Revisión de LIONHEART

Portada del libro Lionheart

No tenía idea de que tenía una profunda necesidad de que mis hijos se sintieran felices. Ahora me doy cuenta de cuán negativamente veía la ira y la frustración. No me había dado cuenta de que cuando me propuse adoptar un niño, parte de eso se trataba de arreglar un niño roto. Tenía tanto amor para dar, y pensé que podría amar a un bebé hasta que estuviera completo de nuevo. p94

LIONHEART: La guía de la vida real para familias adoptivas es un libro escrito por lo que yo llamaría asombrosamente encendido padres adoptivos. Si todos los padres adoptivos aceptaran tanto nuestros comienzos traumáticos como estas 3 parejas, con los esfuerzos que claramente han hecho para lidiar con las complejidades involucradas, mi estimación es: Veríamos resultados mucho menos trágicos y negativos de la adopción internacional en todo el mundo..

¡Este libro debe ser leído por los futuros padres adoptivos en todos los países receptores! Sólo en Estados Unidos, este libro sería un ENORME impacto en la educación necesaria y veraz que se debe brindar a los futuros padres sobre la realidad de la tarea que están asumiendo a través de la adopción internacional.

Este libro es el mejor manual práctico que he leído que brinda a los padres adoptivos y potenciales una guía relevante para manejar los desafíos que inevitablemente traemos como personas adoptadas. Desde el principio, los autores dejan en claro que este no es un libro para pusilánimes, de ahí el título. Corazón de León. Los autores describen la realidad que también he experimentado como un adoptado internacional, criado en el mismo tipo de familia que se representa en su libro, es decir, de ser un niño adoptado internacional entre los hijos biológicos del padre adoptivo.

Me relacioné con este libro en algunos niveles. En primer lugar, como un adoptado internacional adulto, me vi a mí mismo a través del viaje de sus hijos adoptivos: luchando por sentirme seguro, comportándome de muchas de las mismas formas en la infancia, queriendo desarrollar confianza pero asustado, enfrentando muchos de los mismos desafíos, etc.

”… Criar a un bebé que estaba desesperadamente enfermo y con cicatrices emocionales es diferente en muchos aspectos. Soy un padre biológico y adoptivo, y puedo decirte por experiencia propia que no son lo mismo ". p90

En segundo lugar, como padre de mi propio hijo biológico con necesidades adicionales, ¡este libro fue un reflejo de mi propia crianza durante los últimos 11 años! Pude relacionarme totalmente con los problemas sensoriales, los comportamientos desafiantes, la búsqueda de respuestas y terapias, el agotamiento de tratar desesperadamente de encontrar algo que funcione, y las diferencias en la crianza de un niño sin necesidades adicionales versus uno con muchas, etc. Los autores hacen correctamente la conexión, que adoptar un niño es literalmente lo mismo que tener un niño con necesidades adicionales.

Gran parte de los consejos habituales para la crianza de niños con enfermedades mentales se aplica a las familias adoptivas. p102

En tercer lugar, estas 3 familias se unieron para formar su propia red de apoyo porque se dieron cuenta de que estaban en una situación única y que el apoyo era crucial para su supervivencia en la adopción. Este libro surgió como resultado de su amistad, de apoyarse mutuamente y de darse cuenta de que las lecciones aprendidas podrían ser valiosas para los demás. Así también, he construido una red de apoyo con mis compañeros adultos adoptados internacionales, y hemos producido muchos artículos, libros y recursos excelentes que son valiosos para otros.

La única área que este libro no cubre en absoluto, y que recomendaría a cualquier posible padre adoptivo y futuro que investigue, es el panorama general de las cuestiones y dilemas éticos, políticos, sociales y de derechos humanos dentro de la adopción internacional. Mi camino de adopción personal es de toda la vida y lo que he notado especialmente después de tener mis propios hijos es que poco a poco he abierto los ojos al panorama más amplio de la adopción internacional. Esta etapa incluye hacer preguntas que mis padres adoptivos nunca hicieron, pero que se asientan profundamente y eventualmente salen a la superficie.

Preguntas como: ¿fue legítima mi renuncia y, por lo tanto, la adopción? ¿Se intercambió dinero y fue equivalente a lo que costaría procesar la adopción o se ganó dinero con la transacción? ¿Quién ganó con ese dinero? ¿Cuántos hijos se envían desde mi nacimiento? país cada año y por qué, qué sucede con las familias biológicas y cómo se las arreglan después de perder a su hijo, qué pasaría si no tuvieran que perder a su hijo y cómo podemos potenciar esa opción?

Preguntas sobre derechos humanos como: ¿qué hizo mi país de nacimiento para tratar de ayudarme a mantenerme con mi familia, mi familia extendida, mi comunidad, mi país, antes de ser adoptado internacionalmente? ¿Cómo participaron mis padres adoptivos en este oficio / negocio? ¿Fue voluntaria o ciegamente? ¿Hace alguna diferencia? ¿Es la adopción internacional tan en blanco y negro como se describe generalmente en los medios de comunicación? ¿Hubo otros resultados que yo, como adoptada, podría haber vivido si no hubiera sido adoptado en una industria de la adopción impulsada por el dinero?

Al madurar en mi comprensión de la adopción, me di cuenta de que no es lo que parece a primera vista y que necesitamos preparar a los niños adoptados en las etapas apropiadas para su edad para las preguntas generales. El libro tenía un par de intersecciones en las que esto podría haberse explorado, pero no fue así. Por ejemplo, la muerte de un niño asignado a una familia adoptiva y luego debido al dolor y los sentimientos de pérdida, los padres cambiaron de país y agencia para adoptar. Luego, en un capítulo diferente, un niño adoptado pregunta (lo que se denomina un "extraño"Pregunta)," ¿puedes comprar un niño? " Me pregunté cómo es posible que los adoptados veamos claramente la conexión, pero no los padres adoptivos. En nuestra vista simple, si elige y selecciona un niño de cualquier país que desee, o cambia porque ya no le conviene, paga algo de dinero para procesar la transacción, ¿cómo no se parece esto a comprar, es decir, comprar un niño? ¿Es la pregunta realmente tan extraña? Es una realidad poderosa que los adoptados eventualmente llegamos a cuestionar y refleja solo un aspecto de las complejidades sociales, políticas, económicas y de género que todos los padres adoptivos deberían considerar y discutir abiertamente a medida que los niños adoptados crecen.

Dentro del ICAV, puedo dar fe de que SÍ pensamos y discutimos estos temas complejos de alto nivel. También escribimos extensamente sobre cómo se facilita la adopción internacional, por quién, si el ciclo se perpetúa por la demanda (futuros padres) y por qué no tenemos derechos legales, claramente evidente cuando nuestras adopciones se rompen, somos víctimas de trata o tenemos documentos falsificados, o sufrir abuso o deportación.

Quizás los autores del libro aún no hayan llegado a esta etapa con sus hijos y eso posiblemente podría explicar por qué está ausente. Si es así, me encantaría verlos escribir en los próximos años, un libro longitudinal que cubra las últimas etapas de la paternidad adoptiva a medida que sus hijos crecen hasta mi edad y más.

Independientemente de la omisión de preguntas generales, recomiendo encarecidamente este libro a todos los futuros padres porque sin duda es una gran ventaja gracias a la ayuda que recibieron los padres adoptivos de mi generación.

Este libro ofrece un relato honesto y sin golpes de lo que REALMENTE sucede cuando se adopta a un niño de un país extranjero. La premisa del consejo para padres proviene de un trauma informado y paternidad apegada perspectiva. En mi opinión, como un adoptado internacional, este es un relato verdadero del bagaje emocional con el que venimos, independientemente de si somos adoptados de niños o no. He escrito antes no somos pizarras en blanco. Si los futuros padres NO están preparados para asumir las realidades que se presentan en este increíble recurso escrito por padres adoptivos experimentados, entonces sugiero que la adopción internacional de un niño no sea para usted. Pero si están dispuestos a aceptar lo que este libro tiene para ofrecer, además de estar abiertos a discutir el panorama más amplio de la adopción internacional, creo que esto le permitirá a su familia tener la mejor oportunidad de obtener mejores resultados.

Visite su sitio web para obtener detalles sobre cómo comprar Lionheart.

El poder del apoyo entre pares

Recientemente, al proporcionar la historia de cómo surgió ICAV, me recordaron que originalmente comenzamos como una red de apoyo. para adoptados internacionales por adoptados internacionales. Comenzamos porque no tenía ninguna experiencia a la que acudir cuando quería conectarme con otros como yo. Desde entonces, he aprendido muchas veces sobre el poder del apoyo entre pares y ¡no se puede subestimar!

Constantemente escucho de los adoptados sobre la falta de apoyos posteriores a la adopción que podrían mejorar la compleja travesía de ser un adoptado internacional. Dondequiera que seamos adoptados, la falta de apoyo posterior a la adopción accesible y conocido es el tema común en nuestros países emisores y receptores.

Hoy comparto La experiencia de Stephanie, un adoptado filipino de mediados de la década de 1980. Su historia destaca hasta qué punto algunos adoptados internacionales pueden sentirse solo. Utilizo la palabra "algunos" porque no quiero generalizar demasiado, sino que en su lugar, señalar que nadie en nuestros gobiernos facilita encuestas para evaluar cómo nos va a nosotros, como adoptados adultos, una vez que se tramita nuestra adopción.

Son los grupos de apoyo de pares como el ICAV los que se convierten en el crisol de experiencias masivas de los adoptados internacionales en todo el mundo.

Nuestros gobiernos no deben subestimar el poder de nuestro apoyo de pares y los impactos positivos que esto puede tener para ayudar a reducir la sensación de aislamiento que muchos pueden sentir. Espero que algún día veamos a nuestros gobiernos que facilitaron nuestras adopciones, proporcionar el financiamiento tan necesario para apoyar financieramente a las organizaciones de apoyo de grupos de pares (formales o informales) como ICAV y los asociados al ICAV.

Brindamos una inmensa cantidad de apoyo en todo el mundo que actualmente o nuestros gobiernos no brindan en absoluto, y / o algunos apoyos que no pueden brindar los profesionales que no comprenden la experiencia vivida.

El poder del apoyo de los compañeros proviene de proporcionar una verdadera empatía, eliminar la sensación de aislamiento derivado de una / algunas situaciones y dar a alguien (hablando en sentido figurado) una mano para que se aferre; de aquellos que han viajado antes y entienden intuitivamente los desafíos.

Algunos ejemplos de apoyo actual de grupos de pares dentro de la red informal más amplia del ICAV:

  • Búsqueda y reunificación, incluyendo Pruebas de ADN
    (Australia ofrece actualmente un servicio gratuito a través de ISS Australia financiado por nuestro Gobierno Federal, pero en la mayoría de los demás países emisores y receptores no existe tal servicio financiado por el gobierno).
    Algunos adoptados dirigieron grupos que ofrecían esto: Brazil Baby Affair (BBA), Born in Lebanon, Plan Angel Colombia, 325Kamra.
  • Regreso a la Patria
    Algunos adoptados establecen lugares para quedarse en casa para otros adoptados
    El conocimiento se comparte en los grupos de FaceBook de los adoptados que han regresado antes
    Para aquellos que regresan a vivir por un período prolongado, que saben cómo navegar por las visas, encontrar trabajo o adónde ir para obtener servicios de traducción.
    Algunos adoptados lideraron grupos que brindan esto: Asociación Internacional de Adoptados Coreanos (IKAA) y su gran red de adoptados coreanos, Adoptado Vietnamese International (AVI), La Voz de los Adoptados (La Voix Des Adoptes - francés), algunos individuos para Sri Lanka y Vietnam.
  • Mentoría informal por la experiencia diaria de ser un adoptado internacional
    Estar disponible a través de las redes sociales las 24 horas del día, los 7 días de la semana (lo que puede ser agotador y difícil con límites poco establecidos y todo el apoyo brindado por voluntarios).
    Todos Grupos de Adoptee Led listado por ICAV.
  • Libros, obras de arte, películas, multimedia de El experiencia vivida
    Algunos adoptados dirigieron grupos que proporcionaban esto: Decoding Origins (Colombia), Adoptionland, ICAV, Lost Sarees, Out of the Fog, The Rambler, L'Hybride.
  • Contacto cara a cara
    Eventos sociales informales que facilitan las amistades y la creación de redes.
    Eventos formales como conferencias, reuniones, reuniones,
    Algunos grupos dirigidos por adoptados que brindan esto: AdoptionPolitiksForum, ICAV, Adoptee Rights Campaign (ARC), The Voice of Adoptees, Asian Adult Adoptees of British Columbia (AAABC), I'm Adopted, Chinese Children International (CCI), también conocido como (AKA) ).
  • Abogacía para mejorar nuestras situaciones y educar al público en general sobre las complejidades a las que nos enfrentamos.
    Algunos adoptados dirigieron grupos que brindan esto: AdoptionsPolitiksForum, Adoptionland, ICAV, ARC, The Voice of Adoptees, Adoption Museum Project, CCI.
  • Investigar completado por otros académicos adoptados internacionales específicos de la adopción internacional de todo el mundo.

Con suerte, esto le dará una idea de la inmensa cantidad de trabajo que realizan las organizaciones dirigidas por adoptados y las personas que brindan apoyo gratuito entre pares a nuestros compañeros adoptados internacionales. Queremos reducir la cantidad de experiencias como la de Stephanie y asegurarnos de que aquellos que ya han sido adoptados reciban el apoyo que merecen.

Nota: todos los grupos enumerados anteriormente se proporcionan en la página de ICAV Grupos dirigidos por adoptados

¿Cuándo la adopción NO es lo mejor para el niño?

A veces en los medios de comunicación leemos historias del niño adoptado que fue asesinado a manos de sus padres adoptivos. La mayoría juzgará y sabrá que situaciones como esta están mal, pero incluso con el asesinato como el peor de los casos, la mayoría no hará nada para exigir a los gobiernos y las agencias de adopción que se haga algo para solucionar lo que obviamente es un problema. A menos que haya un defensor de ese niño, nadie responsabilizará verdaderamente a nadie por acciones tan terribles.

No todos los adoptados mueren físicamente. Quiero proponer que algunos adoptados sean asesinados emocionalmente y vivan para luchar para dar sentido a su adopción, su vida y por qué tienen que vivir y enfrentar su terrible situación agravada por las acciones de aquellos que supuestamente "tienen sus mejores intereses" en corazón.

Quiero compartir la realidad de dos personas adoptadas de Vietnam que son gemelos idénticos. Su experiencia pone de relieve cómo tantas personas asumen ciegamente que la adopción es "en el mejor interés del niño" y que "nos beneficiamos" de haber sido criados en un mundo occidental blanco ... pero la realidad del gemelo, con suerte, desafiará estas suposiciones y nos ayudará a cuestionar y preguntémonos, ¿en qué momento la adopción internacional no es lo mejor para el interés superior del niño? La verdad es que la asignación de padres adoptivos que serán una influencia positiva en la vida de un adoptado es como una lotería al azar. Hay muchos buenos padres adoptivos maravillosos, ¡pero hay demasiados que son lo contrario!

La experiencia de los gemelos me enoja, ¡como debería ser a ti! ¿Dónde está la responsabilidad de sus padres adoptivos, la agencia Holt que facilitó y examinó a estos padres adoptivos, y los dos gobiernos en cuestión: Vietnam y EE. UU., No solo por permitir que estas niñas sean adoptadas internacionalmente, sino por no hacer nada después del hecho para garantizar sus mejores intereses estaban siendo satisfechos? ¿Por qué el gobierno y las agencias consideran que la adopción termina con el traspaso a la familia adoptiva? ¿Por qué las adopciones internacionales han estado ocurriendo durante más de 50 años y, sin embargo, todavía hacemos muy poco para detener y cambiar la forma en que ocurre la adopción (o incluso tenemos un proceso para verificar si una adopción debe detenerse) y al ¡¿Al menos responsabilizar a las personas por dañar aún más las vidas de los más vulnerables ?!

¿Por qué hablamos de garantizar “el interés superior del niño” y, sin embargo, no hacemos nada para tomar las medidas necesarias para verificar y volver a verificar o incluso intentar medir si se logran? ¿Cómo podemos continuar conscientemente con las adopciones internacionales sin que los cambios se vean afectados cuando se están produciendo tantos de estos tipos de realidades? Y por favor, no me digas que este es un caso único ... ¡es solo una negación! Solo tienes que seguir leyendo Legado del cachorro libraen el sitio web los nombres de los adoptados internacionales que ya han sido asesinados por sus familias adoptivas, pero no incluye los nombres de los adoptados que han sido abusados sexual, física o emocionalmente por sus familias adoptivas o familias extensas, y aún viven para afrontar las ramificaciones!

Me he encontrado a través de las redes sociales y cara a cara con cientos de adoptados internacionales y hay demasiados que han tenido que enfrentar complicaciones adicionales, heridas adicionales y dolores adicionales a manos de nuestras familias adoptivas y de aquellos que han facilitado nuestras adopciones. Recibimos poca o ninguna ayuda para sobrellevar la situación y ciertamente recibimos poco apoyo porque el punto de vista ciego e irreflexivo es que deberíamos estar agradecidos y felices de recibir lo que asumimos erróneamente como “una vida mejor”. A menudo, cuando compartimos estas duras realidades, nos disparan oponentes a quienes les gusta pasar por alto el caleidoscopio completo de las experiencias de adopción y nos dicen que solo somos “adoptados ingratos y enojados” que representan un pequeño porcentaje del total. Entonces, ¿esto justifica nuestra terrible realidad porque, para la gran mayoría, han ganado una vida mejor?

Espero que esta historia los enfurezca tanto como yo y que ayuden a exigir a sus gobiernos el fin de las adopciones como lo hemos hecho en el pasado y si no pueden implementar leyes y procesos para proteger a niños vulnerables inocentes, entonces realmente ¡Debería cuestionarse por qué estamos permitiendo que ocurran adopciones internacionales en primer lugar! No existe ningún recurso legal para adoptados como este ... o al menos no ha habido suficientes precedentes legales con consecuencias negativas para evitar que ocurran adopciones perjudiciales como esta. ¡Espero que durante mi vida veamos un cambio en esto!

Nota: No niego que muchos adoptados pueden prosperar y de hecho prosperan en la adopción internacional, como lo atestiguan muchas publicaciones y artículos anteriores. Lo que estoy llamando la atención son los adoptados sin voz que SÍ sufren y por quienes, no se ha hecho nada para mejorar las adopciones internacionales para asegurarnos de que al menos aprendamos del pasado y tratemos de evitar que vidas se dañen de la misma manera en el futuro.

Leer La historia de Natalie aquí.

Complejidades de la adopción internacional

Recently a research journalist from Sth American contacted me to ask a few questions on intercountry adoption and my views.  I loved her concluding comment: “We want to understand more about it (intercountry adoption) and we believe the vision of those who lived it is essential for this.”

1. Tell us a little about your life.  How old were you when adopted by your Australian family?  What was this process?  Where you old enough to understand what was going on?

2. Did you feel the need to have contact with the culture of your country of origin? When did this happen?

3. Is it common among children adopted from other countries to have this need?

4. Do you think there are cases in which intercountry adoptions are not the best option?

5. What is the origin of Intercountry Adoptee Voices group?

6. Why do people participate in ICAV?

7. How is your work in ICAV?

Here are my answers.

I’m a Vietnamese adoptee living in Australia, adopted at age 6months.  My adoptive parents organised my adoption privately via a Vietnamese lawyer, Le, who also worked for the Sth Vietnamese Govt during the Vietnamese War.  Le informed my adoptive parents he and his wife found a baby girl for them in July 1973 and advised my parents to fly in to bring me back to Australia as this would be the quickest way.  So my adoptive father flew into Saigon (now Ho Chi Minh) and picked me up and flew me back to Australia, December 1973.  To date, we have never seen adoption papers from the Vietnam end and it wasn’t until I was 16 yrs old that the Australian Govt made up my false Australian Birth Certificate and finalised my adoption into the family who were raising me.

For this process to occur, at the age of 16 another social worker came to visit us to get the adoption process repeated given my adoptive parent’s original adoption assessments seemed to be missing.  The Australian agency that had facilitated this in Sept 1973 no longer existed and in 1977 had shown the paperwork had gone missing although the social worker had clearly been in contact with and assessed my adoptive family.  I remember someone coming to speak with me about adoption things but at that age of my life, I was focused on surviving and given my adoptive siblings had been teasing me about “not existing because I had no birth records”, of course when the social worker asked did I want to be adopted and get papers, I said yes.  What I don’t remember is whether they ever talked to me clearly about what adoption meant nor was any offer made to help me find my biological family or my original Vietnamese papers.

So was I old enough to understand the meaning of “adoption”?  Now that I’m in my early 40s, I say absolutely not.  At that age, I remember my focus was on “trying to fit in” with my peers .. trying to feel part of a community, a family.  So of course when someone is telling me this is what adoption will do, then of course I consent.  But now in my early 40s, I suspect no-one really gave me a great choice.  It would have been if I didn’t consent to being adopted, I would be in no man’s land – not being able to be an Australian citizen, not being able to probably go back to Vietnam because I had no proof of being born there either.  If someone had offered on behalf of the Australian Government to search for my biological family – I’m sure I would have said I preferred that because as a child and into my teens I felt a huge sense of loss – but never spoke about it because I had indirectly absorbed expectations from society and adoptive family that I was “lucky” to be adopted – that I should be grateful to live in Australia – that I would alternatively have been dead or on the streets in Vietnam.  To a teenager, those options sound very dramatic and of course, not something I’d chose if I wanted to survive.

I didn’t feel the need to contact my biological culture and country of origins until well into my late 20s.  Short story is I had some negative issues to overcome first from what I’d experienced in my life, so it took some years to get to the bottom of things and realise as an adult that I also had deeper abandonment issues.  Once I explored those issues, I then became more ready and willing to return to my birth country and see what that would stir up.  I was 27 yrs old when I made my first trip back to Vietnam.  It was an emotionally overwhelming trip but the one highlight I remember the most was a broken english conversation with a local Vietnamese lady who said something to me which captured what I’d felt all my life, but no-one had ever said.  This Vietnamese lady asked me questions about where was I from and why was I here in Vietnam and when I very simply explained “born here but taken away as a baby to have white parents in Australia” she said, “oh, you missed out on so much!”  And yes, in essence, my return trip to Vietnam made me realise just how much I had missed out on in being adopted to another country: I had missed out on knowing my own heritage and culture, language, sense of belonging, knowing my family, the sense of community that ties these communities together despite being poorer on the wealth index, of fitting in and looking like everyone else around me, of knowing the history of the war and hearing it / experiencing the ramifications of it and understanding it at the “lived it” level, of seeing the war’s impact on people all around and understanding what drives the country forward, so much I had missed out on.  In hindsight maybe she was commenting not from the angle I interpreted but maybe as a “lucky you missed out on all the terrible ramifications of the war” but it’s not how she came across – she seemed sad for me and it was her empathy of what I was not but could easily have been which I’d never experienced before.  It was healing in itself.

For many years now I have worked voluntarily in setting up a support group for adult intercountry adoptees like myself.  My own struggles growing up in an adopted country made me realise the need for support.  In my own healing I had learned the power of group validation and empathy from others who had journeyed a similar path.  So over the 17 years since I’ve been running a group called InterCountry Adoptee Voices, I’ve met hundreds of other intercountry adoptees raised not just in Australia, but in other wealthy countries like the USA, Netherlands, England, Canada, etc .. and in my experience of listening to many others like myself, I would say yes, it is common for intercountry adoptees to have the need to want to explore their birth country and culture and learn about the other half of their identity.  For some, there is no desire at all but in general, many do end up wanting to explore this at one point in their lives.  I think for the adoptees who have been raised with very positive adoptive families who embrace all the losses and challenges and raise the child to be able to explore and talk about these freely, it definitely assists in travelling this journey of being abandoned and adopted with more ease.  What I’ve seen for the majority is the journey is usually more complicated than for the non-adopted person because we are primed from our early abandonment to struggle with connection, rejection, self worth, and a feeling of not quite belonging.

The question of whether I think there are cases of intercountry adoption that are not the best option is an awesome question!  I applaud anyone who can ask this.  I wish more Governments would ask this question.  If we look at the history of the Korean adoptions enmasse and find out their realities by talking to them today, one could conclude that many of their adoptions were done simply because of a lack of options available to single mothers.  In other Korean cases, the biological families are still together but at the time, they lacked resources to raise their children – so they sought an alternative – which in Korea, adoption is really the only option rather than changing antiquated attitudes and values.  This is reflected around the world from other sending countries, like India, China, Ethiopia, Romania, Guatemala, Cambodia, Vietnam.  Usually inter-country adoption has occurred because of a lack of alternatives for the biological family.

In 2015, we live in a world where there is a massive divide between those who have wealth and those who live in poverty.  If the world divided its wealth and distributed it more equitably, I do not think there would be as huge a need for adoption.  The other issue we adoptees live is the reality that adoption legally severs our right to our own birthright – being our own identity and heritage.  This is fundamentally wrong when it is done without our consent (at a time when we are too young to understand the implications).  As per the United Nations Convention on the Rights of the Child (UNCRC), if we are orphaned we have a fundamental human right to know our identity and be kept with our family, community, and country.  The issue I see today is intercountry adoption has become a huge money driven machine, powered by the wealthy couples looking for a baby, with baby brokers in the middle taking advantage of the inequitable division between wealthy and poor, and uncontrolled and unpenalised by Governments around the world.  There is not enough done to ensure that all other options are investigated and empowered before allowing a child to be given up for intercountry adoption.  There is no double or triple checking done by sending or receiving countries to ensure a child is truly a legitimate orphan as defined by UNICEF, as having lost both parents.  Where there is family or community, there is not enough provided in terms of “wealth” to ensure the local/country of origin people are given options to raise the child.  There is more that could be done to facilitate micro lending for impoverished families.  There is more that could be done to help families who are struggling from lack of education and opportunities.

Intercountry adoption has become an easy solution for wealthy countries to “allow” children to be exported like a commodity because they lack the backbone to do the right thing by the child and help facilitate these poorer countries (with the exception of South Korea and now the USA since becoming a sending country) to setup enough community based options that would prevent the need for intercountry adoption.  The Hague Convention on Intercountry Adoption has become a legitimate way for child exporting to continue without there being any legal discouragement from open trafficking which is the darkest side of this business.  I believe adoption by kin was probably the original intention that was good but the issue is adoption has become more than it was intended and there is simply a lack of will power from nations in power and those who don’t have it, to ensure the child is given all options BEFORE intercountry adoption.  This is when adoption is not the best option.

Of course there are also the numerous cases of intercountry adoptions where the adopted child gets mistreated, abused, and murdered by the adoptive family – which is an absolute easy case to highlight as to when intercountry adoption is not the best option.  Also, the cases where the adopted child ends up being deported back to it’s country of origin because the adoptive parents failed to finalise the adoption, even though they never had a say in being exported to begin with.  Then there are the cases where our birth certificates are forged and faked and again, intercountry adoption is not the best option because of this reality – that our original identities, our fundamental human right, are “as if they never existed”.  Intercountry adoptions are not the best option when there is no tracking of children and ensuring in later years of followup that it indeed has been in their “best interests” and they have grown up to become fully functioning, emotionally healthy adults.

So what’s left? When are there cases of intercountry adoptions that ARE the best option?  When both sending and receiving countries have done all they could, given their joint resources, to facilitate all other options for the child’s care, including kinship care and community care, and if these still fail to work then I believe it might be a legitimate option to intercountry adopt – BUT with the original birth certificate remaining intact and with the child having full access into the future.  The child should also be allowed to have dual citizenship in both countries to facilitate ease of returning and access to services to help reunite with biological family if they wish.  There should also be a full suite of services available (e.g. psychological, social, translation, medical, financial) to help the adoptee navigate both cultures and languages and to ensure they grow up well adjusted, emotionally healthy functioning adults.

Note: What needs to be discussed is to apply question 4 from the biological family point of view.  Too often the biological families from intercountry adoption are ever sought after by media to comment and provide their longitudinal views.

The origins of InterCountry Adoptee Voices (ICAV) is it was started as a result of me seeing the power of group validation and support and how it can help one to heal our abandonment wounds by having a sense of belonging from those who have journeyed a similar path.  I started ICAV in 1998 in Australia and it has grown today to include intercountry adoptees from many countries around the world.  I think adoptees participate in ICAV because of the need to feel like someone somewhere can understand what the journey is like – the challenges, the questions, the ups and downs of search and reunions, the racism, the need for a sense of belonging, and many more.  I love my work in ICAV.  I love hearing over the years how life is travelling for adoptees and I’m always passionate about educating the wider public on the complexities and issues involved.

Adoptado Ira

citar a Joan Chittister

Le escribía a una madre adoptiva sobre cómo los adoptados expresamos el enojo y me recordó lo asustada que está la gente, en general, de esa “ira de los adoptados”. Con el objetivo de crear una mayor comprensión de esta emoción mal entendida y temida, pensé en escribir sobre por qué la ira es un componente válido en el viaje de un adoptado y cómo las personas pueden apoyar a un adoptado en medio de la ira. No hablo por todos los adoptados, pero comparto mi propia experiencia.

No recuerdo haber sido consciente de que mi enojo estaba relacionado con mi abandono hasta que cumplí los 20 años. Recuerdo sentirme enojado cuando era adolescente, pero en ese momento mi enojo se sentía como el resultado de sentirme confundido sobre mi lugar en el mundo, sentir que no encajaba, que la gente se burlaba de mí por mi apariencia y por ser tratado de manera diferente. en mi familia adoptiva. Sé que si alguien se me hubiera acercado durante esos años de adolescencia y me hubiera hablado sobre la adopción o el abandono, lo habría dejado de lado diciendo que no tenía nada que ver con cómo me sentía. Yo era un adolescente que no tenía idea de los problemas que subyacían a mis sentimientos. Mi familia adoptiva no buscaba otros problemas que no fueran los problemas normales de la adolescencia, se les dijo que el amor debería ser suficiente, una era en la que la adopción y el abandono simplemente no se entendían.

Yo era el adolescente adoptado que nunca se rebeló abiertamente. ¿Personalidad? Yo diría que fue mi miedo al rechazo lo que creó mi impulso de "encajar" y mi deseo de "aceptación" lo que me impulsó a tener éxito en la escuela. Mi salida emocional fue la música. Tocaba el piano todo el tiempo y recuerdo a mi hermana adoptiva exigiendo que dejara de golpear el piano tan fuerte y enojado. Mirando hacia atrás, me doy cuenta de que ahora era mi única salida y señal de ira profundamente arraigada y, ante todo, tristeza. Ciertamente sentí que no tenía a nadie que me hablara sobre esos sentimientos, para iniciar esas conversaciones, y tal vez estaba tan desconectado de confiar en alguien instintivamente que no podía verlos incluso si estaban frente a mí. Crecí con otros niños en la escuela y la iglesia que también fueron adoptados en el país, pero no recuerdo ninguna conversación sobre niños "adoptados", excepto para escuchar que estaban causando muchos problemas a sus padres.

Como un adulto adoptado, conozco personalmente a bastantes adoptados internacionales que crecieron rebelándose y metiéndose en las drogas, el alcohol y el sexo. Todas son adicciones en un grado que ayudan a enterrar nuestros sentimientos porque son muy abrumadores. Puedo entender totalmente por qué recurrimos a estas comodidades y qué las impulsa. Para los adoptados, son nuestros profundos sentimientos de dolor por ser abandonados. Las preguntas persistentes en nuestra psique de por qué nos abandonamos. La gente está tan cegada por los mitos de cuento de hadas de la adopción de "familia para siempre" y "el amor es suficiente" que no ven las señales tan obvias para un adoptado como yo. Puede que nos trates como una familia para siempre y el amor es suficiente, pero NOSOTROS no nos sentimos así. No por mucho tiempo. Para los niños como yo, que parecía que se portaban bien, nuestras luchas pasan desapercibidas, solo para aparecer más tarde en la edad adulta temprana como una depresión profundamente arraigada e intentos de suicidio u otros síntomas encubiertos. Quizás los padres deberían considerarse afortunados si tienen un niño que se está portando mal (al menos el niño adoptado está tratando de decirte que hay algo con lo que están luchando) es su llamada de ayuda. En cuanto a los adoptados como yo, por otro lado, mis padres no tenían idea de la profundidad de mis luchas y, por alguna razón desconocida, todavía estoy vivo para escribir sobre ello. Para aquellos adoptados que logran cortar esos sentimientos permanentemente al terminar con todo, digo que es un reflejo terrible de nuestra sociedad en las formas en que perpetuamos los mitos de la adopción, ¡fallando en apoyar y ofrecer la ayuda y la aceptación que buscan antes de que sea demasiado tarde! Ciertamente, mis padres nunca se dieron cuenta de que tenía problemas subyacentes profundamente arraigados que podrían haberse beneficiado de alguna asistencia guiada. Veía el exterior como el niño modelo, siempre conformista, con un alto rendimiento en la escuela, a pesar de que me sorprendieron por levantar tiendas en mi adolescencia.

La realidad es que la ira es una respuesta emocional normal a nuestros comienzos extraordinarios de pérdida, desapego, desconexión, ruptura de nuestros lazos con la madre que nos llevó, pérdida de nuestra herencia genética, sentimientos de no pertenecer a nuestra tierra y entorno adoptivos, sentimientos de desplazamiento. , confusión sobre dónde encajamos exactamente y por qué es tan difícil luchar con todos estos sentimientos que nadie más parece tener, y mucho menos relacionarse. A menos que las personas que nos rodean y más cercanas a nosotros comprendan este enojo y tengan interés en "escuchar" de qué se trata este enojo, creo que, como adoptados, continuamos aumentando nuestros comportamientos de expresar el enojo de maneras pobres y disfuncionales que sabotean aún más nuestras habilidades. para desarrollar relaciones que de otra manera podrían ser de apoyo.

Un día, en terapia, me di cuenta de que, de hecho, hacerme daño era mi ira hacia adentro. Los adoptados que expresan su enojo lo están mostrando, aquellos de nosotros que somos perfeccionistas y tratamos de conformarnos lo volveremos hacia adentro si no hay una vía adecuada para expresarlo. Entonces, ¿cuál es la mejor manera de ayudar a un adoptado con enojo? En primer lugar, y lo más importante, necesitamos que alguien nos escuche y acepte que tenemos una verdadera razón válida para sentir ira. Esto significa no tener miedo de escuchar la ira del adoptado. No le dé la espalda a la persona adoptada y no se preocupe por usted. Conozco a muchas personas que tienen miedo de escuchar / ver / estar en lo que perciben como el extremo receptor de la ira; si es así, les animo a leer La danza de la ira de Harriet Lerner. Al bloquear la necesidad innata del adoptado de expresar ese enojo, también estará bloqueando su necesidad de expresar su tristeza innata por la pérdida y la desconexión.

En segundo lugar, no reaccione ante la ira expresada de manera negativa. Si lo hace, da la impresión de que nuestro enojo está mal. No, lo que está mal no es la emoción y las razones sólidas para ello, sino la forma en que dirigimos esa energía de ira hacia los demás o hacia nosotros mismos. Lo que necesitamos cuando expresamos enojo es alguien que valide y confirme que nuestro enojo está bien y que subyacente es nuestro dolor y tristeza por ser abandonados.

En tercer lugar, una vez que permita que exista la ira, es posible que se sorprenda al verla convertirse en lágrimas de pura tristeza, dolor y dolor. Aquí es cuando necesitamos un abrazo agradable, cálido y acogedor que ofrezca comodidad y demuestre que está compartiendo nuestro dolor con nosotros.

Como adoptados, si constantemente recibimos el mensaje de manera abierta o encubierta de que nuestro enojo no está bien, nos está reflejando que no está bien ser quienes somos. Somos el resultado de un comienzo terrible, por lo que, naturalmente, nuestra psique tiene que resolver esto y encontrar una manera de sanar. Si bloquea la ira, el adoptado nunca llegará al otro extremo del espectro de la curación porque la ira es nuestra emoción secundaria a la tristeza. Si tenemos demasiado miedo de expresar nuestra tristeza, la expresamos como ira. Si no puede escuchar nuestro enojo, no podrá escuchar nuestra tristeza. Si nunca llegamos a expresar nuestra tristeza y dolor, nunca llegaremos a resolver nuestros comienzos.

El mensaje que estoy tratando de transmitir es: por favor, no tenga miedo de nuestro enojo ni intente inhibir su expresión. Una vez que se escuche nuestro enojo, no seremos tan explosivos o reactivos. Es como descorchar una botella de vino, si dejas salir el gas de la ira, el vino se vuelve agradable y meloso. Ahora bien, no estoy diciendo que solo tengamos que dejar salir nuestro enojo una vez, no, a veces necesitamos varias veces para expresar este enojo y ser “escuchados” y escuchados. En mi experiencia, el poder de sanar para mí provino de poder contar mi historia de cincuenta formas diferentes a cincuenta audiencias diferentes. Fue la validación que necesitaba. Que la gente se acerque a mí, se identifique y me dé esa comprensión que había estado buscando todo el tiempo. Después de un tiempo de obtener la validación de la gente, aprendí que mis sentimientos estaban bien y que no debía huir de ellos. Aprendí que era bueno escuchar mi ira interior, pero el truco consistía en encontrar un método apropiado para canalizar la energía y convertirla en algo útil para nosotros. Para mí, fue para crear una red de apoyo para otros adoptados que estaban luchando como yo. Para otros, podría ser una salida artística, música, escritura, cualquier cosa que nos permita expresar la ira y la tristeza de una manera segura y saludable.

Lo anterior está escrito específicamente para el enojo de los adoptados basado solo en la herida inicial del abandono. Si un adoptado sufre más daño, abuso, racismo además de su abandono, entonces, por supuesto, la ira se agrava por estos factores causales adicionales. Tampoco estoy abogando por la violencia, que es el enojo que se manifiesta hacia los demás, o justificando que un adoptado lastima a otros a propósito debido a su “enojo”. Simplemente estoy escribiendo sobre un tema muy incomprendido específico para la adopción internacional y espero compartir una idea de por qué mostramos enojo, de dónde viene y cómo puede ayudarnos a resolverlo de una manera saludable.

Mi deseo es vivir en un mundo donde la ira de un adoptado sea escuchada por lo que es, es decir, en lugar de etiquetarnos y alejarnos porque la gente tiene miedo de la fuerza de la emoción, en su lugar nos abrazarían y validarían que tenemos todos razón para sentirse triste y enojado. Si aceptamos nuestro enojo, nos permitirá sanarnos a nosotros mismos siendo fieles a nuestros sentimientos y comenzar a conectarnos verdaderamente con usted y compartir nuestras necesidades más profundas al aceptar quiénes somos en nuestro núcleo más profundo.

Destino....
Español
%%footer%%