Cultura pop y gente de color

por benjamin kelleher, nacido en Brasil de origen africano y adoptado en Australia.

¿Ha enmascarado, diluido o interferido la cultura pop y la sed de ver la televisión y los medios americanizados con el proceso de conexión de los adoptados transraciales con su historia biológica?

Lo que provocó mi cuestionamiento del gigante de los medios fue el reciente fallecimiento de una fecha importante en mi propia herencia. 13 mayo 2022 marcó el 134 aniversario del día en que el país de Brasil abolió oficialmente la esclavitud. Siendo un adoptado internacional afrobrasileño, puede imaginar mi interés en el movimiento de derechos civiles, el movimiento Black Lives Matter (BLM) y cualquier tema que cubra la historia moderna de la gran diáspora africana y esta fecha en particular.

Pero te preguntarás, ¿por qué mi pregunta inicial? Bueno, lo que algunos pueden no saber es el hecho de que, si bien las estimaciones varían de una fuente a otra, aproximadamente 40% de los africanos expulsados y reubicados a la fuerza a los nuevos mundos durante la trata transatlántica de esclavos termino en brasil a diferencia del 10% que recibió EE. UU. Otro hecho es que, mientras que Gran Bretaña prohibió la esclavitud en 1807, EE. UU. en 1865, Brasil fue oficialmente el último país del mundo occidental en abolir la esclavitud en 1888. Entonces, en esencia, mientras el abanderado presidente Lincoln liberaba a los esclavos en EE. UU., Brasil tuvo otros 23 años de recortes económicos, a costa de los africanos.

Con la muerte de George Floyd y el movimiento BLM golpeando televisores, teléfonos y cualquier cosa con una pantalla en 2020, la difícil situación del hombre negro volvió a aparecer en la visión mundial y fue un tema de conversación para muchos en todo el mundo. Muchos volvieron a mirar a los EE. UU. con las cejas levantadas en cuanto al tratamiento institucionalizado de las personas de color (POC). Durante el año siguiente, el movimiento BLM tomó forma en muchos países. De lo que ciertamente no recuerdo haber visto ningún informe fue el hecho de que en 2021, según el Washington Post, 56% de la población de Brasil eran negros, pero 79% de muertes a manos de la policía en ese mismo año. 2021 también vio 67% de la población carcelaria señalada como personas negras.

Al ser adoptado en Australia, a veces me siento algo perplejo de que podamos tener tal plétora de películas, libros, documentales, blogs y podcasts que alimentarán la necesidad de conocimiento sobre este tema cuando se habla específicamente de la historia estadounidense. Sin embargo, para encontrar el mismo nivel de información sobre países como Brasil, o incluso la historia australiana de cómo hemos tratado a nuestros propios indígenas y POC, uno debe estar dispuesto a investigar un poco más.

Hablando desde la perspectiva de un adoptado transracial, puedo ver cómo esto no afectaría en gran medida a mis compañeros de tez anglosajona. Sin embargo, para aquellos de nosotros, que a veces hemos tenido problemas o nos ha resultado difícil formar conexiones con nuestra historia biológica y, hasta cierto punto, con nuestra identidad, esto parece ser otro obstáculo en el camino de las complejidades que puede ser la experiencia vivida de la adopción internacional.

Así que nuevamente, concluyo mi diatriba preguntando, ¿estamos perdiendo un mayor sentido de la historia mundial y estrechando nuestro campo de visión cuando se trata de la historia de una multitud de etnias y POC en un intento por continuar devorando la cultura pop estadounidense a través de los medios? y como subproducto, ¿son puntos de vista históricos?

Puedes seguir a Benjamin @ Insta en el_quiet_adoptee o echa un vistazo su breve entrevista un paseo Recurso de video.

Recursos

África esclavizada

Sue-Yen Bylund sobre el racismo

El 3 de abril de 2022, un grupo de 19 adoptados internacionales australianos participó en una consulta de ICAV para la Comisión Australiana de Derechos Humanos (AHRC) que ha desarrollado un Papel de conceptos para Marco Nacional Antirracismo. Creemos que los adoptados interpaíses/transraciales están subrepresentados en las discusiones raciales en casi todos los países adoptivos y queríamos asegurarnos de que tuviéramos algo que decir. Los próximos blogs serán una selección de los aportes de los adoptados que participaron para brindar una visión más matizada de nuestra experiencia vivida del racismo y nuestros pensamientos sobre lo que se debe hacer para apoyarnos mejor.

por Sue-Yen Bylund, adopted from Vietnam to Australia, ICAV VIC Representative

Racism is here to stay. It is enmeshed in the very fabric of society, at every level. It manifests within us as individuals, at a systemic level pervading our policies and practices, reflected in our interpersonal behaviours and is accumulated and compounded in the base structures of our history, culture and ideology.

In order to mitigate the harm caused by racism we must be actively anti-racist. It is not enough to merely be “not racist”, as this, often results in a passive racism, which is as equally toxic as overt racism. Tolerance is a poor substitute for acceptance. Tolerance offers tokenism and indifference. Acceptance offers a place for all voices, a public validation as individuals and a genuine place at the table to self-determination.

Every person carries their racial biases differently. Acknowledgment of these biases on a personal individual level is important, however being open to listening, validating and accepting the experiences of others takes courage. 

My expectation within this forum, is to offer to an opportunity to broaden the discussion of anti-racism to embrace all forms and manifestations of racism within Australian society today. To offer encouragement to address the complex “grey” zones of racism. Through this broadening a more mature collective and inclusive voice will evolve, which I believe Australia is ready to share with the world.

The foundations of my identity lie amongst the chaos of war time Vietnam 1974. Within the first 3 weeks of my life, I experienced my initiation into the full audio and aromatic reality of war, surrounded by screaming and traumatised children and adults. Racial identity did not protect any of us from the horrors, what we all absorbed would remain forever with us as visceral burdens to tame. War and terror are the greatest levellers in stripping even the bravest to the very foundations of humanity. And then in one swift spin of the planet I would find myself a world away in the eerie quiet and calmness of Perth, Western Australia. This journey would also mark the beginning of a life’s self-education of racial fluidity. Being one heart and soul, but a chameleon of racial identities. Born of one culture, raised in another, looking as though I belong to one group, but in at my core, I belong to another, the duplicity and fluidity is complex and exhausting.

The need to feel safe, accepted, understood and validated seems to be a naturally human pursuit. As an intercountry adoptee the journey is complex and confusing. We slip into the cracks of racial stereotypes offering up apologetically a reason for inclusion or explanation for exclusion. Either way no matter where we are in our communities we are an anomaly. We are constantly offered up as a reminder that a book shouldn’t be judged by its cover and if you care to listen carefully, you will hear the simple request for safety and acceptance.

My childhood cultural identity was shaped through the lens of middle class suburban 1970’s Australia. It was fortunate that the primary school I went to attracted a good proportion of Asian immigrant families. This enabled me, at a young age to observe the “other” type of Asian. The Asian person who spoke the language, ate the food, complied with the Asian cultural norms, while they themselves were carving out the unique existence in post “White Australia Policy” era. It was clear to me from the very beginning that I was an “Asian variant”. I was to experience racial prejudice from all sides. My immediate family comprised of a white Australian adoptive mother, a white Dutch (first generation migrant) adoptive father and their two biological white sons. Straddling my home and school environments I began to acknowledge the fragmented racial identity which was uniquely mine.

I would learn to instinctively navigate the pros and cons of racial profiling expressed by adults and classmates. At times it afforded me a shield to hide behind, at other times it just bewildered me at how ignorant and entitled people could be. 

Teachers would regard me with the marginalising stereotype of female Asian student, this meant that no matter what I did, or didn’t do, I was considered polite, conscientious and studious. This enabled me to glide through my studies relatively smoothly. Where this backfired was when I would be herded together with all the Asian “look-a-likes” to be given special instructions in Chinese/Cambodian/Vietnamese. There were always a few of us that would simply shrug our shoulders, knowing it was too hard to explain to the teachers that English was in fact our only language. 

Classmate interactions were more complex. While they seemed to want to flex their insecurities through bullying behaviours, I suspect they would often leave these bullying interactions more confused and with increased insecurities about themselves. They would corner me and spit out racial slurs “Ching Chong!”, “Go back to where you came from!”, “Asians out!” with the standard accompanying slanted eye gesture. I learnt very early to lean into the bullying. To not turn away in shame or embarrassment, I summoned the  airs of entitlement I learnt from my white Australian family. It was an educational opportunity. I would not show weakness. So armed with a vocabulary not generally associated with a small Asian female of 11 years I would lean in and say with a perfect Aussie twang, “Get f***ed you immature ignorant bigot!” While they processed the response in stunned silence, I was already half down the hall or across the oval. When I think back to those times, I know in my heart I still hold a deep resentment toward those who racially vilified me. The fact I could still name those individuals today shows how deeply it affected me. I built a wall to protect myself, a tough persona that would later in life be softened with self-depreciating humour. 

Humour has become one of the most powerful tools for disarming awkwardness though it should be noted that humour can only be genuinely offered by me (the vilified) otherwise it can have the effect of adding insult or increasing alienation.

Australian society in general is getting better at navigating racially blended families. However, there have been times where an awkward visual double take or racial slur has been reconsidered once formal introductions have concluded. 

For example, my adoptive mother is the personified “white saviour” heroine and therefore in this narrative, I embody the role of a grateful saved soul. There is no place in this narrative version for reality and it only serves to perpetuate the stereotypes. This distilled classification of our relationship as an adoptive mother and daughter has resulted in a chasm of empathy where my experience of racial prejudice and marginalisation cannot be reconciled with my adoptive mother’s version of my lived experience. She cannot/will not acknowledge that I have/do experience any racial prejudice. It’s unfathomable and therefore remains a taboo subject between us. I would suggest a classic case of “colour blindness” which is the most common manifestation of passive racism. Let me strongly suggest that racial “colour blindness” is not a positive construct to build a relationship in. I don’t advocate for a monochrome world. It cancels out important conversations that need to be had to build empathy and understanding. It bypasses the integral act of individual and collective validation.

A typical interaction in a social setting with my white husband, would start with a few awkward glances while people assessed my proficiency in English. Once the conversation has warmed up a little, the question is always asked “How did you two meet each other?” At this point all newbies begin listening in the hope to hear some spectacular Tinder dating app story with me gaining Australian citizenship when we married. Sad to say the story takes an epic sad tone when it is revealed I was a baby from the Viet Nam war. The conversation moves very quickly from one set of stereotypes to another. The chameleon game is afoot. We have now moved into the Viet Nam war genre and to be honest the racial stereotypes are just as nauseating. As the conversation peters out, I am left with a very uncomfortable feeling that I might be the daughter of a B-Grade war romance story of a soldier and prostitute but on the positive side, I have ruled out that I am a “mail order bride” from Asia desperate to get my claws into a rich white “sugar daddy”. Either way, I always leave these gatherings feeling like I have shared way too much about myself, simply to justify my equal status at the table of white Australians. Needless to say, it’s exhausting and incredibly invasive. At times my inner evil chameleon just wants to re-enforce the stereotypes rather than use my life as an education case study. In the end I see curiosity is better than fear and putting examples forward and building knowledge is a slow continuous but necessary journey.

With regards to my children, I am conscious that they physically are racially ambiguous. They could have genetic origins from various backgrounds, but once I stand next to them then it becomes evident their dark features come from me and they are of Asian origins. My daughter has experienced racial slurs from having an Asian looking mother. It wasn’t until she spent her gap year in Viet Nam that she developed her own understanding of her origins. She has in fact spent more time in Viet Nam than me. 

School parent social groups are an interesting micro society and navigating them is a full-time job. In the private school my children attended I had two very distinct social groups that I interacted with. One was a group of Asian looking mothers where I felt like an honouree member. I learnt Asian cultural things and etiquette that I didn’t get elsewhere. I did a lot of listening. The other group were all Anglo-Saxon looking mothers and I was dubbed the “token” Asian (humorous chameleon!) These girlfriends understood how I saw the world. It’s in these situations that I reflect on the sophistication of my chameleon gift and in a positive moment reflect on the bridges I can construct between the groups just through listening and sharing.

There is a niche and powerful position that intercountry adoptees have in the conversation around racism and prejudice. It’s borne from the hybrid and fluid nature of our self-identities. We exist in the space between cultures and races. The triumphal story of our survival is in fact a narrative of weaving together of cultures, racial identity, tolerance and acceptance. Intercountry adoptees must reconcile the disparity between the physical and internal nature of racial identity, because at every turn we are challenging the stereotypes and presumptions. As an Asian in white Australia, we challenge the mainstream colonial stereotypes, as an Asian in Asia, we find ourselves challenging the long-held stereotypes in our birth culture. We belong to both yet neither wholly. 

If I was to consider the future of racism in context of Australia, I would continue to raise the challenge to government and individuals to embrace the complexity. Find the words, create the platforms, lead with optimism. Systemic racism embedded in the policies and practices by government and institutions needs to be constantly questioned and reviewed to ensure it leads in activating change. Structural racism that unpins mainstream think-tanks needs to be shaken loose. It is an uncomfortable and confronting task, but I believe Australia is mature enough to take this task on. Interpersonal racism is very difficult to navigate as an intercountry adoptee, but the freedom to express an alternate reality from the stereotypes is a good platform to build upon. Internalised racism is insipid and so very damaging. We want to move from passive tolerance to active validation of individuals. 

Ongoing political bi-partisan support for research and consultation is an essential investment to engage in effective societal change. A firm commitment to reviewing and evaluating key milestones is required for accountability and integrity.  Educational resources coupled with public awareness and youth engagement are core to developing a more mature future for all Australians.

For more from Sue-Yen, read her Reflexiones del día de ANZAC, her contribution to ¿Lo que hay en un nombre? and advocacy with Reunión de senadores de Green.

Recurso

Lea la pequeña colación de ICAV en Daltonismo en adopción

Gabbie Beckley sobre el racismo

El 3 de abril de 2022, un grupo de 19 adoptados internacionales australianos participó en una consulta de ICAV para la Comisión Australiana de Derechos Humanos (AHRC) que ha desarrollado un Papel de conceptos para Marco Nacional Antirracismo. Creemos que los adoptados interpaíses/transraciales están subrepresentados en las discusiones raciales en casi todos los países adoptivos y queríamos asegurarnos de que tuviéramos algo que decir. Los próximos blogs serán una selección de los aportes de los adoptados que participaron para brindar una visión más matizada de nuestra experiencia vivida del racismo y nuestros pensamientos sobre lo que se debe hacer para apoyarnos mejor.

por Gabbie Beckley, adoptado de Sri Lanka a Australia, trabajador social clínico.

Hablar contra el racismo es responsabilidad de todos

He experimentado muchas y variadas formas de racismo en mis 40 años de vivir, caminar y respirar en este mundo. Me ha impactado de muchas maneras, ¿cómo las escribo todas? Crecí navegando por este mundo blanqueado como una orgullosa mujer de color, sin embargo, estar orgullosa de quién soy y en lo que me he convertido en mi vida no se excluyen mutuamente. Ha sido necesario mucho trabajo duro, examen de conciencia y reflexión consciente muchas veces para convertirme en la persona más evolucionada que soy hasta la fecha, y estoy en constante trabajo en progreso.

Tengo muchas historias familiares de racismo, las cuales ahora se pueden ver por lo que fueron, en el tiempo y el lugar y el contexto generacional del hablante, no un reflejo de mi familia como un todo.

Uno de los primeros recuerdos que tengo es que me dijeron que un miembro de mi familia dijo: “¡Ningún niño negro llevará mi nombre!”. Pero una vez que me pusieron en los brazos de un miembro de mi familia, todas las tonterías racistas se desvanecieron y me trataron como a todos los demás. Mientras crecía, a mi vez sentía un gran amor y respeto por esta persona, perdoné su ignorancia y me concentré en nuestro amor compartido por el cricket y el fútbol.

He tenido experiencias durante mis años de escuela primaria que aún recuerdo como si fuera ayer. Ser pateado en las espinillas por engreírme, por involucrarme en altercados físicos con matones racistas. Por tener maestros que me dicen: “Me da vergüenza ser del mismo país que tú”.

Me han llamado la palabra N más veces de las que puedo contar. He experimentado racismo abierto, encubierto, intencional y no intencional a lo largo de mi vida. La policía me ha perfilado racialmente, los guardias de seguridad me han seguido en los centros comerciales.

He trabajado en lugares de trabajo donde la gente me ha dicho "de dónde eres" y qué hay de tus "verdaderos padres". Algunas personas me han dicho: "Tu inglés es tan bueno para alguien que no nació aquí". He tenido un jefe que no me habló durante meses debido a algo que percibió que había hecho mal. Pero no era el caso, solo era un gilipollas racista y estaba tan contenta de dejar ese lugar de trabajo y entrar en el lugar de trabajo de mis sueños.

 No he tenido oportunidades para avanzar en mi carrera debido a las actitudes, resentimientos y celos mezquinos de la gente, lo que realmente se reduce a que no queremos trabajar para una persona de color.

He sido subestimado, descartado, infravalorado y no visto en toda mi vida, por lo que probablemente me atraiga el trabajo social y la lucha por los desvalidos y tratar de desmantelar las desigualdades estructurales que siguen tan arraigadas en nuestra sociedad.

Soy un luchador, soy un guerrero de la justicia social, creo firmemente en el poder de hacer una diferencia y un impacto positivo en las acciones de las personas, creo en la amabilidad y en dar a las personas una oportunidad justa.

¿Cómo me ha impactado esto? Pues me considero una persona que piensa y reflexiona profundamente sobre mis acciones y decisiones. He tenido la conversación de "qué hacer si te detiene la policía" con mis hijos, a raíz de los asesinatos bien publicados de George Floyd, Tamar Rice, Brianna Taylor, y sin olvidar la trágica historia de nuestras primeras naciones. pueblos con la mayor tasa de encarcelamiento de jóvenes y todas las muertes negras bajo custodia en las que nadie es ni ha sido responsable. Estoy triste, estoy enojado, estoy consternado porque este es el estado actual en el que vivimos mis hijos y yo. Sin embargo, tengo esperanza, esperanza de que podamos construir una comunidad que genere cambios, para trabajar con como- personas con mentalidad que comparten mi pasión e impulso por un cambio positivo.

Mis experiencias de racismo han dado forma a la persona que soy, el padre que soy y el trabajador social que soy. Impacta en mis pensamientos, acciones y obras. Soy consciente de cómo me ve la gente, soy respetuoso frente a los cerdos racistas y me niego a que me rebajen a su nivel. Creo que ha tenido un impacto en mi salud mental cuando era más joven, me causó muchas dudas y la búsqueda de mi lugar en este mundo.

Creo que una de mis gracias salvadoras ha sido la reconexión con mi familia biológica y mi cultura. ¡Conocerlos es conocerme a mí mismo! He pasado los últimos 22 años conociendo, creciendo y amando a mi familia y agradezco cada día que me siento en una posición única donde soy parte de dos mundos y puedo sentarme cómodamente en ambos. 

¿Qué sugeriría que se hiciera para abordar mejor el racismo experimentado por los adoptados entre países o transraciales?

Creo que la adopción no tiene que ser el primer recurso. Creo que mantener unida a la familia en sus países de origen con apoyo a través del patrocinio/educación/actividades generadoras de ingresos sería beneficioso para los adoptados en general, pero específicamente en términos de su salud mental y conexión con sus raíces y culturas. Si las adopciones tienen que ocurrir, ¡es imperativo mantener una relación con la familia! Esto incluye a los padres biológicos, tías, tíos, primos, abuelos y hermanos.

Debe haber un mayor énfasis en los pensamientos y sentimientos del adoptante en relación con la adopción de un niño de color. Sumérjase en su historia y experiencias, haga que tomen cursos anuales sobre el impacto del racismo y cómo ser un aliado/defensor del racismo. Pídales que miren sus círculos de amistad, ¿es diverso? ¿Representa una amplia gama de personas culturalmente apropiadas, socioeconómicas y de género diverso?

Creo que deberíamos tratar de compartir colectivamente nuestras historias y experiencias, con la esperanza de que un gran conocimiento conlleva una gran responsabilidad, ¡y eso es asunto de todos!

Para obtener más información de Gabbie, lea su artículo compartido hace años e incluido en nuestro Investigar página: Derechos humanos y justicia social en la adopción internacional

La importancia de los ojos adoptados

por Alexis Bartlett, adoptado de Corea del Sur a Australia; su proyecto de arte adoptado se puede encontrar en Arte por Alexis Bartlett.

Los ojos de YoungHee de Alexis Bartlett

Al continuar con mis retratos de adopción y dibujar muchos ojos últimamente, me hizo pensar en mi propia historia y mi historia, los ojos juegan un papel extraño.

Siempre odié mis ojos mientras crecía. Parte de la dificultad de crecer como adoptado es que solo queremos ser como quienes nos rodean. Siempre fue decepcionante para mí cuando me miraba en el espejo y veía estos ojos marrones coreanos que me devolvían la mirada porque no se parecían en nada a los que me rodeaban o a los que estaban destinados a ser mi familia. Todavía paso por períodos en los que realmente quiero hacerme la infame cirugía ocular coreana (para darme un doble párpado y, por lo tanto, la ilusión de ojos más grandes y menos asiáticos) porque creo que siempre habrá una parte de mí que puedo No me abrazo por completo por lo que soy. Pero ahora tengo un pequeño que me mira como mamá; un pequeño que quiero que crezca amándose a sí mismo tal como es. Y siento que solo sería contradictorio para mí alterarme mientras le digo que debe amarse a sí mismo por la forma en que es.

Es muy difícil, pero el amor propio es muy importante. Y eso es tan difícil de tener cuando eres adoptado porque no solo sabes (desde una edad MUY joven) que hubo alguna razón por la que no te querían, sino que crecemos rodeados de personas que no se parecen en nada a nosotros. Puede parecer trivial, pero créeme, no lo es. La representación es importante, especialmente viniendo de aquellos que están destinados a estar más cerca de ti. De todos modos, YoungHee aquí, tiene ojos increíbles.

Para ver más retratos de los adoptados de Alexis, míralos, haz clic en cada imagen.

Para aquellos que no acceden a Facebook, aquí hay algo de lo que Alexis ha compartido para estos retratos como un reflejo de su propio viaje:

“Es agradable pintar personas que son “como yo”. Apenas estoy llegando a un acuerdo conmigo mismo, en muchos sentidos. He estado tratando de entender mi trauma de adopción toda mi vida; algo que se ha manifestado de varias maneras a lo largo de los años. Era un niño aterrorizado y solitario (aunque, para ser justos, me encanta la soledad) que quería ser aceptado pero no podía porque nunca podía aceptarme a mí mismo y simplemente ser yo mismo”.

“Muchas personas no quieren escuchar las experiencias de los adoptados; son demasiado confrontadores, demasiado desafiantes para los felices ideales con los que la gente va a la adopción. Muchos de nosotros estamos enojados por la incomprensión, por haber sido silenciados por el lado feliz de la adopción en el que la gente quiere creer”.

“Yo era un niño muy solitario. Siempre me ha resultado difícil, si no imposible, hacer amistades genuinas con la gente, y siempre supe que era diferente a mi familia adoptiva; muchos de los cuales me excluyeron de las cosas, de todos modos. El arte era todo lo que tenía, la mayor parte del tiempo”.

“Para mí, pertenecer siempre ha sido una lucha. Ahora tengo mi propia pequeña familia donde finalmente tengo un verdadero sentido de pertenencia, pero aparte de eso, es bastante escasa. Me han hecho muy consciente recientemente de que nunca perteneceré ni encajaré realmente con mi familia biológica, y tampoco he encajado realmente con mi familia adoptiva. Sin embargo, encontrar la comunidad de adoptados coreanos ha sido inmensamente importante para mí y me siento muy honrado de poder compartir las experiencias e historias de mis compañeros adoptados. Gracias chicos."

Aniversario de la muerte de mi padre

por Mi huong le adoptado de Vietnam a Australia (viviendo en Vietnam); Co-Fundador de Búsqueda de familias en Vietnam; Director de Nhà Xã Hôi Long Hài.

El padre de mi Huong, Elbert

Comencé la búsqueda de la verdad de mi vida cuando era adolescente. A pesar de que me dijeron que mi madre había muerto, envié una carta a una dirección en Vietnam cuando tenía 16 años y, sorprendentemente, recibí una respuesta. Me habló de mi infancia y me dio información sobre quién era mi padre.

En 1989, busqué a este hombre que había sido un soldado australiano en Vietnam, pero lamentablemente ya había muerto. Hice una prueba de ADN con hermanos potenciales, pero no fue concluyente, ya que las pruebas de ADN hace 30 años no tenían la precisión que tiene hoy. No obstante, los acepté como parte de la familia y con los años llegué a conocerlos bien y amarlos mucho.

En 2004, regresé a Vietnam. Habiendo perdido durante mucho tiempo el contacto por escrito, busqué a mi madre y me reuní con ella. 14 años después, recibí un mensaje de texto con detalles de otra mujer para ser mi madre biológica. Esto fue para desentrañar todo lo que había creído y me envió en una montaña rusa emocional.

Ese día siguiente, fue la primera vez en 47 años que abracé a mi verdadera madre. Acarició mi cabello y a través de lágrimas en sus ojos me dijo que lo único que quería era verme antes de morir.

La madre de My Huong honrando a Elbert

Ese mismo día, cuando le mostré a mi madre una foto de quien yo pensaba que era mi padre, ella dijo que no lo era. Resulta que como mi madre yacía inconsciente después de tener una hemorragia severa después de darme a luz, dos amigos de la ciudad vinieron a visitarme. Uno de ellos le dijo a mi abuela que me llevaría a Can Tho y me cuidaría mientras mi madre estuviera enferma. Mi abuela tenía a mis dos medios hermanos en casa, dos de sus propios hijos y mi madre estaba gravemente enferma, estuvo de acuerdo. Seis semanas después de que mi madre se recuperó, fue a Can Tho para ver a su amiga y llevarme a casa, pero esta señora había desaparecido. Mi madre pasó años en vano buscándome.

La mujer falsa me robó, diciéndole a su novio que él era el padre, para convencerlo de que se quedara con ella. Me hizo llevar a su ciudad natal para que la cuidaran sus padres, y todos creían que ella me había dado a luz en la ciudad. Nadie se dio cuenta. Cómo alguien puede ser tan cruel y engañoso, tramando un plan tan malvado es incomprensible.

My Huong y su madre celebrando el aniversario de la muerte de su padre

Teniendo nueva información de mi madre, me dispuse a buscar a mi padre biológico. En octubre de 2019, al hacer una prueba de ADN de ascendencia, tuve varias coincidencias cercanas con familiares y me enteré de que mi padre ya había muerto. Dado que era 20 años mayor que mi madre, no me sorprendió. Lo trágico es que también murieron 6 hermanos. Mi hermana mayor murió cuatro meses antes de que yo encontrara a la familia y el resto murió demasiado joven. Tengo la suerte de que una hermana, Joy, todavía esté viva.

Me siento muy afortunada de estar ahora en contacto con primos, sobrinas, sobrinos y sus hijos. Hace una semana, pude hablar con mi tía Gloria. Lo que dijo me conmovió profundamente y después me llené de mucha emoción y lloré lágrimas de alegría y dolor.

Podría preguntarme por qué, por qué, por qué para siempre, pero de qué serviría eso. La telaraña de mentiras de mujeres falsas ha causado profundas heridas. Todo lo que siempre quiso fue una ganancia financiera. Siempre la perdoné y apoyé, creyendo que era mi madre, pero ella no es más que una maestra mentirosa, engañadora y manipuladora y no siente remordimiento ni respeto por nadie. Como resultado de sus acciones, me han robado tanto tiempo que podría haber pasado con mi verdadera madre y podría haber encontrado el lado de la familia de mi padre antes.

Aunque sé que ahora debo concentrarme en el presente y agradecerle a Dios todos los días. Ha movido montañas en mi vida, me ha revelado la verdad y, sobre todo, mi dulce madre vive conmigo. Estoy rodeada de una gran familia amorosa en Vietnam y estoy construyendo una relación con una familia en los EE. UU. Que me ha aceptado mucho. Espero que el año que viene sea posible viajar allí para conocerlos en persona.

De todos modos, mi tía Gloria tiene 89 años y es la única hermana que queda de mi padre. A través de todos mis parientes recién encontrados, estoy aprendiendo sobre aquellos a quienes nunca llegué a conocer, mi padre, hermanos, abuelos, tías y tíos. Me han dado muchas fotos y artículos que son regalos invaluables.

Elbert, abajo a la derecha con su hermano gemelo Albert junto a él y dos hermanos detrás de ellos.

Mi padre proviene de una familia excepcional de 11 hijos. 9 niños y 2 niñas. Mi abuela en 1947 fue votada como "Madre del Año" por la Estación Aérea Naval, ya que sus 9 hijos sirvieron en el ejército en algún momento. Mi padre se unió a la marina en 1941 y estaba en Pearl Harbor cuando fue bombardeada. Sirvió 5 años en la Marina y luego se alistó en el Ejército. Mi padre sirvió en la Segunda Guerra Mundial, Japón, Corea y Vietnam.

Según mi madre, mi padre era un hombre muy amable y guapo. Más que nada, le dio el mayor regalo, el de una hija. Hoy por insistencia de mi madre y según la cultura vietnamita celebramos su aniversario de muerte. En vietnamita esto se conoce como đám giỗ.

Siempre he tratado de vivir una vida que agrada a Dios y que honre a mis padres.

Hoy honro a mi padre en su trigésimo aniversario de muerte. También dije una oración especial por mis hermanos.

Lea los otros blogs de My Huong en ICAV:
Mi madre
Evacuación fuera de Vietnam el 20 de abril

Vendido por adopción en el mercado negro gitano en Grecia

por Roula Maria robado de Grecia y adoptado a una familia australiana.

Hermanas gemelas, separadas por adopción en el mercado negro en Grecia.

Mi nombre es Roula y nací en Grecia con mi gemelo y se vendió por separado en el mercado negro en julio de 1981. Acabo de encontrar a mi gemelo en los últimos años y espero conocerme en persona una vez que el COVID disminuya. Esta es mi historia.

Acerca de mis padres

Después de emigrar de Grecia a principios de los años 60, se establecieron en un pequeño pueblo en las afueras de Adelaide, Australia del Sur. Hubo otros inmigrantes que también fueron al mismo pueblo después de venir de Grecia.

Mis padres no pudieron tener hijos después de muchos intentos y finalmente decidieron darse a conocer a una familia que había adoptado a una niña de Grecia. Resulta que la familia en realidad no adoptó a la niña, sino que la compró a un médico que estaba produciendo y vendiendo niños gitanos en un instituto en el corazón de Atenas. Le dieron a mi madre los datos de contacto de la partera en Grecia.

Mis padres se pusieron en contacto con la partera en Grecia y concertaron una cita para viajar a Grecia para hablar con el médico. Una vez que llegaron, les dijo que había muchos bebés disponibles pero que tendrían que esperar. Estuvieron de acuerdo y viajaron de regreso a Australia.

Aproximadamente 6 meses después, sonó el teléfono con buenas noticias y viajaron a Grecia en una semana. La petición de mi madre era que quería una niña, pero en ese momento no había niñas disponibles, por lo que permanecieron en Grecia hasta que hubo una. También llevaba una almohada debajo de la barriga para mostrar que estaba embarazada; lo que hicieron mis padres fue fenomenal.

Luego llegué yo.

Mi adopcion

Mi papá fue al pueblo de Korinthos para firmar el papeleo. En mi acta de nacimiento, mi madre que me compró estaba escrita como mi madre biológica, para que las autoridades no se dieran cuenta de los documentos falsificados, luego mi papá regresó al hospital en Grecia y me entregaron a él. Pagaron $6000 euros en 1981, el equivalente a alrededor de $200.000 dólares australianos en ese entonces.

Se quedaron en Grecia alrededor de 40 días ya que la cultura establece que un niño necesita ser bendecido alrededor de su 40 ° día de nacimiento. Me llevaron a la Embajada de Australia y me registraron como ciudadano de Australia bajo la patria potestad.

Entonces, el miedo a ser atrapados jugó en sus mentes. Sabían desde el momento en el aeropuerto hasta el momento en que despegó el avión que estaban en grave peligro de ser atrapados. Una vez a bordo y el avión despegó, mi madre respiró por primera vez.

Me llevaron en avión a Australia el 24 de agosto de 1981.

Crecí con dos lados. Yo era la niña feliz que amaba la vida y todo lo que hay en ella, pero también era la niña que estaba traumatizada por un intenso abuso sexual y víctima de la violencia doméstica. Mi infancia estuvo llena de tristeza y también de momentos familiares felices, era como si viviera en una distorsión del tiempo entre dos mundos, el real y el oculto.

Incluso los niños griegos con los que crecí se burlaban de mí por ser adoptado y cuando me enfrenté a mi madre, ella negó todas las acusaciones. Fue parte de mi vida diaria crecer con mi madre siendo mentira sobre todo. No fue hasta mi adolescencia que un primo me confirmó la verdad en un estado de ira, ya que los comportamientos que estaba mostrando eran los comportamientos de un sobreviviente de abuso.

Nadie conocía la confusión y el dolor que estaba enfrentando, ya que las familias griegas típicas no discuten los problemas y se les enseña a reprimirlos y nunca se habla de ellos, especialmente con la generación mayor.

No fue hasta que cumplí el año 7 en la escuela primaria que finalmente hablé sobre mi vida, pero incluso entonces, fue descartado e ignorado.

Mi familia vendió su tierra y me trasladó a Adelaide pensando que me ayudaría a seguir adelante con mi vida, pero por lo que me dicen los psicólogos y consejeros, correr no es una opción. Mis padres pensaron que estaban haciendo lo correcto, pero eso me llevó a una adolescencia destructiva llena de drogas, desamparo, violencia, cárceles e instituciones.

Si tan solo la gente hubiera podido ayudarme, pero para entonces, me habían lastimado y me habían mentido, demasiadas veces como para siquiera querer la ayuda de alguien.

A los 15 años en 1996, comencé mi búsqueda, sin hogar y en la biblioteca tratando de encontrar información sobre adopción en el mercado negro de Grecia. Me encontré con cientos de artículos sobre la venta de bebés dentro de la comunidad gitana en Grecia. Me sorprendió e intrigó la información disponible. Publiqué publicaciones en foros que indicaban que estaba buscando a mi madre biológica. No tenía idea de lo que estaba escribiendo pero lo intenté todo.

Por alguna razón, aunque sabía que estaba en el camino correcto, algo dentro de mí sabía lo que estaba haciendo y dónde estaba buscando era real y me llevaba a donde pertenecía.

Después de años de trauma por vivir en la calle y ser un completo adicto a las drogas, en 2003, entré en rehabilitación. Me puse limpio y mi vida empezó a mejorar. Todavía tenía algunos comportamientos muy dañinos, pero en 2010, me mudé de regreso a esa pequeña ciudad rural y encontré a un gran psicólogo que hoy sigue siendo una gran parte de mi curación y mi viaje.

Terminé casándome con un hombre de ese pueblo y nos mudamos por motivos laborales, luego, en 2015, tuve un hijo mediante FIV. Mi hijo tuvo una gran infancia, pero también ha tenido algunos desafíos en la vida. En comparación con lo que tenía, estoy agradecido de haber podido cambiar los errores que muchas familias griegas tienen hoy y nos comunicamos.

¿Por qué estoy compartiendo mi historia?

Comparto mi historia porque participé en las primeras etapas de Proyecto de recursos de video ICAVs y quería contribuir.

Ser un producto de la adopción y la venta de bebés en el mercado negro no es una vida fácil. Los niños venimos de diferentes orígenes con trastornos genéticos y sistemas de salud familiar. Estos deben abordarse y no me gustaba tener que decirle a un médico: "No sé, soy adoptado", cada vez que me preguntan cuál es mi historial médico familiar. Estoy seguro de que mis sentimientos sobre esto deben ser muy comunes entre las personas adoptadas. Cuando un médico sabe que usted no es el producto biológico de la familia en la que se encuentra, se deben asignar más pruebas, más registros médicos y más información al adoptado, para ayudarlo a encontrar las respuestas de salud que merecemos.

Si no fuera por la tecnología de las pruebas de ADN, no habría conocido mi herencia ni mi historial médico. Estoy tan contento de poder llegar a los médicos y decirles que soy portador genéticamente de esto, esto, esto y esto. Es extremadamente empoderador.

Con los maestros y los consejeros escolares, creo que los padres adoptivos deben asumir la responsabilidad de garantizar que se proporcione información a la escuela, revelando que su hijo es adoptado. No debe haber ningún juicio o repercusión de ninguna manera cuando los padres revelan esto. Los maestros también deben ser conscientes de que el niño puede estar enfrentando o sintiéndose vacío por no conocer su identidad ni comprender por qué se siente así.

Estos días en las escuelas hay clínicas de mindfulness, charlas de autoestima, jornadas anti-bullying y clases de bienestar y tienen un currículo diferente al que tenía yo en los 80. Agregar un recuadro para identificar en la inscripción si es adoptado o no, debe comenzar desde el cuidado de la primera infancia hasta la universidad. Todas las inscripciones deben pedirnos que identifiquemos si somos adoptados o no. Si el estudiante no lo sabe, entonces se debe preguntar a los padres discretamente manteniendo la confidencialidad, ya que algunos padres optaron por esperar hasta que su hijo tenga la edad suficiente para que se lo diga.

Sugiero recursos de apoyo como las redes sociales, saltar a foros en línea donde otros adoptados comparten la misma voz. Ejecuto 2 grupos. Uno se llama Adoptados nacidos en Grecia con 450 miembros y el otro se llama Niños Gitanos Vendidos Griegos con 179 miembros. Este grupo es para niños vendidos y para que los padres gitanos los ayuden a encontrarse. Usamos pruebas de ADN para comparar a los padres y los adoptados vendidos.

Gracias por su tiempo y espero que más personas se den a conocer sobre sus adopciones. Hablo en nombre de los hijos vendidos de Grecia nacidos en Grecia y sé que somos miles. Aquí en Australia, hay alrededor de 70 con quienes me gustaría contactar cuando estén listos porque tenemos padres gitanos que quieren conocer a sus hijos por primera vez y han dado su permiso para ser encontrados.

Perdí a mi madre dos veces

por Linzi Ibrahim adoptado de Sri Lanka a Australia, fundador de Adoptados de Sri Lanka.

Te extraño todos los días, pero sobre todo hoy.
El dolor nunca se desvanece.
Fuiste arrebatado de mí dos veces, te he afligido dos veces.
Viviste la vida más difícil y aun así te las arreglaste para ser el humano más increíble.
¡Eras amable, cariñosa, divertida, segura de sí misma y una cocinera increíble!
Desde el momento en que regresé, instantáneamente fuiste una madre amorosa hacia mí, retomando donde lo dejamos.
Me sentí como en casa, me sentí completamente relajado por primera vez.
Amma, pude ver el dolor y el trauma en tus ojos.
Sé que fue difícil verme y recordar todo el trauma que sentiste hace muchos años.
Yo también lo había sentido siempre.
¡Te extraño!

Linzi y su Amma, nacida sordomuda. Linzi le fue robada y puesta en adopción.

#amma #adopteevoices #adopteestories #adopteemovement #srilanka #intercountryadoption #interracialadoption

Evacuación fuera de Vietnam el 20 de abril

por My Huong Lé, adoptada vietnamita criada en Australia, viviendo en Vietnam. Co-Fundador de Búsqueda de familias de Vietnam, una organización dirigida por adoptados dedicada a ayudar a reunir familias en Vietnam.

El 20 de abril marca el 46 aniversario desde que fui evacuado en un vuelo de la RAAF fuera de Vietnam. Ese día cambió el curso de mi vida y los recuerdos de él quedarán grabados para siempre en mi mente.

Abril en general es un mes importante para muchos adoptados vietnamitas, ya que es el mes en el que también fueron evacuados más de 3000 bebés / niños. Como yo, estos niños abordaron aviones de transporte militar destinados a ser adoptados por familias estadounidenses, canadienses, europeas y australianas.

Se han debatido los pros y los contras de haber hecho esto. Me gustaría decir que no se sabía lo que habría sido de mi vida si me hubiera quedado, ni se sabía lo que sería de mi vida al ser removido. El hecho es que me sacaron a la edad de 5 años de una familia que conocía y me colocaron en un país extranjero. Esta experiencia fue muy traumática y perdí mi identidad, idioma, cultura y todo lo que me era familiar. En Australia experimenté una forma diferente de privaciones y dificultades a las que habría experimentado si me hubiera quedado.

Afortunadamente, muchos de los que abandonaron Vietnam fueron adoptados por amorosas familias extranjeras. No se me concedió ese derecho y fui adoptado en una familia abusiva y disfuncional. Independientemente de que esa familia me vistiera, me alimentara y me brindara una buena educación y siempre les estaré agradecido por eso. Australia es de hecho un país privilegiado que ofrece un sinfín de oportunidades y, al ser sacado de un Vietnam devastado por la guerra, como todos los adoptados, tuve la oportunidad de hacer una vida mejor para mí.

No puedo cambiar lo que pasó, pero lo que tengo el poder de cambiar es mi actitud y la forma en que reacciono y trato en todas las circunstancias. Sé que soy la persona que soy hoy por todo lo que he experimentado. Me ha hecho más fuerte, más indulgente, más comprensivo y más amoroso. Por esto estoy agradecido.

Lo que he pasado también es en parte lo que me impulsó hace 17 años a regresar a Vietnam para encontrar a mi madre biológica y trabajar con niños huérfanos y desfavorecidos. Sin duda alguna, la mano de Dios ha estado sobre mi vida. Él me ha guiado, me ha protegido, me ha abierto puertas y ha puesto a personas increíbles en mi vida. La gratitud llena mi corazón por todos aquellos que han impactado mi vida a lo largo de los años.

Durante este mes de aniversario para los adoptados, también pienso mucho en las madres biológicas. Muchas madres biológicas regresaron a los orfanatos para recoger a sus hijos y se fueron. Esta vez significa una pérdida permanente para ellos. Abracé a algunas de estas madres y vi sus lágrimas. Como las lágrimas de mi madre se secaron, yo también espero que estas madres puedan volver a conectarse con sus hijos.

Lea el artículo anterior de My Huong Mi madre.

Carta al presidente Moon

por Michelle YK Piper adoptado de Corea del Sur a Australia.

Presidente Moon,

Para ti, puedo ser simplemente una estadística.

Un número.

Nombre: 86c-1335.

Nació: "Bastardo"

Abandonado por: Bio Mother

Estas son las palabras escritas con tinta en las frágiles páginas que "catalogan" mi nacimiento, 4 meses y medio antes de que me separaran de mi madre, me exiliaran de mi patria, me vendieran y me enviaran al extranjero a través del proceso de "adopción".

Durante 34 años, he llevado el peso de la vergüenza y la humillación por decisiones sobre las que no tenía control ni voz.

Durante 34 años, la sociedad y el mundo en general han esperado de mí que sea "agradecido" por ser adoptado; por no ser "abortado" o abandonado para languidecer en la pobreza criado por una madre soltera y condenado al ostracismo por una sociedad que no acepta una existencia tan deshonrosa y vergonzosa.

Se espera que sea "agradecido" haber sido "elegido" ir a un "mejor vida".

Dígame presidente Moon, ¿cuántos adoptados coreanos fueron realmente a un "mejor vida", ¿Lo sabías?

¿Cuántos de nosotros fuimos controlados o seguidos en los años posteriores a nuestra adopción?

Alguna..?

Tienes ALGUNA ¿Conocimiento o comprensión del sufrimiento y el trauma al que estuvieron expuestos muchos de los niños de su país después de tener una vida "mejor"?

¿Es consciente del hecho de que tenemos 4 veces más riesgo de suicidio que la persona promedio, debido únicamente al trauma de la renuncia? ¿Sabe cuántos adoptados han perdido la vida por suicidio desde entonces?

Si nuestra propia gente, la gente que gobierna nuestra nación, continúa presentándonos como productos desechables para la exportación, ¿cómo hipotetiza que el resto del mundo nos perciba? ¿Valorarnos?

Saber quiénes somos y de dónde venimos, ser tratados con el MISMO decencia y respeto como cualquier otro ser, por NUESTRO vidas para contar, para importar, para ser valoradas por algo más que el precio corriente del mejor postor; ¿Puedes argumentar honestamente que esta es una solicitud tan inmensa o irrazonable?

¿Por qué nosotros, como adoptados, seguimos pagando el precio de los errores y fracasos de las élites que gobernaron generaciones antes que nosotros?

¿Por qué los niños de nuestra nación siguen pagando el precio de un sistema profundamente defectuoso y fallido? Un sistema establecido para “proteger” y “cuidar”, para salvaguardar a los más vulnerables e indefensos de la sociedad, para proteger a quienes no pueden defenderse o dar a conocer su sufrimiento.

Un sistema que ha fallado catastróficamente en cumplir con su deber de cuidado una y otra vez, un sistema que cataclísmicamente FALLIDO en su deber de proteger a Jeong-In de 16 meses.

Mi condición en Corea como un niño nacido fuera del matrimonio de una madre soltera sin el consentimiento o la aprobación de los mayores de nuestra familia, sin la aprobación de la sociedad, significó que desde el día en que nací, mi vida ya no tenía más valor para nuestra nación. sino por la ganancia monetaria que podría obtenerse de la transacción de venta de mi adopción.

Para ti, soy una estadística sin rostro.

Solo otro número en una hoja de papel; una entrada de datos en el sistema gubernamental, un generador de dinero fácil utilizado por Corea en su resolución de ascender a la potencia económica avanzada que es hoy.

Para usted, yo no seré nada, un don nadie, un subproducto aborrecible de la más alta traición a una nación cuyas estructuras sociales, políticas y legales continúan regidas por los principios del confucianismo.

Para ti, puedo ser solo un número, pero soy uno que representa más de 200.000 de sus niños desplazados en todo el mundo.

Sellas nuestros registros, nos niegas los fundamentos mismos de los derechos humanos.

Has intentado mantenernos sin rostro, para evitar que nuestras voces sean escuchadas.

Ha observado con reticencia cómo nos han vendido, traficado, abusado y asesinado.

Has enterrado nuestras verdades y silenciado nuestras voces.

Intenté censurar el conocimiento y la prueba de nuestra existencia con la misma facilidad con que se las ha arreglado para borrar nuestro pasado.

Intentas aplacarnos con palabras vacías y disculpas generales, pero una y otra vez Corea ha CLARAMENTE estableció lo poco que valora realmente el bienestar y la vida de sus hijos.

No solo a través de las decenas de miles de adoptados esparcidos por todo el mundo, sino a través de la 250 estudiantes partió para morir a bordo del ferry Sewol que se hundía.

250 niños OMS podría han sido salvados, no estaban.

A través de la forma en que la obediencia y la perfección son ESPERADO y DEMANDADO de cada niño; académicamente, socialmente, incluso físicamente, empujando las tasas de suicidio de Corea a algunas de las más altas del mundo y la principal causa de muerte en todo el país durante años. 9-24 años

¡¡¡Estos son SUS hijos !!!

¡El futuro de nuestra nación!

Si es para tener futuro.

Parece que muestra poco o ningún respeto por la vida de los jóvenes, sin embargo, las tasas de mortalidad ahora superan las tasas de natalidad, lo que deja la pregunta de cuánto más aguantará nuestra gente.

¿Cuánto tiempo hasta que termine nuestra carrera?

La imagen de Corea que se proyecta con tanto cuidado en el escenario mundial no es más que una farsa.

Una nación consumida por el orgullo, la codicia y la ambición que se deleita con sus avances tecnológicos y económicos, mientras continúa su larga y profunda historia de abusos contra los derechos humanos. Disfrutando del fenómeno global del K-pop, los K-dramas y la cirugía plástica impecable que convierte a los ciudadanos en muñecos de anime realistas, todo lo cual no es más que distracciones plásticas, superficiales, bonitas y brillantes; curitas hechas para cortes menores, pero que Corea usa para intentar disimular las extensas, críticas e inefables heridas apenas “escondidas” debajo de la superficie.

Reformar deliberadamente la imagen de Corea para el cumplimiento y la pacificación de la arena mundial, mientras se mantiene firme y leal a un sistema fundamentalmente defectuoso, corrupto y quebrado que continúa extorsionando y beneficiándose de la separación, el sufrimiento y el abuso de su pueblo, hace que quienes gobiernan el Sur nada mejor que la dictadura tiránica que oprime a nuestro pueblo en el Norte.

Para usted, podemos ser simplemente estadísticas.

¡Pero ya no nos quedamos sin voz y ya no seremos silenciados!

Nosotros estamos más de 200.000 fuertes, cada uno con una cara, un nombre y una historia.

Tuvimos Madres y Padres, Hermanos y Hermanas, Abuelos, Tías, Tíos y Primos.

No importa cuánto intentes deshumanizarnosTe lo prometo, en este tu no deberia triunfar.

Ya no seré silenciado. No permaneceré más sin rostro, porque NO soy una cosa.

Nací en Haeundae, Busan.

Hija de Kim, Yeo Kyeong (Madre) y Jang, Hyeon Soo (Padre).

He soportado el racismo, el abuso sexual infantil y la violación en dos ocasiones distintas en mi "mejor" vida hasta ahora.

He luchado contra un trastorno alimentario durante 21 años, he hecho innumerables intentos de acabar con mi vida, de todos los cuales me han recuperado.

Mis brazos llevarán para siempre las cicatrices permanentes, grotescas y desfigurantes de las que la sangre de mi vida ha brotado tan a menudo libremente, solo para ser reemplazada, una y otra vez en los intentos desesperados por salvar una vida que, a tus ojos, parece de poco o nada. valor, y no vale la pena ahorrar en absoluto.

Dígame presidente Moon, ¿qué hará cuando ya no haya población para sostener nuestra raza?

¿Cuándo admitirán usted y las personas que continúan gobernando nuestra nación su culpabilidad, asumirán la responsabilidad de su deber de salvaguardar a nuestra gente, de proteger a los vulnerables y a los que no tienen voz?

Para proteger, asegurar y preservar el futuro de nuestra nación y el futuro de sus niños.

¡NO somos objetos!

¡NO somos intrascendentes!

SOMOS TUS hijos !!!

¡¡¡NO SOMOS PRODUCTOS !!!

¡NO somos un producto para ser etiquetado y empaquetado para la venta!

NO somos productos reemplazables, intercambiables y reembolsables para la exportación, sin importar cuánto haya intentado deshumanizarnos.

Presidente Moon, ¡¡¡NO SOMOS COSAS !!!

어머니 (Madre)

Eomeoni

por Michelle YK Piper adoptado de Corea del Sur a Australia.

Obra de Michelle Piper, 2021

Hace dos años, me dijeron que estabas muerta.

15 años desde el día en que cumplí 18 años hasta el día en que oficialmente comencé ese terrible, exasperante, deshumanizante y doloroso proceso de intentar rastrearte; 15 años de constante conflicto interno, una feroz guerra interna.

Permanecer leal a la familia, la sociedad, la cultura y el país al que me habían entregado; permanecer obediente al proceso de asimilación forzada, sin cuestionar ni preguntar por qué? (al menos nunca en voz alta) y SIEMPRE “agradecido” por el privilegio de estar vivo y viviendo en uno de los países más grandes del mundo (Australia); Continúen ignorando la conciencia cada vez más profunda de la agonía y el dolor que consumen mi alma y nacen del vacío y desarraigo de mi pasado borrado.

O…
Enfréntate a lo que siempre he evitado tan desesperadamente.

Preguntas…
Todas esas preguntas.
Tantas, muchas preguntas.
Imposible expresarme en voz alta incluso para mí mismo en secreto y soledad, pero silencio imposible dentro de los confinados muros de mi Psique.

15 años para reunir el valor suficiente para buscarte; Busqué y un año después recibí “la llamada”. Una llamada que había estado esperando constantemente, un año revisando repetidamente mis correos electrónicos y mi teléfono. Provenía de un extraño en una oficina del gobierno, que acababa de ser transferido a mi caso. Una transferencia de la que no me preguntaron ni me informaron.

En el 2Dakota del Norte Enero de 2019, una voz extraña y desconocida explicó quién era y por qué llamaba.
Estabas muerto.
Tu moriste exactamente 2 meses después de mis 23rd Cumpleaños.
Moriste el 6th Julio de 2009.
2009, llegué 10 años demasiado tarde.
Mi padre no pudo o no quiso que lo encontraran.
Eso fue todo.

Durante más de 30 años, ser adoptado no significaba nada, o al menos me decía a mí mismo que no significaba nada. Solo una palabra para explicar los inevitables susurros de confusión cuando la gente se cruzó con nosotros.
“¿Acaban de llamarla mamá?”, “¿Quizás el papá es asiático…? Sin embargo, no se ven como la mitad o la mitad ".
Estaba acostumbrado a estos comentarios, toda mi vida ha estado llena de racismo, algunos por ignorancia, otros sin duda intencionales.
Pero ser adoptado no era algo en lo que detenerse, simplemente un hecho; aceptado y reconocido sólo cuando es inevitable.
Pero lo inevitable se volvió imposible.

Esa llamada, esa maldita llamada; no importa cuán ferozmente luchara, demolería los cimientos de cada muro que había establecido; una miríada de muros que formaban el incomprensible e impenetrable laberinto de protección en el que me había rodeado por completo y me había perdido.

15 años para encontrar el valor de buscarte, pero toda una vida de preguntas….

¿Estuve alguna vez en tus pensamientos?
¿Alguna vez pensaste en mí?
¿El día de mi nacimiento? Cuando esa fecha inevitable una vez más cerró el círculo, una fecha que marcaría para siempre cada año que hemos pasado separados.
Otro año pasado; otro año de vida perdido. Otro año de lo que ha sido una vida de separación.
¿Pensaste en mí en Navidad?
En momentos de celebraciones familiares, culturales y tradicionales, cuando se deberían haber alcanzado hitos. Cuando las recetas, los secretos y las historias de nuestros antepasados deberían haber pasado de Madre a Hija.
¿Alguna vez te preguntaste como yo ahora si nos parecemos y nos parecemos mucho o en qué medida?

¿Te consumió el mismo vacío irrevocable, la soledad, el dolor y el desprecio por ti mismo que a mí?
… .. ¿Significaba algo para ti?

¿El día que dio a luz simplemente se marchó y nunca miró hacia atrás? Borrando cada recuerdo, cada momento, cada emoción. Borrándome.
¿Me rechazaste desde el momento en que dejamos de ser uno, negándote a reconocer la vida que tan dolorosamente habías llevado a este mundo?
¿Me abrazaste al menos una vez?
¿Mi existencia fue siempre una desgracia?
Una corrupción en el fluir y la pureza de los linajes. El producto del peor tipo de ofensa que uno puede cometer contra una cultura y personas cuyos sistemas sociales, éticos, políticos y legales están fundamentalmente arraigados en los principios del confucianismo.
¿Siempre fui percibido como una abominación?
Una ignominia, una consecuencia abominable de desafiar lo que con tanta vehemencia está adoctrinado en nuestro pueblo desde que nace, tan ferozmente apreciado y esperado de cada niño de cada generación.
Obediencia. El respeto.
Respeto de su mayor y obediencia absoluta en seguir directivas. Conozca su lugar, en la familia, el hogar y la sociedad, en la cultura y el país. Incumplir; salga de las normas sociales y sea condenado a una vida manchada para siempre por la vergüenza, el rechazo y el deshonor.

¿O el día que diste a luz tu mirada se posó en mí, desesperada por memorizar cada detalle que el tiempo permitiera?
¿Me encontraron tus brazos, abrazándome, apretando tu abrazo? ¿Memorizaste mi esencia, esa hermosa y dulce esencia de bebé mientras tu mente comenzaba un ataque? ¿Recuerdos vívidos de los 9 meses transcurridos?
El dolor, el terror, el amor, el desconcierto y la confusión. La lucha interna de una decisión imposible de tomar pero imposible de ignorar.
¿Tu mente te obligó a recordar los primeros movimientos que sentiste en tu interior? ¿Prueba innegable de la vida que crece en su interior?
¿Recordó todas las veces que se encontró maldiciéndome por las náuseas matutinas, o cuando se volvió imposible moverse libremente?

¿Recordó todas las veces que me habló y me tranquilizó? ¿Dándome palmaditas en el estómago y sonriendo de felicidad y satisfacción cuando mi inquietud cesó al oír tu voz?
¿Recordó todas las conversaciones unilaterales que tuvo conmigo, amonestándome por su aumento de peso, tobillos hinchados, necesidad constante de orinar y malestar general?
¿Recuerda haber pensado que ninguna de esas cosas importaba cuando finalmente vio el rostro de su hija recién nacida frente a usted?
¿Recordaste y conservaste estos preciosos momentos con tanta desesperación como yo el día que nació mi hija?
¿Seguí siendo hijo único? ¿O hubo futuros hijos que se consideraron "dignos" de mantener?

Dejaste un sinfín de preguntas sin respuestas definitivas, ni siquiera en la muerte.
La agencia que me vendió insiste en que estás muerto, mientras que el propio gobierno parece no poder confirmarlo.

¿Qué se supone que debo hacer con eso? Por favor 어머니, dímelo.

¿Tengo la esperanza de que de alguna manera sigas vivo ...?
¿Aferrarse desesperadamente al sueño infantil e ingenuo que QUIZÁS, solo tal vez, eres?
Que tal vez eres nomuerto, pero buscándome, tal vez yo era uno de esos niños nunca se rindió voluntariamente.
¿O tomar la palabra de la agencia que traficaba conmigo, me envió al extranjero y acepta que te has ido?

¿Alguna vez será posible curarme si me digo a mí mismo que estás muerto?
¿Cómo se supone que voy a llorar por ti?
¿Cómo llorar por un rostro que no puede recordar?
¿Cómo me libero de alguien que, no importa cuánto tiempo y distancia se haya puesto entre nosotros, sigue siendo todo lo que soy, pero todo lo que no sé?
¿Cómo puedo ser libre cuando tu forma sin rostro acecha mis sueños? Cuando cada día me golpea una ola renovada de comprensión dolorosa de todo lo que ha sido robado. Todo lo que se ha perdido. Por todo lo que ha sido borrado.
Para mis padres que siempre serán desconocidos sin rostro, padres que nunca tendré la oportunidad de conocer o conocer. Para los hermanos y hermanas, nunca lo sabré. Para la tía y los tíos, los primos y los abuelos.
Para la historia de mi pueblo, permanecí tan ignorante hasta ahora; por la historia desgarradora y brutal de nuestro país; todavía en guerra después de 70 años, dividido, literalmente partido en dos, envenenado por la corrupción política, los golpes militares y la esclavitud. De los niños traficados, The Forgotten Generation; una generación que luchó, murió y reconstruyó nuestro país, ahora languideciendo en la pobreza empujada al margen de la sociedad que vive aislada y en la miseria, temerosa de pedir ayuda por temor a “sobrecargar” el país por el que lucharon y murieron por proteger. Para las mujeres esclavizadas de consuelo abusadas, violadas, torturadas y asesinadas por los japoneses. Por la tragedia del ferry de Sewol, que comenzó a hundirse en la mañana del 16th Abril de 2014, donde 304 de los 476 pasajeros a bordo, 250 de ellos estudiantes fallecieron; atrapados en un ferry que se hundía, mientras que el capitán y la tripulación escapaban, diciéndoles a los pasajeros a bordo que se quedaran donde estaban. Obedeciendo a sus mayores (ese preciado atributo arraigado desde el nacimiento), los estudiantes depositaron su confianza en las órdenes dadas, permanecieron donde estaban, esperando ser rescatados. Un rescate que nunca se intentó, un rescate que nunca llegó.
Padres, familiares, maestros, compañeros de clase y sobrevivientes igualmente histéricos, varados en la costa, aún recibiendo mensajes de los estudiantes restantes atrapados dentro de que todavía estaban vivos en lo que era una embarcación casi completamente sumergida. Los padres no podían hacer nada más que ver cómo la última sección visible del barco se hundía frente a ellos.
Y luego nada.
Silencio, mientras la conmoción y la magnitud de la tragedia que acababa de desarrollarse ante ellos se establecieron.
Un momento de silencio incrédulo antes de los gritos guturales y espeluznantes que solo un padre que acaba de perder a su hijo puede hacer.
Las imágenes publicadas más tarde revelaron al mundo los últimos 20 minutos de algunos de los estudiantes atrapados en el interior. Los recuerdos de los cuales me perseguirán por siempre, rostros que nunca olvidaré. Mensajes de amor y disculpas a los seres queridos, que aún producen dolor físico al escucharlos.

Ver sufrir a mi pueblo, morir de las formas más horribles, sentir la abrumadora indignación y el dolor insoportable que ha consumido a nuestra nación una y otra vez, pero no poder estar allí con ellos, llorar con ellos; ¿Nunca consideraste lo dolorosos que serían estos momentos?
¿Alguna vez imaginó cuánta agonía causaría el solo hecho de observar mi lengua materna? Cuando todo aparece, suena y se siente tan natural, hasta que lo recuerdas, nada de eso tiene sentido para ti. No puedes descifrarlo. No lo entiendes. No puedes hablarlo.
¿Alguna vez consideró el precio que pagaría su bebé por esa vida "mejor" a la que estaba tan seguro de que iba a vivir?
Si tú, mi propia Madre, no pudiste criarme en ti, ya sea por la vergüenza, el deshonor o simplemente por ser un “bastardo” (¡SÍ, mis papeles de adopción usan esta palabra!), Si temías por mí, por el prejuicio, la discriminación y el estigma que habría soportado si hubiéramos permanecido juntos en Corea, ¿cómo puedes pensar que arrojarme a un mundo blanco donde fui uno de quizás 5 asiáticos durante más de 18 años de mi vida sería para mi beneficio? ? ¿Honestamente pensaste que los del mundo occidental no me rechazarían? ¿Deshonrarme, usar mi condición de adoptado coreano en mi contra de las formas más humillantes y degradantes imaginables? Si tu; mi propia madre, mi propia familia, mi gente y mi país me veían como nada más que un producto para la exportación, ¿por qué alguien más?

Si de hecho murió en 2009, murió a la edad de 46 años.

Sé que nunca me buscaste, ni una sola vez trataste de averiguar dónde estaba.
Y ahora te has ido, (tal vez), no lo sé.
El hecho de que no sepa me enfurece, me consume con desesperación y desesperación desesperadas.
Pero, si te vas ...
¿Cómo pudiste irte y nunca despedirte?
¿Cómo pudiste irte sin siquiera acercarte, ni una sola vez tratando de encontrarme?
¿No te importaba cómo estaba o dónde terminé?
¿Cómo pudiste dejarme con tantas preguntas sin respuesta?
Ninguna foto para que yo te recuerde, para estudiar tu rostro, para memorizar.
Sin últimas palabras de sabiduría o consejo de despedida.
Sin carta de explicación.
Nada.
Solo un silencio hueco e interminable.

Y así, dentro de la adulta ya adulta, aún permanece, la niña asustada, confundida, rechazada, abandonada, que nunca crecerá. ¿Quién nunca sabrá por qué no la querías, por qué no la conservaste? Qué fue lo que viste en ella que te repugnó tanto que la echaste a un lado y al otro lado de los mares; Manteniendo la existencia de la niña que una vez tuvo hace tantos años como un secreto vergonzoso, literalmente se la llevó a la tumba.

Michelle ha publicado otros artículos sobre su experiencia como adoptada internacional de Corea en Trimestral coreano.

Español
%%footer%%