La adopción puede ser una prisión psicológica

How do I start over?

The question echoes in my brain every day here in Hawaii, now totally away from the relations of my former adopted life.

How do I live anew as one person in this world?

I left my adoptee ties that were technically governmentally bonded relations that I had no control over as a Filipino orphaned child circa 1980’s. For me, they had been total strangers and I didn’t have any oversight or support in post-adoption.

As time went on for me, I wasn’t able to have the fortune to get to know my biological family as after my reunion in 2012 in the Philippines, I decided to go my own way once I discovered our language barriers and my inability to confirm any facts on them.

So yes, fast-forward to current times and it is Sunday, and I have relinquished my bond of my adoptive ties for various reasons, and it hasn’t been easy but for me, it was necessary.

This break action has been mental, emotional and physical. Slamming this lever down included making physically strategic distance by moving far, far away on my own to the Pacific islands in 2019, re-establishing dual citizenship to my birth country in the Philippines in 2021, and civilly sending a kindly written email to my adoptive parents this year after my adoptive brother’s jarring and untimely death.

Additionally, the extended adoptive ties I’ve noticed can also naturally deteriorate with time itself after years of peaceful but gently intentional non-communication.

What happens after you’re on this path of annexation, you wonder?

For me, I’ve arrived at an interesting intersection in my adulthood when I’ve sort of returned to a former state of orphanhood with no real station in life, no bonds, all biological history, heritage and economic status obsolete all over again.

Doesn’t sound that appealing, I know! Tell me about it.

The perk is that instead of being a vulnerable child, I am a 36-year-old woman living in Hawaii. I have rights. I am in control of my wellbeing and fate. I have responsibilities. I drive my own car, I pay bills, I have funds; I have a job and I am not helpless.

I can take care of myself. So to me, the biggest perks are in being healthy and reclaiming my life, identity and sovereignty needed over my own needs and wellbeing.

So quickly the adoptee bond can turn into toxic relations if the parents are narcissistic or emotionally or physically abusive.

After the death of my adopted brother, who was also a Filipino American adoptee and died of severe mental issues and alcohol poisoning, I had a stark wake-up call of how these adoptee relations were silently impacting me too.

And I had to make better choices for myself, I would be risking too much if I ignored this.

It is like leaving a psychological prison, I told Lynelle on a weekend in May.

After some reflection, I realized that as a child and having to make structured attachments from being displaced, this legal bond fastens.

And as a displaced, vulnerable child, I think one falls privy to co-dependency, the need for a family structure overrides even the need for safety for his or her own wellbeing, like if abuses arise in this domestic home.

Or other aspects might not nurture the adoptee, like when the child isn’t being culturally nurtured according to their birth country.

Or when the parents or family members are financially and socially acceptable as to meeting criteria of adoption, but possess narcissistic personalities which is also detrimental to the child’s personal, emotional, psychological and cultural development.

A child stays glued and psychologically devoted to their family ties through development stages and on past adulthood because the need for foundational attachments is paramount to one’s psychological upbringing and success.

And if these ties are in any way bad for the adoptee early on, I think these relations that were once saving can quickly turn into a psychological prison because you are truly bound to these social ties until you’re strong enough to realize that you have a choice.

And you pueden break out of this bond, this governmentally established bond, although possibly later on as an adult. And, with some finesse.

As an adult adoptee, from my experience adoptive ties that develop healthily or dysfunctionally, after a certain amount of time both types transitions into permanence to that adoptee. Adoptive ties mesh and fuse just the same as biological ties, once you’ve gone so long in the developmental process.

This adoptive relation is totally amazing when it’s good, like any good relationship.

The spin is that when there are issues plaguing the adoptive unit, which can be subtle, interplaying with the personality and culture of the adoptive relations, these issues can go totally disguised, unreported, and it can be toxic and the affects can last a lifetime.

From experience, I see that it is because the adoptee child is vulnerable and doesn’t know how to report issues in the relations, because the option isn’t even granted to them.

No one is really there to give or tell the adoptee child that they have these rights or options. When it comes to post-adoption, there isn’t much infrastructure.

Sadly, if dynamics are not supportive to the adoptee, in time, it can cost an adoptee the cultural bonds to their own birth country or the loss of their native language.

It can cost an adoptee their sanity and mental health.

It can cost an adoptee their self-esteem, which all bleeds and returns into the social sea of their placement or back out into other countries.

And, it can cost an adoptee their life.

On the upside, if the placement is good, it can save a person’s life as well! And it can allow this adoptee happiness and joy forevermore.

Each side of the coin both instills an adoptee’s human value and the toll the placement takes on every child who becomes an adult in society is also expensive, leading to exponential advantage and success in society, or potential burnouts.

For me, my adoptive placement was costly in the end. However, I was still able to survive, work and live. I was materialistically taken care of, thankfully.

I honestly think much was due to my own faith, offbeat imagination and whatever blind luck I was born with that all carried me through this.

Overall, this has been a total trip and my journey has been very far from embodying the traditional fairy tale adoption story.

So now, it’s time to do the hard work, an adoptee mentor messaged me today. But I can do it, we all can do it! It just takes good choices and regular upkeep.

Nearing the end of this post, I will share to my adoptee community that we have a choice especially once we’re of legal age. I’m sort of a wildflower in general, and a late bloomer, so I’m coming out of the fog and becoming aware now in my mid-thirties.

Yes, we have a lot to rear ourselves depending on the economic status we find ourselves in without our adoptee ties. But like other adoptee peer support has shared, you should not do this kind of thing by yourself. You can have support structures the whole time in this.

And yes, it is terrifying, because you will have to rebuild your sense of identity when leaving toxic family relations. As yes, it can be like rebuilding your identity all over again from when you leave them and start anew, as a now a self-made, sovereign person.

From a Hawaiian private school I work at now, I have come to find that cultural identity building begins in the present and it is built upon values, history, education and the wisdom of the past. Now that I have found a home in Hawaii, maybe I can learn more about it.

I will also be working on weekly goals that I hope to share to the community as I continue on this never-ending journey.

En conclusión, si estás en una buena familia adoptiva, ¡Dios bendiga tu fortuna y tengo tanto amor y felicidad para ti! Sin embargo, si necesita separarse de los lazos, como si su adopción no fuera tan saludable, sepa que no es imposible.

El apoyo profesional y de pares está aquí para usted, todos los días en su camino hacia la libertad. Puedes crear tu propia soberanía, solo tomará trabajo.

Lea la publicación anterior de Desiree en ICAV: Lo que perdí cuando me adoptaron y seguirla en Weebly o Instagram @starwoodletters.

Adopción e impacto en nuestros socios

por Brian que está casado con un adoptado internacional, que ha vivido una adopción internacional ilegal. Hemos cambiado los nombres y lugares en esta historia para proteger las identidades.

Mi nombre es Brian y estoy casado con un adoptado internacional. Estoy compartiendo mi historia para ayudar a las personas a comprender lo sensible y doloroso que es la adopción, para todos los involucrados, particularmente para el adoptado.

Contar simplemente la historia de la persona adoptada no cuenta toda la historia. La adopción es como la detonación de una bomba atómica. Las consecuencias de la adopción afectan negativamente a otras personas que rodean al adoptado.

Cómo nos conocimos

Conocí a Melissa en la segunda mitad de 1998, en la capital de su país de nacimiento. Cuando nos conocimos, yo era un primer oficial (copiloto) que volaba aviones jumbo Boeing 747-200. Hice mis descansos en el mismo hotel donde estaba Melissa. En ese momento, ella estaba en el hotel siendo entrevistada por un scrum mediático en el vestíbulo del hotel. Simplemente tenía curiosidad por saber de qué se trataba tanto alboroto. Dos semanas antes, la había visto ser entrevistada por televisión. Pensé para mí mismo: “Qué chica tan dulce, bien hablada y bonita. ¿Por qué no puedo conocer a alguien como ella? Poco sabía entonces.

Entonces supe que ella estaba allí, en la capital de su país de nacimiento, para conocer a sus padres biológicos. Pero realmente no conocía todos los antecedentes de la adopción de Melissa o las complicaciones y su confusión.

He pasado muchos años volando por Asia y permaneciendo durante diferentes períodos de tiempo. Asia tiene tantas culturas únicas y cada una misteriosa. Siempre me ha gustado visitar templos humeantes budistas, confucianos o taoístas. Mi primera visita a Asia fue en 1985 a Hong Kong, doce años antes de que cayera bajo la hoz y el martillo y la marca de cinco estrellas de la China comunista. Le enseñé a Melissa a usar los palillos.

Dicho esto, estaba al tanto de los tratos sucios, la corrupción en los niveles más altos, los sobornos y otras formas de guanxi (关系), las sonrisas, las relaciones, el respeto y cierto conocimiento de sus idiomas y culturas por parte de los extranjeros y sabiendo que el dinero obtiene las cosas. hecho. Por ejemplo, una visa de turista convertida en una visa de trabajo por el manejador / traductor de un empleador.

Melissa y yo nos vimos durante los siguientes seis meses durante mis descansos en la capital de su país de nacimiento. A veces solo podíamos vernos durante 5 minutos, pero fue rejuvenecedor y me sostuvo mientras volaba a otra parte del mundo. Melissa siempre estuvo en mis pensamientos. Recuerdo que le compraba un regalo único de algún país y se lo enviaba por correo. En nuestra última reunión, caminamos hasta el parque donde le propuse matrimonio a una sorprendida Melissa.

Después de eso, comencé mi entrenamiento de transición y actualización de Capitán en Boeing para volar nuevos aviones Boeing 747-400. No pude ver a Melissa y no volé a volar a la capital de su país de nacimiento hasta que me convertí en Capitán. De todos modos, ella no estaba allí. Había regresado a Australia con sus padres australianos adoptivos, John y Jane. 

Eventualmente volví a estar con Melissa para continuar nuestra relación. Intenté llegar a Australia, pero nuestros planes se frustraron. Cuando llegué, me sorprendió saber que Melissa se había mudado de la casa de sus padres. Vivió sola durante algún tiempo. Ella estaba alquilando un cuarto trasero frío, húmedo, sin privacidad real, y todo tipo de personajes desagradables de visita, fumando y parecían drogadictos para mí. El propietario de Melissa estaba alquilando el lugar, así que no estoy seguro de si subarrendar a Melissa era siquiera legal. Pero esa es la posición en la que estaba Melissa. Cuando estaba en Melbourne, tenía una bonita suite en el centro. Me quedé allí todos los meses, a partir de entonces. Sin embargo, finalmente alquilé un apartamento y, sinceramente, era solo un poco mejor que el lugar donde ella se había alojado, pero era nuestro nido y estaba cerca del centro de la ciudad. También había alquilado un coche para poder ir a dar una vuelta, visitar a sus padres y hacer lo que fuera.

Fue un poco desconcertante y preocupante por qué Melissa se fue de casa, pero nunca supe la historia completa.  

Inmigrar a su país adoptivo

Algún tiempo después de mi llegada a Australia, supe que las cartas y paquetes que le había enviado a Melissa simplemente fueron descartados o escondidos por Jane, la madre adoptiva de Melissa. Su hermana menor recuperó algunos. Quizás Melissa pensó que había perdido el interés, mientras estaba en otras partes del mundo o cuando estaba entrenando en Boeing. Puedo asegurarles absolutamente, ella siempre estuvo en mi mente y estaba ansioso por verla tan pronto como terminara mi entrenamiento. Las acciones de Jane fueron injustas para los dos porque dejaron a Melissa más vulnerable.  

Un oficial de inmigración comentó que estaba visitando Australia con tanta frecuencia que debería considerar solicitar la residencia permanente, y así lo hice. En julio de 2001, completando el papeleo yo mismo y pagando la tarifa, simplemente confiaba en el proceso porque era un capitán de un Boeing 747-400, un profesional con un ingreso decente, autofinanciado, un ex oficial del ejército y un hablante nativo de inglés. Supuse que inmigrar a Australia sería un paseo por el parque. No se equivoque al respecto, el Departamento de Inmigración son unos verdaderos bastardos. Hicieron de nuestra vida un infierno innecesariamente. Me emitieron una visa de cónyuge 820N sin derecho a trabajar.

Melissa y yo nos casamos el 5 de marzo de 1997 en Los Ángeles. Comencé un contrato con otra aerolínea, volando las versiones anteriores del Boeing 747 como Capitán. Lamentablemente, perdí mi trabajo como Capitán debido a los juegos sucios que juega el Departamento de Inmigración. NUNCA los perdonaré por eso. Jugaron todos los trucos sucios de su libro de jugadas para ganar. Afirmaron que perdieron todo el expediente de mi caso (¿incluidas las copias electrónicas?) Justo antes de ir al Tribunal de Revisión de Migraciones. Afortunadamente, mi Agente de Migraciones y yo teníamos todos los documentos y presentaciones, ya sea en original o en Copia Verdadera Certificada. Finalmente obtuve la Residencia Permanente en 2003 y me convertí en ciudadano australiano en 2005.

Este fue un período de tiempo extremadamente estresante tanto para Melissa como para mí. Fue deliberadamente hecho de esa manera, por el Departamento de Inmigración. Perdí mi carrera. Perdí mi dignidad. Perdí mis ingresos. Y creo que, al igual que otras parejas de Visa de cónyuge que habíamos llegado a conocer y que no podían hacer frente a la mierda de Inmigración, esperaban que fracasáramos. Cuando vimos a esas parejas separarse, nos hizo preocuparnos por nuestro futuro, pero pareció hacernos más resistentes y decididos. Vivíamos en un pequeño apartamento de una habitación y conducíamos un viejo Volvo 244DL. Vivíamos muy frugalmente. Tuve que apelar al Tribunal de Revisión de Migraciones porque mi solicitud fue rechazada, a pesar de que estábamos legalmente casados, porque me faltaban 11 días de los 12 meses en el país y no había forma de que pudiera hacerles entender que viajar es un gran problema. parte de la vida del capitán de una aerolínea internacional. Eran simplemente obstruccionistas sanguinarios.

Lidiar con la dinámica familiar adoptiva

Agregue a todo eso, Melissa y yo estábamos bajo la presión de su madre adoptiva, Jane. Recuerdo las llamadas telefónicas que comenzaron con calma y se volvieron polémicas. Melissa lloraría cuando colgara el teléfono. La disuadiría de llamar en el futuro, pero Melissa parecía obligada. Por lo general, era la misma escena cuando iba a visitarla. Fue difícil para mí sentarme allí sin defenderla, pero tenía que hacerlo. En un momento, amenacé con presentar una demanda si Jane no desistía de su acoso y abuso. Hubo un momento en el que no fui bienvenido en la casa. Me sentaba afuera, esperando a Melissa en el Volvo. Jane siempre tuvo alguna forma de control psicológico de Melissa y Melissa siempre parecía volver para más abuso. Casi como autoflagelación. Se siente tan bien cuando se detiene.

En 2006 volví a encarrilar mi carrera en Aviación, cuando me ofrecieron un contrato como Capitán en un avión Boeing 737-800 en Hong Kong y luego en China. Estuvimos fuera cinco años, pero Jane llamaría. ¡Incluso vino de visita! Incluso China no estaba lo suficientemente lejos. Cuando decidí comprar una casa, decidí comprar una casa en Australia Occidental. Sí, es escénica y me encanta mi fotografía, pero fue un movimiento necesario para sacar a Melissa del alcance de su madre adoptiva. Pero Jane ya la ha visitado varias veces. Los años desde que Melissa era una tierna jovencita hasta el día de hoy han pasado volando. Ahora tiene 40 años, es más fuerte y se enfrenta a su madre adoptiva, pero ha sido un camino difícil, difícil y cuesta arriba.  

Ser solidario y comprensivo no es suficiente. Encontrar formas de hacer de Melissa una persona más fuerte y tener el coraje de defender lo que cree le ha dado una ventaja que a veces me corta. Siento que Melissa no puede seguir adelante, hacia la normalidad. Falta algo. Es un conflicto interno. Es casi como una enfermedad, no es lo mismo que la esquizofrenia, pero un poco de desapego de la realidad, a veces puede estar en la cama la mayor parte del día, sin querer afrontar el día o despertar a su vida. 

El racismo y sus impactos

Además, creo que el racismo innato en Australia ha influido en que Melissa sepa que es diferente, a pesar de que habla con un acento natural de niña australiana y habla inglés en casa desde que llegó a Australia cuando era niña. La mayoría de los blancos no pueden distinguir un coreano de un tailandés. Y su rostro asiático ha inspirado a algunos racistas a decir: "¡Vete a casa, perra Chink!" Melbourne es casa. Australia Occidental es el hogar. Eso es todo lo que ha conocido. Incluso cuando los australianos la escuchan hablar, no pueden ir más allá del rostro asiático. Lo mejor que se les ocurre a los ignorantes es "Hablas bien inglés" en lugar de decir correctamente "Hablas bien inglés" o no decir nada en absoluto. Cuando ella les dice que es australiana o de Melbourne o Australia Occidental, los idiotas responden: "¿De dónde eres realmente?". Simplemente no pueden aceptar.

Pero empeora. Durante los cinco años que vivimos en China, dos veces fue agredida físicamente por hombres chinos porque solo hablaba inglés. Incluso allí en China, no reconocieron los orígenes de su país de nacimiento y le preguntaron si es japonesa o coreana. Peor aún, simplemente no podían entender que ella fuera adoptada. En China, a menudo comentan que los chinos no tienen pecas. Pero, de hecho, lo hacen. Los chinos son tan racistas como los australianos.

Siento que Melissa está en una situación sin salida. No es aceptada como australiana y no es aceptada por su país de nacimiento. Esto contribuye a su conflicto interno. Tengo acento extranjero y también recibo comentarios discriminatorios, pero lo trato de manera diferente.

Melissa está en conflicto porque tiene dos pares de padres y dos versiones de sí misma, ninguna de las cuales se reconcilia con la otra. De hecho, ha tenido una prueba de ADN que solo aumenta la confusión. 

He pasado mucho tiempo volando por Asia, permaneciendo durante diferentes períodos de tiempo en las principales capitales. Conozco la realidad de Asia, es decir, que ocurren negocios clandestinos, como sus documentos falsificados. Recuerdo que un día examiné sus diversos documentos de identidad y certificado de nacimiento. Para mí, la información parecía sospechosa. Dudaría de su nombre, fecha de nacimiento, dónde nació, etc. Pero sospechar que esta información es falsa y poder ayudar a Melissa a hacer algo al respecto en realidad es muy difícil, porque ¿quién dirá la verdad? ¿Serán sus padres biológicos para quienes salvar las apariencias es tan importante? ¿O sus padres adoptivos que probablemente sabían que lo que estaban haciendo era cuestionable? La trata de niños es una forma de vida y es de conocimiento común que las hijas no son tan valoradas como un hijo en las culturas asiáticas, incluso en las occidentales. Siento que Melissa tiene suerte de que no haya sido simplemente descartada, abandonada en la basura, ahogada o traficada para su uso y abuso por parte de pervertidos. A menudo, el traficante de niños asegura o promete falsamente a una madre biológica que el niño irá a un buen hogar, una pareja sin hijos en otra ciudad o aldea. Todos leemos las historias o vemos las noticias de la noche.

A decir verdad, si hubiera sabido todas estas complicaciones y la pérdida de mi carrera por la que trabajé tan duro para construir, antes de conocerme, probablemente no habría buscado una relación con Melissa sin importar cuán dulce y linda sea. Pero no tenía una bola de cristal, ¿verdad? Solo seguí adelante.

La falta de respuesta de Australia a una adopción ilegal

Creo que el gobierno australiano, la agencia de adopción y los padres adoptivos de Melissa fueron cómplices de su adopción ilegal. No hubo investigaciones exhaustivas para verificar que todo fuera genuino. Compare esto con las rigurosas investigaciones que se llevaron a cabo para convertirme en residente permanente australiano y luego en ciudadano, pero tengo todo tipo de pruebas de primera clase para demostrar quién soy. Parece que el gobierno australiano deliberadamente tuvo un ojo cerrado con la adopción de Melissa.

Con respecto a la madre adoptiva de Melissa, Jane, creo que es manipuladora, conspiradora y tiene sus propios problemas mentales, algunos de ellos relacionados con no poder tener sus propios hijos biológicos. También sentí todo el tiempo que Melissa pudo haber sido abusada sexualmente. Su padre adoptivo es algo cobarde. Nunca parece defender a Melissa de los ataques y las palabras desagradables de Jane. Aunque no puedo probarlo y no tengo nada en qué basarme, tengo mis sospechas y observaciones de los comportamientos y reacciones de Melissa. Melissa me contó una vez una historia, que solía envolver sus pechos para disfrazarlos cuando era joven. Creo que Jane precipitó esto.

Han sido 20 años de batalla, protegiendo a Melissa de su madre adoptiva. Es por eso que vivimos en Australia Occidental y no en Melbourne, donde Melissa creció y donde permanecen sus padres adoptivos, aunque se han separado.

Después de darme cuenta de la adopción ilegal de Melissa y antes de que realmente entendiera el enfrentamiento entre ella y su madre adoptiva, decidí que no llevaría a Melissa a mi tierra natal. No quería separarla de la única familia que ha conocido y también porque no quería que cambiara. Quizás fue un error. También creo que está mal que los padres adoptivos caucásicos adopten niños no caucásicos. En mi opinión, esto juega un papel importante en el impacto de la autoimagen mental de una persona adoptada.

Melissa sigue siendo la chica más dulce que he conocido y la amo, pero desearía que no fuera tan complicada y conflictiva.

Español
%%footer%%