Hay mejores formas más sostenibles

por Yung Fierens, adoptado de Corea del Sur a Bélgica.

Hace años, fui uno de esos afortunados que pudo atravesar Asia con la mochila por su cuenta durante casi medio año. Fue un momento mágico cuando conocí a mucha gente interesante y genial, vi el sol despegar en un templo en Angkor Wat y entre las tribus Akha en Laos. Hong Kong, China, Laos, Tailandia, Vietnam, Corea, Indonesia, Bután, Singapur y Camboya.

En el último país (Camboya) que visité, uno de los muchos orfanatos donde había decenas de niños esperando a sus padres adoptivos, estaba considerando quedarme en el área por un tiempo y ser voluntario allí. Di lecciones de idioma en inglés, lecciones de arte, ayudé a preparar comidas. Tendría que tirar un paquete de euros sobre la mesa para poder vivir y vivir porque, por supuesto, no se puede vivir con los salarios de una ONG así. Necesitan su dinero para esos niños.

Eso fue lo que pensé que iba a pasar, así fue como pensé que era la situación. Hasta que los amigos que vivieron y trabajaron en la escena de la ayuda al desarrollo y las experiencias de otros mochileros me abrieron los ojos.

“Estos no son orfanatos, sino simples trampas para turistas. Los padres de esos niños están recibiendo dinero para llevar a sus crías durante el día al llamado orfanato donde se exhiben como monos, para que los dueños puedan sacar dinero de los bolsillos de los turistas ingenuos.

Mientras tanto, a los niños no se les enseña y, por lo tanto, no aprenden nada que pueda ser útil en la vida humana. Cuando crecen demasiado y la ternura se acaba, entonces los expulsan de esas casas y terminan de nuevo en la calle como mendigos.

Y sí, quien quiera puede adoptar un niño si se pone suficiente dinero sobre la mesa. Desde que el hijo mayor de Angelina Jolie fue adoptado / comprado aquí durante el rodaje de Tomb Raider, el turismo de orfanatos ha estado en auge ".

Por lo tanto, abandoné el plan y, con otros dos mochileros, opté por apoyar a un niño de una familia pobre para que pudiera ir a la escuela y obtener un diploma. Fue el primero en su pueblo en aprender inglés. El resultado es que no solo ayudamos a 1 joven con eso, sino que sacó a toda la aldea de la miseria. Gracias a él, otros niños pueden ir a la escuela, la economía local ha comenzado y ... lo más importante, ninguna madre tiene que dejar que su hijo se vaya a un país lejano para darle una vida mejor.

No me siento como un benefactor, he contado a pocos esta historia y no saldré con ella para cosechar admiración por ella. Lo digo para mostrar que hay otras formas mejores, más sostenibles y utilizadas anteriormente para dar a los niños una vida mejor sin tener que sacarlos de su entorno.

Original en holandés

Jaren geleden fue ik één van die gelukzakken die bijna een half jaar in haar eentje met de rugzak door Azië kon trekken.

Een magische tijd waarin ik veel boeiende, toffe mensen heb mogen ontmoeten, de zon heb mogen zien opstijgen in een tempel in Angkor Wat en tussen de Akha Tribes in Laos hebben kunnen vertoeven. Hong Kong, China, Laos, Tailandia, Vietnam, Corea, Indonesia, Buthan, Signapore en Camboya.

En dat laatste land heb ik één van de vele weeshuizen bezocht waar tientallen kinderen zaten te wachten op adoptieouders.

Ik overwoog om een tijdje in de streek te blijven en er vrijwilligerswerk te doen. Taallessen Engels, tekenles, helpen met het bereiden van maaltijden… ik zou er wel een pak euro's voor op tafel moeten smijten om in kost en inwoon te voorzien. Quiere natuurlijk kan je niet op kap van zo'n NGO gaan leven. Die hebben hun centen nodig voor die kindjes.

Dat was wat ik dacht dat er zou gebeuren, dat was hoe ik dacht dat de situatie fue.

Tot vrienden die ter plaatse woonden en werkten in de ontwikkelingshulp én de ervaringen van anderen backpackers me de ogen openden.

“Dit zijn geen weeshuizen maar regelrechte trampas para turistas. De ouders van die kinderen krijgen geld om hun kroost overdag naar dat zogenaamde weeshuis te brengen waar ze als aapjes in de zoo tentoongesteld worden zodat de eigenaars geld uit de zakken van naïeve toeristen kunnen kloppen. Ze krijgen intussen geen les en leren bijgevolg niets wat ooit van pas kan komen in een mensenleven. Als ze te groot worden en de schattigheid eraf es dan worden ze verbannen uit die tehuizen en belanden ze terug op straat als bedelaar. En ja, wie dat wil kan zo'n kind adopteren als er maar genoeg geld voor op tafel gelegd wordt. Sinds Angelina Jolie haar oudste zoon hier es komen adoptteren / kopen tijdens de filmopnames van Tomb Raider is het weeshuis toerisme geboomd ".

Ik heb het plan dan ook laten varen en heb ervoor gekozen om samen met nog twee andere backpackers waarmee ik in Laos terecht gekomen ben, een jongen uit een arm gezin finanel te ondersteunen zodat die naar school kon gaan en een diploma kon behalen. Hij was de eerste van zijn dorp die Engels zou leren. El resultado es dat we er niet alleen 1 jongen mee hebben geholpen maar dat die op zijn beurt het hele dorp uit de misérie heeft gehaald. Dankzij hem zijn er más tarde andere kinderen naar school kunnen gaan, is er locale economie ontstaan en… hoeft er geen enkele moeder meer haar kind te laten vertrekken naar een ver land om het een beter leven te geven.

Ik voel me geen weldoener, ik heb weinigen dit verhaal verteld en kom er nu niet mee naar buiten om er bewondering mee te oogsten. Ik vertel het om te tonen dat er andere en betere, duurzamere en eerbaardere manieren zijn om kinderen een beter leven te geven zonder ze te moeten weghalen uit hun omgeving.

Los niños robados de Camboya

por Elizabeth Jacobs, nacido en Camboya y adoptado en Estados Unidos.

Elizabeth cuando era niña

Me gustaría compartir con ustedes sobre mi proyecto en el que estaré creando un documental que seguirá a mi primer viaje de regreso a Camboya desde mi adopción, que ocurrió en el año 2000. Ahora tengo veintiún años y estoy descubriendo quién soy. realmente soy como persona y lo que quiero hacer de mí mismo. Antes de continuar creciendo y convertirme en la adulta que deseo ser, siento la necesidad de aceptar mi pasado. Después de revisar algunos documentos y fotos de mi adopción, descubrí algunas inconsistencias que plantean dudas sobre mi pasado. Espero que al regresar a Camboya pueda buscar mi identidad original para comprender mejor mi vida antes de que se americanizara.

Al principio, mi plan para el documental era mostrar el proceso de encontrar a mi familia camboyana aproximadamente veintiún años después. Mi intención era centrarme en una posible reunión con cualquier miembro de la familia biológica que pudiera tener y volver sobre los pasos de mi adopción, como volver a visitar el orfanato del que me abandonaron y posiblemente visitar a mi madre adoptiva y niñera. Sin embargo, mientras investigaba mi adopción, descubrí mucho más de lo que se sabía anteriormente.

Me siento emocionalmente listo y con curiosidad por saber sobre mi adopción, pero al hacerlo, revisé todos los documentos y encontré información nueva que me deja cuestionándome si me han robado o no a mis padres biológicos, quizás no renunciado legalmente. como pensaba anteriormente.

Al no tener información sobre mi familia biológica, me pregunto si soy o no víctima de Lauren Galindo, la infame traficante de bebés en Camboya, y su red de reclutadores. El plan de Galindo fue el siguiente: un reclutador se haría amigo y se ganaría la confianza de los padres empobrecidos dándoles pequeñas cantidades de dinero y prometiéndoles que llevarían a sus hijos a un orfanato donde estarían bien cuidados mientras la familia regresaba. sus pies. Además, les aseguraban a los padres que sus hijos, cuando fueran mayores, los apoyarían desde Estados Unidos. Así se desarrolló el proceso con respecto a muchos bebés y niños pequeños cuyos padres estaban demasiado empobrecidos para cuidarlos. En lugar de devolver estos niños a sus padres, el enlace ofreció a estos niños en adopción principalmente a padres estadounidenses a cambio de “tarifas de adopción falsas” por un monto de miles de dólares. Galindo pagó en su totalidad las tarifas, ya que el gobierno no exigía tarifas de adopción.

Mi adopción se llevó a cabo solo unos meses después de que se estableciera la prohibición de adopción debido al escándalo de tráfico de niños de Lauren Galindo. Galindo fue acusada de lavado de dinero por lo que luego fue encarcelada durante 8 meses y acusada de establecer una red de tráfico de bebés / niños donde los niños eran robados de sus amadas familias y vendidos para obtener ganancias.

Veintiún años después, ahora soy un adulto listo para tomar mis propias decisiones y quiero visitar mi pasado y enfrentar cualquier problema no resuelto que haya permanecido oculto durante tantos años.

Siento que este tema es importante porque trata sobre mi pasado y cómo mi vida podría haber sido drásticamente diferente si nunca hubiera sido adoptado. Ahora que me pregunto si mi adopción fue parte de un escándalo de tráfico de bebés en Camboya, este documental se convirtió en algo más que una reunión con mi país de origen. Se ha convertido en un diario visual y una investigación en tiempo real sobre la verdad sobre mi adopción. Estoy mostrando mi viaje al público para poder compartir esta importante historia de identidad perdida. Hay cientos de adoptados como yo y creo que es importante crear conciencia sobre este escándalo porque puede haber otros que crean que son adoptados legalmente, cuando en realidad, pueden tener familiares en Camboya que se han preguntado todos estos años dónde su hijo terminó.

Mi llegada

Creo que este tema es importante y muy relevante porque Camboya todavía tiene una prohibición de las adopciones internacionales debido a la gran cantidad de corrupción dentro de la industria de las adopciones. Hoy en día, el gobierno de Camboya está trabajando poco a poco para levantar la prohibición, sin embargo, debido a que el país es tan pobre, podría ser tan fácil que las cosas vuelvan a ser como eran cuando personas sin escrúpulos intentan nuevamente aprovecharse de los padres que necesitan ayudar con sus hijos.

Siempre he crecido queriendo adoptar de Camboya, pero no puedo hacer eso con esta prohibición vigente. Me entristece saber que hay auténticos huérfanos en Camboya que esperan ser adoptados, pero no pueden porque hay demasiados que se aprovecharían de su abandono a cambio de una ganancia.

Como este documental es muy personal para mí, sé que lo encontraré desafiante y será un viaje muy emotivo pero impactante de capturar. También es posible que no encuentre ninguna información sobre mis padres biológicos y termine con más preguntas de las que comencé. Por lo tanto, el objetivo es obtener la mayor claridad posible sobre mi pasado. El resultado es incierto, pero esto solo se suma al suspenso que capturará este documental.

Si desea apoyarme en mi búsqueda para crear este documental, visite mi evento de recaudación de fondos. sitio web.

Español
%%footer%%