¿Dónde pertenezco?

por Charisse María Díaz, born as Mary Pike Law, cross cultural adoptee born in Puerto Rico

Pote de leche are Spanish words for “milk bottle”. Where I was born, this is how someone is described when they are too white. Yes, too white. That is what I was called at school when bullied. In my teens, I spent many Sundays sunbathing in the backyard of our home. This was one of the many ways I tried to fit in.

My tendency has been to consider myself a transcultural adoptee and not a transracial adoptee, because my adoptive parents were Caucasian like me. Recently, I realized their looks do not make my experience too different from the experience of any transracial adoptee. I was born in Puerto Rico from an American mother and English father and adopted by a Puerto Rican couple. Puerto Ricans have a mix of Native Taino, European and African genes, our skin colors are as varied as the colors of a rainbow. The most common skin tones go from golden honey to cinnamon. For some, I looked like a little milk-colored ghost.

My adoptive mother told me that an effort was made by the Social Services Department, which oversaw my adoption process, to make the closest match possible. She said the only things that did not “match” with her and my adoptive father were my red hair and my parents’ (actually, my natural father’s) religion. I was supposed to be an Anglican but was going to be raised as a Catholic. This was part of the brief information she gave me about my parents, when she confessed that they were not dead as I had been told at 7 years old. She also admitted that I was not born in Quebec, which they also made me believe. I was born in Ponce, the biggest city on the southern shore of the island. She gave me this information when I was 21 years old.

So, at 21 years of age, I discovered that I was a legitimate Puerto Rican born in the island, and also that my natural father was an English engineer and my natural mother was Canadian. I was happy about the first fact and astonished about the rest. Suddenly, I was half English and half Canadian. At 48 years old I found my original family on my mother’s side. Then I discovered this was a misleading fact about my mother. She was an American who happened to be born in Ontario because my grandfather was working there by that time. I grew up believing I was a Québéquois, after that I spent more than two decades believing that I was half Canadian. All my life I had believed things about myself that were not true.

I learned another extremely important fact about my mother. She was an abstract-expressionist painter, a detail that was hidden by my adoptive family in spite of my obvious artistic talent. I started drawing on walls at 2 years old. My adoptive parents believed that art was to be nothing more than a hobby, it was not a worthy field for an intelligent girl who respected herself and that happened to be their daughter. This did not stop me, anyway. After a bachelor’s degree in Mass Communication and a short career as a copywriter, I became a full-time painter at the age of 30. To discover that my mother was a painter, years later, was mind-blowing.

Identity construction or identity formation is the process in which humans develop a clear and unique view of themselves, of who they are. According to Erik Erikson’s psychosocial stages of development, this process takes place during our teen years, where we explore many aspects of our identities. It concludes at 18 years old, or, as more recent research suggests, in the early twenties. By that age we should have developed a clear vision of the person we are. How was I supposed to reach a conclusion about who I was, when I lacked important information about myself?

My search for my original family started when there was no internet, and it took me more than 20 years to find them. I did not arrive in time to meet my mother. A lifelong smoker, she had died of lung cancer. I connected with my half-siblings, all of them older than me. They were born during her marriage previous to her relationship with my father. Two of them were old enough to remember her pregnancy. They had been enthusiastically waiting for the new baby, just to be told that I was stillborn, news that hurt them so much. Before she passed away, my mother confessed to my siblings that I was relinquished for adoption. Through them, I learned what a difficult choice it was for my mother to let me go.

During my search, well-known discrimination against Latinos in sectors of the American culture gave me an additional motive to fear rejection. I didn’t know I had nothing to worry about. My siblings welcomed me with open arms. Reconnecting with them has been such a heartwarming, comforting, life-changing experience. We are united not only by blood, but also by art, music, literature, and by ideas in common about so many things, including our rejection of racism. It was baffling to learn that my opinions about society and politics are so similar to my natural parents’ points of view, which were different, and sometimes even opposite to my adoptive parents’ beliefs.

My siblings remember my father, their stepfather, fondly. With their help I was able to confirm on the Internet that he had passed away too. His life was a mystery not only to me, but to them too. A few years later, I finally discovered his whereabouts. He lived many years in Australia and was a community broadcasting pioneer. A classical music lover, he helped to establish Sydney-based radio station 2MBS-FM and worked to promote the growth of the public broadcasting sector. His contributions granted him the distinction of being appointed OBE by the British government. My mind was blown away for a second time when I learned that he had dedicated his life to a field related to mass communication, which was my career of choice before painting. My eldest half-brother on his side was the first relative I was able to contact. “Quite a surprise!”, he wrote the day he found out that he had a new sister. Huge surprise, indeed. My father never told anyone about my existence. Now I got to know my half-siblings and other family members on his side too. They are a big family, and I am delighted to keep in touch with them.

My early childhood photo

With each new piece of information about my parents and my heritage, adjustments had to be made to the concept of who I am. To be an international, transcultural, transracial adoptee can be terribly disorienting. We grow up wondering not only about our original families, but also about our cultural roots. We grow up feeling we are different from everyone around us, in so many subtle and not so subtle ways… In my case, feeling I am Puerto Rican, but not completely Puerto Rican. Because I may consider myself a true Boricua (the Taino demonym after the original name of the island, Borikén), but in tourist areas people address me in English, and some are astonished to hear me answer in Spanish. More recently, I have pondered if my reserved nature, my formal demeanor, my cool reactions may be inherited English traits. And getting to know about my parents, even some of my tastes, like what I like to eat and the music I love, has made more sense. But in cultural terms I am not American or British enough to be able to wholly consider myself any of these. Where do I belong, then? And how can I achieve completion of my identity under these conditions? It is a natural human need to belong. Many times I have felt rootless. In limbo.

A great number of international adoptees have been adopted into Anglo-Saxon countries, mostly United States and Australia, and many of them come from places considered developing countries. The international adoptee community, which has found in social media a great tool to communicate, receive and give support, and get organized, encourages transracial and transcultural adoptees to connect with their roots. My case is a rare one, because it is the opposite of the majority. I was adopted from the Anglo-Saxon culture to a Latin American culture. I never imagined that this would put me in a delicate position.

Puerto Rico has a 500-year-old Hispanic culture. I am in love with the Spanish language, with its richness and infinite subtleties. I feel so honored and grateful to have this as my first language. We study the English language starting at first grade of elementary school, because we are a United States’ territory since 1898, as a result of the Spanish-American war. We are United States citizens since 1914. We have an independentist sector and an autonomist sector which are very protective of our culture. Historically, there has been a generalized resistance to learning English. In my case, I seem to have some ability with languages and made a conscious effort to achieve fluency, for practical reasons but also because it is the language of my parents and my ancestors.

In 2019 I traveled to Connecticut to meet my eldest half-brother on my mother’s side. That year, a close friend who knew about my reunion with natural family told me that someone in our circle had criticized the frequency of my social media posts in the English language. Now that I am in touch with my family, I have been posting more content in English, and it seems this makes some people uncomfortable. But the most surprising part is that even a member of my natural family has told me that I am a real Boricua and should be proud of it. I was astonished. Who says I am not proud? I have no doubt that this person had good intentions, but no one can do this for me. Who or what I am is for me to decide. But the point is some people seem to believe that connecting with my Anglo-Saxon roots implies a rejection of Puerto Rican culture or that I consider being Puerto Rican an inferior condition, something not far from racism. Nothing could be farther from the truth! I was born in Puerto Rico and love my culture.

Puerto Rico’s situation is complicated, in consequence my identity issues became complicated. I am aware of our island’s subordinated position to a Caucasian English-speaking country; that this circumstance has caused injustices against our people; that our uniqueness needs to be protected and celebrated. Being aware sometimes makes our lives more difficult, because we understand the deep implications of situations. There was a time when I felt torn by the awareness of my reality: being Puerto Rican and also being linked by my ancestry to two cultures which for centuries dedicated their efforts to Imperialism. I am even related through my father to Admiral Horatio Nelson, a historical character that embodies British imperialism. How to reconcile that to my island’s colonial history and situation? Where I was going to put my loyalty? To feel that I was being judged for reconnecting to my original cultures – something every international adoptee is encouraged to do – did not help me in the task of answering these difficult questions.

Even when they were not perfect and made mistakes, my natural parents were good people with qualities I admire. The more I get to know them, the more I love them. The more I know them, the more I see them in me. If I love them, I cannot reject where they came from, which is also a basic part of who I am. Therefore, I have concluded that I cannot exclude their cultures from my identity construction process.

To connect to these cultures until I feel they are also mine is a process. I am not sure if I will ever achieve this, but I am determined to go through this process without any feelings of guilt. To do so is a duty to myself, to be able to become whole and have a real, or at least a better sense of who I am. And it is not only a duty, it is also my right.

Ser verdaderamente visto como un adoptado filipino

por Arlynn Hope Dunn, adoptado de Filipinas a EE. UU.; presentado en el 16ª Consulta Mundial de Filipinas sobre Servicios de Bienestar Infantil el 24 de septiembre de 2021.

¡Mabuhay y buenos días! Mi nombre es Hope y me uniré a ustedes desde Knoxville, Tennessee, en el sureste de los Estados Unidos. Gracias al ICAB por invitarme a ser parte de la Consulta Global sobre adopción internacional. Estoy agradecido de tener acceso a los recursos posteriores a la adopción de ICAB, que han sido importantes en mi proceso para volver a conectarme con mi familia biológica. Hago hincapié en que mi historia y reflexión de hoy son mías y no estoy hablando por las experiencias vividas de otros adoptados. Espero que todos los que escuchen nuestros testimonios hoy estén abiertos a diversas perspectivas sobre la adopción, ya que nos influye a lo largo de nuestra vida.

Mis comienzos

Nací en Manila en diciembre de 1983 y en julio de 1984 me llevaron en avión desde Filipinas con mi asistente social, para conocer a mis padres adoptivos y a mi hermana de seis años que fue adoptada de Corea. Teníamos una vida suburbana idílica y tranquila, mi mamá era ama de casa y mi papá era geólogo, que viajaba a menudo por todo el país. Lo más probable es que nuestra familia se hubiera mudado al oeste para acomodar el trabajo de mi padre, pero nunca nos fuimos de Tennessee. Mi papá tenía diabetes juvenil y desarrolló neumonía y falleció tres días antes de mi primer cumpleaños. Mi madre, una sobreviviente de polio, que la dejó sin uso del brazo derecho, de repente se convirtió en madre soltera de dos niños pequeños sin parientes cercanos. El dolor no resuelto de perder a mi padre reverberó a través de nuestra familia durante años a través del aislamiento emocional de mi hermana, que era muy cercana a nuestro padre ... a mi madre, que sufrió un ciclo de abuso de medicamentos recetados tan profundamente que a veces no podía cuidar de mí. y mi hermana. En cuanto a mí, pasé del papel de alivio cómico para absorber las tensiones entre mi hermana y mi madre a la autorregulación de mis propias emociones, acumulando comida cuando era niño y reprimiendo mis emociones, para hacerme escaso y pequeño. Si bien crecí en un hogar que verbalizaba el amor, ahora reconozco patrones de negligencia y codependencia que afectaron mi desarrollo. También me crié en la era de principios de los 90, donde las normas sociales y los medios de comunicación reforzaban el daltonismo en lugar de ofrecer la raza como una oportunidad para discutir y celebrar la diversidad cultural única. 

A diferencia de las grandes comunidades filipinas en California, había poca diversidad donde me crié, ya que la mayoría de mi escuela y comunidad era blanca con algunos estudiantes negros. Yo era uno de los tres estudiantes asiáticos y todos fuimos adoptados. En lugar de gravitar el uno hacia el otro, nos apoyamos en diferentes grupos de amigos como una parte natural de la asimilación. De los tres, yo era más callado y dolorosamente tímido, lo que me convirtió en un blanco fácil de intimidación. A la edad de siete años, me llamaron la palabra "N" en el autobús escolar. Me dijeron que mi madre me dio a luz en un arrozal. Irónicamente, al regreso del año escolar en otoño, las chicas acudían en masa para tocar mi piel y preguntarme cómo me volví tan oscuro. En esos momentos, estaba tan orgulloso de mi piel oscura y nunca aprendí sobre el colorismo hasta que fui adulto. Finalmente, la intimidación disminuyó hasta después del ataque a las torres gemelas el 11 de septiembre de 2001, donde resurgió el racismo y otro estudiante me dijo que me hiciera explotar con el resto de mi gente. En respuesta, mi maestra me hizo abrazar al otro alumno porque a los 17, “era solo un niño”. La respuesta de mi familia fue recordarme que soy estadounidense, como si eso por sí solo fuera suficiente armadura para resistir y desviar la violencia verbal. Interioricé tanta vergüenza de ser diferente, que equiparé a menos que, que me convertí en cómplice de mi propio borrado cultural y la caída de mi autoestima.

Edad adulta

Cuando era un adulto joven, luché con los hitos que eran naturales para mis compañeros. Reprobé la mayoría de las clases en la escuela secundaria, pero le agradaba a mi director y me dejó graduarme a tiempo. Abandoné la universidad sin una visión de quién quería ser a los 21 años. Terminé una relación y compromiso de seis años y no pude mantener un trabajo a los 23. Yo era activo en la iglesia evangélica, pero los ancianos me dijeron que mi la depresión y la ideación suicida fueron el resultado de mi falta de fe. Finalmente, gané experiencia trabajando con niños. Regresé a la universidad a los 27 años mientras trabajaba en varios trabajos y fui aceptado en el programa de asistente de terapia ocupacional, donde obtuve herramientas de salud mental y luego me gradué con honores y pronuncié el discurso de graduación.

Como salida de mi ajetreado horario universitario y laboral, disfruté yendo al cine solo y, en 2016, vi una película que fue el catalizador de mi viaje para encontrar mi herencia.  León es una película sobre la vida real de Saroo Brierly, quien fue criado por sus padres adoptivos australianos y finalmente se reunió con su primera madre en la India. Cuando Saroo está reunido en los brazos de su primera madre, una presa de emociones se rompió dentro de mí, principalmente la culpa de que de alguna manera había perdido el recuerdo de mi primera madre. Algo profundo dentro de mí, despertado cuando presencié este tira y afloja en sus emociones, se desarrolló en una pantalla de cine. Vi un espejo que me iluminaba mientras corría interferencia entre dos mundos que rara vez lo veían y las complejidades de la adopción y cómo se quedó él para reconciliar este peso insoportable solo.

Recuperando mi herencia filipina

Comencé mi viaje para recuperar mi herencia filipina a través de mi nombre. Durante los últimos cuatro años, he pasado de mi nombre adoptivo Hope a mi nombre de nacimiento Arlynn, que en gaélico significa "juramento, promesa". Se siente enriquecedor volver a algo que ahora sé con certeza que me dio mi primera madre. Antes de comenzar formalmente mi búsqueda en mi historia, le dije a mi hermana, quien apoyó mi decisión. Pasaron varios meses antes de que le pregunté a mi mamá si conocía otros detalles sobre mi familia biológica además de la correspondencia que me había dado en una carpeta. Sentí que tenía que proteger sus sentimientos como si el querer saber de repente sobre mi primera familia la lastimaría. Ella me dijo que no había más información. Más tarde, descubriría que era mentira.

A lo largo de mi vida, mi madre siguió luchando con el uso indebido de analgésicos recetados. Cuando era niña, recuerdo a mi madre señalando qué frascos de medicamentos usaba en caso de que no se despertara para que yo llamara a la policía. A veces, dormía en el suelo junto a su habitación para asegurarme de que todavía respiraba. Tenía 32 años cuando requirió intervención hospitalaria por síntomas de abstinencia, me dijo enojada que deseaba haberme dejado en mi país de nacimiento. Dolía más que si me hubiera abofeteado porque nunca arremetió contra mi adopción cuando era más joven. Salí de su habitación sintiendo que había perdido a otro padre.

Con el tiempo, vendieron la casa de mi infancia y mi madre fue a un hogar de ancianos para recibir atención después de una hemorragia cerebral. Mi hermana y yo recuperamos la caja de seguridad de nuestra madre en su banco local, que sin saberlo tenía mi estudio de caso completo. Mi hermana me dijo que nunca se suponía que lo supiera y nuestra madre le hizo prometer que no me lo diría cuando era más joven. Me senté solo en mi auto sollozando mientras leía el nombre de mi primer padre por primera vez, ya que no figuraba en mi certificado de nacimiento, al que siempre tuve acceso al crecer. Detallaba cómo mis padres tuvieron siete hijos y cinco de ellos murieron durante la infancia por enfermedad. Mis padres se separaron mientras mi padre se quedó con sus hijos sobrevivientes y mi madre se quedó con su sobrino negándose a reconciliarse con mi padre sin saber que estaba embarazada de mí. Con el tiempo, mi madre comenzó a alejarse de casa y fue institucionalizada. Después de que yo nací, ella se extravió de su casa nuevamente y se encontró cantando para sí misma. Después de mi nacimiento, me recomendaron que me ubicaran en un refugio temporal para niños, ya que mi madre no podía cuidarme. Una huella de pulgar violeta en lugar de una firma indicaba su escritura de rendición ante las autoridades de bienestar social.

Familia perdida hace mucho tiempo

Buscando familia biológica

Gracias a los recursos de ICAB y Facebook, pude localizar a mi hermano y hermana sobrevivientes y supe que mis padres biológicos fallecieron. A principios de 2021, pude encontrar a los parientes de mi primera madre, incluida su única hermana superviviente. Todavía estoy asombrado y agradecido de que mis hermanos y mi familia extendida me hayan abrazado y me duele el anhelo de conocerlos, de ser tocada por mi gente. Antes de la pandemia, tenía el objetivo de viajar a Filipinas, pero durante el cierre de la economía, perdí dos de mis trabajos, mi salud mental se vio afectada por el aislamiento de vivir solo durante el encierro y, finalmente, perdí mi vivienda y el dinero que recibía. Fue criado por amigos y familiares para ir a Filipinas, tuvo que evitar que viviera en mi automóvil, hasta que pudiera quedarme con amigos. Desde noviembre pasado, pude conseguir un trabajo de tiempo completo y este verano, encontré una terapeuta, también una adoptada transracial y ella ha estado trabajando conmigo para procesar mi dolor y la culpa del sobreviviente que he sentido sabiendo que de alguna manera sobrevivió a muchos de mis hermanos. Mientras reconstruyo lentamente mi vida, una energía renovada para regresar un día a mi patria y conocer a mis hermanos me motiva aún más.

Si bien mi búsqueda para recuperar mi patria, mi idioma perdido y mis hermanos ha conllevado un profundo dolor de corazón, ha sido una gran alegría conectarme con mis sobrinas que me están enseñando frases de Waray Waray y Tagalog. He seleccionado mis redes sociales para que los algoritmos me atraigan hacia otros adoptados, artistas, escritores y curanderos filipinos. El pasado diciembre cumplí 37 años, que era la misma edad que tenía cuando me tuvo mi primera madre. En mi cumpleaños, pude reunirme con un sacerdote de Baybaylan que oró por mí y mis antepasados. Durante todo este tiempo desde que lo redescubrí mediante el estudio de caso, estaba tratando de lidiar con el dolor y, al final, él comenzó a llorar. Lloramos juntos y ese pequeño y amable gesto me conmovió tan profundamente porque por primera vez sentí como si alguien estuviera sentado conmigo en mi dolor, y fue tan íntimo porque Me sentí verdaderamente visto en ese momento y digno de amor. 

Pensamientos para los profesionales de la adopción

Las prácticas de la industria de la adopción han cambiado drásticamente a lo largo de los años desde que fui adoptado. Espero que las conversaciones en torno a la adopción continúen cambiando hacia los adoptados para incluir nuestras historias que iluminan este amplio espectro de experiencias vividas que apuntan no solo a las buenas o malas experiencias, sino que las mantienen a todas bajo un lente crítico por parte de los profesionales de la adopción. Espero que los profesionales de esta industria reconozcan y reconozcan el grado en que el trauma de la separación temprana del niño de nuestras primeras madres y el papel de la asimilación y la pérdida de la asociación cultural impacta en los adoptados. ¿Están capacitados los futuros padres en esto y también en la consejería para el duelo? Considere buscar prácticas que aseguren la preservación de la familia, si es posible. Si se concede la adopción, ¿cómo se asegurará de que un niño tenga recursos para encontrar una comunidad si vive en lugares que no son culturalmente diversos? ¿Cómo encontrarán comunidad? Una última pregunta para la reflexión: cuando se abandona a un niño de su país, ¿qué prácticas se asegurarán para apoyar a ese adoptado que quiere regresar a su país de origen, sin que esa persona se sienta un forastero, un turista o un intruso?

Tengo un video corto de un collage de fotos que creé y que abarca toda mi vida desde que era un bebé hasta ahora.

Muchas gracias por escuchar mi testimonio.

Maraming Salamat po.

Música inspirada en mis orígenes bolivianos como adoptivo

por Jo R. Helsper adoptado de Bolivia a Alemania.

Inspiración para mi música

Me interesa la música desde el día en que me adoptaron en Alemania. Me gusta decir que nací con música en la sangre. . Empecé a tocar instrumentos de música clásica y probé muchos otros instrumentos, como piano, clarinete, guitarra, etc.

Durante mi infancia, tuvimos una reunión bianual organizada por nuestros padres adoptivos alemanes, donde los adoptados bolivianos pudimos conocernos, conocer nuestras mismas raíces y también para que los padres pudieran hablar sobre los temas de la adopción. Cuando tenía unos 6 o 7 años, nuestros padres invitaron a un grupo de música boliviano a nuestra reunión. Esa fue la primera vez que escuché música folclórica boliviana en concierto. Antes de esto, solo lo había escuchado a través de MC o CD, así que estaba absolutamente fascinado por cantar y tocar los instrumentos culturales y ese fue el momento en que decidí tocar los instrumentos también.

Estoy absolutamente feliz de haber sido adoptado en Alemania, pero aprender mis instrumentos nativos me hizo sentir que tengo una conexión con mi tierra, de donde vengo, aunque nunca la había visto antes. Entonces seguí tocando, escribiendo y cantando las canciones de Bolivia.

Cuando crecí también aprendí español. Entender el significado de las canciones también fue importante para mí porque cantar solo no era suficiente. También quería saber qué significaban las canciones.

Mi inspiración en mi música es la conexión con mi tierra donde nací y la fascinante cultura de los indígenas bolivianos y las montañas.

Todavía no he visitado Bolivia. Espero que algún día iré a visitar mi antiguo orfanato y la ciudad donde nací. Cuando toco música, es como si estuviera más cerca de Bolivia y me puedo imaginar cómo comienza la puesta de sol sobre las montañas y cómo sopla el viento sobre los campos. También es un buen método para relajarse y olvidarse del estrés a veces.

Escuche la música de Jo de Bolivia:

Español
%%footer%%