¿Dónde pertenezco?

por Charisse María Díaz, born as Mary Pike Law, cross cultural adoptee born in Puerto Rico

Pote de leche are Spanish words for “milk bottle”. Where I was born, this is how someone is described when they are too white. Yes, too white. That is what I was called at school when bullied. In my teens, I spent many Sundays sunbathing in the backyard of our home. This was one of the many ways I tried to fit in.

My tendency has been to consider myself a transcultural adoptee and not a transracial adoptee, because my adoptive parents were Caucasian like me. Recently, I realized their looks do not make my experience too different from the experience of any transracial adoptee. I was born in Puerto Rico from an American mother and English father and adopted by a Puerto Rican couple. Puerto Ricans have a mix of Native Taino, European and African genes, our skin colors are as varied as the colors of a rainbow. The most common skin tones go from golden honey to cinnamon. For some, I looked like a little milk-colored ghost.

My adoptive mother told me that an effort was made by the Social Services Department, which oversaw my adoption process, to make the closest match possible. She said the only things that did not “match” with her and my adoptive father were my red hair and my parents’ (actually, my natural father’s) religion. I was supposed to be an Anglican but was going to be raised as a Catholic. This was part of the brief information she gave me about my parents, when she confessed that they were not dead as I had been told at 7 years old. She also admitted that I was not born in Quebec, which they also made me believe. I was born in Ponce, the biggest city on the southern shore of the island. She gave me this information when I was 21 years old.

So, at 21 years of age, I discovered that I was a legitimate Puerto Rican born in the island, and also that my natural father was an English engineer and my natural mother was Canadian. I was happy about the first fact and astonished about the rest. Suddenly, I was half English and half Canadian. At 48 years old I found my original family on my mother’s side. Then I discovered this was a misleading fact about my mother. She was an American who happened to be born in Ontario because my grandfather was working there by that time. I grew up believing I was a Québéquois, after that I spent more than two decades believing that I was half Canadian. All my life I had believed things about myself that were not true.

I learned another extremely important fact about my mother. She was an abstract-expressionist painter, a detail that was hidden by my adoptive family in spite of my obvious artistic talent. I started drawing on walls at 2 years old. My adoptive parents believed that art was to be nothing more than a hobby, it was not a worthy field for an intelligent girl who respected herself and that happened to be their daughter. This did not stop me, anyway. After a bachelor’s degree in Mass Communication and a short career as a copywriter, I became a full-time painter at the age of 30. To discover that my mother was a painter, years later, was mind-blowing.

Identity construction or identity formation is the process in which humans develop a clear and unique view of themselves, of who they are. According to Erik Erikson’s psychosocial stages of development, this process takes place during our teen years, where we explore many aspects of our identities. It concludes at 18 years old, or, as more recent research suggests, in the early twenties. By that age we should have developed a clear vision of the person we are. How was I supposed to reach a conclusion about who I was, when I lacked important information about myself?

My search for my original family started when there was no internet, and it took me more than 20 years to find them. I did not arrive in time to meet my mother. A lifelong smoker, she had died of lung cancer. I connected with my half-siblings, all of them older than me. They were born during her marriage previous to her relationship with my father. Two of them were old enough to remember her pregnancy. They had been enthusiastically waiting for the new baby, just to be told that I was stillborn, news that hurt them so much. Before she passed away, my mother confessed to my siblings that I was relinquished for adoption. Through them, I learned what a difficult choice it was for my mother to let me go.

During my search, well-known discrimination against Latinos in sectors of the American culture gave me an additional motive to fear rejection. I didn’t know I had nothing to worry about. My siblings welcomed me with open arms. Reconnecting with them has been such a heartwarming, comforting, life-changing experience. We are united not only by blood, but also by art, music, literature, and by ideas in common about so many things, including our rejection of racism. It was baffling to learn that my opinions about society and politics are so similar to my natural parents’ points of view, which were different, and sometimes even opposite to my adoptive parents’ beliefs.

My siblings remember my father, their stepfather, fondly. With their help I was able to confirm on the Internet that he had passed away too. His life was a mystery not only to me, but to them too. A few years later, I finally discovered his whereabouts. He lived many years in Australia and was a community broadcasting pioneer. A classical music lover, he helped to establish Sydney-based radio station 2MBS-FM and worked to promote the growth of the public broadcasting sector. His contributions granted him the distinction of being appointed OBE by the British government. My mind was blown away for a second time when I learned that he had dedicated his life to a field related to mass communication, which was my career of choice before painting. My eldest half-brother on his side was the first relative I was able to contact. “Quite a surprise!”, he wrote the day he found out that he had a new sister. Huge surprise, indeed. My father never told anyone about my existence. Now I got to know my half-siblings and other family members on his side too. They are a big family, and I am delighted to keep in touch with them.

My early childhood photo

With each new piece of information about my parents and my heritage, adjustments had to be made to the concept of who I am. To be an international, transcultural, transracial adoptee can be terribly disorienting. We grow up wondering not only about our original families, but also about our cultural roots. We grow up feeling we are different from everyone around us, in so many subtle and not so subtle ways… In my case, feeling I am Puerto Rican, but not completely Puerto Rican. Because I may consider myself a true Boricua (the Taino demonym after the original name of the island, Borikén), but in tourist areas people address me in English, and some are astonished to hear me answer in Spanish. More recently, I have pondered if my reserved nature, my formal demeanor, my cool reactions may be inherited English traits. And getting to know about my parents, even some of my tastes, like what I like to eat and the music I love, has made more sense. But in cultural terms I am not American or British enough to be able to wholly consider myself any of these. Where do I belong, then? And how can I achieve completion of my identity under these conditions? It is a natural human need to belong. Many times I have felt rootless. In limbo.

A great number of international adoptees have been adopted into Anglo-Saxon countries, mostly United States and Australia, and many of them come from places considered developing countries. The international adoptee community, which has found in social media a great tool to communicate, receive and give support, and get organized, encourages transracial and transcultural adoptees to connect with their roots. My case is a rare one, because it is the opposite of the majority. I was adopted from the Anglo-Saxon culture to a Latin American culture. I never imagined that this would put me in a delicate position.

Puerto Rico has a 500-year-old Hispanic culture. I am in love with the Spanish language, with its richness and infinite subtleties. I feel so honored and grateful to have this as my first language. We study the English language starting at first grade of elementary school, because we are a United States’ territory since 1898, as a result of the Spanish-American war. We are United States citizens since 1914. We have an independentist sector and an autonomist sector which are very protective of our culture. Historically, there has been a generalized resistance to learning English. In my case, I seem to have some ability with languages and made a conscious effort to achieve fluency, for practical reasons but also because it is the language of my parents and my ancestors.

In 2019 I traveled to Connecticut to meet my eldest half-brother on my mother’s side. That year, a close friend who knew about my reunion with natural family told me that someone in our circle had criticized the frequency of my social media posts in the English language. Now that I am in touch with my family, I have been posting more content in English, and it seems this makes some people uncomfortable. But the most surprising part is that even a member of my natural family has told me that I am a real Boricua and should be proud of it. I was astonished. Who says I am not proud? I have no doubt that this person had good intentions, but no one can do this for me. Who or what I am is for me to decide. But the point is some people seem to believe that connecting with my Anglo-Saxon roots implies a rejection of Puerto Rican culture or that I consider being Puerto Rican an inferior condition, something not far from racism. Nothing could be farther from the truth! I was born in Puerto Rico and love my culture.

Puerto Rico’s situation is complicated, in consequence my identity issues became complicated. I am aware of our island’s subordinated position to a Caucasian English-speaking country; that this circumstance has caused injustices against our people; that our uniqueness needs to be protected and celebrated. Being aware sometimes makes our lives more difficult, because we understand the deep implications of situations. There was a time when I felt torn by the awareness of my reality: being Puerto Rican and also being linked by my ancestry to two cultures which for centuries dedicated their efforts to Imperialism. I am even related through my father to Admiral Horatio Nelson, a historical character that embodies British imperialism. How to reconcile that to my island’s colonial history and situation? Where I was going to put my loyalty? To feel that I was being judged for reconnecting to my original cultures – something every international adoptee is encouraged to do – did not help me in the task of answering these difficult questions.

Even when they were not perfect and made mistakes, my natural parents were good people with qualities I admire. The more I get to know them, the more I love them. The more I know them, the more I see them in me. If I love them, I cannot reject where they came from, which is also a basic part of who I am. Therefore, I have concluded that I cannot exclude their cultures from my identity construction process.

To connect to these cultures until I feel they are also mine is a process. I am not sure if I will ever achieve this, but I am determined to go through this process without any feelings of guilt. To do so is a duty to myself, to be able to become whole and have a real, or at least a better sense of who I am. And it is not only a duty, it is also my right.

Dividido por dos culturas

Obra de arte invitada de Xiaolan Molly Thornton, adoptada a los 3 años de edad en Australia desde China.

Xiaolan dice: Esta obra de arte muestra cómo me siento dividida por dos culturas. Uno de Australia y el otro de China. Se supone que el fondo representa el paisaje de China y yo he mezclado aspectos de la cultura australiana que ahora adopto como parte de mi identidad.

Esta obra de arte no se puede reproducir, compartir o copiar sin el consentimiento de Xiaolan.

Abrazando nuestros orígenes

Como adoptada internacional de principios de los 70, me asimilé tanto a la cultura blanca y al sistema de valores de mi país adoptivo que no fue hasta que llegué a la edad adulta que me di cuenta de que estaba desconectado de mis orígenes intrínsecos e inherentes y quise hacerlo. hacer algo para recuperarlos.

En varias etapas a lo largo de mi viaje adulta de adopción, comencé a desentrañar y explorar mis orígenes, que incluían explorar el idioma, las religiones, los alimentos, las costumbres y los sistemas de valores de mi tierra natal. Esto también puede incluir explorar y adoptar las formas en que la cultura de nacimiento de uno celebra ciertos hitos.

Vestido de novia tradicional vietnamita

Un gran cambio a lo largo del tiempo para mí ha sido que cuando me casé, me sentí tan totalmente australiano que ni siquiera consideré abrazar mis orígenes asiáticos usando un vestido tradicional vietnamita, el ao dai o hacer que mi boda adopte alguna de las costumbres tradicionales vietnamitas. Ahora, más de una década después y después de regresar dos veces a mi país de nacimiento, desearía haber incluido elementos de mis orígenes vietnamitas en mi boda.

Una amiga mía adoptiva internacional de la India, adoptada en Suecia, está dispuesta a compartir con ustedes sus pensamientos sobre lo que significa abrazar sus orígenes en el día especial de su boda. Puedes leer los pensamientos de Jessica aquí.

Con suerte, al compartir nuestros pensamientos ayudaremos a otros adoptados internacionales a sentirse positivos acerca de abrazar y explorar sus orígenes. Es totalmente normal que los adoptados internacionales quieran hacer esto incluso cuando somos felices en nuestra vida adoptiva. Es algo saludable querer explorar quiénes somos racialmente, de dónde venimos, explorando las costumbres y tradiciones de nuestros orígenes, adoptando los elementos culturales con los que nos conectamos y mostrándolos de cualquier manera que nos sintamos cómodos.

Los derechos del niño

Los derechos del niño
Las verdades tácitas
Las palabras que se dicen
Que estan todos en su cabeza

Pero porque soy diferente
Ella se oye llorar
Pero a los seis años
Ella no puede entender porque

¿Por qué sus ojos no son azules?
Como su mamá o su papá
¿Por qué sus manos son tan ligeras?
Y el de ella más oscuro que la noche

Ella se aferra fuerte
Para que ella no se asuste
Del 'blanco' que tiene en su mente
El reflejo con el que lucha

Oh como ella desea
Que ella era la misma
Y la frase "Eres tan afortunado"
Era solo un juego

Los derechos del niño
Tan perdida en ella misma
Ella mira la sonrisa de su mamá
Y sigue marcando

En la pelea
La lucha por ser vista
Ser escuchado,
Para deleitarse en la noche

En vez de
¡OK sí!
¡Es un oh, NO!
Ella fue entregada
Y no vale la pena luchar

Porque estaba muy oscuro
Para poder quedarme
En los brazos de mi mamá
Y fue regalado

Adopción que ves
Es tan cruel
Te persigue constantemente
Y no juega con la regla

El niño que mira
A la hermosa sonrisa de su madre
Y luego a la nariz judía de su padre
Luego siente el suyo y todo está perplejo y cerrado

Pero por que ella pregunto
¿Por qué no coincido?
Ni siquiera cerca
No en los dedos de las manos o de los pies

Sin embargo, las autoridades eligieron
Mi destino mi camino
Mi vida
Y todo mi corazon

A los seis años ese día le pregunté
Y las respuestas
Hizo que mi corazón se oscureciera
Y fria de tristeza

Las respuestas me dieron novedades
Que no fui suficiente para quedarme
Pero lo suficientemente afortunado para
Ser regalado

Mi piel color café
Simplemente no encajaba

Sin embargo, todos los días sonreiré
detrás de los dientes apretados
Sonríe a un mundo
eso es simplemente una prueba
De pérdida de esperanza, rechazo y negación

Negación de la existencia de mi valor
Y persistencia

Seguiré buscando
Por una razón
No ceder
Y elige amar, reír y seguir respirando

Mi hermoso hijo
Toda rubia y de ojos azules
Me hizo mi pregunta
Mami, ¿por qué eres diferente?

Y tuve que escuchar
Para que mi corazón se rompa en el tiempo
A medida que se desarrolla mi historia
Y trato de explicar

Por que mis padres son blancos
Una y otra vez
Y las dos mamás que tengo ahora
En lugar de solo uno
¿Tengo dos abuelas de tus dos mamás?

Oh, al diablo con la confusión
Para cuando tengas seis
Todo es tan real
A los derechos del niño
Es un gran problema

Y ahora me paro
a los 43
Todavía desilusionado
En mi árbol genealógico

Donde lo pongo
Qué debo hacer
Con el conocimiento
Simplemente no lo haría

Entonces digo
Abajo con la adopción
Y arriba con apoyo
Los derechos del niño
Por favor no abortes

Tus ideas que una madre
Puede ser apoyado
Para estar de pie con su hijo
Entonces son transportados

Lejos de una vida plena
De confusión y dolor
Una vida de sombras 'podría haber sido'
Y lluvia constante

Ojalá no pudiera ver la diferencia entre
Mi madre y mi padre
Y por qué oh por qué
Simplemente no encajaba

Los derechos del niño
Nunca lo negaré
La necesidad de ser escuchado
Visto y observado

En tu búsqueda de información
Si pudiera ver ahora
Ese joven de seis años
Abrázala fuerte para que ella vea

Ella es amada como es
A pesar de estar perdido
Ella es amada como es
Y su corazón puede descongelarse

Del dolor que ha tenido
Para que venga la caminata
Para encontrar su lugar
Donde se puede cantar su canción

Para los que ahora me conocen
Quédate cerca de mi corazón
Sé que soy fiesty extravagante
Y privado y duro

Con mi lengua
Que puede destrozarte
Con mi rabia y mi dolor
Por favor, no te precipites

De los derechos del niño
Nunca lo negaré
La verdad sobre todo
Saldrá a la superficie y llorará

Los derechos del niño
Y a todos sus corazones
Los amo a todos cariñosamente
Pero soy yo por donde debo empezar

Escrito por CVerite el 12 de julio de 2018
un adoptado transracial con sede en el Reino Unido

Adoptado deseo de conocer la Verdad

Hoy quiero compartir una poderosa experiencia de vida de una adoptada internacional de la India criada en Bélgica, miembro del ICAV, dispuesta a compartir su deseo de conocer la verdad de su vida antes de la adopción.

Al ser adoptado de la India, suele ser muy difícil buscar y encontrar la propia familia genética. Esto se debe a una variedad de razones, como las leyes de adopción internacional de la India que hacen poco para promover la búsqueda y el reencuentro, junto con la falta de documentación y / o la veracidad de la documentación del país de nacimiento o adoptivo.

Lo que demuestra la historia de Serafina es que debido a que estuvo dispuesta a cuestionar todo lo que le dijeron, a veces el desenlace es inesperado.

Disfruta leyendo La historia de Serafina ¡para descubrir por ti mismo cómo se desarrolló su viaje y el mensaje que desea compartir!

La verdad de la adopción internacional

¡Estas últimas semanas han sido frustrantes por decir lo menos! Recibí una carta oficial del gobierno australiano: la oficina del ministro Tehan, el ministro de Servicios Sociales, uno de los departamentos federales responsables de la adopción internacional. Nuestra comunidad de partes interesadas ha estado escribiendo y contactando activamente al Ministro para solicitar una revisión de la decisión de poner fin a la financiación de nuestro tan necesario servicio de búsqueda en la adopción internacional. Pero se nos ha negado.

Después de solo 2 años, el Servicio de Reunificación y Rastreo de Adopciones Internacionales de ISS Australia (ICATRS) que recibió menos de AUS$500k cada año, con una aceptación de más de 200 adultos adoptados y familias adoptivas, se cerrará y los casos se devolverán a las Autoridades Centrales de los Estados / Territorios. Históricamente, los gobiernos de los estados / territorios han proporcionado recursos mínimos para el apoyo posterior a la adopción en la adopción internacional, y menos aún para la búsqueda y reunificación. Desde que se convirtió en signatario de Convenio de la Haya, Australia ideó el Acuerdo Commonwealth-State que separa las responsabilidades entre los Estados y el Commonwealth. La Commonwealth es dueña de la relación con nuestros países emisores. Esto significa que, para los estados / territorios que evalúan en gran medida a los posibles padres, tienen poca comunicación diaria con nuestros países de nacimiento, por lo que no siempre están bien posicionados para realizar búsquedas por nosotros, años / décadas después de que se haya producido una adopción.

Australia pasó de hacer historia al proporcionar un servicio de búsqueda nacional y gratuito muy necesario para todos los adoptados internacionales adultos, a volver a unirse al resto de los gobiernos del mundo que participan en la adopción internacional pero hacen poco, para garantizar resultados positivos al proporcionar una posadopción integral. apoyos. Es un requisito como signatario de Convenio de la Haya pero ningún país del mundo ha dado un paso al frente para brindar un servicio integral, y especialmente no está dirigido a apoyar las necesidades de los adultos adoptados internacionales.

Lo entendería si el Gobierno Federal decidiera cerrar la adopción internacional por completo Y eliminar el servicio de búsqueda, pero seguir llevando a cabo la adopción internacional sin un apoyo integral posterior a la adopción, en mi opinión, es poco ético y simplemente incorrecto.

Desde 2014, el gobierno federal australiano asignó un presupuesto de AU$33.6m a lo largo de 5 años para facilitar la adopción internacional. De ese presupuesto, se ha dado poco o nada a los que ya están aquí: los adultos adoptados y sus familias adoptivas. Para aquellos que se ven afectados por la falta de una política de adopción internacional de fines de la década de 1960, los servicios posteriores a la adopción son mucho más importantes. Los adoptados de mi generación fueron, para la gran mayoría de nosotros, adoptados con documentación deficiente y procedimientos cuestionables. Financiar a la parte interesada más ruidosa y poderosa ha visto un sesgo flagrante del dinero de los contribuyentes. Pregunto dónde está la conciencia y la ética del gobierno australiano. ¿Cómo pueden justificar gastar AU$33.6m en servicios para futuros padres pero hacer poco o nada por aquellos de nosotros que ya estamos aquí, pidiendo ayuda y apoyo?

Vivimos en una era en la que se disculpan y se reconocen las políticas pasadas por el daño causado. La generación robada. La disculpa de la adopción forzada. Los australianos olvidados. Ahora la Comisión Real sobre Abuso Sexual. Bueno, un día, nuestra pequeña minoría de adoptados internacionales, que han quedado fuera de todos estos escenarios similares, tendrá que ser reconocida y reconocida. Nuestro día del juicio final llegará eventualmente. Pero es posible que tengamos que forzarlo en lugar de hablar con amabilidad y estar cortésmente agradecidos por nuestras vidas adoptivas. Somos adoptados por un país que nos trata como un gesto simbólico para “ayudar a los menos afortunados”. La política de adopción internacional se pavonea disfrazada de “en interés del niño”. Sin embargo, abiertamente, la retórica claramente no es cierta. Las acciones hablan más que las palabras. Las acciones son para quienes desean un hijo, no para el niño en sí.

En las últimas semanas, también envié una carta a la Comisión de Derechos Humanos de Australia para su informe anual sobre cómo Australia está siguiendo los derechos del niño. En mi presentación, señalo las muchas violaciones que ocurren en virtud de los Derechos del Niño en la adopción internacional desde la perspectiva de la experiencia vivida. Las prácticas pasadas y actuales de adopción internacional y la variedad de resultados que se remontan a fines de la década de 1960 van en contra de 13 de los 41 artículos de la Parte I bajo el Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

En todo el mundo, veo a adultos adoptados internacionales que hablan en masa, PERO, continuamente se nos ignora. los Los adoptados holandeses están demandando a su gobierno holandés por sus adopciones ilegales en las que sus propios países de nacimiento están reconociendo prácticas ilícitas. En última instancia, esto es a lo que se reducirá. Claramente, cuando pedimos con cortesía, amabilidad y respeto que escuchemos nuestras experiencias y hagamos lo correcto, los gobiernos de todo el mundo solo asumirán la responsabilidad cuando se trata de la crisis legal. No será hasta que muchos de nosotros comencemos a encontrar formas de buscar justicia a través de litigios en todo el mundo que ya no seremos ignorados. Esta es la realidad de la adopción internacional.

Observo de cerca el duro debate que se lleva a cabo en los EE. UU. Entre los padres a favor de la adopción y las agencias de adopción que están criticando al Departamento de Estado de los EE. UU. Por implementar controles más estrictos en la acreditación de las agencias de adopción y los estándares. Estos grupos de presión están enviando peticiones para pedirle al presidente de los Estados Unidos que apoye el aumento de las adopciones internacionales y están atacando al Departamento de Estado de los Estados Unidos por introducir reformas muy necesarias para prevenir prácticas ilícitas. Es interesante cómo estos mismos grupos de presión presionarán para atraer a más niños que necesitan ser salvados en todo el mundo, pero no hacen nada para garantizar que a los que ya están aquí se les otorgue la ciudadanía automática.

Estos grupos de presión y agencias claramente no se dirigen a los adoptados deportados que se hunden en la depresión y se ven muy afectados por ser desarraigados una vez más, sin elección propia. ¿Asumen estos grupos de presión alguna responsabilidad por la colocación de niños en familias que no eran adecuadas bajo regímenes anteriores con procedimientos laxos? No. No hablan de los derechos de estos niños, ahora adultos. No les importa que Estados Unidos envíe a estas personas de regreso de la misma manera que las compraron en el país. Sí, mi elección de palabra es correcta. Comprado, es decir, comprado. ¡Muestra la verdad de sus motivaciones! Los grupos de presión y las agencias de adopción promueven y abogan por sus propias necesidades egocéntricas, pero al mismo tiempo, convenientemente, hacen la vista gorda ante estos mismos niños (ahora adultos) que están siendo ignorados, sin apoyo y tratados de manera poco ética. ¿Dónde está su cabildeo por estos niños que crecieron? ¿Para aquellos que todavía luchan por la ciudadanía automática, adoptada en los EE. UU. Antes de 1983? Me atrevo a juzgar y decir que a ellos no les interesan las “necesidades de los niños”… solo para satisfacer sus propias necesidades e intereses.

Desglose de adopciones, prácticas ilícitas, deportaciones, abusos de derechos humanos: estas no son palabras que los cabilderos y las agencias de adopción usan o quieren reconocer. Sugiero que antes de promover más adopciones con procesos más laxos, deben sentarse y escuchar a los cientos de adoptados internacionales adultos que conozco cada año en todo el mundo, en todos los países adoptivos, de todos los países de nacimiento.

Me rompe el corazón una y otra vez escuchar nuestras experiencias. No son solo historias. Son nuestras realidades. Somos una minoría entre las minorías. Nuestras experiencias significan poco para los gobiernos que toman decisiones sobre lo que financiarán porque no estamos en su radar para apaciguar o reconocer.

Para aquellos que piensan ingenuamente que ICAV es un crisol de razas para una minoría de adoptados enojados / amargados que sufrieron en sus familias adoptivas, piénselo de nuevo. Tenemos tantos miembros que han sido amados y se les ha dado una gran familia adoptiva como aquellos que han sufrido en entornos no tan positivos. No estamos en contra de las familias adoptivas. Estamos en contra de los procesos de adopción internacional, los gobiernos, las partes interesadas que toman decisiones que impactan nuestras vidas sin nuestra voz y que están eligiendo conscientemente no aprender del pasado.

A cierta edad y madurez para comprender el fenómeno de la adopción internacional y abrirse para aprender las políticas involucradas, muchos adoptados internacionales y transraciales adultos no pueden evitar preguntarse. Nos preguntamos por qué el sistema está tan sesgado hacia la adopción sin asumir ninguna responsabilidad sincera de garantizar que todas las personas afectadas por la adopción reciban un mejor apoyo.

Nuestros derechos y necesidades siguen siendo ignorados. El rastro del dinero no se extiende a nosotros, los niños que crecen. Solo está disponible para aquellos que quieren tener un hijo con poca previsión sobre si ese niño experimenta un resultado positivo o negativo a largo plazo.

He estado presente durante 20 años, expresándome activamente, apoyando a los adoptados internacionales y creando recursos muy necesarios para evitar la reinvención de la rueda para muchos de nosotros que luchamos en el viaje. En mis primeros años estábamos solos. Ahora ... hemos creado algo completamente diferente. Estamos aprovechando nuestras energías y trabajando juntos.

Usaré esta realidad para continuar alentando a los compañeros adoptados a seguir presionando, seguir exigiendo cambios, seguir intentándolo, seguir hablando. Algún día, algo tendrá que ceder y se producirán los cambios que pedimos.

La verdad de la adopción internacional no se puede silenciar para siempre.

Voces de los más impactados en Adopción

El sitio web del ICAV proporciona mucha información para una variedad de audiencias: compañeros adoptados internacionales y transraciales, padres adoptivos / futuros y profesionales. Uno de nuestros principales objetivos es proporcionar una plataforma para que pueda escuchar a los más afectados, el adoptado. Yo digo "impactado más " porque somos la única parte de todos ellos (padres biológicos, padres adoptivos, abogados, trabajadores sociales, trabajadores del gobierno) que generalmente no es un adulto en el momento de las decisiones de renuncia y adopción. Nos impacta el hecho mismo de que somos niños sin una voz madura para nosotros mismos o sin comprensión de lo que está sucediendo.

Aquí brindamos nuestras voces a una edad en la que hablamos por nosotros mismos. Compartimos nuestros viajes con honestidad con la esperanza de que ayuden a otros a comprender mejor lo complejo que es buscar nuestra identidad y encontrar nuestro lugar en este mundo.

En la web del ICAV, en el Historias individuales sección, ofrecemos una maravillosa colección de experiencias personales. Puede que no sea lo mismo que nuestros padres, pero es nuestra perspectiva única.

Hoy, quiero llamar la atención sobre nuestra contribución más reciente. Es una pieza bellamente escrita por un adoptado vietnamita, Paul Bonnell, criado como un estadounidense que creció en Malasia, Filipinas y los Estados Unidos.

Aquí está la pieza expresada artísticamente de Paul en palabras e imágenes llamada Re-imaginar (la) obra en / de la literatura.

Paul Bonnell

Un viaje por el espacio, un viaje dividido

Por Sunny Reed, Adoptado internacional coreano.

Los adoptados internacionales hablan a menudo sobre el regreso a su país de nacimiento, un tiempo definido por la búsqueda y el hallazgo. Publicación reciente de Lynelle me hizo reflexionar sobre mi relación con Corea, la tierra que, hace más de tres décadas, me lanzó a un país hecho de sueños. Hablamos de “el regreso” como un viaje de sanación, confrontación y conflicto. Hoy comparto mi perspectiva sobre lo que significa “el regreso” para mí y cómo esa frase se compara con mi experiencia con la adopción y con mis padres.

Un océano y varios continentes ocupan la distancia entre mí y un pasado invisible. Un pasado que me sufre su opacidad cada vez que escucho la palabra Corea.

Durante muchos años, Corea fue una mala palabra, algo escupido, un sustantivo formado en la parte posterior de la garganta donde se acumulaban las flemas. Fue vergonzoso. Fue feo. Estaba lleno de gente con caras planas y ojos entrecerrados y cabello oscuro y áspero como yo. Pero Corea era el país, mi hogar sólo en el sentido metafórico, que se me instruyó que abrazara.

Muchas familias alientan a los adoptados internacionales a regresa, para encontrar el lugar que los dejó ir, sugiriendo que un viaje de regreso borrará el descontento, la alteridad y la experiencia de un adoptado con el racismo. Un viaje a la patria podría reemplazar esos males con la satisfacción de una curiosidad cumplida. Quizás esto ayude a algunos adoptados. Ciertamente los apoyo y espero que un viaje sirva a esos propósitos y más. Lo ha hecho, para muchos, y estoy orgulloso de ellos. Pero nunca he vuelto, ya sea por falta de dinero o por ganas. Este es el por qué.

En su lecho de muerte, mi madre me instó a Go a Corea. Ella había presionado para este viaje toda mi vida, presionándome para que regresara mientras cosas como Voy a patear tus ojos directamente y Los chinos no pueden ser punks Competí por el espacio en mi autoimagen en desarrollo. Mi madre me empujó a Corea cuando mi asiáticaidad se convirtió en un lastre, tejiendo su solicitud equivocada en la creciente división de nuestra relación.

Una tarde, mi madre se sentó frente a mí en nuestra cocina ventilada, sentada en su taburete acolchado sin respaldo mientras yo hacía los deberes y me quejaba de la vida de adolescente. De alguna manera, surgió la adopción o la raza, temas para los que cumplimos con los criterios, pero sobre los que nosotros mismos nos jactamos de ignorarlos. Fijó sus brillantes ojos azules en mí y en esa amplia cocina abierta preguntó ¿Por qué no te gusta Corea? ¿Es porque te abandonó?

Recogí mis cosas y entré furioso a mi habitación. Sus retratos familiares cuidadosamente colgados temblaron cuando cerré la puerta. Mi yo adolescente no podía articular nada más que ira en respuesta a su pregunta acusatoria. Hoy entiendo mi reacción.

Desde la perspectiva de mi madre, mi falta de curiosidad fue un defecto. Murió sin darse cuenta de que no podía aceptar un país no porque “me abandonara”, sino porque años de condicionamiento externo me enseñaron a odiarlo.

Pero podemos deshacer este daño. Los padres adoptivos ansiosos por cambiar la narrativa de adopción unilateral del público pueden ayudar a los adoptados que luchan por encontrar su lugar, a aceptar los fragmentos de una herencia que reúnen como propios. Debemos permitir que los adoptados crezcan en la cultura que elijan, o no, para habitar. O tal vez un adoptado aceptará su libertad para flotar libremente entre mundos, contento con la independencia, sacando fuerza de la ambigüedad.

Al final, no importa. Siempre que el adoptado elija visitar su tierra natal, debemos considerarlo como un ser humano independiente. Podemos operar separadamente de nuestras adopciones, encontrándonos en caminos que finalmente nos forjamos. Si esto sucede con o sin una visita al país de origen, es porque el adoptado eligió esa forma.


Sunny J. Reed es un escritor de Nueva Jersey. Su trabajo principal se centra en la adopción transracial, las relaciones raciales y la familia estadounidense. Además de contribuir a Voces de los adoptados internacionales y Querida adopción, Sunny utiliza la no ficción creativa como una forma de llegar a un público más amplio. Su primera memoria flash ('los afortunados') se publicó en Tilde: una revista literaria. Su segunda pieza ('fantasma del patio de recreo') saldrá a la venta por Revista literaria Parhelion en abril de 2018. Actualmente está trabajando en una memoria literaria.

Regreso a la tierra natal

Acabo de regresar de un viaje de regreso de más de 3 semanas a mi país de nacimiento, Vietnam. Este viaje da fe del mantra "la adopción es un viaje que dura toda la vida“! Mi regreso a la patria ha sido otro desenvolvimiento de las muchas capas en la exploración de quién soy y a dónde pertenezco.

Este viaje fue un gran contraste con el primero que hice hace 18 años. En el año 2000 regresé a Vietnam por primera vez. Tenía veintitantos. Recién había comenzado a despertar para comprender que tenía "adopción" y "renuncia" cuestiones. Ciertamente no tenía idea de que tenía una gran cantidad de dolor y pérdida debajo de la superficie de mi vida diaria.

Cuando llegué a Vietnam por primera vez en el año 2000, me sentí afectado por sentimientos abrumadores que no sabía que existían. Recuerdo el duelo profundo e intenso que surgió dentro de mí mientras aterrizábamos en el aeropuerto. Me inundaron emociones abrumadoras y pasé la primera semana llorando y tratando de averiguar por qué lloraba y qué significaba todo eso.

Ese viaje terminó siendo bastante liberador, una visita maravillosa y muy curativa. El momento más memorable fue la mujer local en el delta del Mekong que me preguntó en un inglés vacilante de dónde era. En mi inglés quebrado le expliqué de manera muy sencilla que me fui del país cuando era un bebé y fui criado por australianos blancos porque no conocía a mi madre ni a mi padre. Habiendo vivido casi 3 décadas escuchando la respuesta de la gente, "Oh, que suerte tienes”Al enterarse de mi estado de adopción, esta mujer en el delta del Mekong había sido la primera en comprender de inmediato mis pérdidas. Ella dijo mi verdad que resonó en mi interior cuando respondió: "Oh, te has perdido tanto! "

18 años después, soy una Lynelle diferente, ya no fragmentada y confundida. Ahora soy muy consciente de los impactos de la renuncia y la adopción. Ahora han pasado 20 años de hablar y alentar a los compañeros adoptados a ser proactivos y compartir sobre los problemas que enfrentamos. Esta vez, regresé y me sentí muy arraigada al estar de regreso en mi tierra natal y conocer mi lugar, hora y fecha de nacimiento. Me deleité al estar de vuelta en mi distrito y en el hospital de nacimiento. Disfruté mezclarme entre personas que se parecen a mí. Sentí una afinidad natural con el lugar y la gente. ¡Me encanta la vitalidad de la ciudad de Ho Chi Minh! I pueden ahora llámalo hogar ¡porque se ha encontrado mi certificado de nacimiento y sé algunas verdades básicas sobre mí!

Claramente, no era solo yo quien podía sentir que me sentía como en casa. Mi esposo es un chino australiano de tercera generación y me dijo: "¡Vaya, me acabo de dar cuenta de que estoy casado con una mujer vietnamita!“Fue uno de esos momentos divertidos, pero debajo de la superficie, la verdad en lo que dijo fue profunda. I soy en realidad vietnamita y siento que finalmente he recuperado esa parte de mí que faltaba. Ya no siento que soy solo una chica australiana, lo soy Vietnamita - australiano. Esta segunda visita me destacó los muchos aspectos de lo que soy, ¡soy fundamentalmente muy vietnamita!

La conexión con la madre tierra, el respeto por la naturaleza y las cosas nutritivas siempre han estado dentro de mí, pero durante mis viajes a Vietnam se hizo evidente que esta es una forma de ser muy vietnamita. Viajaba de sur a norte y en todos los lugares a los que iba, ya fuera en la ciudad o en el campo, había muchas parcelas de tierra con campos de cultivo de hortalizas, flores, arroz o algo así. Las costumbres urbanas en Vietnam aún no han olvidado el vínculo entre la madre naturaleza y nuestras necesidades humanas.

El deseo innato en mí de construir y ser parte de una comunidad, también lo vi reflejado en la forma de vida vietnamita. En Vietnam, el ejemplo de cómo se desplazan entre sí en las carreteras es asombroso. La gente y el tráfico fluyen uno alrededor del otro, permitiéndose el uno al otro seguir sus caminos sin agresión, presión o competencia. Hay una forma natural de "trabajar juntos”En armonía que resuena dentro de mí.

Soy por naturaleza una persona muy amigable, siempre interesada en conocer a los demás a un nivel más profundo. Encontré esto reflejado en muchos de los lugareños vietnamitas que conocí y con los que pasé mucho tiempo. Mi taxista Hr Hien me llevó a un viaje de 12 horas a los Mercados Flotantes. Me abrazó, un extraño en realidad, como su pequeño "hermana“. Resulta que en realidad nacimos en el mismo hospital y él solo tenía 7 años más. Me abrigó y protegió todo el día. Fácilmente podría haber abusado de su posición de poder, dado que no hablo vietnamita y podría haberme robado y arrojado en medio del delta del Mekong. En cambio, me tomó durante todo el día y me trató con respeto, dándome la bienvenida a su vida compartiendo sus pensamientos y puntos de vista sobre la vida, la cultura, la familia, las leyes y las costumbres vietnamitas. Cuando comprábamos cosas, decía: "No digas una palabra, les diré que eres mi hermana que regresó de Australia y que se fue cuando era un bebé para explicar por qué no puedes hablar vietnamita.“. Luego negociaría por nosotros y obtendría el "tarifa local“. Fueron experiencias como esta las que me mostraron el alma del pueblo vietnamita con el que me relaciono: el sentido de cuidar a los demás, ser amable y generoso en espíritu.

Al regresar para visitar el Museo de los Restos de la Guerra, recordé una vez más el espíritu vietnamita de resistencia, perdón y capacidad para seguir adelante a pesar de una terrible y fea historia de guerras y atrocidades. Atributos que he visto dentro de mi ser y ahora comprendo de dónde fluyen. ¡Es mi espíritu vietnamita, mi ADN vietnamita! Estoy programado para haber sobrevivido y prosperar, a pesar de las adversidades.

Para mí, regresar a la tierra natal ha sido muy importante para abrazar todos los aspectos de quien soy. Soy producto de la renuncia y la adopción, entre dos culturas, tierras y personas. Al crecer en mi país adoptivo, había sido completamente australiana sin comprender ni abrazar mi vietnamita. Ahora, a mediados de mis 40, siento que he vuelto a mí mismo. Estoy orgulloso de mis dos culturas y tierras. Amo los aspectos vietnamitas que veo en mí y también amo mi cultura e identidad australianas. Ya no me siento dividido, pero me siento cómodo siendo ambos al mismo tiempo.

Me tomó años de conciencia activa abrazar mi identidad, cultura y orígenes perdidos, pero es un viaje que quería hacer. Me había dado cuenta cuando tenía veintitantos años de que ser adoptado había resultado en la negación de una gran parte de lo que soy, en mi esencia.

Espero con interés los futuros retornos a Vietnam. Espero que algún día sea para reunirme con mi familia biológica vietnamita. ¡Ese será un camino asombroso de descubrimiento que abrirá aún más facetas para descubrir quién soy!

¡Puedo relacionarme con el Lotus, la flor nacional de Vietnam!

Para los vietnamitas, loto es conocido como un Exquisito flor, que simboliza la pureza, la serenidad, el compromiso y el optimismo del futuro ya que es la flor que crece en el agua fangosa y se eleva sobre la superficie para florecer con notable belleza.

Hacer clic aquí por mi colección de fotos de este viaje y aquí para fotos de la visita de regreso del año 2000.

No es mi salvador blanco: revisión


La autora, Julayne Lee, es una adoptada internacional nacida en Corea del Sur y criada en los Estados Unidos. Siendo una lectora ávida, pero no específicamente interesada en la poesía, disfruté totalmente del libro de Julayne porque podía identificarme con lo que ella comparte sobre su propio viaje y la experiencia sociopolítica más amplia como una adoptada internacional. Su voz es una de los cientos de miles de adoptados coreanos (KAD) que se exportarán desde su país de nacimiento a través de la adopción internacional.

No es mi salvador blanco es una lectura honesta, emocionante, inquietante y profundamente cautivadora. Julayne describe tantos ángulos de la experiencia de los adoptados internacionales, reflejando nuestro viaje de toda la vida de esforzarnos por dar sentido a nuestros comienzos y quiénes somos como producto de nuestra renuncia y adopción. Amo las imágenes creadas por sus palabras. Admiro que no dejó piedra sin remover con su coraje para hablar sobre los muchos aspectos no tan maravillosos de la experiencia de la adopción.

Algunas de mis piezas favoritas con las que me sentí especialmente identificado fueron su carta a sus madres, cabello racista, mapa del cuerpo y valores de la patria.

Para aquellos adoptados internacionales que han muerto por los complejos traumas experimentados en sus vidas adoptivas, saludo a Julayne por recordar sus nombres para siempre de una manera tan potente. A través de su libro, sus vidas no serán olvidadas ni en vano.

También da golpes duros en su país de nacimiento y no escatima empatía ni excusa para renunciar a tantos de sus hijos. Sus palabras en pedazos, como Potente ACI de Corea - Campos de internamiento de secuestros son una forma poderosa de explicar el trauma que experimentan los KAD al procesar las múltiples capas de pérdida y abandono, no solo de sus familias biológicas, sino también de su país de nacimiento. Me encantó la irreverencia y la verdad capturadas en el Salmo para los salvadores blancos.

Al no ser un KAD, ya que soy adoptado de Vietnam, encontré que este libro es educativo sobre parte de la historia de la exportación de niños de Corea del Sur que antes desconocía.

En general, recomiendo totalmente la lectura de esta colección de poesía para cualquiera que esté abierto a pensar críticamente sobre la adopción internacional a partir de la experiencia vivida.

¡Bravo Julayne!

No es mi salvador blanco está a la venta el 13 de marzo y puede ser pre-ordenado aquí.

Español
%%footer%%