Las adopciones de Finlandia son similares a las de Holanda.

por Sabina Söderlund-Myllyharju, adoptado de Taiwán a Finlandia.
Traducción de Fiona Chow. Publicación original aquí en sueco.

Recientemente, mi suministro de noticias de Facebook se ha inundado de importantes noticias de lugares como los Países Bajos, Suiza y Suecia. Los Países Bajos han suspendido todas las adopciones del extranjero después de que una investigación reveló abusos sistemáticos y adopciones ilegales. Se ha iniciado una investigación similar en Suiza. En Suecia, los adoptados adultos de Chile, junto con los de otras naciones, están luchando para que se implemente una investigación a nivel nacional lo antes posible. 

Esta acumulación de vapor en el mundo de la adopción comenzó a despertar sentimientos dentro de mí. Durante mucho tiempo, he estado observando una fuerte oposición contra la adopción de adultos adoptados en los círculos internacionales en los que estoy involucrado en las redes sociales. ¿Pero detener por completo todas las adopciones? Eso me sonó extraño. Hace muchos años pensé lo mismo, pero desde entonces me he dado cuenta de que ese pensamiento es un poco demasiado radical. Al menos, no mientras haya niños sin padres.

La otra noche, escuché una discusión en la que un padre adoptivo sueco se paró abiertamente en la brecha por los niños adoptados ilegalmente que ahora están exigiendo que Suecia se responsabilice. Ella los apoyó de todo corazón, a pesar de que es probable que su compromiso traiga consecuencias negativas en su propia vida. Me reconfortó que ella, como madre adoptiva, esté dispuesta a hacer todo lo que esté a su alcance para que sus propios hijos en el futuro no tengan que cuestionar el sistema de adopción de la misma manera que los niños robados de hoy.

Mi propia adopción no salió como debería, y esto ha sido la fuente de una miríada de emociones diferentes dentro de mí. Estos han ido desde la tristeza de no haber crecido con mi familia biológica, hasta el enojo real por un sistema lleno de deficiencias. ¿Cómo es posible que me transportaran de un continente a otro con la ayuda de papeles falsificados? Que los delincuentes hayan sido juzgados y castigados es por supuesto justo y correcto, pero ¿por qué nunca hubo ningún intento de reunirme a mí y a docenas de otros niños con sus familias originales?

Al mismo tiempo, he experimentado grandes sentimientos de culpa por tan solo pensar de esta manera, ya que he tenido una buena vida aquí en Finlandia. ¿Quién soy yo realmente para quejarme? De hecho, no se trata de no estar agradecido. Estoy realmente agradecido por muchas cosas, entre las que se incluyen mis tres hijos que están creciendo en un país fantástico como Finlandia. Sin embargo, ¿estoy agradecido por haberme separado de mi madre biológica? ¿Es posible que deje de preguntarme por qué mis documentos de identificación fueron falsificados en el momento de la adopción? ¿Me vendieron? ¿Es esto lo que realmente quería mi madre biológica?

Han pasado muchos años desde mi propia adopción y en ese momento, los arreglos se hicieron en forma privada, sin la ayuda de una agencia de adopción, ni la protección que dicha agencia habría brindado. Me complace que las adopciones de Finlandia de hoy estén reguladas de una manera totalmente diferente, de modo que podamos estar seguros de que las cosas se hacen de manera legal y correcta cuando colocamos a los niños en una adopción internacional. Así son las cosas, ¿no? Seguramente nuestro enfoque está en lo que es mejor para el niño, tal como lo exige la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño (CDN). ¿Seguramente optamos por actuar sin demora cuando surja una actividad sospechosa en el campo de la adopción?

Mi esperanza es que los adoptados, los padres adoptivos y los adoptantes puedan estar seguros de que todos aquellos que trabajan con la adopción en Finlandia son, con buena conciencia, capaces de decir que todo está funcionando como debería. Espero sinceramente que las agencias de adopción como Interpedia, Save the Children y la ciudad de Helsinki hayan estado en silencio durante tanto tiempo porque no tienen absolutamente nada que ocultar. 

Al mismo tiempo, difícilmente puedo ser la única persona que piense que una investigación estatal independiente está muy atrasada, incluso en un país como Finlandia.  

Las etiquetas Anti-Pro Adoption

Me molesta mucho menos hoy en día que la gente sienta la necesidad de juzgar dónde estamos yo o ICAV en las discusiones de adopción como si fueran solo “anti” o “pro”, ¡como si la adopción pudiera clasificarse en algún espectro de adopción lineal!

Sí, me gusta, y animo a mis compañeros, a llamar y hablar abiertamente sobre las complejidades y pedir el fin de las prácticas poco éticas, el tráfico, la deportación, el realojamiento, el abuso ... pero la realidad es, generalmente, cuando los adoptados hablan sobre estos temas desde estos ángulos, ¡podemos etiquetarnos y cerrarnos fácilmente!

Personalmente, creo que hay muchos matices en el ámbito de la adopción. Como si yo apoyara la adopción simple en teoría sobre la adopción plenaria, ¿eso me hace “anti” o “pro”? Si prefiero el cuidado y la tutela por familiares a cualquiera de ellos, ¿soy "anti" o "pro"? Si prefiero que los niños se mantengan en su país de nacimiento, ¿soy "anti" o "pro"? Si prefiero que los niños se queden dentro de su familia o comunidad nuclear y extendida, ¿soy "anti" o "pro"? Si quiero priorizar la seguridad de un niño, ¿soy "anti" o "pro"? Si quiero que una madre conserve una opción, ¿soy "anti" o "pro?"

¿No es un poco simplista superponer un espectro lineal tan estrecho en nuestras opiniones para un tema tan complejo? ¿Y qué sucede cuando consideramos la adopción nacional con la adopción internacional? ¿O adopción doméstica transracial con adopción internacional transracial? Las discusiones siempre serán tan complejas con tantas diferencias pero también, ¡tantas similitudes!

Al final del día, la adopción transracial, la adopción local, la adopción internacional, el cuidado de crianza, la tutela, el cuidado por familiares son todas opciones para situaciones complicadas en el bienestar infantil. ¿Qué debemos hacer con los niños que son vulnerables y necesitan atención? ¿Cómo podemos asegurarnos de que tengan estabilidad a largo plazo dentro de estructuras amorosas y de apoyo para su viaje de por vida? Las respuestas a estas preguntas nos llevan mucho más allá de una simple discusión “anti” y “pro”. Simplificar estas discusiones a ese tipo de enfoque realmente no nos lleva a ningún lado excepto a dividirnos.

Cuando simplificamos en exceso situaciones complejas, embrutecemos el alcance de la mente y limita las posibles soluciones.

Al considerar la adopción internacional, apoyo la seguridad del niño y el respeto por las familias, las etnias y las culturas. Esto siempre debe ser lo primero y más importante en nuestras prioridades al considerar soluciones para el niño. No soy anti o pro - Me refiero a fomentar una discusión abierta y saludable sobre temas complejos que no tienen UNA solución única para todos., pero debe discutirse caso por caso. ¡Me encantaría que los gobiernos pudieran poner más dinero y concentrarse en ayudar a mantener unidas a las familias siempre que sea posible! También reconozco que no todas las familias optaron por permanecer juntas y que las mujeres deberían tener opciones. Mi punto es que no podemos superponer UNA solución a todo un espectro de situaciones complejas. Todos y cada uno de los niños con sus padres y familiares necesitan que su situación sea considerada por sus propios méritos. Y no olvidemos que debemos reconocer que es posible que las soluciones deban cambiar con el tiempo.

El mayor impacto que crea la adopción plenaria es que es una solución permanente para lo que a menudo es una crisis temporal o de corto plazo. Para algunos, es de esperar que permanecer juntos sea la preferencia y los gobiernos deben ofrecer suficientes apoyos sociales para que esto sea posible. Para otros, si insisten en no ser padres de sus hijos ni que los parientes asuman la tutela, espero que podamos pasar a un modelo mejor, como la adopción simple, que garantice que la identidad original permanezca intacta y la conexión con los parientes se conserve legalmente. Me disgusta mucho la forma en que la adopción plenaria se ha acumulado inadvertidamente en más trauma del que se supone que debe ayudar. Las personas son humanas, cambiamos con el tiempo. ¿Por qué seguimos colocando cambios legales permanentes en la vida de los niños como soluciones difíciles de cambiar cuando, de hecho, tal vez una mejor manera sería tener en cuenta que las situaciones y las personas cambian y permitir soluciones más flexibles?

Usar etiquetas lineales simplistas como "anti" y "pro" para discutir la adopción internacional puede ser contraproducente. ¿Cuánto echamos de menos cuando nos limitamos a discusiones tan lineales?

No es una atracción turística

¿Te imaginas si un extraño entrara a tu casa y comenzara a tomarse selfies con tu hijo, le diera regalos, lo abrazara y besara y luego se fuera? Al día siguiente, un nuevo extraño entró en su casa e hizo exactamente lo mismo.

Esta es una realidad para la mayoría de los niños que viven en orfanatos en todo el mundo. No lo pensamos dos veces cuando vemos que la gente publica este tipo de imágenes, de hecho, a menudo nos elogiamos unos a otros cuando participamos en tales actividades. Desde que tengo memoria, visitar orfanatos, posar con “huérfanos”, amar y darles regalos ha sido visto como algo bueno y aceptable, ¡pero creo que es hora de reevaluar! De hecho, hace mucho tiempo que deberíamos habernos dado cuenta de lo descuidados que a veces podemos ser con la seguridad y el bienestar de estos niños.

¿Cómo es que cuando se trata de nuestros propios hijos vemos las cosas de manera tan diferente? Cuando se trata de nuestro propio hijo, nadie necesita decirnos los efectos negativos que tales situaciones podrían provocar, pero cuando no es nuestro hijo, sino un niño en un orfanato, los despojamos tan fácilmente de su individualidad y valor. Los instintos paternos que mantienen a nuestros hijos fuera de peligro deben extenderse a todos los niños, no solo a los de nuestro hogar. Debemos trabajar para proteger a TODOS los niños por igual. 

Si bien ciertamente hay mucho que entender sobre por qué existe esta discrepancia en el valor, de eso no se trata esta publicación.

Lo que me gustaría discutir es por qué el voluntariado en orfanatos puede ser problemático y, a veces, causar daño. 

  1. La mayoría de los niños en los orfanatos no son huérfanos. En el pasado, la donación y el voluntariado en orfanatos se consideraba algo bueno y noble, pero con el entendimiento de que 4 de cada 5 niños que viven en esas instituciones no son huérfanos, es nuestra responsabilidad asegurarnos de que no contribuimos al problema. El acto de visitar y ser voluntario en orfanatos se ha vuelto cada vez más popular a lo largo de los años y, como resultado, ha habido un aumento directo en el número de orfanatos en todo el mundo. El deseo de donaciones puede incitar a los orfanatos a buscar niños para llenar sus muros, aprovechando a las familias vulnerables que están desesperadas por recibir ayuda. Como resultado, los niños son separados de familias en las que se podría haber invertido para mantenerse juntos (lo que realmente es lo mejor para el niño). Debido a esto, los niños a menudo son retenidos dentro de estas instituciones para incurrir en donaciones continuas de voluntarios y organizaciones religiosas que han desarrollado una relación personal con ese orfanato en particular. 
  2. No existe un buen orfanato. Si bien no estoy diciendo que no haya orfanatos administrados por buenas personas que hacen todo lo posible para brindar un entorno seguro y acogedor, la institucionalización de los niños nunca se ha considerado "buena" para ellos. Los niños no prosperan en el cuidado institucional, incluso en las mejores condiciones. La tasa de abuso físico, emocional y sexual dentro de los orfanatos es alta. Si sabemos que nuestras contribuciones a los orfanatos pueden promover potencialmente la creación de huérfanos y también sabemos lo dañino que es el cuidado institucional para un niño, entonces ¿por qué en el mundo consideraríamos contribuir a un sistema que está institucionalizando innecesariamente a los niños 4 de cada 5 veces? Al igual que para nuestros propios hijos, es mejor que todos los niños se queden con sus familias biológicas siempre que sea posible. Sería mejor apoyar programas que se centren en mantener unidas a las familias o reintegrar a los niños a sus familias en lugar de poner ese dinero en sistemas que separan a las familias.
  3. Solo voluntarios y profesionales debidamente examinados y capacitados deben trabajar con niños en instituciones de cuidado. Permitir que grupos de voluntarios capacitados y seleccionados de manera inadecuada tengan acceso a niños vulnerables en orfanatos promueve un entorno inseguro para los niños. 
  4. Cuando los voluntarios visitan los orfanatos, incluso por un corto período de tiempo, crean un vínculo que se romperá una vez que el voluntario se vaya a casa. Los niños que se encuentran en la lamentable posición de ser colocados en un orfanato han estado expuestos a traumas. Primero, está el trauma que provocó la necesidad de asistencia. Esto podría ser cualquier cosa, desde abuso, negligencia, muerte en la familia, pobreza, salud mental de un padre, pérdida de un trabajo, corrupción o una multitud de otras razones. En segundo lugar, está el profundo trauma de estar separados de todo y de todos con los que están familiarizados. Perder ese vínculo y la conexión diaria con los miembros de su familia es extremadamente traumatizante. La mayoría de las veces, los orfanatos se convierten en una puerta giratoria de personas que entran, se unen a los niños y luego se van, exponiendo así a los niños al trauma del abandono una y otra vez. 
  5. Las visitas, el voluntariado y las donaciones a orfanatos crean un mercado de oferta y demanda que puede conducir a la trata de niños. En muchos países en desarrollo donde la infraestructura gubernamental es débil, a menudo existe una falta de supervisión adecuada dentro de los orfanatos. Por lo tanto, es casi imposible garantizar que la mayoría de estos orfanatos se gestionen de forma legal y ética. En muchos países donde el crecimiento de los orfanatos se ha disparado en los últimos años, se ha convertido en un problema abrumador que abordar. Con más de 500 orfanatos sin licencia solo en Uganda, es casi imposible donar adecuadamente o ser voluntario dentro de estas instituciones mientras se garantiza que las cosas se manejen de manera ética y que los niños no sean explotados para recibir ingresos de las donaciones.

Si bien no estoy diciendo que no haya absolutamente ninguna manera de ser voluntario de manera segura y ética en un orfanato, creo que es importante ser humildes y asegurarnos de que en nuestro intento de "hacer el bien" no hayamos participado de alguna manera en un sistema que pueda estar explotando a los niños. Puede ser fácil convencernos de que si nuestras intenciones son buenas, los resultados de nuestras acciones son intrascendentes. Las buenas intenciones son inútiles si causan daño. Durante muchos años, inconscientemente, subestimé la vida de los niños en instituciones de cuidado institucional, todo en nombre de la buena voluntad. Me avergüenza mi falta de juicio e ignorancia. Pero reconocer y admitir dónde me equivoqué es parte de convertirme en el cambio que quiero ver en este mundo.

Que todos lo hagamos mejor y seamos mejores para estos niños y sus familias.

Sobre Jessica Davis

La verdad de la adopción internacional

¡Estas últimas semanas han sido frustrantes por decir lo menos! Recibí una carta oficial del gobierno australiano: la oficina del ministro Tehan, el ministro de Servicios Sociales, uno de los departamentos federales responsables de la adopción internacional. Nuestra comunidad de partes interesadas ha estado escribiendo y contactando activamente al Ministro para solicitar una revisión de la decisión de poner fin a la financiación de nuestro tan necesario servicio de búsqueda en la adopción internacional. Pero se nos ha negado.

Después de solo 2 años, el Servicio de Reunificación y Rastreo de Adopciones Internacionales de ISS Australia (ICATRS) que recibió menos de AUS$500k cada año, con una aceptación de más de 200 adultos adoptados y familias adoptivas, se cerrará y los casos se devolverán a las Autoridades Centrales de los Estados / Territorios. Históricamente, los gobiernos de los estados / territorios han proporcionado recursos mínimos para el apoyo posterior a la adopción en la adopción internacional, y menos aún para la búsqueda y reunificación. Desde que se convirtió en signatario de Convenio de la Haya, Australia ideó el Acuerdo Commonwealth-State que separa las responsabilidades entre los Estados y el Commonwealth. La Commonwealth es dueña de la relación con nuestros países emisores. Esto significa que, para los estados / territorios que evalúan en gran medida a los posibles padres, tienen poca comunicación diaria con nuestros países de nacimiento, por lo que no siempre están bien posicionados para realizar búsquedas por nosotros, años / décadas después de que se haya producido una adopción.

Australia pasó de hacer historia al proporcionar un servicio de búsqueda nacional y gratuito muy necesario para todos los adoptados internacionales adultos, a volver a unirse al resto de los gobiernos del mundo que participan en la adopción internacional pero hacen poco, para garantizar resultados positivos al proporcionar una posadopción integral. apoyos. Es un requisito como signatario de Convenio de la Haya pero ningún país del mundo ha dado un paso al frente para brindar un servicio integral, y especialmente no está dirigido a apoyar las necesidades de los adultos adoptados internacionales.

Lo entendería si el Gobierno Federal decidiera cerrar la adopción internacional por completo Y eliminar el servicio de búsqueda, pero seguir llevando a cabo la adopción internacional sin un apoyo integral posterior a la adopción, en mi opinión, es poco ético y simplemente incorrecto.

Desde 2014, el gobierno federal australiano asignó un presupuesto de AU$33.6m a lo largo de 5 años para facilitar la adopción internacional. De ese presupuesto, se ha dado poco o nada a los que ya están aquí: los adultos adoptados y sus familias adoptivas. Para aquellos que se ven afectados por la falta de una política de adopción internacional de fines de la década de 1960, los servicios posteriores a la adopción son mucho más importantes. Los adoptados de mi generación fueron, para la gran mayoría de nosotros, adoptados con documentación deficiente y procedimientos cuestionables. Financiar a la parte interesada más ruidosa y poderosa ha visto un sesgo flagrante del dinero de los contribuyentes. Pregunto dónde está la conciencia y la ética del gobierno australiano. ¿Cómo pueden justificar gastar AU$33.6m en servicios para futuros padres pero hacer poco o nada por aquellos de nosotros que ya estamos aquí, pidiendo ayuda y apoyo?

Vivimos en una era en la que se disculpan y se reconocen las políticas pasadas por el daño causado. La generación robada. La disculpa de la adopción forzada. Los australianos olvidados. Ahora la Comisión Real sobre Abuso Sexual. Bueno, un día, nuestra pequeña minoría de adoptados internacionales, que han quedado fuera de todos estos escenarios similares, tendrá que ser reconocida y reconocida. Nuestro día del juicio final llegará eventualmente. Pero es posible que tengamos que forzarlo en lugar de hablar con amabilidad y estar cortésmente agradecidos por nuestras vidas adoptivas. Somos adoptados por un país que nos trata como un gesto simbólico para “ayudar a los menos afortunados”. La política de adopción internacional se pavonea disfrazada de “en interés del niño”. Sin embargo, abiertamente, la retórica claramente no es cierta. Las acciones hablan más que las palabras. Las acciones son para quienes desean un hijo, no para el niño en sí.

En las últimas semanas, también envié una carta a la Comisión de Derechos Humanos de Australia para su informe anual sobre cómo Australia está siguiendo los derechos del niño. En mi presentación, señalo las muchas violaciones que ocurren en virtud de los Derechos del Niño en la adopción internacional desde la perspectiva de la experiencia vivida. Las prácticas pasadas y actuales de adopción internacional y la variedad de resultados que se remontan a fines de la década de 1960 van en contra de 13 de los 41 artículos de la Parte I bajo el Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

En todo el mundo, veo a adultos adoptados internacionales que hablan en masa, PERO, continuamente se nos ignora. los Los adoptados holandeses están demandando a su gobierno holandés por sus adopciones ilegales en las que sus propios países de nacimiento están reconociendo prácticas ilícitas. En última instancia, esto es a lo que se reducirá. Claramente, cuando pedimos con cortesía, amabilidad y respeto que escuchemos nuestras experiencias y hagamos lo correcto, los gobiernos de todo el mundo solo asumirán la responsabilidad cuando se trata de la crisis legal. No será hasta que muchos de nosotros comencemos a encontrar formas de buscar justicia a través de litigios en todo el mundo que ya no seremos ignorados. Esta es la realidad de la adopción internacional.

Observo de cerca el duro debate que se lleva a cabo en los EE. UU. Entre los padres a favor de la adopción y las agencias de adopción que están criticando al Departamento de Estado de los EE. UU. Por implementar controles más estrictos en la acreditación de las agencias de adopción y los estándares. Estos grupos de presión están enviando peticiones para pedirle al presidente de los Estados Unidos que apoye el aumento de las adopciones internacionales y están atacando al Departamento de Estado de los Estados Unidos por introducir reformas muy necesarias para prevenir prácticas ilícitas. Es interesante cómo estos mismos grupos de presión presionarán para atraer a más niños que necesitan ser salvados en todo el mundo, pero no hacen nada para garantizar que a los que ya están aquí se les otorgue la ciudadanía automática.

Estos grupos de presión y agencias claramente no se dirigen a los adoptados deportados que se hunden en la depresión y se ven muy afectados por ser desarraigados una vez más, sin elección propia. ¿Asumen estos grupos de presión alguna responsabilidad por la colocación de niños en familias que no eran adecuadas bajo regímenes anteriores con procedimientos laxos? No. No hablan de los derechos de estos niños, ahora adultos. No les importa que Estados Unidos envíe a estas personas de regreso de la misma manera que las compraron en el país. Sí, mi elección de palabra es correcta. Comprado, es decir, comprado. ¡Muestra la verdad de sus motivaciones! Los grupos de presión y las agencias de adopción promueven y abogan por sus propias necesidades egocéntricas, pero al mismo tiempo, convenientemente, hacen la vista gorda ante estos mismos niños (ahora adultos) que están siendo ignorados, sin apoyo y tratados de manera poco ética. ¿Dónde está su cabildeo por estos niños que crecieron? ¿Para aquellos que todavía luchan por la ciudadanía automática, adoptada en los EE. UU. Antes de 1983? Me atrevo a juzgar y decir que a ellos no les interesan las “necesidades de los niños”… solo para satisfacer sus propias necesidades e intereses.

Desglose de adopciones, prácticas ilícitas, deportaciones, abusos de derechos humanos: estas no son palabras que los cabilderos y las agencias de adopción usan o quieren reconocer. Sugiero que antes de promover más adopciones con procesos más laxos, deben sentarse y escuchar a los cientos de adoptados internacionales adultos que conozco cada año en todo el mundo, en todos los países adoptivos, de todos los países de nacimiento.

Me rompe el corazón una y otra vez escuchar nuestras experiencias. No son solo historias. Son nuestras realidades. Somos una minoría entre las minorías. Nuestras experiencias significan poco para los gobiernos que toman decisiones sobre lo que financiarán porque no estamos en su radar para apaciguar o reconocer.

Para aquellos que piensan ingenuamente que ICAV es un crisol de razas para una minoría de adoptados enojados / amargados que sufrieron en sus familias adoptivas, piénselo de nuevo. Tenemos tantos miembros que han sido amados y se les ha dado una gran familia adoptiva como aquellos que han sufrido en entornos no tan positivos. No estamos en contra de las familias adoptivas. Estamos en contra de los procesos de adopción internacional, los gobiernos, las partes interesadas que toman decisiones que impactan nuestras vidas sin nuestra voz y que están eligiendo conscientemente no aprender del pasado.

A cierta edad y madurez para comprender el fenómeno de la adopción internacional y abrirse para aprender las políticas involucradas, muchos adoptados internacionales y transraciales adultos no pueden evitar preguntarse. Nos preguntamos por qué el sistema está tan sesgado hacia la adopción sin asumir ninguna responsabilidad sincera de garantizar que todas las personas afectadas por la adopción reciban un mejor apoyo.

Nuestros derechos y necesidades siguen siendo ignorados. El rastro del dinero no se extiende a nosotros, los niños que crecen. Solo está disponible para aquellos que quieren tener un hijo con poca previsión sobre si ese niño experimenta un resultado positivo o negativo a largo plazo.

He estado presente durante 20 años, expresándome activamente, apoyando a los adoptados internacionales y creando recursos muy necesarios para evitar la reinvención de la rueda para muchos de nosotros que luchamos en el viaje. En mis primeros años estábamos solos. Ahora ... hemos creado algo completamente diferente. Estamos aprovechando nuestras energías y trabajando juntos.

Usaré esta realidad para continuar alentando a los compañeros adoptados a seguir presionando, seguir exigiendo cambios, seguir intentándolo, seguir hablando. Algún día, algo tendrá que ceder y se producirán los cambios que pedimos.

La verdad de la adopción internacional no se puede silenciar para siempre.

Español
%%footer%%