Cumpleaños de adoptados

por Maars, llevado de Filipinas a Canadá. Puedes seguir a Maars @BlackSheepMaars

Los cumpleaños son difíciles para un adoptado.

Es un recordatorio del día en que me dieron la vida. Es un recordatorio de lo que una madre y un padre solo podían soñar para mí.

Sin embargo, en la adopción, esos sueños son de corta duración y alguien más sueña uno nuevo para mí, pero nunca está garantizado. No todos los sueños tienen la misma intención y amor, y eso es cierto en muchos sentidos por haber perdido a mis padres biológicos.

Pero ahora sueño por mí mismo, y ese soy yo reclamándome a mí mismo.

Mientras reflexiono sobre el día de hoy, lo que han sido 34 años, todavía me duele esa bebé con esa sonrisa, cuánto no sabía que le esperaba. Cuánta pérdida y dolor tendría que superar a medida que pasaban los años y la pérdida de todo con lo que nació.

Desearía haberla salvado. Ojalá pudiera haberla salvado de todos los momentos dolorosos que enfrentaría, y podría haberla abrazado cada vez que lloraba por sus padres biológicos. Ojalá pudiera garantizarle que algún día encontraría todas sus piezas nuevamente y que vendría con un tipo diferente de dolor. Ojalá supiera cómo estar ahí para ella.

Hoy, deseo para ella y para mí, que la bebé Maars y yo podamos continuar sanando las heridas a las que ya no necesita aferrarse. Deseo que ella pueda encontrar paz y felicidad en el presente.

Algunas cosas nunca las supero, algunas cosas siempre encontrarán la manera de salir a la superficie. Algunas cosas sanarán con el tiempo.

¡Feliz cumpleaños bebé Maars, lo estamos haciendo bien!

Echa un vistazo a un blog reciente de Maars: Tanta pérdida en adopción

La adopción puede ser una prisión psicológica

How do I start over?

The question echoes in my brain every day here in Hawaii, now totally away from the relations of my former adopted life.

How do I live anew as one person in this world?

I left my adoptee ties that were technically governmentally bonded relations that I had no control over as a Filipino orphaned child circa 1980’s. For me, they had been total strangers and I didn’t have any oversight or support in post-adoption.

As time went on for me, I wasn’t able to have the fortune to get to know my biological family as after my reunion in 2012 in the Philippines, I decided to go my own way once I discovered our language barriers and my inability to confirm any facts on them.

So yes, fast-forward to current times and it is Sunday, and I have relinquished my bond of my adoptive ties for various reasons, and it hasn’t been easy but for me, it was necessary.

This break action has been mental, emotional and physical. Slamming this lever down included making physically strategic distance by moving far, far away on my own to the Pacific islands in 2019, re-establishing dual citizenship to my birth country in the Philippines in 2021, and civilly sending a kindly written email to my adoptive parents this year after my adoptive brother’s jarring and untimely death.

Additionally, the extended adoptive ties I’ve noticed can also naturally deteriorate with time itself after years of peaceful but gently intentional non-communication.

What happens after you’re on this path of annexation, you wonder?

For me, I’ve arrived at an interesting intersection in my adulthood when I’ve sort of returned to a former state of orphanhood with no real station in life, no bonds, all biological history, heritage and economic status obsolete all over again.

Doesn’t sound that appealing, I know! Tell me about it.

The perk is that instead of being a vulnerable child, I am a 36-year-old woman living in Hawaii. I have rights. I am in control of my wellbeing and fate. I have responsibilities. I drive my own car, I pay bills, I have funds; I have a job and I am not helpless.

I can take care of myself. So to me, the biggest perks are in being healthy and reclaiming my life, identity and sovereignty needed over my own needs and wellbeing.

So quickly the adoptee bond can turn into toxic relations if the parents are narcissistic or emotionally or physically abusive.

After the death of my adopted brother, who was also a Filipino American adoptee and died of severe mental issues and alcohol poisoning, I had a stark wake-up call of how these adoptee relations were silently impacting me too.

And I had to make better choices for myself, I would be risking too much if I ignored this.

It is like leaving a psychological prison, I told Lynelle on a weekend in May.

After some reflection, I realized that as a child and having to make structured attachments from being displaced, this legal bond fastens.

And as a displaced, vulnerable child, I think one falls privy to co-dependency, the need for a family structure overrides even the need for safety for his or her own wellbeing, like if abuses arise in this domestic home.

Or other aspects might not nurture the adoptee, like when the child isn’t being culturally nurtured according to their birth country.

Or when the parents or family members are financially and socially acceptable as to meeting criteria of adoption, but possess narcissistic personalities which is also detrimental to the child’s personal, emotional, psychological and cultural development.

A child stays glued and psychologically devoted to their family ties through development stages and on past adulthood because the need for foundational attachments is paramount to one’s psychological upbringing and success.

And if these ties are in any way bad for the adoptee early on, I think these relations that were once saving can quickly turn into a psychological prison because you are truly bound to these social ties until you’re strong enough to realize that you have a choice.

And you pueden break out of this bond, this governmentally established bond, although possibly later on as an adult. And, with some finesse.

As an adult adoptee, from my experience adoptive ties that develop healthily or dysfunctionally, after a certain amount of time both types transitions into permanence to that adoptee. Adoptive ties mesh and fuse just the same as biological ties, once you’ve gone so long in the developmental process.

This adoptive relation is totally amazing when it’s good, like any good relationship.

The spin is that when there are issues plaguing the adoptive unit, which can be subtle, interplaying with the personality and culture of the adoptive relations, these issues can go totally disguised, unreported, and it can be toxic and the affects can last a lifetime.

From experience, I see that it is because the adoptee child is vulnerable and doesn’t know how to report issues in the relations, because the option isn’t even granted to them.

No one is really there to give or tell the adoptee child that they have these rights or options. When it comes to post-adoption, there isn’t much infrastructure.

Sadly, if dynamics are not supportive to the adoptee, in time, it can cost an adoptee the cultural bonds to their own birth country or the loss of their native language.

It can cost an adoptee their sanity and mental health.

It can cost an adoptee their self-esteem, which all bleeds and returns into the social sea of their placement or back out into other countries.

And, it can cost an adoptee their life.

On the upside, if the placement is good, it can save a person’s life as well! And it can allow this adoptee happiness and joy forevermore.

Each side of the coin both instills an adoptee’s human value and the toll the placement takes on every child who becomes an adult in society is also expensive, leading to exponential advantage and success in society, or potential burnouts.

For me, my adoptive placement was costly in the end. However, I was still able to survive, work and live. I was materialistically taken care of, thankfully.

I honestly think much was due to my own faith, offbeat imagination and whatever blind luck I was born with that all carried me through this.

Overall, this has been a total trip and my journey has been very far from embodying the traditional fairy tale adoption story.

So now, it’s time to do the hard work, an adoptee mentor messaged me today. But I can do it, we all can do it! It just takes good choices and regular upkeep.

Nearing the end of this post, I will share to my adoptee community that we have a choice especially once we’re of legal age. I’m sort of a wildflower in general, and a late bloomer, so I’m coming out of the fog and becoming aware now in my mid-thirties.

Yes, we have a lot to rear ourselves depending on the economic status we find ourselves in without our adoptee ties. But like other adoptee peer support has shared, you should not do this kind of thing by yourself. You can have support structures the whole time in this.

And yes, it is terrifying, because you will have to rebuild your sense of identity when leaving toxic family relations. As yes, it can be like rebuilding your identity all over again from when you leave them and start anew, as a now a self-made, sovereign person.

From a Hawaiian private school I work at now, I have come to find that cultural identity building begins in the present and it is built upon values, history, education and the wisdom of the past. Now that I have found a home in Hawaii, maybe I can learn more about it.

I will also be working on weekly goals that I hope to share to the community as I continue on this never-ending journey.

In conclusion, if you are in a good adoptive family, God bless your fortune and I have so much love and happiness for you! However, if you are needing to split away from the ties, like if your adoption wasn’t that healthy, then please know it isn’t impossible.

Professional and peer support is here for you, every day on your way to freedom. You can create your own sovereignty, it will just take work.

Read Desiree’s earlier post at ICAV: Lo que perdí cuando me adoptaron and follow her at Weebly o Instagram @starwoodletters.

Si la luna pudiera ser mi madre biológica ahora

por Roxas Chua, adoptado de Filipinas a los EE. UU.; autor, artista.

Pensé en compartir esta imagen que se encuentra en la mesa de mi escritorio en mi estudio. Lo creé una de esas noches en las que no pude aprovechar el cambio y el movimiento en mi lucha por la adopción. Encuentro que un equilibrio entre el intercambio de historias, el trabajo de crianza, la escritura contemplativa y el dibujo me ha ayudado a navegar y traducir el mundo que me rodea. En este dibujo me acompañaba la luna, que en cierto modo me reconfortaba como lo hace la naturaleza. Espero que lo disfruten. Es una instantánea de ternura que buscamos en nosotros mismos y en los demás. Si la luna puede ser mi madre biológica ahora, estoy bien con eso. Tomaré cualquier camino que ilumine la noche.

Para obtener más información de Roxas-Chua, vea su podcast Querido alguien en algún lugar y libro Decir tu nombre tres veces bajo el agua.

La poesía refleja mi mundo interior

por Kevin Minh Allen, adoptado de Vietnam a los EE. UU.

Llegué tarde a la poesía, pero apareció en mi vida en el momento en que más la necesitaba. La poesía siempre ha sido para mí un medio para recoger, indagar y reflejar mi mundo interior, que sin duda ha quedado impreso con la marca indeleble de la adopción. Los siguientes poemas no buscan respuestas sino generar preguntas en el interior de cualquiera que pueda estar escuchando:

Puedes seguir más del trabajo de Kevin en el sitio web: Dormir no es consuelo

Pintar mi yo infantil

por JS Lee, adoptado de Corea del Sur a los EE. UU., autor y artista.

Cuando estuve en Corea en 2006, viajé a Daegu para ver los terrenos del hospital donde supuestamente me encontraron abandonado. Vagando sin rumbo, esperaba encontrar algo que me resultara familiar, a pesar de que habían pasado décadas. Esta pintura se inspiró en la foto que tomé en mi viaje.

Si bien pintar mi yo infantil allí suena bastante triste, se sintió increíble, casi como si hubiera viajado en el tiempo para decirle que ahora estaba en mis buenas manos.

Puedes seguir más trabajos de JS Lee en ella sitio web.

Encontrar fuerza en la hora más oscura

Mi hermano, adoptado 2 años antes de que yo llegara a nuestro hogar adoptivo, murió sin hogar y mentalmente enfermo en Filipinas la semana pasada. Era un adoptado internacional filipino-estadounidense, como yo.

No sabemos qué pasó. Estaba involucrado con malas compañías. Tengo la sensación de que la muerte fue asistida. La negligencia estuvo involucrada. Fue en Mindanao, en una zona rural, donde es peligroso para los estadounidenses viajar, según escuché. Los secuestros reales suceden allí si descubren que eres estadounidense. No pude ir a ver si esto era real. La única persona que informó fue una señora que fue mala noticia desde el principio. Ella siempre le pedía dinero. Acosando a mi hermano para conseguir a mi madre adoptiva. Y ella fue parte de esta muerte, tomando fotos de mi hermano días antes de que muriera sin hogar por sospecha de intoxicación por alcohol.

La noticia me golpeó y el proceso de duelo ha sido real y desgarrador. Tuve problemas para dar la noticia a mis compañeros de trabajo. El primer día de regreso al trabajo, lloré en la última hora.

Lo que quiero escribir es lo que he aprendido de mi vida y mi mundo como adoptado filipino-estadounidense. Esta vida nunca ha sido fácil. No ha sido divertido. Nunca me sentí cómoda con mi familia adoptiva blanca. Y yo tenía un hermano enfermo mental que era de mi país natal, moreno como yo, y solo dos años mayor que yo, y lo amaba con todo mi corazón.

Sin embargo, nunca estuvo sano. Fue abusivo conmigo mientras crecía. Tenía una enfermedad mental y su abuso creció hasta el punto de que se lo infligió a sí mismo. Y trató de involucrarme con eso también, así que tenía que tener límites. Esperé a que mejorara. Pensé que lo haría, pero solo empeoró. Y me hizo sentir peor a medida que pasaban los años, cargando con este dolor. Sin saber dónde ponerlo, a quién culpar, por qué estaba allí.

Después de todo, quiero decir que llega un momento en el que solo hay que elegir. Donde en lugar de reaccionar como lo habías hecho antes, miras hacia arriba y tomas un nuevo respiro porque todo se ha vuelto demasiado. Notas nuevos detalles en las nubes y te das cuenta de que sigues coleando y no puedes seguir teniendo los mismos pensamientos, ni los mismos hábitos. Sientes un cambio. Ves la necesidad de enfrentar la adversidad y quieres sonreír en su cara fea. Ves la necesidad de darte el espacio para ser el verdadero tú. Porque no hay vuelta atrás.

Pasé tantos años escondiéndome en el dolor y el trauma de mi pasado y supongo que escribo esto porque esos tiempos terminaron.

Lo único que sé es que a partir de aquí voy a ser fuerte.

Honro mi experiencia como adoptado filipino-estadounidense con reverencia. Nunca me avergonzaré de lo que he pasado. No me avergonzaré de mi sufrimiento, que me sorprendí sintiendo hoy, alrededor de mis compañeros de trabajo. Yo tampoco llevaré más las cargas del dolor de mi hermano, que yo tenía. me amaré a mí mismo. me perdonaré a mí mismo. Seré amable conmigo mismo. Ya no seré tan duro conmigo mismo, como antes.

Todo este tiempo, he estado cargando con las cargas de una vida que nunca tuve. Me aferré al dolor de un amor que nunca llegué a sostener.

De una familia que nunca llegué a conocer.

Pero murió mi hermano, la única persona en el mundo a la que probablemente amé. La única persona en la que he visto ser una verdadera familia. Y algo cambió en mí.

Respiro, escribiendo esto. Estoy vivo, escribiendo esto.

Estoy aquí en el presente. He sobrevivido a toda esta mierda desordenada. Ser huérfano de bebé en Filipinas. Tener que atravesar la vida americana que me dieron, porque así se desmorona la galleta. Se nos da aquello con lo que nos enfrentamos y usted tiene que lidiar con eso. Tienes que ajustar. Y en algún momento de la edad adulta, aprendes la importancia de ser amable contigo mismo y con los demás en el proceso porque el bienestar es parte de la propia supervivencia.

Después de todo esto, siento una sensación de resolución palpable en los huesos de mi ser. es ser fuerte. Es amar lo que tengo hoy en este mundo. Y es para no rendirse.

Mi resolución es seguir trabajando. Para vivir una vida saludable. Para ser auténtico. Vivir de verdad. Todavía estoy aquí en este mundo. Y estoy solo, pero salí con mis facultades intactas.

No he hecho muchos amigos en este camino, pero fui firme en trabajar duro, recurriendo al mundo del arte, las bibliotecas y las escuelas como vía de escape.

Llevo una vida de fuerza reservada. Desarrollé mi propia expresión de medios creativos, salvaje en mi propio intelecto y emprendimientos.

Y apenas estoy comenzando en este mundo incluso a los 36 años.

No sé si alguien se identificará con este blog, pero si alguien lo hace, que sepa que nunca me rendiré y tampoco quiero que usted se dé por vencido. Porque he tenido la suerte de escuchar las historias de algunos de ustedes y haber conocido a algunos de ustedes en Navidad, y ha sido algo para atesorar. Y eres tan vital en este mundo, realmente lo eres.

Creeré en ti y en el amor como cuando era más joven y nunca me detendré. Así como yo creía en Dios como lo hacía cuando era más joven y nunca dejé de hacerlo tampoco. No dejaré de creer en la raza humana. No dejaré de trabajar hacia un propósito superior porque eso es lo que me levanta por la mañana.

Estoy aquí hoy para decir que el dolor, las pruebas y las luchas tendrán un propósito con el tiempo.

Hay una razón para vivir y la encontrarás.

En la hora más oscura, encontrarás fuerza.

O la fuerza te encontrará.

Lea el blog anterior de Desiree en ICAV: Lo que perdí cuando me adoptaron

Un tributo y legado a mi madre de Sri Lanka

por Nimal van Oort, adoptado de Sri Lanka a los Países Bajos. Fundador de Fundación NONA.

Hace unos dieciocho años, mi hermano gemelo Djoeri y yo recibimos un mensaje de Sri Lanka que cambiaría nuestras vidas para siempre. Durante mucho tiempo habíamos estado buscando a nuestra madre en Sri Lanka, pero el mensaje nos decía que, lamentablemente, nuestra madre había fallecido muchos años antes.

La causa de su muerte nos entristeció y en realidad nos enfureció. Había sido violada varias veces y fue abandonada por la familia y el entorno porque supuestamente, de ser violada, se habría convertido en una desgracia para la comunidad. Debido a esto ya la falta de protección y atención médica, murió a los 21 años.

Para ser justos, en ese momento realmente no vi vida. Nuestro mayor sueño de conocerla nunca se haría realidad y sabiendo que nuestra madre había sufrido tanta injusticia, realmente no sabía qué hacer.

Fui a Sri Lanka entonces para poder estar en su tumba. En el camino, durante mis primeros días en Sri Lanka, vi muchas chicas jóvenes que me hicieron pensar en mi mamá. Debido a que también fueron víctimas de abuso sexual, fueron abandonados por todos a pesar de su corta edad. Estas chicas no tenían a nadie.

Cuando estaba en la tumba de mi madre y mi abuela me contó sobre la corta pero difícil vida de su hija, me di cuenta de que tal vez ya no pueda ayudar a mi propia madre, pero lo haría por amor a ella y como tributo a ella. , empezaría a tratar de ayudar a las chicas de hoy.

Una vez de regreso en los Países Bajos comencé a prepararme para esto y creé la Fundación NONA. Honestamente, nadie confiaba en mis planes. Todo el mundo me dijo que sería imposible hacer algo desde los Países Bajos por las niñas y mujeres de Sri Lanka que no tienen ningún valor para la sociedad allí. Sobre todo, yo era demasiado joven, inexperto y no lo suficientemente educado para cumplir mi visión.

Sí, definitivamente tuve una visión, o en realidad un sueño. Deseo que estas niñas y mujeres de hoy nunca tengan que experimentar lo que mi madre y muchas otras mujeres pasaron. Quería que tuvieran la oportunidad de una existencia humana.

Un premio real del teniente de alcalde de Ámsterdam. Nimal fue nombrado el premio 'Caballero de la Orden de Orange-Nassau' por su trabajo en la Fundación NONA (2020).

Hoy, 18 años después, hemos podido ayudar a más de 1900 niñas con instalaciones de refugio, cuidado, educación y empoderamiento. Hacer que sean seguros de sí mismos e independientes sigue siendo nuestro principal punto de partida. También me siento muy honrado de haber recibido un premio real en 2020 por este trabajo y que también se nos toma en serio a un alto nivel en Sri Lanka.

Lo que más me enorgullece es que realmente hemos podido ayudar a muchas niñas y mujeres a recuperar su pasión por la vida y ahora están de regreso en el medio de la sociedad. La mayoría de ellos ahora tienen una buena familia y un buen trabajo. Somos una gran familia en la que todos somos iguales: desde las niñas y mujeres a las que ayudamos, hasta la junta directiva, desde la limpiadora hasta la presidenta. Somos un equipo con la misma misión: hacer que la vida de estas niñas y mujeres sea menos riesgosa y más significativa; una vida con libertad, justicia y ser tratado como un ser humano.

El mes pasado, una niña que necesitaba mucho de nuestra ayuda en 2011 fue nombrada maestra con nosotros. ¿No es esto hermoso?

El domingo 10 de abril celebraremos el NONA-Day en Pakhuis de Zwijger en Amsterdam. En este día compartiremos más sobre nuestro trabajo en Sri Lanka, lo que hemos hecho, pero también sobre nuestros proyectos en curso y planes futuros. También hay inspiradores oradores invitados y varios espectáculos de canto y danza. También habrá otro delicioso buffet de Sri Lanka – India. Los invito personalmente a asistir a esto, realmente todos son bienvenidos y pueden registrarse en www.nonadag.com.

Y si no puede asistir a la celebración del Día de la NONA, pero desea contribuir con nuestra organización de alguna manera, comuníquese con nosotros porque realmente nos vendría bien su ayuda.

Muchas gracias en especial a mis leales miembros de la junta, Djoeri, Ad, Dhilani, Shivanie, Hartini y Varishna, quienes se han ofrecido como voluntarios para nuestra organización durante muchos años.

Atrapado en el medio

por alcance de katya, adoptado de Ucrania a los EE. UU.

“En todas las redes sociales, veo gente publicando la bandera ucraniana o rusa. Sinceramente, no me atreví a compartir ninguno de los dos.

No hay palabras claras para transmitir mi profundo pesar y pena por esta crisis. Mi corazón está con los ciudadanos de Ucrania y los ciudadanos de Rusia porque todos están pagando un precio, y para muchos, esto es algo que nunca pidieron. Tengo conexiones con personas de Ucrania, personas en las regiones separatistas y personas de Rusia. El péndulo de comprensión desde todos los lados oscila drásticamente, mientras tanto, diariamente trato de procesar nueva información y ser de apoyo y aliento para los demás.

Toda mi vida, como adoptada ucraniana, crecí creyendo que era ucraniana y estaba orgullosa de estas raíces. Después de reunirme con mi familia biológica hace casi tres años, supe que mi familia biológica tiene fuertes raíces rusas. El suelo ucraniano que pisé cuando era niño se convirtió en una región de Ucrania controlada por separatistas prorrusos.

Miro a mi izquierda y lamento el sufrimiento de los desplazados internos ucranianos con los que tengo conexiones personales. Sin embargo, estoy asombrado por el apoyo y la generosidad de los países vecinos para recibir a tantos refugiados ucranianos y brindar ayuda humanitaria.

Miro a mi derecha y veo a mi propia familia biológica también sufriendo y escondiéndose para salvar su vida en refugios antibombas y sótanos, permaneciendo en la tierra a la que llaman hogar; una tierra que ha sufrido 8 años de conflicto hasta este punto. Se aferran a la esperanza de que este sea el avance definitivo.

Mientras tanto, también tengo amigos que son ciudadanos rusos y se sienten avergonzados de sus raíces. Esta crisis en Ucrania es absolutamente devastadora y repugnante solo de presenciar, y mucho menos vivir.

Tengo momentos de sentirme tan abrumada y las emociones ciclan. Trato de no dejar que cada nuevo detalle altere mi perspectiva. Mi familia es muy paciente conmigo mientras proceso y busco claridad. La vida diaria continúa a través de este desequilibrio. Y si bien este es un aspecto importante de mi vida, sigue siendo solo uno de muchos otros aspectos. Ha sido crucial para mí hacerme un espacio e incluso un espacio para la risa y el disfrute en estos tiempos difíciles.

Si bien mi conexión más profunda con esta crisis es mi familia biológica que vive en ella, también entiendo que hay un panorama mucho más amplio que afecta a nuestro mundo y las ramificaciones de esta crisis durarán mucho más que cualquier noticia destacada.

Sé que mi papel en esto es mucho más que un simple espectador. Estoy orando para que el mundo vea los milagros de Dios a través de todo esto. En medio del caos que me rodea, recuerdo la fidelidad del Señor en una abundancia de paz dentro de mi alma que va más allá de la comprensión a medida que aprendo a confiar en Dios con lo que está fuera de mi control. Su gracia es suficiente. Oro para que esta misma paz habite en los corazones afligidos de muchos otros. Si bien existe una gran división en nuestro mundo, crisis como estas también tienen una forma única de unificar a las personas. Se han producido conversaciones muy significativas ya que las personas han sido tan amables de brindar apoyo. Oraciones continuas y apoyo para todos los afectados”.

La importancia de los ojos adoptados

por Alexis Bartlett, adoptado de Corea del Sur a Australia; su proyecto de arte adoptado se puede encontrar en Arte por Alexis Bartlett.

Los ojos de YoungHee de Alexis Bartlett

Al continuar con mis retratos de adopción y dibujar muchos ojos últimamente, me hizo pensar en mi propia historia y mi historia, los ojos juegan un papel extraño.

Siempre odié mis ojos mientras crecía. Parte de la dificultad de crecer como adoptado es que solo queremos ser como quienes nos rodean. Siempre fue decepcionante para mí cuando me miraba en el espejo y veía estos ojos marrones coreanos que me devolvían la mirada porque no se parecían en nada a los que me rodeaban o a los que estaban destinados a ser mi familia. Todavía paso por períodos en los que realmente quiero hacerme la infame cirugía ocular coreana (para darme un doble párpado y, por lo tanto, la ilusión de ojos más grandes y menos asiáticos) porque creo que siempre habrá una parte de mí que puedo No me abrazo por completo por lo que soy. Pero ahora tengo un pequeño que me mira como mamá; un pequeño que quiero que crezca amándose a sí mismo tal como es. Y siento que solo sería contradictorio para mí alterarme mientras le digo que debe amarse a sí mismo por la forma en que es.

Es muy difícil, pero el amor propio es muy importante. Y eso es tan difícil de tener cuando eres adoptado porque no solo sabes (desde una edad MUY joven) que hubo alguna razón por la que no te querían, sino que crecemos rodeados de personas que no se parecen en nada a nosotros. Puede parecer trivial, pero créeme, no lo es. La representación es importante, especialmente viniendo de aquellos que están destinados a estar más cerca de ti. De todos modos, YoungHee aquí, tiene ojos increíbles.

Para ver más retratos de los adoptados de Alexis, míralos, haz clic en cada imagen.

Para aquellos que no acceden a Facebook, aquí hay algo de lo que Alexis ha compartido para estos retratos como un reflejo de su propio viaje:

“Es agradable pintar personas que son “como yo”. Apenas estoy llegando a un acuerdo conmigo mismo, en muchos sentidos. He estado tratando de entender mi trauma de adopción toda mi vida; algo que se ha manifestado de varias maneras a lo largo de los años. Era un niño aterrorizado y solitario (aunque, para ser justos, me encanta la soledad) que quería ser aceptado pero no podía porque nunca podía aceptarme a mí mismo y simplemente ser yo mismo”.

“Muchas personas no quieren escuchar las experiencias de los adoptados; son demasiado confrontadores, demasiado desafiantes para los felices ideales con los que la gente va a la adopción. Muchos de nosotros estamos enojados por la incomprensión, por haber sido silenciados por el lado feliz de la adopción en el que la gente quiere creer”.

“Yo era un niño muy solitario. Siempre me ha resultado difícil, si no imposible, hacer amistades genuinas con la gente, y siempre supe que era diferente a mi familia adoptiva; muchos de los cuales me excluyeron de las cosas, de todos modos. El arte era todo lo que tenía, la mayor parte del tiempo”.

“Para mí, pertenecer siempre ha sido una lucha. Ahora tengo mi propia pequeña familia donde finalmente tengo un verdadero sentido de pertenencia, pero aparte de eso, es bastante escasa. Me han hecho muy consciente recientemente de que nunca perteneceré ni encajaré realmente con mi familia biológica, y tampoco he encajado realmente con mi familia adoptiva. Sin embargo, encontrar la comunidad de adoptados coreanos ha sido inmensamente importante para mí y me siento muy honrado de poder compartir las experiencias e historias de mis compañeros adoptados. Gracias chicos."

Destino....
Español
%%footer%%