Cumpleaños de adoptados

por Maars, llevado de Filipinas a Canadá. Puedes seguir a Maars @BlackSheepMaars

Los cumpleaños son difíciles para un adoptado.

Es un recordatorio del día en que me dieron la vida. Es un recordatorio de lo que una madre y un padre solo podían soñar para mí.

Sin embargo, en la adopción, esos sueños son de corta duración y alguien más sueña uno nuevo para mí, pero nunca está garantizado. No todos los sueños tienen la misma intención y amor, y eso es cierto en muchos sentidos por haber perdido a mis padres biológicos.

Pero ahora sueño por mí mismo, y ese soy yo reclamándome a mí mismo.

Mientras reflexiono sobre el día de hoy, lo que han sido 34 años, todavía me duele esa bebé con esa sonrisa, cuánto no sabía que le esperaba. Cuánta pérdida y dolor tendría que superar a medida que pasaban los años y la pérdida de todo con lo que nació.

Desearía haberla salvado. Ojalá pudiera haberla salvado de todos los momentos dolorosos que enfrentaría, y podría haberla abrazado cada vez que lloraba por sus padres biológicos. Ojalá pudiera garantizarle que algún día encontraría todas sus piezas nuevamente y que vendría con un tipo diferente de dolor. Ojalá supiera cómo estar ahí para ella.

Hoy, deseo para ella y para mí, que la bebé Maars y yo podamos continuar sanando las heridas a las que ya no necesita aferrarse. Deseo que ella pueda encontrar paz y felicidad en el presente.

Algunas cosas nunca las supero, algunas cosas siempre encontrarán la manera de salir a la superficie. Algunas cosas sanarán con el tiempo.

¡Feliz cumpleaños bebé Maars, lo estamos haciendo bien!

Echa un vistazo a un blog reciente de Maars: Tanta pérdida en adopción

La adopción puede ser una prisión psicológica

How do I start over?

The question echoes in my brain every day here in Hawaii, now totally away from the relations of my former adopted life.

How do I live anew as one person in this world?

I left my adoptee ties that were technically governmentally bonded relations that I had no control over as a Filipino orphaned child circa 1980’s. For me, they had been total strangers and I didn’t have any oversight or support in post-adoption.

As time went on for me, I wasn’t able to have the fortune to get to know my biological family as after my reunion in 2012 in the Philippines, I decided to go my own way once I discovered our language barriers and my inability to confirm any facts on them.

So yes, fast-forward to current times and it is Sunday, and I have relinquished my bond of my adoptive ties for various reasons, and it hasn’t been easy but for me, it was necessary.

This break action has been mental, emotional and physical. Slamming this lever down included making physically strategic distance by moving far, far away on my own to the Pacific islands in 2019, re-establishing dual citizenship to my birth country in the Philippines in 2021, and civilly sending a kindly written email to my adoptive parents this year after my adoptive brother’s jarring and untimely death.

Additionally, the extended adoptive ties I’ve noticed can also naturally deteriorate with time itself after years of peaceful but gently intentional non-communication.

What happens after you’re on this path of annexation, you wonder?

For me, I’ve arrived at an interesting intersection in my adulthood when I’ve sort of returned to a former state of orphanhood with no real station in life, no bonds, all biological history, heritage and economic status obsolete all over again.

Doesn’t sound that appealing, I know! Tell me about it.

The perk is that instead of being a vulnerable child, I am a 36-year-old woman living in Hawaii. I have rights. I am in control of my wellbeing and fate. I have responsibilities. I drive my own car, I pay bills, I have funds; I have a job and I am not helpless.

I can take care of myself. So to me, the biggest perks are in being healthy and reclaiming my life, identity and sovereignty needed over my own needs and wellbeing.

So quickly the adoptee bond can turn into toxic relations if the parents are narcissistic or emotionally or physically abusive.

After the death of my adopted brother, who was also a Filipino American adoptee and died of severe mental issues and alcohol poisoning, I had a stark wake-up call of how these adoptee relations were silently impacting me too.

And I had to make better choices for myself, I would be risking too much if I ignored this.

It is like leaving a psychological prison, I told Lynelle on a weekend in May.

After some reflection, I realized that as a child and having to make structured attachments from being displaced, this legal bond fastens.

And as a displaced, vulnerable child, I think one falls privy to co-dependency, the need for a family structure overrides even the need for safety for his or her own wellbeing, like if abuses arise in this domestic home.

Or other aspects might not nurture the adoptee, like when the child isn’t being culturally nurtured according to their birth country.

Or when the parents or family members are financially and socially acceptable as to meeting criteria of adoption, but possess narcissistic personalities which is also detrimental to the child’s personal, emotional, psychological and cultural development.

A child stays glued and psychologically devoted to their family ties through development stages and on past adulthood because the need for foundational attachments is paramount to one’s psychological upbringing and success.

And if these ties are in any way bad for the adoptee early on, I think these relations that were once saving can quickly turn into a psychological prison because you are truly bound to these social ties until you’re strong enough to realize that you have a choice.

And you pueden break out of this bond, this governmentally established bond, although possibly later on as an adult. And, with some finesse.

As an adult adoptee, from my experience adoptive ties that develop healthily or dysfunctionally, after a certain amount of time both types transitions into permanence to that adoptee. Adoptive ties mesh and fuse just the same as biological ties, once you’ve gone so long in the developmental process.

This adoptive relation is totally amazing when it’s good, like any good relationship.

The spin is that when there are issues plaguing the adoptive unit, which can be subtle, interplaying with the personality and culture of the adoptive relations, these issues can go totally disguised, unreported, and it can be toxic and the affects can last a lifetime.

From experience, I see that it is because the adoptee child is vulnerable and doesn’t know how to report issues in the relations, because the option isn’t even granted to them.

No one is really there to give or tell the adoptee child that they have these rights or options. When it comes to post-adoption, there isn’t much infrastructure.

Sadly, if dynamics are not supportive to the adoptee, in time, it can cost an adoptee the cultural bonds to their own birth country or the loss of their native language.

It can cost an adoptee their sanity and mental health.

It can cost an adoptee their self-esteem, which all bleeds and returns into the social sea of their placement or back out into other countries.

And, it can cost an adoptee their life.

On the upside, if the placement is good, it can save a person’s life as well! And it can allow this adoptee happiness and joy forevermore.

Each side of the coin both instills an adoptee’s human value and the toll the placement takes on every child who becomes an adult in society is also expensive, leading to exponential advantage and success in society, or potential burnouts.

For me, my adoptive placement was costly in the end. However, I was still able to survive, work and live. I was materialistically taken care of, thankfully.

I honestly think much was due to my own faith, offbeat imagination and whatever blind luck I was born with that all carried me through this.

Overall, this has been a total trip and my journey has been very far from embodying the traditional fairy tale adoption story.

So now, it’s time to do the hard work, an adoptee mentor messaged me today. But I can do it, we all can do it! It just takes good choices and regular upkeep.

Nearing the end of this post, I will share to my adoptee community that we have a choice especially once we’re of legal age. I’m sort of a wildflower in general, and a late bloomer, so I’m coming out of the fog and becoming aware now in my mid-thirties.

Yes, we have a lot to rear ourselves depending on the economic status we find ourselves in without our adoptee ties. But like other adoptee peer support has shared, you should not do this kind of thing by yourself. You can have support structures the whole time in this.

And yes, it is terrifying, because you will have to rebuild your sense of identity when leaving toxic family relations. As yes, it can be like rebuilding your identity all over again from when you leave them and start anew, as a now a self-made, sovereign person.

From a Hawaiian private school I work at now, I have come to find that cultural identity building begins in the present and it is built upon values, history, education and the wisdom of the past. Now that I have found a home in Hawaii, maybe I can learn more about it.

I will also be working on weekly goals that I hope to share to the community as I continue on this never-ending journey.

En conclusión, si estás en una buena familia adoptiva, ¡Dios bendiga tu fortuna y tengo tanto amor y felicidad para ti! Sin embargo, si necesita separarse de los lazos, como si su adopción no fuera tan saludable, sepa que no es imposible.

El apoyo profesional y de pares está aquí para usted, todos los días en su camino hacia la libertad. Puedes crear tu propia soberanía, solo tomará trabajo.

Lea la publicación anterior de Desiree en ICAV: Lo que perdí cuando me adoptaron y seguirla en Weebly o Instagram @starwoodletters.

La poesía refleja mi mundo interior

por Kevin Minh Allen, adoptado de Vietnam a los EE. UU.

Llegué tarde a la poesía, pero apareció en mi vida en el momento en que más la necesitaba. La poesía siempre ha sido para mí un medio para recoger, indagar y reflejar mi mundo interior, que sin duda ha quedado impreso con la marca indeleble de la adopción. Los siguientes poemas no buscan respuestas sino generar preguntas en el interior de cualquiera que pueda estar escuchando:

Puedes seguir más del trabajo de Kevin en el sitio web: Dormir no es consuelo

Las complejidades de la adopción

por 백현숙 (Baek Hyun Sook) adoptado de Corea del Sur a Bélgica.

mis hermanos y yo

11 de enero de 1984

¡Allí estábamos, hace 38 años! 3 pequeños coreanos con una mochila: donde se arrojó la primera piedra, ¡sin darse cuenta de que la mochila estaría llena de muchas preguntas, inseguridades y un lío de sentimientos!

Cada año nuevamente, alrededor del 11 de enero, me invaden muchas emociones.

Estoy tratando de sentir lo que sintieron mis hermanas entonces, cómo sintieron otros compañeros de duelo. Como un niño de 1 año, no puedo recordar nada de esto. Pero puedo imaginar lo aterrador y traumático que debe haber sido para otros adoptados que eran mayores.

Pero con demasiada frecuencia la adopción se considera algo hermoso, una felicidad, nuevas oportunidades. Y con demasiada frecuencia se olvida lo que esto significa para los propios adoptados. Para mí, esto se convirtió en una búsqueda larga y difícil de por qué. ¿Quién soy? Y ha dañado severamente mi autoestima y confianza. Puedo decir que esto ha tenido un impacto en toda mi vida.

Encontrar a mis padres coreanos hace 5 años no ha cambiado nada. Saber que mis padres no sabían nada acerca de nuestra adopción y el impacto que tiene en ellos por el resto de sus vidas me inquieta aún más. No solo en términos de mi historia de adopción, sino también en términos de muchos de mis compañeros que todavía están buscando. Darme cuenta de que muchos de mis compañeros adoptados tenían una historia similar. Darse cuenta de que a menudo tenemos un comienzo de adopción no tan kosher. Sin embargo, también estoy feliz y agradecida de haber tenido la oportunidad de crecer con mis 2 hermanas que son mi apoyo.

El Papa avergonzando a la gente para que adopte niños

por cameron lee, adoptado de Corea del Sur a los EE. UU., terapeuta y fundador de Terapia redimida.

Estamos avergonzarse unos a otros para adoptar niños? Consideremos el impacto de ese tipo de mensajes.

Primero, visite @patrickintheworld para un diálogo organizado sobre la humanidad, y cómo las palabras de francisco nos quedamos cortos en reconocer nuestra experiencia intrínseca de ella. No necesitas adoptar un niño para cumplir con tu humanidad. Y no todo el que adopta un niño es desinteresado.

Segundo, ¿te imaginas adoptar a un niño porque te sientes culpable o egoísta por no adoptarlo? Por favor vea mi anterior Episodio Hora de oficina con su terapeuta, "¿Está listo su matrimonio para la adopción?"

Tercero, una mascota es muy diferente a un niño. Recomiendo encarecidamente compararlos como si pudieran cambiarse como piezas de automóviles. Explora el hashtag 1TP3 Anotaciones y examinar los frutos de una narrativa tan mercantilizadora. Los adoptados, desde la infancia hasta cualquier edad, necesitan un tipo de atención reflexiva e informada que exista más allá de la forma en que describimos a los perros y gatos.

En cuarto lugar, dado que este mensaje proviene de una autoridad espiritual que se esfuerza por abordar de manera significativa la importancia de los servicios posteriores a la adopción, nos insto a continuar apoyando a las familias de la iglesia que ya han adoptado.

A pesar de las diferencias en la visión del mundo, los adoptados (y sus familias) necesitan saber que no están solos y necesitan ayuda para navegar por todas las complejidades que conlleva la renuncia, la(s) transferencia(s) de custodia y más allá.

De ninguna manera estoy diciendo que debamos descartar a las familias fuera de la iglesia. Pero me preocupa que haya adoptantes en comunidades espirituales que hayan entrado en este viaje por motivos mal informados (¡sin juzgar por mi parte, sé que no necesitan más de eso!), y se han encontrado en una necesidad desesperada de recursos y esperanza.

Por último, no hace falta decir que sigamos interrogando las condiciones que minimizan o simbolizan los esfuerzos hacia la preservación de la familia. Me encantaría ver más iniciativas impulsadas por Cristo para mantener a los niños con sus padres y parientes.

Sí, la conversación fluye más allá del alcance de esta única publicación. No dude en navegar por mi cuenta para obtener más pensamientos relacionados con la fe sobre #adoption, así como la gran cantidad de voces de #adoptee dentro y fuera de las redes sociales que han estado hablando sobre estos temas de reforma y restauración.

25 años en Holanda

por jowan kooijman, adoptado de Corea del Sur a los Países Bajos. de Jowan sitio web proporciona otros poemas y escritos sobre ser adoptado.

Jowan

Un día con doble sentimiento de pérdida y soledad

25 años en Holanda

Corea vs Holanda
Hace veinticinco años vine a este mundo nueve semanas antes.
He tardado mucho en crecer.
Tenía que sobrevivir, para poder vivir y respirar.
Era el capullo lo que estaba bien, pero se rompió antes de tiempo.
Es mi base la que fue perturbada desde el principio y lo que no pudo ser.
Hace veinticinco años conseguí un nuevo hogar, pero allí nunca me sentí como en casa.
Era mi identidad la que ya no conocía.
De repente, era holandés y mi nombre ya no era Joon-Hwan, sino Jowan.
Fue la crianza la que reemplazó a la naturaleza y todo lo que no sabía, tenía que aprender.

El Cambio (Ajuste)
La reubicación que ocurrió en el pasado ha cambiado mucho sistemáticamente.
Incluso ahora, años después, eso sigue siendo tangible pero especialmente visible.
Es mi yo más joven quien luchó por asimilarse porque tuve que dejar mi lugar temprano y luché por tomar mi lugar.
Porque si te ajustas, pierdes cosas.
Perder algo dice algo sobre la distancia y la adaptación, que no siempre es seguro. La pérdida se trata de dejar ir lo que amas y a quién amas.

Veinticinco
Hace veinticinco años, justo antes de Navidad, vine a los Países Bajos.
Abrazado con amor y recibido como un valioso regalo.
Ahora, veinticinco años después, puedo concederme la vida porque también conozco el otro lado y no siempre ha sido fácil.
El trabajo duro y la disciplina fueron los principios fundamentales para seguir adelante.
También he aprendido a valorar las pequeñas cosas, porque las pequeñas cosas pueden hacer una gran diferencia.

Adoptados y suicidio en Navidad y año nuevo

La Navidad y el Año Nuevo es una época en la que normalmente nos reunimos en familia, celebrando y reconectándonos. Para algunos adoptados, esta es una época del año particularmente difícil porque no todos estamos estrechamente relacionados con nuestras familias (biológicas o adoptivas). A menudo, es esta época del año la que puede ser la más difícil, ya que provoca sentimientos dolorosos de no estar estrechamente conectado ... con nadie. Puede recordarnos cómo no “encajamos”, cómo siempre estamos entre espacios o lo poco que nos comprenden las mismas personas que nos criaron o nos dieron a luz.

El duelo del niño del pasado por Dan R Moen (adoptado filipino)

La adopción se basa en gran medida en la pérdida: pérdida de nuestros orígenes, pérdida de saber de dónde venimos y por qué, pérdida de nuestra cultura y tradiciones en las que nacimos, pérdida de nuestras familias extendidas. Y la adopción no siempre reemplaza todo lo que hemos perdido. La adopción también se basa en gran medida en el trauma: es el trauma por el que pasaron nuestras generaciones lo que a menudo resulta en que seamos abandonados por cualquier motivo. O puede ser el trauma por el que pasó nuestro país, como resultado de la guerra, el hambre, los desastres naturales, etc. Los adoptados llevamos estas pérdidas y traumas dentro de nosotros, a menudo no nos damos cuenta de que lo llevamos, hasta que profundizamos un poco en nuestros orígenes. y reconectarnos con algunos de nuestros sentimientos más primarios de abandono y dolor.

Este período de Navidad y Año Nuevo, espero que podamos ser conscientes de nuestros compañeros adoptados, para quienes esta puede ser una época del año especialmente desencadenante. El año pasado en Europa el equipo de adoptados que son terapeutas en AFC sabía al menos 6 adoptados de sus círculos inmediatos que se suicidaron entre Navidad y Año Nuevo. Este año, a nivel mundial, quién sabe cuáles serán nuestros números, porque también hemos vivido otro año difícil con COVID-19 y eso ha aumentado aún más la sensación de aislamiento para muchos, adoptados o no.

Acabo de terminar de participar en dos eventos importantes este año para crear conciencia sobre la conexión entre ser adoptado y experimentar sentimientos o acciones suicidas. El primero fue un webinar con experiencia vivida donde compartimos abiertamente. Puedes verlo aquí:

El segundo, que siguió al primero, fue un evento de Twitter en el que más de nosotros compartimos nuestras experiencias vividas y pensamientos que puedes leer aquí como resumen. wakelet.

Muchísimas gracias a la organización patrocinadora. Sobrevivientes unidos y madre adoptiva internacional Maureen McCauley en Historias de la luz del día, quien organizó estos 2 eventos increíblemente poderosos y muy necesarios.

Quería compartir mis respuestas a la Pregunta 4 que nos preguntó, para los compañeros adoptados que están luchando, ¿qué les diría? Mi respuesta es:

¡Usted no está solo! Muchos de nosotros hemos estado en ese espacio, sé lo difícil que es encontrar un camino, pero es posible. Comuníquese con los espacios de apoyo de sus compañeros, hay muchos de ellos. Si necesita ayuda para encontrarlos, ICAV tiene una lista de organizaciones internacionales dirigidas por adoptados alrededor del mundo.

Tampoco tenga miedo de buscar un profesional de la salud mental. Puede marcar una gran diferencia contar con el apoyo de alguien capacitado para comprender nuestra experiencia vivida. Si necesita ayuda para encontrarlos, ICAV tiene una lista global de apoyos posteriores a la adopción como un gran punto de partida.

La adopción comienza con traumas y la mayor parte de nuestra vida, la dedicamos a desempacar eso y darle sentido a nuestra vida, quiénes somos, cómo llegamos a estar aquí. Pero una vez que nos rodeamos de apoyo y nos comprometemos a trabajar en esas partes dolorosas, nuestra vida puede cambiar y PODEMOS encontrar sanación y conexión.

Comienza con nosotros mismos, encontrando una conexión con nosotros mismos: para lo que nacimos, no necesariamente para lo que somos adoptados.

Nuestra vida como adoptada no tiene que estar controlada para siempre por nuestros comienzos, pero es muy importante no negar e ignorar el dolor, sino ofrecerle a su niño herido interior un espacio donde se pueda escuchar su dolor y donde pueda comenzar la curación.

Mi mensaje para las familias adoptivas y los profesionales que luchan por comprender cómo / por qué los adoptados pueden sentirse suicidas, les recomiendo que vean nuestro serie de videos que cubre los temas universales que he observado, reflejados a través de las historias que muchos adoptados han compartido conmigo durante los últimos 20 años. Es MUY importante que los adoptados se sientan escuchados, validados y con el espacio para compartir desde nuestro corazón, sin juicios ni expectativas.

Parte de la visión que creé y sigo manteniendo para ICAV sigue siendo muy cierta en esta época del año:

Un mundo donde los adoptados internacionales existentes no sean aislados ni ignorados, sino apoyados por la comunidad, el gobierno, las organizaciones y la familia durante todo su proceso de adopción..

Duelo por el niño del pasado

En noviembre de 2021, el Departamento de Servicios Sociales de Australia, para obtener obras de arte de adoptados internacionales que encajarían con su resumen de obras de arte para una revisión de la literatura que financiaron revisando la investigación disponible sobre Adopción y Suicidio.

El ICAV se acercó a varios artistas adoptados conocidos por su trabajo por el ICAV y les preguntó si deseaban presentar alguna pieza. Dan, un adoptado filipino en los EE. UU., Solo unas semanas antes acababa de unirse a la red ICAV y yo había visto su obra de arte como parte de conocerlo. Su obra de arte me impresionó con su profundidad e intensidad. Así que le pedí que lo compartiera con todos ustedes aquí. ¡Las obras de arte son un medio tan poderoso para retratar la experiencia vivida por la persona adoptada! Espero que disfruten de los próximos 3 blogs en los que les compartimos el increíble talento de Dan, su obra de arte y el significado detrás de cada pieza. Él le presenta su serie de 3 partes, todas relacionadas con ser un adoptado internacional filipino.

por Dan R Moen, adoptado de Filipinas a EE. UU..

Duelo por el niño del pasado

Esto representa tanto mi presente como mi pasado atravesando simultáneamente una confusión emocional. Se sugiere que el niño esté desnudo en representación de ser completamente vulnerable. Con ambos brazos rodeando la forma adulta de sí mismos, el niño no desea nada más que ser amado, protegido y ser amado. no me siento huérfano—Un verdadero sentido de pertenencia.

El adulto, sin embargo, representa mi yo adulto actual. La ropa del viejo mundo / victoriano / eduardiano representa una conexión con la historia; el amor por estudiar y aprender de nuestros antepasados y la pasión por los que vinieron antes y, sin embargo, ignorando por completo al niño en el presente. El chaleco rojo representa el amor pero está cubierto y no revelado por la levita parcialmente cerrada. Él está mirando a otro lado del niño sugiriendo que hay una desconexión. Está mirando hacia la oscuridad sabiendo que el mundo no es todo brillante y glorioso. Él también está afligido, pero no se conecta completamente con el niño. Un brazo está envuelto alrededor del niño, lo que sugiere que hay una pequeña conexión con su yo pasado, pero la otra mano está completamente en el bolsillo, lo que sugiere que hay una sensación de distanciamiento, incluida la disonancia cognitiva, la necesidad de crecer y seguir adelante. Está mostrando la confusión interna de aceptar la idea de “eso es solo la vida”, mientras que al mismo tiempo, no se concede a sí mismo permiso para llorar por completo con el hijo pasado.

A su alrededor, hay diferentes colores que sugieren fuego de significados. Los verdes oscuros representan los bosques que visité a lo largo de 2020 y todos los lugares secretos a los que me gusta ir para curarme. Muchos de estos lugares estaban fuera de los senderos naturales y, para que uno los visitara, tendrían que adentrarse en el bosque para encontrarlos.

El rojo representa la sangre de quienes han muerto a manos de las malas políticas, la política, el racismo, la ignorancia y al Covid-19. Al igual que el blanco, que representa los innumerables espíritus y almas que han pasado al próximo mundo.

El amarillo representa el fuego con caos y cambio. Hay indicios de pintura metálica dorada que sugieren la idea de que hay curación dentro del caos, pero depende de las perspectivas de las personas. Esto está representado físicamente por el espectador, ya que el ángulo con el que estás mirando la pintura determina la visibilidad de la pintura metálica. Entonces, cuando varias personas miran la pintura al mismo tiempo, algunas verán la pintura metálica mientras que otras no la verán, ese es el punto.

Muchos de nosotros, como adultos, a veces olvidamos que las emociones crudas que sentimos son humanas, simplemente humanas. No se necesita lógica en el momento del dolor. Muchos de nuestros miedos, aflicciones y profunda agitación interna provienen de nuestro pasado y, a veces, lamentamos nuestra infancia, ya que no nos hemos dado permiso para sentir el duelo y sentir estas crudas emociones por completo. Debemos darnos ese permiso; cualquier consejo u opinión de otros no se cumplirá si no nos permitimos siente primero y validar cómo se siente internamente.

Tú también importas. Eres #1 en la vida; desde el nacimiento hasta el próximo mundo - aprende a vivir con usted mismo, no solo.

A continuación, la segunda obra de arte de Dan ¿Importa mi perspectiva? en su serie de 3 partes.

Para obtener más información sobre Dan y su trabajo, consulte su sitio web.

En camino a la recuperación

Soy un adoptivo filipino-estadounidense de 36 años y mi camino para recuperarme de quedar huérfano cuando era un bebé nunca ha sido fácil. No tenía los recursos para regresar a Filipinas y restaurar mi herencia. Nunca tuve los recursos para solucionar los problemas que tuve con mi colocación de adopción internacional. Entonces, tuve que encontrar soluciones creativas para recuperarme de todo esto.

No puedo prometer ningún consejo para salvar a nadie de las complicaciones de ser adoptado o adoptar. Lo que puedo hacer es dar algunas soluciones personales que encontré en mi propia vida de adoptado que me ayudaron en mi camino hacia la recuperación de mi viaje de adopción internacional.

5 cosas que hice para recuperar mi vida de adoptado

  1. Creando. Primero estudié escritura y luego bibliotecología y ciencias de la información. Mis intereses me llevaron a crear productos de información y arte de medios mixtos que me ayudaron a expresar las pérdidas de mi vida transracial y reestructurar un nuevo sentido de identidad de maneras innovadoras. Podría transformar mi dolor con arte y educación. Por ejemplo, hice un archivo digital que muestra mi proceso de adopción y la identidad biológica que perdí cuando nací como huérfano en Filipinas en 1985. Puedes ver mi archivo aquí y mi Instagram aquí.
  2. Retirándose pacíficamente. Entre la espada y la pared, tuve que elegir lo que era mejor para mí psicológica y emocionalmente. Comencé a alejarme de la norma cuando tenía poco más de veinte años. Me separé de mi familia adoptiva por distanciamiento geográfico y social. Me retiré de todas las relaciones pasadas que me fallaron en el pasado y las malas relaciones que tuve. Me mudé a Hawai a los treinta, un lugar al que me habían llamado misteriosamente durante años. Ahí, lo dejo ir. Pero a pesar de dejarlo ir, nunca me rendí a mí mismo, ni al amor que tengo por la vida, a mis ideales ni al mundo que me rodea. Y para mantenerme bien en Hawái, continué con mis prácticas de meditación y terapias holísticas.
  3. Centrándose en el trabajo. Hay caminos en el budismo donde uno puede practicar la meditación de manera óptima y lograr la liberación a través del trabajo y el trabajo intensivo. El trabajo ha sido la mejor práctica para mí. El trabajo se adapta a mi personalidad estudiosa. Es la mejor salida física, emocional y psicológica. También puedo reconstruir un sentido de identidad en el trabajo.
  4. Involucrarse en comunidades. Me involucré con comunidades de apoyo y grupos de apoyo. Gravito hacia las personas que practican la meditación, las personas que se dedican al arte o al aprendizaje, o las actividades sin fines de lucro. Disfruto ser parte de redes de apoyo con la gente. Hago preguntas. Soy voluntario. Me gusta creer que reestructuro los lazos rotos de mi historia involucrándome hoy. Ser parte de comunidades me ayuda a cultivar un sentido de pertenencia. Construyo una base positiva a mi alrededor y estructuras de apoyo.
  5. Cuidando mis relaciones hoy. Las relaciones me mantienen regulado en mi vida diaria. Mis relaciones incluyen las poco convencionales como cuidar mis plantas, mi gato, relaciones laborales y conmigo mismo. Comencé a asesorar a los adoptados de forma regular para cultivar una mejor relación que tengo conmigo y con el mundo de los adoptados. También regresaré con mi familia adoptiva esta Navidad para visitar y ayudar a sanar mis relaciones con ellos. Mis parientes me ayudan a mantenerme bien en la vida hoy.

Sí, todavía siento que los ecos de mis lazos rotos afectan mi vida hoy. Todavía me duele haber nacido en la pobreza indigente en Filipinas hace tanto tiempo. Todavía sueño con el hermano filipino americano mayor que perdí en esta experiencia de adopción internacional. Todavía llevo el vacío donde las voces de mi familia biológica se han ido para siempre. No hay una respuesta fácil para recuperarse de estas paradojas.

A pesar de todo, sé que estoy encontrando mi camino día a día. He estado saliendo de la niebla y ha sido algo bueno.

Leer más de Stephanie:
Reconstruyendo la identidad y el patrimonio
La súplica de un adoptado filipino para no ser borrada

Aniversario de la muerte de mi padre

por Mi huong le adoptado de Vietnam a Australia (viviendo en Vietnam); Co-Fundador de Búsqueda de familias en Vietnam; Director de Nhà Xã Hôi Long Hài.

El padre de mi Huong, Elbert

Comencé la búsqueda de la verdad de mi vida cuando era adolescente. A pesar de que me dijeron que mi madre había muerto, envié una carta a una dirección en Vietnam cuando tenía 16 años y, sorprendentemente, recibí una respuesta. Me habló de mi infancia y me dio información sobre quién era mi padre.

En 1989, busqué a este hombre que había sido un soldado australiano en Vietnam, pero lamentablemente ya había muerto. Hice una prueba de ADN con hermanos potenciales, pero no fue concluyente, ya que las pruebas de ADN hace 30 años no tenían la precisión que tiene hoy. No obstante, los acepté como parte de la familia y con los años llegué a conocerlos bien y amarlos mucho.

En 2004, regresé a Vietnam. Habiendo perdido durante mucho tiempo el contacto por escrito, busqué a mi madre y me reuní con ella. 14 años después, recibí un mensaje de texto con detalles de otra mujer para ser mi madre biológica. Esto fue para desentrañar todo lo que había creído y me envió en una montaña rusa emocional.

Ese día siguiente, fue la primera vez en 47 años que abracé a mi verdadera madre. Acarició mi cabello y a través de lágrimas en sus ojos me dijo que lo único que quería era verme antes de morir.

La madre de My Huong honrando a Elbert

Ese mismo día, cuando le mostré a mi madre una foto de quien yo pensaba que era mi padre, ella dijo que no lo era. Resulta que como mi madre yacía inconsciente después de tener una hemorragia severa después de darme a luz, dos amigos de la ciudad vinieron a visitarme. Uno de ellos le dijo a mi abuela que me llevaría a Can Tho y me cuidaría mientras mi madre estuviera enferma. Mi abuela tenía a mis dos medios hermanos en casa, dos de sus propios hijos y mi madre estaba gravemente enferma, estuvo de acuerdo. Seis semanas después de que mi madre se recuperó, fue a Can Tho para ver a su amiga y llevarme a casa, pero esta señora había desaparecido. Mi madre pasó años en vano buscándome.

La mujer falsa me robó, diciéndole a su novio que él era el padre, para convencerlo de que se quedara con ella. Me hizo llevar a su ciudad natal para que la cuidaran sus padres, y todos creían que ella me había dado a luz en la ciudad. Nadie se dio cuenta. Cómo alguien puede ser tan cruel y engañoso, tramando un plan tan malvado es incomprensible.

My Huong y su madre celebrando el aniversario de la muerte de su padre

Teniendo nueva información de mi madre, me dispuse a buscar a mi padre biológico. En octubre de 2019, al hacer una prueba de ADN de ascendencia, tuve varias coincidencias cercanas con familiares y me enteré de que mi padre ya había muerto. Dado que era 20 años mayor que mi madre, no me sorprendió. Lo trágico es que también murieron 6 hermanos. Mi hermana mayor murió cuatro meses antes de que yo encontrara a la familia y el resto murió demasiado joven. Tengo la suerte de que una hermana, Joy, todavía esté viva.

Me siento muy afortunada de estar ahora en contacto con primos, sobrinas, sobrinos y sus hijos. Hace una semana, pude hablar con mi tía Gloria. Lo que dijo me conmovió profundamente y después me llené de mucha emoción y lloré lágrimas de alegría y dolor.

Podría preguntarme por qué, por qué, por qué para siempre, pero de qué serviría eso. La telaraña de mentiras de mujeres falsas ha causado profundas heridas. Todo lo que siempre quiso fue una ganancia financiera. Siempre la perdoné y apoyé, creyendo que era mi madre, pero ella no es más que una maestra mentirosa, engañadora y manipuladora y no siente remordimiento ni respeto por nadie. Como resultado de sus acciones, me han robado tanto tiempo que podría haber pasado con mi verdadera madre y podría haber encontrado el lado de la familia de mi padre antes.

Aunque sé que ahora debo concentrarme en el presente y agradecerle a Dios todos los días. Ha movido montañas en mi vida, me ha revelado la verdad y, sobre todo, mi dulce madre vive conmigo. Estoy rodeada de una gran familia amorosa en Vietnam y estoy construyendo una relación con una familia en los EE. UU. Que me ha aceptado mucho. Espero que el año que viene sea posible viajar allí para conocerlos en persona.

De todos modos, mi tía Gloria tiene 89 años y es la única hermana que queda de mi padre. A través de todos mis parientes recién encontrados, estoy aprendiendo sobre aquellos a quienes nunca llegué a conocer, mi padre, hermanos, abuelos, tías y tíos. Me han dado muchas fotos y artículos que son regalos invaluables.

Elbert, abajo a la derecha con su hermano gemelo Albert junto a él y dos hermanos detrás de ellos.

Mi padre proviene de una familia excepcional de 11 hijos. 9 niños y 2 niñas. Mi abuela en 1947 fue votada como "Madre del Año" por la Estación Aérea Naval, ya que sus 9 hijos sirvieron en el ejército en algún momento. Mi padre se unió a la marina en 1941 y estaba en Pearl Harbor cuando fue bombardeada. Sirvió 5 años en la Marina y luego se alistó en el Ejército. Mi padre sirvió en la Segunda Guerra Mundial, Japón, Corea y Vietnam.

Según mi madre, mi padre era un hombre muy amable y guapo. Más que nada, le dio el mayor regalo, el de una hija. Hoy por insistencia de mi madre y según la cultura vietnamita celebramos su aniversario de muerte. En vietnamita esto se conoce como đám giỗ.

Siempre he tratado de vivir una vida que agrada a Dios y que honre a mis padres.

Hoy honro a mi padre en su trigésimo aniversario de muerte. También dije una oración especial por mis hermanos.

Lea los otros blogs de My Huong en ICAV:
Mi madre
Evacuación fuera de Vietnam el 20 de abril

Destino....
Español
%%footer%%