La adopción puede ser una prisión psicológica

How do I start over?

The question echoes in my brain every day here in Hawaii, now totally away from the relations of my former adopted life.

How do I live anew as one person in this world?

I left my adoptee ties that were technically governmentally bonded relations that I had no control over as a Filipino orphaned child circa 1980’s. For me, they had been total strangers and I didn’t have any oversight or support in post-adoption.

As time went on for me, I wasn’t able to have the fortune to get to know my biological family as after my reunion in 2012 in the Philippines, I decided to go my own way once I discovered our language barriers and my inability to confirm any facts on them.

So yes, fast-forward to current times and it is Sunday, and I have relinquished my bond of my adoptive ties for various reasons, and it hasn’t been easy but for me, it was necessary.

This break action has been mental, emotional and physical. Slamming this lever down included making physically strategic distance by moving far, far away on my own to the Pacific islands in 2019, re-establishing dual citizenship to my birth country in the Philippines in 2021, and civilly sending a kindly written email to my adoptive parents this year after my adoptive brother’s jarring and untimely death.

Additionally, the extended adoptive ties I’ve noticed can also naturally deteriorate with time itself after years of peaceful but gently intentional non-communication.

What happens after you’re on this path of annexation, you wonder?

For me, I’ve arrived at an interesting intersection in my adulthood when I’ve sort of returned to a former state of orphanhood with no real station in life, no bonds, all biological history, heritage and economic status obsolete all over again.

Doesn’t sound that appealing, I know! Tell me about it.

The perk is that instead of being a vulnerable child, I am a 36-year-old woman living in Hawaii. I have rights. I am in control of my wellbeing and fate. I have responsibilities. I drive my own car, I pay bills, I have funds; I have a job and I am not helpless.

I can take care of myself. So to me, the biggest perks are in being healthy and reclaiming my life, identity and sovereignty needed over my own needs and wellbeing.

So quickly the adoptee bond can turn into toxic relations if the parents are narcissistic or emotionally or physically abusive.

After the death of my adopted brother, who was also a Filipino American adoptee and died of severe mental issues and alcohol poisoning, I had a stark wake-up call of how these adoptee relations were silently impacting me too.

And I had to make better choices for myself, I would be risking too much if I ignored this.

It is like leaving a psychological prison, I told Lynelle on a weekend in May.

After some reflection, I realized that as a child and having to make structured attachments from being displaced, this legal bond fastens.

And as a displaced, vulnerable child, I think one falls privy to co-dependency, the need for a family structure overrides even the need for safety for his or her own wellbeing, like if abuses arise in this domestic home.

Or other aspects might not nurture the adoptee, like when the child isn’t being culturally nurtured according to their birth country.

Or when the parents or family members are financially and socially acceptable as to meeting criteria of adoption, but possess narcissistic personalities which is also detrimental to the child’s personal, emotional, psychological and cultural development.

A child stays glued and psychologically devoted to their family ties through development stages and on past adulthood because the need for foundational attachments is paramount to one’s psychological upbringing and success.

And if these ties are in any way bad for the adoptee early on, I think these relations that were once saving can quickly turn into a psychological prison because you are truly bound to these social ties until you’re strong enough to realize that you have a choice.

And you pueden break out of this bond, this governmentally established bond, although possibly later on as an adult. And, with some finesse.

As an adult adoptee, from my experience adoptive ties that develop healthily or dysfunctionally, after a certain amount of time both types transitions into permanence to that adoptee. Adoptive ties mesh and fuse just the same as biological ties, once you’ve gone so long in the developmental process.

This adoptive relation is totally amazing when it’s good, like any good relationship.

The spin is that when there are issues plaguing the adoptive unit, which can be subtle, interplaying with the personality and culture of the adoptive relations, these issues can go totally disguised, unreported, and it can be toxic and the affects can last a lifetime.

From experience, I see that it is because the adoptee child is vulnerable and doesn’t know how to report issues in the relations, because the option isn’t even granted to them.

No one is really there to give or tell the adoptee child that they have these rights or options. When it comes to post-adoption, there isn’t much infrastructure.

Sadly, if dynamics are not supportive to the adoptee, in time, it can cost an adoptee the cultural bonds to their own birth country or the loss of their native language.

It can cost an adoptee their sanity and mental health.

It can cost an adoptee their self-esteem, which all bleeds and returns into the social sea of their placement or back out into other countries.

And, it can cost an adoptee their life.

On the upside, if the placement is good, it can save a person’s life as well! And it can allow this adoptee happiness and joy forevermore.

Each side of the coin both instills an adoptee’s human value and the toll the placement takes on every child who becomes an adult in society is also expensive, leading to exponential advantage and success in society, or potential burnouts.

For me, my adoptive placement was costly in the end. However, I was still able to survive, work and live. I was materialistically taken care of, thankfully.

I honestly think much was due to my own faith, offbeat imagination and whatever blind luck I was born with that all carried me through this.

Overall, this has been a total trip and my journey has been very far from embodying the traditional fairy tale adoption story.

So now, it’s time to do the hard work, an adoptee mentor messaged me today. But I can do it, we all can do it! It just takes good choices and regular upkeep.

Nearing the end of this post, I will share to my adoptee community that we have a choice especially once we’re of legal age. I’m sort of a wildflower in general, and a late bloomer, so I’m coming out of the fog and becoming aware now in my mid-thirties.

Yes, we have a lot to rear ourselves depending on the economic status we find ourselves in without our adoptee ties. But like other adoptee peer support has shared, you should not do this kind of thing by yourself. You can have support structures the whole time in this.

And yes, it is terrifying, because you will have to rebuild your sense of identity when leaving toxic family relations. As yes, it can be like rebuilding your identity all over again from when you leave them and start anew, as a now a self-made, sovereign person.

From a Hawaiian private school I work at now, I have come to find that cultural identity building begins in the present and it is built upon values, history, education and the wisdom of the past. Now that I have found a home in Hawaii, maybe I can learn more about it.

I will also be working on weekly goals that I hope to share to the community as I continue on this never-ending journey.

En conclusión, si estás en una buena familia adoptiva, ¡Dios bendiga tu fortuna y tengo tanto amor y felicidad para ti! Sin embargo, si necesita separarse de los lazos, como si su adopción no fuera tan saludable, sepa que no es imposible.

El apoyo profesional y de pares está aquí para usted, todos los días en su camino hacia la libertad. Puedes crear tu propia soberanía, solo tomará trabajo.

Lea la publicación anterior de Desiree en ICAV: Lo que perdí cuando me adoptaron y seguirla en Weebly o Instagram @starwoodletters.

Voces de los más impactados en Adopción

El sitio web del ICAV proporciona mucha información para una variedad de audiencias: compañeros adoptados internacionales y transraciales, padres adoptivos / futuros y profesionales. Uno de nuestros principales objetivos es proporcionar una plataforma para que pueda escuchar a los más afectados, el adoptado. Yo digo "impactado más " porque somos la única parte de todos ellos (padres biológicos, padres adoptivos, abogados, trabajadores sociales, trabajadores del gobierno) que generalmente no es un adulto en el momento de las decisiones de renuncia y adopción. Nos impacta el hecho mismo de que somos niños sin una voz madura para nosotros mismos o sin comprensión de lo que está sucediendo.

Aquí brindamos nuestras voces a una edad en la que hablamos por nosotros mismos. Compartimos nuestros viajes con honestidad con la esperanza de que ayuden a otros a comprender mejor lo complejo que es buscar nuestra identidad y encontrar nuestro lugar en este mundo.

En la web del ICAV, en el Historias individuales sección, ofrecemos una maravillosa colección de experiencias personales. Puede que no sea lo mismo que nuestros padres, pero es nuestra perspectiva única.

Hoy, quiero llamar la atención sobre nuestra contribución más reciente. Es una pieza bellamente escrita por un adoptado vietnamita, Paul Bonnell, criado como un estadounidense que creció en Malasia, Filipinas y los Estados Unidos.

Aquí está la pieza expresada artísticamente de Paul en palabras e imágenes llamada Re-imaginar (la) obra en / de la literatura.

Paul Bonnell

Regreso a la tierra natal

Acabo de regresar de un viaje de regreso de más de 3 semanas a mi país de nacimiento, Vietnam. Este viaje da fe del mantra "la adopción es un viaje que dura toda la vida“! Mi regreso a la patria ha sido otro desenvolvimiento de las muchas capas en la exploración de quién soy y a dónde pertenezco.

Este viaje fue un gran contraste con el primero que hice hace 18 años. En el año 2000 regresé a Vietnam por primera vez. Tenía veintitantos. Recién había comenzado a despertar para comprender que tenía "adopción" y "renuncia" cuestiones. Ciertamente no tenía idea de que tenía una gran cantidad de dolor y pérdida debajo de la superficie de mi vida diaria.

Cuando llegué a Vietnam por primera vez en el año 2000, me sentí afectado por sentimientos abrumadores que no sabía que existían. Recuerdo el duelo profundo e intenso que surgió dentro de mí mientras aterrizábamos en el aeropuerto. Me inundaron emociones abrumadoras y pasé la primera semana llorando y tratando de averiguar por qué lloraba y qué significaba todo eso.

Ese viaje terminó siendo bastante liberador, una visita maravillosa y muy curativa. El momento más memorable fue la mujer local en el delta del Mekong que me preguntó en un inglés vacilante de dónde era. En mi inglés quebrado le expliqué de manera muy sencilla que me fui del país cuando era un bebé y fui criado por australianos blancos porque no conocía a mi madre ni a mi padre. Habiendo vivido casi 3 décadas escuchando la respuesta de la gente, "Oh, que suerte tienes”Al enterarse de mi estado de adopción, esta mujer en el delta del Mekong había sido la primera en comprender de inmediato mis pérdidas. Ella dijo mi verdad que resonó en mi interior cuando respondió: "Oh, te has perdido tanto! "

18 años después, soy una Lynelle diferente, ya no fragmentada y confundida. Ahora soy muy consciente de los impactos de la renuncia y la adopción. Ahora han pasado 20 años de hablar y alentar a los compañeros adoptados a ser proactivos y compartir sobre los problemas que enfrentamos. Esta vez, regresé y me sentí muy arraigada al estar de regreso en mi tierra natal y conocer mi lugar, hora y fecha de nacimiento. Me deleité al estar de vuelta en mi distrito y en el hospital de nacimiento. Disfruté mezclarme entre personas que se parecen a mí. Sentí una afinidad natural con el lugar y la gente. ¡Me encanta la vitalidad de la ciudad de Ho Chi Minh! I pueden ahora llámalo hogar ¡porque se ha encontrado mi certificado de nacimiento y sé algunas verdades básicas sobre mí!

Claramente, no era solo yo quien podía sentir que me sentía como en casa. Mi esposo es un chino australiano de tercera generación y me dijo: "¡Vaya, me acabo de dar cuenta de que estoy casado con una mujer vietnamita!“Fue uno de esos momentos divertidos, pero debajo de la superficie, la verdad en lo que dijo fue profunda. I soy en realidad vietnamita y siento que finalmente he recuperado esa parte de mí que faltaba. Ya no siento que soy solo una chica australiana, lo soy Vietnamita - australiano. Esta segunda visita me destacó los muchos aspectos de lo que soy, ¡soy fundamentalmente muy vietnamita!

La conexión con la madre tierra, el respeto por la naturaleza y las cosas nutritivas siempre han estado dentro de mí, pero durante mis viajes a Vietnam se hizo evidente que esta es una forma de ser muy vietnamita. Viajaba de sur a norte y en todos los lugares a los que iba, ya fuera en la ciudad o en el campo, había muchas parcelas de tierra con campos de cultivo de hortalizas, flores, arroz o algo así. Las costumbres urbanas en Vietnam aún no han olvidado el vínculo entre la madre naturaleza y nuestras necesidades humanas.

El deseo innato en mí de construir y ser parte de una comunidad, también lo vi reflejado en la forma de vida vietnamita. En Vietnam, el ejemplo de cómo se desplazan entre sí en las carreteras es asombroso. La gente y el tráfico fluyen uno alrededor del otro, permitiéndose el uno al otro seguir sus caminos sin agresión, presión o competencia. Hay una forma natural de "trabajar juntos”En armonía que resuena dentro de mí.

Soy por naturaleza una persona muy amigable, siempre interesada en conocer a los demás a un nivel más profundo. Encontré esto reflejado en muchos de los lugareños vietnamitas que conocí y con los que pasé mucho tiempo. Mi taxista Hr Hien me llevó a un viaje de 12 horas a los Mercados Flotantes. Me abrazó, un extraño en realidad, como su pequeño "hermana“. Resulta que en realidad nacimos en el mismo hospital y él solo tenía 7 años más. Me abrigó y protegió todo el día. Fácilmente podría haber abusado de su posición de poder, dado que no hablo vietnamita y podría haberme robado y arrojado en medio del delta del Mekong. En cambio, me tomó durante todo el día y me trató con respeto, dándome la bienvenida a su vida compartiendo sus pensamientos y puntos de vista sobre la vida, la cultura, la familia, las leyes y las costumbres vietnamitas. Cuando comprábamos cosas, decía: "No digas una palabra, les diré que eres mi hermana que regresó de Australia y que se fue cuando era un bebé para explicar por qué no puedes hablar vietnamita.“. Luego negociaría por nosotros y obtendría el "tarifa local“. Fueron experiencias como esta las que me mostraron el alma del pueblo vietnamita con el que me relaciono: el sentido de cuidar a los demás, ser amable y generoso en espíritu.

Al regresar para visitar el Museo de los Restos de la Guerra, recordé una vez más el espíritu vietnamita de resistencia, perdón y capacidad para seguir adelante a pesar de una terrible y fea historia de guerras y atrocidades. Atributos que he visto dentro de mi ser y ahora comprendo de dónde fluyen. ¡Es mi espíritu vietnamita, mi ADN vietnamita! Estoy programado para haber sobrevivido y prosperar, a pesar de las adversidades.

Para mí, regresar a la tierra natal ha sido muy importante para abrazar todos los aspectos de quien soy. Soy producto de la renuncia y la adopción, entre dos culturas, tierras y personas. Al crecer en mi país adoptivo, había sido completamente australiana sin comprender ni abrazar mi vietnamita. Ahora, a mediados de mis 40, siento que he vuelto a mí mismo. Estoy orgulloso de mis dos culturas y tierras. Amo los aspectos vietnamitas que veo en mí y también amo mi cultura e identidad australianas. Ya no me siento dividido, pero me siento cómodo siendo ambos al mismo tiempo.

Me tomó años de conciencia activa abrazar mi identidad, cultura y orígenes perdidos, pero es un viaje que quería hacer. Me había dado cuenta cuando tenía veintitantos años de que ser adoptado había resultado en la negación de una gran parte de lo que soy, en mi esencia.

Espero con interés los futuros retornos a Vietnam. Espero que algún día sea para reunirme con mi familia biológica vietnamita. ¡Ese será un camino asombroso de descubrimiento que abrirá aún más facetas para descubrir quién soy!

¡Puedo relacionarme con el Lotus, la flor nacional de Vietnam!

Para los vietnamitas, loto es conocido como un Exquisito flor, que simboliza la pureza, la serenidad, el compromiso y el optimismo del futuro ya que es la flor que crece en el agua fangosa y se eleva sobre la superficie para florecer con notable belleza.

Hacer clic aquí por mi colección de fotos de este viaje y aquí para fotos de la visita de regreso del año 2000.

No es mi salvador blanco: revisión


La autora, Julayne Lee, es una adoptada internacional nacida en Corea del Sur y criada en los Estados Unidos. Siendo una lectora ávida, pero no específicamente interesada en la poesía, disfruté totalmente del libro de Julayne porque podía identificarme con lo que ella comparte sobre su propio viaje y la experiencia sociopolítica más amplia como una adoptada internacional. Su voz es una de los cientos de miles de adoptados coreanos (KAD) que se exportarán desde su país de nacimiento a través de la adopción internacional.

No es mi salvador blanco es una lectura honesta, emocionante, inquietante y profundamente cautivadora. Julayne describe tantos ángulos de la experiencia de los adoptados internacionales, reflejando nuestro viaje de toda la vida de esforzarnos por dar sentido a nuestros comienzos y quiénes somos como producto de nuestra renuncia y adopción. Amo las imágenes creadas por sus palabras. Admiro que no dejó piedra sin remover con su coraje para hablar sobre los muchos aspectos no tan maravillosos de la experiencia de la adopción.

Algunas de mis piezas favoritas con las que me sentí especialmente identificado fueron su carta a sus madres, cabello racista, mapa del cuerpo y valores de la patria.

Para aquellos adoptados internacionales que han muerto por los complejos traumas experimentados en sus vidas adoptivas, saludo a Julayne por recordar sus nombres para siempre de una manera tan potente. A través de su libro, sus vidas no serán olvidadas ni en vano.

También da golpes duros en su país de nacimiento y no escatima empatía ni excusa para renunciar a tantos de sus hijos. Sus palabras en pedazos, como Potente ACI de Corea - Campos de internamiento de secuestros son una forma poderosa de explicar el trauma que experimentan los KAD al procesar las múltiples capas de pérdida y abandono, no solo de sus familias biológicas, sino también de su país de nacimiento. Me encantó la irreverencia y la verdad capturadas en el Salmo para los salvadores blancos.

Al no ser un KAD, ya que soy adoptado de Vietnam, encontré que este libro es educativo sobre parte de la historia de la exportación de niños de Corea del Sur que antes desconocía.

En general, recomiendo totalmente la lectura de esta colección de poesía para cualquiera que esté abierto a pensar críticamente sobre la adopción internacional a partir de la experiencia vivida.

¡Bravo Julayne!

No es mi salvador blanco está a la venta el 13 de marzo y puede ser pre-ordenado aquí.

¿Adoptarían los adoptados a un huérfano?

Aquí está nuestro último documento de perspectiva de ICAV, una recopilación de las respuestas de los miembros de ICAV de todo el mundo, que querían contribuir y proporcionar respuestas a la pregunta:

¿Adoptaríamos o no, a través de la adopción internacional o transracial?

Esta recopilación se proporciona poco más de una década desde que ICAV compiló nuestro primer lote de respuestas a esta pregunta. Me invitaron a ver si nuestros puntos de vista han cambiado con el tiempo a medida que avanzamos y maduramos en nuestra comprensión de la adopción.

La lectura de nuestras opiniones te da algunas reflexiones a considerar sobre esta cuestión de parte de quienes han vivido la experiencia. Agradecemos sus opiniones y puede hacerlo comentando en esta página.

La otra mitad dejada atrás

-

Muchos adoptados fueron enviados a orfanatos antes de ser adoptados y muchos no recuerdan las experiencias que tuvieron antes de ser enviados a sus hogares para siempre. En algún momento, es posible que los adoptados comenzamos el mismo viaje en la vida que uno de los millones de huérfanos colocados en orfanatos. Sin embargo, una elección hecha por alguien al otro lado del mundo o al otro lado de la calle cambió el curso de nuestras vidas para siempre. Lo que comenzó como el mismo camino en la vida se bifurcó en vidas contrastantes.

Cada año, millones de niños en todo el mundo permanecen en orfanatos, mientras que 40.000 niños son trasladados entre más de 100 países mediante la adopción internacional. Como niños, nuestras vidas están entrelazadas y como adultos, nuestras vidas se desintegran en grupos separados y no incluimos a los huérfanos que permanecen en orfanatos cuando hablamos de nuestro viaje. Cuando hablamos de los huérfanos que se quedan atrás, imaginamos lo peor y asumimos que hubiéramos estado mucho peor de lo que estamos ahora, como personas adoptadas. Espero discutir las posibilidades de quedarnos atrás versus el camino que tomaron nuestras vidas como adoptados.

Existen malos orfanatos

Durante los últimos 25 años, he registrado miles de horas como voluntario en más de una docena de orfanatos ubicados en los 5 continentes. Muchos de los lugares que vi eran deplorables y la evidencia muestra que muchos huérfanos sufrirán de mala salud, tendrán cerebros subdesarrollados y experimentarán retrasos en el desarrollo y trastornos psicológicos. Los resultados son malos para muchos de estos niños porque tendrán menores habilidades intelectuales, de comportamiento y sociales que los niños que crecen dentro de una familia. Estos problemas parecen ser permanentes después de los tres años y en casi todos los orfanatos donde entrevisté al personal, el orfanato estaba abrumado y mal equipado para brindar la atención individual requerida para promover el desarrollo social e intelectual para obtener resultados positivos.

Existen malas adopciones

Si desea leer casos de abuso, negligencia y asesinatos de adoptados, todo lo que tiene que hacer es echar un vistazo a la Legado del cachorro libra repositorio que contiene casi 1,000 historias de terror sobre negligencia y abuso. El gobierno de los EE. UU. Proporciona una estimación de que 75% de niños en hogares de crianza han sido abusados sexualmente, mientras que se determinó que solo 8.4% de las investigaciones del público en general realizadas por los Servicios de Protección Infantil de EE. UU. Fueron el resultado de abuso sexual. Los grupos de adoptados de Facebook o la asistencia a eventos de adoptados le brindan una experiencia de aprendizaje sobre múltiples historias, como la mía, de negligencia y abuso en familias adoptivas.

Las grandes adopciones pueden resultar en resultados negativos

Incluso cuando los adoptados tienen familias amorosas y nutritivas, aún pueden terminar con resultados negativos. En un estudio reciente de diez años publicado en la revista en línea Pediatría, su informe indicó que los adoptados tenían 4 veces más probabilidades de intentar suicidarse que los niños no adoptados. Otros estudios afirman que los adoptados tienen una tasa de encarcelamiento más alta y sufren mayores problemas de salud mental que el público en general. Hay estudios preliminares de Canadá y Suecia que muestran que el daño se produce en el útero y presenta consecuencias de por vida con resultados de salud deficientes e incluso cambios permanentes en los genes.

A pesar de la popularidad de la adopción, existe una preocupación persistente de que los niños adoptados puedan tener un mayor riesgo de problemas de salud mental o de adaptación.
Margaret A. Keyes, Ph.D., del Universidad de Minnesota, Minneapolis

Existen grandes orfanatos

He aprendido que nunca se debe generalizar ningún grupo y esto es cierto, incluso en los orfanatos. En mi gira de dos años y medio como diplomática en Kenia y como directora financiera de laboratorios de investigación médica, me encontré con una santa moderna de nombre Hermana Plácida. La hermana Placida es una monja escocesa que ha estado trabajando en la remota ciudad llamada Kericho, en el oeste de Kenia. Ella ha vivido en el área durante más de 40 años y se ocupó de las personas que morían de SIDA y les dio entierros adecuados antes de que se identificara la enfermedad.

El resultado de la enfermedad dejó a miles de niños huérfanos y la hermana Placida encontró un programa que ayudó a los familiares sobrevivientes a cuidar de los huérfanos. Más tarde, después de que Estados Unidos prometiera proporcionar miles de millones de dólares en medicamentos retrovirales gratuitos, ella abrió un orfanato para proporcionar alimentos, medicinas y un entorno acogedor para que esos niños de la calle tuvieran la mejor oportunidad de sobrevivir.

La hermana Plácida amplió el programa y ofreció programas de capacitación para estimular el espíritu empresarial en la economía local, así como oportunidades educativas a través de la Live with Hope Center en Kericho.

Los huérfanos pueden tener resultados positivos

Ser adoptado no significa necesariamente que nuestra vida se haya salvado. Veo que muchos adoptados se aferran a esta narrativa incluso cuando no saben si esto es cierto o no. Creo que muchos adoptados de Corea del Sur habrían tenido vidas productivas y significativas si se hubieran quedado en Corea del Sur en lugar de ser adoptados. Mi punto de vista proviene de mis ocho años de experiencia viviendo en la península como adulto y de las largas conversaciones que tuve con uno de los principales economistas de Sth Korea mientras trabajaba con él en Afganistán.

La economía de Corea del Sur está clasificada como la cuarta más grande de Asia y la undécima más grande del mundo. Corea del Sur irrumpió en industrias de alta tecnología y se ha convertido en un productor líder de barcos, automóviles, teléfonos celulares y otros productos electrónicos de consumo. Actualmente, Corea del Sur tiene la conexión a Internet promedio más rápida del mundo y disfruta de tener uno de los niveles más bajos de desempleo. Esto no se aplica solo a Corea del Sur. Me enteré de un huérfano de Ruanda cuando trabajaba en Kenia llamado Immanuel Simugomwa, que se hizo millonario en un país empobrecido con la ayuda de una ONG. He escuchado numerosas historias en todo el mundo donde los huérfanos prosperaban dentro de su propio país, a pesar de la mala suerte que les había dado la vida.

Los adoptados pueden tener resultados positivos

Una de las ventajas que tengo al trabajar para la ONG de pruebas de ADN para emparejar a los adoptados con sus familias biológicas es conocer a miles de adoptados en todo el mundo. La comunidad de adoptados es tan variada como el público en general. Alguien que trabaja en mi línea de trabajo es LTG Naja West. Ella es la actual Cirujano General del Ejército, una general de tres estrellas y la oficial de más alto rango en el Departamento Médico del Ejército de los EE. UU. LTG Naja West también es adoptado.

LTG West es uno de los numerosos adoptados exitosos que he conocido. Otros son músicos profesionales, actores prominentes, artesanos y autores de renombre mundial, productores de películas y exitosos hombres de negocios que dirigen una firma multimillonaria. Los adoptados exitosos representan una variada muestra de la vida y muchos tienen éxito en sus propios derechos al lograr sus objetivos.

No deberíamos volvernos locos por lo que podría haber pasado en lugar de ser adoptados. La respuesta simple es que no sabemos y lo que pensamos como verdad puede estar lejos de la realidad. Las posibilidades podrían haber sido infinitas y quería recordarles a mis compañeros adoptados que a menudo pasamos por alto y excluimos a los huérfanos de la ecuación cuando hablamos. A menudo gravitamos hacia el abandono, la adopción y los aspectos más destacados de la adopción.

Intercambio: Mi pregunta es, ¿dónde lo colocaron antes de ser adoptado? ¿Recuerda a los otros niños o tiene algún recuerdo de ellos? ¿Nos olvidamos de la otra mitad?

Con cariño a todos mis compañeros adoptados y huérfanos.

Jayme Hansen

Para lectura adicional:

https://www.livescience.com/21778-early-neglect-alters-kids-brains.html

http://www.scmp.com/news/hong-kong/article/1649441/orphanages-damage-children-life-says-group-founder

https://www.medscape.com/viewarticle/810625

http://edition.cnn.com/2010/HEALTH/04/13/children.adoption.mental.health/index.html

https://www.sciencedaily.com/releases/2008/05/080505162858.htm

https://www.childwelfare.gov/pubPDFs/canstats.pdf#page=2&view=How ¿Se informaron e investigaron muchas denuncias de malos tratos?

https://adoption.com/sexual-abuse

http://www.wvi.org/rwanda/article/vulnerable-orphan-millionaire

Lo que necesitan los adoptados internacionales

Dentro del grupo privado del ICAV para adultos adoptados internacionales, recientemente hice la pregunta: “Si viviéramos en un mundo ideal, dado que su experiencia de adopción es como es, ¿qué necesitaría para estar en paz con todo esto?”Dejé en claro que podíamos discutir y dar respuestas que fueran tanto posibilidades realistas como fantasías idealistas.

La discusión que siguió fue poderosa y me encantaría compartir algunas de las respuestas temáticas que resaltan lo que aún falta en la adopción internacional para que realmente se trate de “las necesidades del niño”. Verá en algunas de las respuestas a mi pregunta, crecemos y seguimos teniendo necesidades continuas que continúan siendo umet a través de la adopción internacional. A menudo, parece que la adopción internacional crea más necesidades de las que comenzamos como niños vulnerables, lo que me hace preguntarme qué propósito logró nuestra adopción internacional para nosotros, los adoptados.

Verdad y Respuestas

Muchos de nosotros tenemos documentos de adopción que tienen detalles que son totalmente incorrectos o algo cuestionables y matices intermedios. Lo peor que puedo citar como un ejemplo de totalmente incorrecto es una adoptada internacional haitiana a la que se le dio la identidad de una persona ya fallecida, una madre biológica falsa que figura en el papeleo de adopción y, posteriormente, se enteró de la verdad años después, que su madre biológica nunca dio su consentimiento. . Un ejemplo de la información cuestionable y cambiante proporcionada son las experiencias de innumerables adoptados surcoreanos que reciben información diferente cada vez que se acercan a su agencia de adopción coreana pidiendo detalles, guardados en los archivos de su agencia.

Esta falta de conocimiento de la verdad o de tener acceso transparente a nuestra información de renuncia y posterior adopción, puede traumatizarnos aún más al recrear otro evento en el que somos completamente impotentes para conocer nuestra información de identidad básica y agrava nuestra ya frágil capacidad de confiar en los demás. Como compartió Christine,

“Tener que dudar de que lo que pensé todo el tiempo fue mi La historia ahora puede no ser cierta, es difícil ".

Al igual que otros que compartieron sobre este tema, Chaitra enumeró encontrar el Verdad como su primera respuesta, junto con otros:

  1. Conocer la verdad sobre las circunstancias que llevaron a mi adopción.
  2. Conocer y tener una relación con mi familia biológica.
  3. Estar completamente inmerso en la cultura india cuando era niño, de modo que hubiera tenido conocimiento de la comida, el idioma, las fiestas, las tradiciones, etc., así como los espejos raciales.
  4. Tener padres adoptivos que se comunicaron abiertamente conmigo sobre la adopción y la raza.

Chaitra no tenía ninguna de estas cosas en su vida.

El deseo de encontrar una familia biológica

Para algunos que se reúnen, finalmente conocer a la familia biológica les dio un sentido de comprensión de quiénes eran a nivel de atributos físicos y personalidad que siempre fueron diferentes a los de su familia adoptiva. Por ejemplo, Thomas lo compartió de esta manera:

"Conocer a mi familia biológica me ha ayudado mucho. Conocí al lado de la familia de mi abuela y todos son iguales a mí, con ojos enormes, piel clara y cabello rizado. También son muy tímidos y tienden a no decir mucho a menos que se les hable, como yo. Realmente me ha ayudado a responder algunas preguntas sobre de dónde vengo.“.

Para otros, como Chaitra anterior, que aún no han tenido éxito en reunirse con la familia biológica, todavía existe el deseo y el pensamiento de que SI pudieran conocerse, ayudaría a juntar las piezas del rompecabezas que conforma quiénes somos fundamentalmente. . Dominic lo expresó bien, "Solo saber que tengo parientes me daría una sensación de paz. ¡Seguramente no podrían haber perecido todos en las guerras de Vietnam!"

Cuando a los adoptados se les impide conocer las respuestas y encontrar una familia biológica, nos quedamos con una vida de incertidumbre. Nuestras preguntas fundamentales de identidad siguen sin respuesta.

Sin adopción

Este fue un tema recurrente para algunos adoptados que expresaron el deseo de que la adopción no sea una respuesta social necesaria para los niños que son vulnerables. Como Parvathi sabiamente pregunta:

"Solo si el niño no tiene padres y se siente incómodo en su país, debería tener la oportunidad de mudarse. ¿Por qué un niño que ha perdido a sus padres también debería perder su país?"

Sunitha también dijo: "¡Creo que todo el sistema de la sociedad y la humanidad deberían haber sido diferentes desde el principio de los tiempos! ¿Qué es la adopción internacional sino una nueva forma colonialista? Simplemente refleja las desigualdades del mundo a través de la cobertura de buena voluntad y sentimientos humanitarios. Otra forma de verlo es simplemente gente rica que necesita niños, comprando niños de países pobres y criándolos en su cultura, que se supone que es superior a la original.. "

A través de nuestra experiencia de adopción internacional, inevitablemente terminamos cuestionando el sistema que creó nuestra realidad. No somos ingenuos al creer que la adopción internacional se trata solo de pobreza porque claramente no lo es, como lo demuestran países emisores como Corea del Sur y Estados Unidos. Kim lo explica bien:

"Cuando el intercambio internacional se realiza en ambos sentidos, tampoco parece ser lo mejor para los niños. Solo parece un comercio justo de niños, un negocio de importación-exportación, hecho en ambos sentidos. Los EE. UU. Ya exportan a sus hijos (en su mayoría niños negros) a Europa, ¿por qué esos niños no son adoptados en su país primero antes de ser adoptados en otros países?"

Como compartió Tamieka, el mundo necesita crear más servicios que se centren en las primeras familias y “ayudándoles a poder mantener y mantener a sus familias e hijos. " Si esto sucediera con ingresos tan grandes como los que genera la adopción internacional en todo el mundo, me pregunto si sería necesaria la adopción internacional.

Justicia cuando la adopción se hace mal

Para aquellos que se preguntan si su adopción fue legítima o no, todos somos muy conscientes de la dura realidad de que hay poco o casi nada que se haga, o se pueda hacer, para prevenir más injusticias o para castigar a quienes crean estas situaciones. Tamieka expresó elocuentemente esto como: "El mundo necesita proporcionar organizaciones que responsabilicen a los responsables de la corrupción en las adopciones, responsables de destrozar a las familias y la vida de las personas, que rindan cuentas de sus acciones y sean llevados ante la justicia.. "

Si la adopción internacional se sigue practicando o no, está la cuestión de ¿Dónde está la justicia para los que ya están impactados?? Lamentablemente, nuestro deseo de la justicia restaurativa para los adoptados que son agraviados a través de la adopción internacional es actualmente una utopía. Esta es la dura realidad, pero no nos impedirá hablar en contra de esto y resaltar lo poco ética que es la práctica sin ningún mecanismo para buscar justicia.

El fin del dolor actual

Lamentablemente, para muchos, la consecuencia tácita del abandono en el niño vulnerable es un camino de dolor psicológico que dura toda la vida por haber sido abandonado por nuestros padres biológicos. Seguida de la adopción internacional, nuestra experiencia puede convertirse en un abandono secundario, esta vez por nuestro país de nacimiento. A través de la adopción internacional perdemos nuestro derecho a nuestra familia biológica y nuestro país para siempre y no se nos da la opción de conservar nuestra identidad, cultura, herencia o ciudadanía. El dolor del abandono por parte de los padres biológicos y el país de nacimiento tiene un efecto continuo que puede durar toda la vida. Si esto no es apoyado por la mayoría de los países adoptivos que ofrecen poco o ningún servicio de apoyo posterior a la adopción, podemos quedarnos con una cantidad infinita de dolor psicológico interno.

Para los adoptados que sienten este dolor intensamente, desean el fin de sus luchas y, en ocasiones, pueden ver la muerte como la única salida. No es de extrañar que se informe en la investigación que los adoptados sufren tasas más altas de suicidio, intentos de suicidio, problemas de salud mental y se reflejan en una mayor proporción en comparación con la población no adoptada, en las cárceles o en los servicios de rehabilitación de drogas y alcohol. El dolor de la renuncia es real y hay que reconocerlo. La adopción a menudo se presenta como una solución beneficiosa para todos, pero pasa por alto el dolor real que los adoptados pueden experimentar, ya sea que se compartan abiertamente o no.

Kim lo compartió muy claramente:

“La muerte me daría paz. Creo que solo la muerte puede hacer que deje de recordarla, el Yo antes de la adopción. Solo la muerte puede quitarme ese tipo de dolor, soledad y nostalgia que la adopción inyectó en mi alma ”.

Afortunadamente, dentro de los grupos de apoyo como ICAV, no minimizamos ni disminuimos nuestras realidades a veces dolorosas. Hablamos y compartimos abiertamente, lo cual es tan importante para la curación.

Pablo lo resumió elocuentemente: “Ésta es una pregunta tan difícil. Honestamente, pienso en esto con tanto hiperrealismo que es difícil llegar a un estado mental perfecto para mí, cualquier deseo de lo que podría ser diferente. Mi padre biológico está muerto. Mi madre adoptiva está muerta. Mi madre biológica, ¿quién sabe? ¿Y qué significa eso? Y sin embargo estoy aquí. Y hay amigos, familiares y extraños y _____. Esa belleza. Pero todavía está lo Desconocido, la tensión, la contradicción; la complejidad de la historia; nuestras absurdas circunstancias sociopolíticas globales; etc. ¿Qué me ayuda a superar todo esto? Esta. Nuestro compartir. Nuestras historias. El potencial para momentos de conexión y comprensión, incluso en todas sus imperfecciones. Nuestras diversas realidades amargas. Tu pregunta. Nuestras voces. La realización de la experiencia y las circunstancias compartidas, no la igualdad, sino la compartición. Esto ayuda. Gracias."

Es asombroso ver el poder del intercambio y la conexión entre grupos de pares y cómo facilita nuestro viaje de crecimiento como adultos adoptados internacionales. Leer Stephanie expresión de lo que obtuvo de la misma discusión grupal.

Revisión de LIONHEART

No tenía idea de que tenía una profunda necesidad de que mis hijos se sintieran felices. Ahora me doy cuenta de cuán negativamente veía la ira y la frustración. No me había dado cuenta de que cuando me propuse adoptar un niño, parte de eso se trataba de arreglar un niño roto. Tenía tanto amor para dar, y pensé que podría amar a un bebé hasta que estuviera completo de nuevo. p94

LIONHEART: La guía de la vida real para familias adoptivas es un libro escrito por lo que yo llamaría asombrosamente encendido padres adoptivos. Si todos los padres adoptivos aceptaran tanto nuestros comienzos traumáticos como estas 3 parejas, con los esfuerzos que claramente han hecho para lidiar con las complejidades involucradas, mi estimación es: Veríamos resultados mucho menos trágicos y negativos de la adopción internacional en todo el mundo..

¡Este libro debe ser leído por los futuros padres adoptivos en todos los países receptores! Sólo en Estados Unidos, este libro sería un ENORME impacto en la educación necesaria y veraz que se debe brindar a los futuros padres sobre la realidad de la tarea que están asumiendo a través de la adopción internacional.

Este libro es el mejor manual práctico que he leído que brinda a los padres adoptivos y potenciales una guía relevante para manejar los desafíos que inevitablemente traemos como personas adoptadas. Desde el principio, los autores dejan en claro que este no es un libro para pusilánimes, de ahí el título. Corazón de León. Los autores describen la realidad que también he experimentado como un adoptado internacional, criado en el mismo tipo de familia que se representa en su libro, es decir, de ser un niño adoptado internacional entre los hijos biológicos del padre adoptivo.

Me relacioné con este libro en algunos niveles. En primer lugar, como un adoptado internacional adulto, me vi a mí mismo a través del viaje de sus hijos adoptivos: luchando por sentirme seguro, comportándome de muchas de las mismas formas en la infancia, queriendo desarrollar confianza pero asustado, enfrentando muchos de los mismos desafíos, etc.

”… Criar a un bebé que estaba desesperadamente enfermo y con cicatrices emocionales es diferente en muchos aspectos. Soy un padre biológico y adoptivo, y puedo decirte por experiencia propia que no son lo mismo ". p90

En segundo lugar, como padre de mi propio hijo biológico con necesidades adicionales, ¡este libro fue un reflejo de mi propia crianza durante los últimos 11 años! Pude relacionarme totalmente con los problemas sensoriales, los comportamientos desafiantes, la búsqueda de respuestas y terapias, el agotamiento de tratar desesperadamente de encontrar algo que funcione, y las diferencias en la crianza de un niño sin necesidades adicionales versus uno con muchas, etc. Los autores hacen correctamente la conexión, que adoptar un niño es literalmente lo mismo que tener un niño con necesidades adicionales.

Gran parte de los consejos habituales para la crianza de niños con enfermedades mentales se aplica a las familias adoptivas. p102

En tercer lugar, estas 3 familias se unieron para formar su propia red de apoyo porque se dieron cuenta de que estaban en una situación única y que el apoyo era crucial para su supervivencia en la adopción. Este libro surgió como resultado de su amistad, de apoyarse mutuamente y de darse cuenta de que las lecciones aprendidas podrían ser valiosas para los demás. Así también, he construido una red de apoyo con mis compañeros adultos adoptados internacionales, y hemos producido muchos artículos, libros y recursos excelentes que son valiosos para otros.

La única área que este libro no cubre en absoluto, y que recomendaría a cualquier posible padre adoptivo y futuro que investigue, es el panorama general de las cuestiones y dilemas éticos, políticos, sociales y de derechos humanos dentro de la adopción internacional. Mi camino de adopción personal es de toda la vida y lo que he notado especialmente después de tener mis propios hijos es que poco a poco he abierto los ojos al panorama más amplio de la adopción internacional. Esta etapa incluye hacer preguntas que mis padres adoptivos nunca hicieron, pero que se asientan profundamente y eventualmente salen a la superficie.

Preguntas como: ¿fue legítima mi renuncia y, por lo tanto, la adopción? ¿Se intercambió dinero y fue equivalente a lo que costaría procesar la adopción o se ganó dinero con la transacción? ¿Quién ganó con ese dinero? ¿Cuántos hijos se envían desde mi nacimiento? país cada año y por qué, qué sucede con las familias biológicas y cómo se las arreglan después de perder a su hijo, qué pasaría si no tuvieran que perder a su hijo y cómo podemos potenciar esa opción?

Preguntas sobre derechos humanos como: ¿qué hizo mi país de nacimiento para tratar de ayudarme a mantenerme con mi familia, mi familia extendida, mi comunidad, mi país, antes de ser adoptado internacionalmente? ¿Cómo participaron mis padres adoptivos en este oficio / negocio? ¿Fue voluntaria o ciegamente? ¿Hace alguna diferencia? ¿Es la adopción internacional tan en blanco y negro como se describe generalmente en los medios de comunicación? ¿Hubo otros resultados que yo, como adoptada, podría haber vivido si no hubiera sido adoptado en una industria de la adopción impulsada por el dinero?

Al madurar en mi comprensión de la adopción, me di cuenta de que no es lo que parece a primera vista y que necesitamos preparar a los niños adoptados en las etapas apropiadas para su edad para las preguntas generales. El libro tenía un par de intersecciones en las que esto podría haberse explorado, pero no fue así. Por ejemplo, la muerte de un niño asignado a una familia adoptiva y luego debido al dolor y los sentimientos de pérdida, los padres cambiaron de país y agencia para adoptar. Luego, en un capítulo diferente, un niño adoptado pregunta (lo que se denomina un "extraño"Pregunta)," ¿puedes comprar un niño? " Me pregunté cómo es posible que los adoptados veamos claramente la conexión, pero no los padres adoptivos. En nuestra vista simple, si elige y selecciona un niño de cualquier país que desee, o cambia porque ya no le conviene, paga algo de dinero para procesar la transacción, ¿cómo no se parece esto a comprar, es decir, comprar un niño? ¿Es la pregunta realmente tan extraña? Es una realidad poderosa que los adoptados eventualmente llegamos a cuestionar y refleja solo un aspecto de las complejidades sociales, políticas, económicas y de género que todos los padres adoptivos deberían considerar y discutir abiertamente a medida que los niños adoptados crecen.

Dentro del ICAV, puedo dar fe de que SÍ pensamos y discutimos estos temas complejos de alto nivel. También escribimos extensamente sobre cómo se facilita la adopción internacional, por quién, si el ciclo se perpetúa por la demanda (futuros padres) y por qué no tenemos derechos legales, claramente evidente cuando nuestras adopciones se rompen, somos víctimas de trata o tenemos documentos falsificados, o sufrir abuso o deportación.

Quizás los autores del libro aún no hayan llegado a esta etapa con sus hijos y eso posiblemente podría explicar por qué está ausente. Si es así, me encantaría verlos escribir en los próximos años, un libro longitudinal que cubra las últimas etapas de la paternidad adoptiva a medida que sus hijos crecen hasta mi edad y más.

Independientemente de la omisión de preguntas generales, recomiendo encarecidamente este libro a todos los futuros padres porque sin duda es una gran ventaja gracias a la ayuda que recibieron los padres adoptivos de mi generación.

Este libro ofrece un relato honesto y sin golpes de lo que REALMENTE sucede cuando se adopta a un niño de un país extranjero. La premisa del consejo para padres proviene de un trauma informado y paternidad apegada perspectiva. En mi opinión, como un adoptado internacional, este es un relato verdadero del bagaje emocional con el que venimos, independientemente de si somos adoptados de niños o no. He escrito antes no somos pizarras en blanco. Si los futuros padres NO están preparados para asumir las realidades que se presentan en este increíble recurso escrito por padres adoptivos experimentados, entonces sugiero que la adopción internacional de un niño no sea para usted. Pero si están dispuestos a aceptar lo que este libro tiene para ofrecer, además de estar abiertos a discutir el panorama más amplio de la adopción internacional, creo que esto le permitirá a su familia tener la mejor oportunidad de obtener mejores resultados.

Visite su sitio web para obtener detalles sobre cómo comprar Lionheart.

Mensaje personal de Lynelle

Para aclarar, para aquellos que están leyendo la información errónea difundida sobre mí personalmente y la posición de ICAV desde junio de este año, con respecto a una postura sobre la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y la Convención de La Haya sobre la ACI: -

Como dijo la entidad que difundió la información errónea, como Fundador de ICAV, siempre he apoyado a la CNUDN y su posición con respecto a la adopción internacional. He tratado de educar abiertamente a los adoptados y a la comunidad adoptada al respecto. Continuamente he alentado a la gente a comprender la Convención de La Haya y sus dificultades en la adopción internacional. He señalado que para los adoptados internacionales con base en los EE. UU., Es más difícil luchar por lo que representa la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño porque su país adoptivo ni siquiera ha sido signatario y, por lo tanto, no está legalmente obligado, por lo que su primera y principal guía sobre la adopción internacional es la Convención de La Haya sobre ICA. Por supuesto, sería asombroso que Estados Unidos alguna vez se convirtiera en signatario de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y ¿por qué no es así? ¡Estoy seguro de que es otro ensayo en sí mismo y no soy un experto en eso!

Personalmente, creo que La Haya y la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño no protegen a los adoptados internacionales por razones fundamentales fundamentales:

1. Nunca somos controlados (protegidos) por más del período de tiempo mínimo (a veces especificado por nuestro país de nacimiento) una vez que se produce la transacción de adopción. El informe posterior a la colocación es proporcionado por los padres adoptivos, pero los propios adoptados nunca realizan un seguimiento a una edad en la que pueden dar un relato verdadero a una edad madura. No se puede argumentar que la adopción internacional sea una medida de protección del niño en comparación con el cuidado de crianza, el cuidado permanente o cualquier otra forma alternativa de cuidado donde el niño todavía está bajo el control y cuidado del Estado. Ningún país receptor ni siquiera recopila estadísticas sobre cómo resultan nuestras adopciones.

2. No tenemos ningún derecho, legal o económicamente, de representación o ayuda si nuestra adopción resulta ser un fracaso (ya sea de familias abusivas, deportación, falta de ciudadanía, falsificación de documentos y reubicación), o si estamos perdido o robado para adopción internacional. Nos quedamos a los caprichos de cualquier país que nos haya acogido, sean misericordiosos o no. ¿Qué mensaje da el país receptor más grande del mundo que permite activamente la deportación de los adoptados y los trata como ciudadanos "menos que"? Sin mencionar los países de nacimiento que reciben al adoptado deportado de regreso Y continúan enviando más de sus niños después de que esto ocurre. La Haya y la UNCRC siguen siendo tigres desdentados porque no existe una entidad o proceso para investigar las acciones cuestionables de los signatarios.

3. El dinero aún no está regulado y está involucrado en nuestras adopciones. Personalmente, creo que la mayoría de las adopciones internacionales, tal como se llevan a cabo hoy, no se puede decir que sean éticas mientras el dinero todavía está involucrado y sin límites. Si bien el dinero es la fuerza impulsora detrás de la mayoría de los estafadores de bebés, agencias o abogados involucrados en ambos países, no se puede garantizar que el mercado no los siga. Existe demasiada evidencia que muestra que las familias en nuestros países de nacimiento son engañadas o coaccionadas para que renuncien, o que el país de nacimiento no brinda bienestar social para apoyar a las madres solteras / familias que están luchando o han concebido un hijo con una discapacidad.

Tampoco creo que la adopción internacional con "necesidades especiales" sea más ética que los niños sin necesidades especiales, porque deberíamos alentar a nuestros países de origen a desarrollar los apoyos necesarios para ayudar a los niños con discapacidades a crecer en su propio país. El hecho de que uno nazca con “necesidades adicionales” no significa que sea un boleto para ser “enviado” y despojado de sus derechos de origen y familia. El bienestar material es solo un factor en la vida y definitivamente el primer mundo puede ofrecer más a un niño con necesidades especiales que los países menos desarrollados. ¿No estás seguro de por qué las economías del primer mundo siguen adoptando a sus hijos mediante la adopción internacional, entonces? Pero, ¿por qué esta ayuda no podía consistir en sacar al niño en avión y proporcionar los servicios médicos necesarios, pero sin tener que "adoptar" al niño? Mantener al niño con su familia de origen, asistirlo con necesidades médicas y especiales; ayudar a sus sociedades a comprender que las personas con necesidades adicionales pueden tener tanto que ofrecer a la sociedad como cualquier persona sin discapacidad. Yo personalmente tengo un hijo con necesidades especiales y odiaría considerarlo adoptado internacionalmente solo porque nació con esta necesidad adicional porque no tenía los medios o los servicios para mantenerlo a él o a nosotros como familia.

Tampoco creo que eliminar inmediatamente todos los tipos y formas de adopción (nacional e internacional) sea la respuesta. La adopción simple, tal como se practica en Francia, sigue siendo una forma de adopción que permite al niño conservar su identidad. ¡Claramente, todos los países del mundo luchan por saber qué hacer con sus niños y familias más vulnerables! Si hubiera una respuesta simple que no fuera la adopción, el cuidado de crianza y los modelos de cuidado alternativo, todos los países ya lo estarían haciendo. No se puede negar que algunos niños, ahora adultos, deseaban y se alegran de tener una familia más segura y permanente para mantenerlos. No podemos negar que algunas familias biológicas de adoptados internacionales todavía pueden optar por la adopción internacional incluso si se les presentan otras opciones. No podemos arreglar los sistemas de creencias subyacentes en otras culturas de la noche a la mañana, lo que crea la vergüenza de por qué algunos padres biológicos eligen renunciar a sus hijos. Quizás hemos llegado a este estado debido a la ruptura de familias, pueblos y comunidades. Nuestra sociedad permanece tan fragmentada y aislada como individuos. Hay poco lugar al que acudir para las personas que luchan por existir.

Mi objetivo es lograr un debate respetuoso de las partes interesadas en todos los ámbitos sobre el tema. Mi objetivo especial es ayudarnos a conocer los impactos reales de la adopción por parte de las familias adoptivas, los adoptados y las familias biológicas, con la esperanza de que la adopción actual, tal como se practica hoy, algún día pueda ser eliminada y reemplazada por algo mejor. ¿Quizás también necesitemos cambiar la palabra para eliminar las viejas asociaciones con los escollos de la adopción, tal como se ha practicado a nivel nacional e internacional? Cualquiera que sea la respuesta, debe ser una en la que los niños tengan, ante todo, el derecho a estar con su familia original; en segundo lugar, si por razones complejas un niño tiene que ser separado de su familia, entonces estamos empoderando a los países de nacimiento para que desarrollen tantos sistemas de asistencia social y apoyo social como sea posible para mantener a los niños en sus países de origen con parientes; y en el peor de los casos, si tenemos que ser adoptados en otro país o dentro de nuestro país, que cualquier forma de darnos a otra familia que no sea pariente, nos permite retener nuestra identidad de nacimiento si lo deseamos, y no anula nuestra identidades sin nuestro consentimiento.

Con las generaciones futuras de adoptados creciendo y hablando y a medida que comenzamos a escuchar las experiencias de nuestras familias biológicas, estos aportes podrían cambiar nuevamente la forma en que pensamos sobre la adopción internacional. Tal como están las cosas, no se pueden ignorar las enormes dificultades de la adopción internacional. Hacer la vista gorda no solucionará los problemas. Proclamar en voz alta que toda adopción debe eliminarse tampoco solucionará los problemas complejos subyacentes fundamentales. En algún lugar intermedio es donde busco las respuestas porque no proclamo tener LA respuesta a problemas tan complejos.

Creo que debemos analizar críticamente lo que hemos hecho en los últimos 60 años de adopción internacional moderna y al menos aprender las lecciones que se ofrecen. Por eso elijo entablar relaciones y trabajar con varias organizaciones (gubernamentales y no gubernamentales) de todo el mundo.

Entonces, en caso de que tenga preguntas sobre cuál es mi puesto personal o qué es ICAV sobre, Por favor, siéntete libre de mandarme un mensaje. Me gusta ser abierto y transparente y sé que algunos quieren dañar el trabajo y la reputación de ICAV, que existe desde hace casi 20 años. Me mantengo fiel a lo que soy y a lo que hago. Intento mejorarlo de alguna manera para otros adoptados internacionales que ya son adoptados y hablo en contra de cómo se practica actualmente la adopción, para evitar que los mismos problemas históricos se perpetúen para los futuros niños vulnerables que necesitan atención.

Nota: También creo que los adoptados y los grupos de adoptados tienen derecho a sus propias opiniones. Si son diferentes a los míos, no tengo ningún problema con esto. La adopción es una experiencia tan personal y cada uno tiene su propio viaje único.

Destino....
Español
%%footer%%