Ofir comparte sobre la ira de los adoptados

Esta es una serie sobre la ira de los adoptados a partir de la experiencia vivida, para ayudar a las personas a comprender qué hay debajo de la superficie y por qué los adoptados a veces pueden parecer enojados.

por Ofir Alzate, adoptado de Colombia a los EE.UU.

Soy un adoptado con ira. ¿Esto se transmite a nuestros hijos porque tengo tres niños enojados? Ahora, como adulto, siento que puedo manejar la ira mucho mejor: me alejaré de la confrontación antes de que se ponga peor.

Ahora me cabrea porque recuerdo un par de veces que la pareja adoptiva me decía: “siempre estás tan enojada y eso es todo lo que haces, es querer estar en tu habitación con la puerta cerrada”, y yo tenía que abrelo. ¿Cómo alguien no ve un problema cuando está justo ahí en su cara, como qué diablos esperabas? ¿Que iba a estar saltando feliz porque me quitaron a mi familia, mi país, y nadie se parece a mí y nadie es del mismo color que yo? Sin mencionar que ni siquiera sabía lo que estaban diciendo durante mucho tiempo.

¡Quería ir a casa! ¡Quería a mi mamá! ¡Odiaba estar aquí! Yo no pertenezco aquí. Me dieron la familia equivocada.

Amo a mis 3 hijos y mis 7 nietos, pero estoy lista para dejarlo todo atrás. Actualmente estoy esperando noticias sobre mi pasaporte. Aunque era solo una copia, recibí mi acta de nacimiento que me envió mi mamá junto con mi acta de bautismo de Colombia. Lloré durante casi una buena hora en mi habitación. ¡Toqué algo que mi mamá tocó!

Me he estado sintiendo muy deprimida desde Navidad y también recibí mi boleta de calificaciones de la escuela secundaria, mis boletas de calificaciones de los grados 9 y 10. Me rompió el corazón que mis calificaciones fueran tan malas. Sólo tenía una A en gimnasia. Estaba recibiendo Ds y Fs en español. Recuerdo haber luchado a lo largo de mis años escolares. Junto con todo lo demás, sé que tengo ADD. Ese definitivamente fue el peor error de toda mi vida: dejar la escuela, pero, de nuevo, no tenía el apoyo.

Solo quería salir de esa casa, así que me fui cuando tenía 16 años y nunca volví.

¡Dios nos bendiga a todos!

Deja una respuesta Cancelar respuesta

Destino....
Español
%%footer%%