos que son blancos. Durante los últimos 2 años, ha habido algunas disputas familiares graves y, por mi parte, en gran parte debido a la forma en que nos hemos comunicado / no comunicado acerca de la raza y la adopción. Es difícil porque realmente admiraba a mis hermanas mayores, y ellas se enorgullecen de estar muy "despiertas" y con una mentalidad de justicia social, pero, sin embargo, se han negado en gran medida a reconocer cómo han contribuido a mis experiencias con el trauma racial en nuestra familia, y ese ha sido un gran punto de ruptura reciente en nuestras relaciones. Afortunadamente, aunque mi madre es bastante conservadora, ha sido mucho más comprensiva y está dispuesta a verse a sí misma con honestidad.

Otro tema importante en las historias de muchos adoptados son los problemas de abandono, al que no soy ajeno. Además de obviamente haber sido puesto en adopción y haber vivido en un orfanato cuando era un bebé, mi padre adoptivo, de quien era muy cercano, murió cuando yo tenía 8 años. Si bien mi mamá y yo siempre hemos sido cercanos, ella tenía la tendencia a cerrarse cuando aumentaban los conflictos y el estrés, así que pasé gran parte de mi infancia (especialmente después de la muerte de mi papá) sintiéndome también emocionalmente abandonada. ¡Veo a muchos otros compañeros adoptados en nuestros grupos de redes sociales que comparten luchas similares!

Una cosa que me ha ayudado mucho a lo largo de mi viaje de adopción es hacerme amiga de otras mujeres asiáticas. Si bien hay momentos en los que me siento “más / demasiado blanco”, la mayoría de las veces me he sentido muy incluido y bienvenido. También ha sido una gran oportunidad para discutir la raza y el racismo con compañeros adoptados que realmente entienden de lo que estoy hablando / experimentando.

Otra cosa que ha sido útil es escribir. Recientemente escribí un artículo de no ficción creativo personal sobre ser un adoptado transracial y ganó el premio "mejor de" la categoría de no ficción en la revista literaria y de arte de mi universidad. Fue tan catártico contar mi historia a los demás y ser tan generosamente reconocido por hacerlo. Recomiendo encarecidamente a cualquier otro escritor adoptado que comparta su historia, ¡ya sea para uso personal o público!

Palabras hirientes

por Wes Liu, adoptado de China a EE. UU.

El COVID continúa propagándose dentro de nuestras comunidades porque las personas siguen careciendo de seriedad al enfrentarlo. Se sigue culpando al pueblo chino. Si bien las etnias asiáticas incluyen innumerables culturas únicas, hermosas y distinguibles, muchos de los que están fuera de la diáspora asiática no pueden notar la diferencia. Esto da como resultado que cualquier persona que parezca asiático (específicamente del este de Asia) sea reprendida con insultos raciales, bromas sobre comer murciélagos y comentarios del tipo "regresa a tu país". Estos sucesos se han vuelto más frecuentes como resultado del COVID-19.

No puedo cambiar la forma de mis hermosos ojos. No puedo cambiar mi herencia, ni puedo cambiar la forma en que habla la gente. Pero puedo compartir lo hirientes que pueden ser las palabras. ¿Cómo crees que se siente que mi lenguaje esté encajonado en “Ching Chong Ching Chong”? ¿Qué tan doloroso crees que es que me digan que no soy digno de la vida debido a mi apariencia física? ¿Cuánto crees que he aprendido a odiar o avergonzarme de mi cultura que tiene una historia que se remonta a siglos atrás? ¿Qué tan asustado crees que estoy de ir en público porque podría ser la próxima víctima de asalto, solo por mi apariencia?

No está bien ponerse por encima de alguien y su cultura debido a su ignorancia y falta de comprensión. Y el hecho de que escuches k-pop y veas anime no te convierte en un experto en japonés. Y no, no voy a hacer tu tarea de matemáticas por ti. No preguntes, "¿Qué asiático eres?". En su lugar, pregunte: "¿Cuál es su origen étnico?"

Cuida tus palabras. Soy china y soy hermosa. Soy asiático-americana y soy hermosa.

Verificar Conversación de Wes en YouTube sobre Cómo lidiar con el racismo con FCCNY.

COVID me hace repensar mi país de nacimiento

Este vs Oeste

La mayor parte de mi vida, hasta que regresé y tuve la oportunidad de reintegrar mi identidad vietnamita con mi identidad adoptiva, pensé en Vietnam como un país comunista atrasado. Absorbí la mentalidad que escuché de mi privilegiado país blanco adoptivo occidental. Emocionalmente, me sentí obligada por las suposiciones que absorbí, a cuestionar cómo podría existir algo bueno en un país donde ellos no podían cuidar de sus propios hijos. Me criaron para pensar negativamente sobre mi tierra natal y siempre me dijeron lo “afortunado” que era de ser adoptado en Australia. Tener suerte generalmente implicaba "Australia es mejor".

La mayoría de las veces, cuando la gente hace comentarios sobre mi estado adoptivo, tener "suerte" se refiere a ganancias materiales: mucha comida, refugio y ropa; una buena educación; y muchas oportunidades. ¡Sí, he tenido todo eso por lo que estoy agradecido! Pero después de haber pasado más de una década tratando de integrar mi identidad perdida después de estar en la niebla sobre las consecuencias de por vida de estar separada de mi tierra natal, mi cultura y mi gente, hablo ahora para ayudar a otros a darse cuenta. hay más en ser adoptado que las ganancias materiales en mi país adoptivo.

COVID-19 ha desafiado aún más mis creencias sobre mi país de nacimiento en comparación con mi país adoptivo. Ha sido la primera vez que leo algo en los principales medios de comunicación para destacar algo positivo sobre mi tierra natal sobre mi país adoptivo. Aquí está el reciente artículo sobre la respuesta de Vietnam al coronavirus. He visto más sobre otros países de nacimiento que se tienen en alta estima (ver Taiwán y Corea del Sur). Es un momento sin precedentes para ver algunas de nuestras tierras de nacimiento vistas con orgullo en los principales medios de comunicación. En contraste, es el país democrático más rico del primer mundo, Estados Unidos, y cómo está respondiendo al COVID-19. En este momento, con la cobertura de los medios, imagino que el mundo entero se está cuestionando si Estados Unidos es mejor que en cualquier otro lugar. Desde una perspectiva de adopción, los adoptados internacionales estadounidenses han estado tratando de expresar durante algún tiempo que no otorgar la ciudadanía automática y deportar activamente a los adoptados internacionales, después de 40 años, es completamente poco ético, injusto y erróneo. Ningún otro país adoptivo hace esto todavía Estados Unidos todavía ha sido apoyado por la mayoría de los países de nacimiento como la tierra para enviar niños. ¿Quizás ahora, después de ver cómo Estados Unidos maneja COVID-19, los países de nacimiento podrían pensar dos veces antes de enviar niños a Estados Unidos? ¿Quizás las gafas de color rosa podrían caerse?

¡COVID-19 ha dejado bastante claro que nuestros países de nacimiento no son todos al revés! Son diferente, pero no menos. Ver a nuestros países retratados positivamente en los principales medios de comunicación es una novedad para mí. Me pregunto cuántos adoptados internacionales surcoreanos, taiwaneses y vietnamitas en Estados Unidos podrían estar, por primera vez, preguntándose por qué creyeron el mantra acerca de cuán "mejor" están en comparación con haber sido criados en sus países de nacimiento. ¡Este COVID-19 está impactando a muchos más adoptados estadounidenses que a los afectados por la no ciudadanía o la deportación! Y con el racismo hacia los asiáticos en su punto más alto en muchos de nuestros países adoptivos, hay muchas cosas que el COVID-19 plantea en nuestras mentes.

En este momento, el mundo entero está reevaluando muchas cosas, pero lo que hace por mí como un adoptado internacional es que me anima a mirar críticamente cómo se retratan nuestros países y me desafía a reevaluar cómo considero mi tierra natal y gente. Rara vez veo un país de nacimiento retratado de una manera en la que otros gobiernos democráticos del primer mundo puedan considerarlos un ideal. Estoy seguro de que no soy el único adoptado internacional que se da cuenta de estos cambios y reflexiona sobre lo que significan. Este período en el tiempo agrega otra capa más para considerar lo que significa ser adoptado internacionalmente.

Hemos sido llevados a un lugar de odio

Notas sobre cómo volverse menos humano por Vicente Mollestad
(Adoptado boliviano criado en Noruega)

El 10 de agosto de 2019 en Bærum, Noruega, un hombre blanco de 22 años atacó una mezquita local armado con escopetas. Si bien no logró matar a nadie en la mezquita, el arresto y el registro de su casa revelaron el asesinato de su hermanastra, una adoptada internacional de China, de solo 17 años.

A nuestra llegada, una vez nos dijeron las leyes del nuevo mundo, pero la realidad que habitamos habla de deseos ignorantes y, en el peor de los casos, mentiras fatales. Hablaron de nosotros como iguales en esta sociedad, de nosotros perteneciendo a este país, ni como extranjeros ni como inmigrantes. Palabras que nos repetimos a nosotros mismos.

Pero la idea de nosotros como niños inocentes, crédulos y que cumplen los sueños se volvió más complicada a medida que mutamos en seres más horribles y desconocidos de la pubertad y la edad adulta. El cabello se volvió largo, negro y rebelde. La piel, oscura y claramente diferente. El cuerpo ya no se parecía a la idea de un niño, sino que tenía los rasgos de un extraño. Un extraño para nuestro entorno, un extraño para nosotros mismos y, a veces, incluso un extraño para los más cercanos a nosotros.

Los niños eventualmente encajan en un perfil mediático por la causa de la violencia y el peligro en la sociedad. Las niñas se volvieron sexualmente deseables y fetichizadas. Esta deshumanización nos deja vulnerables al estado actual de Occidente, ya que la amenaza del extranjero se cierne sobre Europa como un fantasma, un fantasma conjurado por su participación en un pasado sangriento. Nos convertimos en objetivos en la línea de fuego en una guerra que no es la nuestra.

Como adoptados internacionales, estamos siendo asimilados de la peor manera, perdiendo nuestros idiomas, nuestras familias biológicas y nuestras raíces culturales. Mientras tanto, seguimos cargando con los aspectos negativos de no ser asimilados en absoluto. Porque nuestros rasgos físicos siguen siendo los de un extraño, de la amenaza, del bárbaro. Y esa descripción e imagen de nosotros nos convierte en enemigos de nacionalistas como Phillip Manshaus.

Incluso ahora, cuando nuestra posición se manifiesta de la peor manera, la sociedad y los medios de comunicación en general no reconocen ni apoyan nuestra posición y discurso. Para nosotros no habrá marchas, ni menciones ni quejas. Incluso cuando estamos tan entrelazados con el estado actual de las cosas, todavía no se nos escucha, todavía no se nos dan plataformas. Si este país insiste en llevarnos al lugar del odio, sugiero que al menos nos den la oportunidad de hablar de nuestra causa porque me niego a morir a manos de un nacionalista blanco.

Descansa en paz Johanne Zhangjia Ihle-Hansen.

Memoriales de Adoptados Internacionales del ICAV

Destino....
Español
%%footer%%