Gabby Malpas sobre el racismo

El 3 de abril de 2022, un grupo de 19 adoptados internacionales australianos participó en una consulta de ICAV para la Comisión Australiana de Derechos Humanos (AHRC) que ha desarrollado un Papel de conceptos para Marco Nacional Antirracismo. We believe intercountry/transracial adoptees are under represented in race discussions in almost every adoptive country and wanted to make sure we had a say. Gabby’s input below is included in our full papers aquí which we submitted to the AHRC.

por Gabby Malpas, born in New Zealand of Chinese origins and transracial adoptee, ICAV Representative, artist at Gabby Malpas.

Colourblind by Gabby Malpas; watercolour painting

I was born in 1966 in Auckland New Zealand. I am 100% Chinese and at the time of writing, I am 56 years old. I started coming out of the adoption fog at 48 years of age, after meeting my birth mother in 2004. It seems old but to clarify, at 48, I finally connected with other Asian adoptees and found validation, support and the language to express my feelings around my life experience.

I have a huge respect for parents. I am a step parent but have not done the heavy lifting that parents do. It’s hard being a parent. Throw adoption or fostering into the mix and that becomes very hard. Throw transracial adoption into that mix and the challenges become even more so. These are my thoughts around racism. All of our experiences are different.

I am very happy. I see the value of good relationships with friends, peers and family, and acknowledge that all of us have experienced trauma at some point in our lives. However, I have struggled with racism my entire life with my difference pointed out almost daily by classmates, co-workers and friends. Not too regularly, I have also been attacked and harassed on the street and was bullied badly throughout my school years.  Jokes and micro-aggressions seem harmless and it took me decades to understand why I was constantly angry: an innocent question about my name/my origins/my nationality seems innocuous, but day after day, often from complete strangers makes a person exhausted, wary and sad/angry. I often withdraw.

I have this to say – I could not tell you this at age 12, 18, 25, 30 or even 40. It took decades to begin to process, understand and articulate what I am feeling.

Dear adoptive parents

Here is what I would like you to know about my life experience as a transracial adoptee:

  • Please understand my life experience is, was and will always be different to that of my white peers, siblings and parents. Like it or not, quite often we transracial adoptees are treated very differently to our white siblings and peers. I noted a big change in people’s behaviour towards me when they saw one of my parents come into view. Racists are sneaky – they are not going to say stuff with you around. And it comes in many subtle forms: how many brown kids are watched like a hawk as soon as they enter a store? How many brown girls are told they talk too much or are too loud/naughty when their white classmates are termed ‘enthusiastic’ or ‘confident’ for the same behaviour?
  • I was raised colourblind. It was the 60s, 70s and 80s. We knew no better. I was 55 years old when the penny finally dropped about my own family’s response to my experience with racism. An older sister said, “But we just assumed you were one of us,” (therefore, it was impossible for you to experience racism). Another piece of the puzzle solved. However, my 7 year old me would not thank my family for the dismissal, harsh words or outright denial that anything had taken place. Things are different now. We have resources and so much information available.
  • If you are triggered by the terms: white privilege, white fragility and wilful ignorance then think long and hard before adopting a child of different race to you. We are looking to you to teach us, to have our backs and stand up for us. And this includes your circle of friends, your own family and peers. I was raised in the age where children were seen and not heard. I accepted outright racist comments/acts from neighbours, friends, extended family, and later, colleagues because I felt that it was my lot or I was undeserving of better. But think about what that does to someone over a lifetime! Is it any wonder that we adoptees are 4 times more likely to have substance abuse or suicide? Let’s try to change that.
Ching Chong by Gabby Malpas, watercolour painting
  • Believe us. I was 5 or 6 years old when I reported my first racist incident to my parents (and this was because I was scared. I didn’t report the ‘ching chong’ chants, the pulling back of eyes and harsher treatment by certain nuns because I was brown and clearly born of sin – those were a daily occurrence). Two much larger and older boys cornered me and pulled down my pants to see if ‘my bum was the same as the other girls’. Horrific and it still haunts me to this day. In response to sharing what happened, I was punished and told not to lie. So I stopped. It was clearly not safe for me to speak up and I didn’t want to be punished for it (to be fair I think it was the mention of private parts that had them more outraged). I left NZ for good in 1988. I put distance between myself and my family because of the above and some bonds were sadly broken for a while. Do you want this for your own family? If your children do not trust you to have their back they may be reticent to report more serious stuff like abuse, bullying and even date rape/domestic violence.
  • Just because we don’t tell you doesn’t mean it doesn’t happen. I finally found the courage to speak up in the last two years. I cut friends, extended family members and suppliers for my own mental health and sanity but also I finally understood that I didn’t have to engage with such people.
  • Words hurt. And the hurt lasts a lifetime. So those jokes you make about other races — their food, shopping habits, hoarding, driving skills … all those lazy stereotypes that the Australian media like to peddle – well, your kids are listening.  When we see racist incidents reported be dismissed or downplayed by the media (especially if it is a footy star/ celebrity accused), how do you think that makes us feel?  We don’t need to hear:
    ‘They weren’t racist to me – are you sure it happened?’
    ‘What did you do to make them act in this way?’
    ‘Rise above it!’
    ‘Ignore it!”
    ‘Can’t you take a joke?’
    ‘I’m sure Xxxx didn’t mean to be offensive…’
    This ain’t it. Do better.
  • Quite often we are rejected by our own race – we are seen as ‘too white’, too culturally ignorant, and our names are white. This can be very confronting.
    We grow up, study, work and socialise generally in white spaces. We adapt to our environments to fit in but can be treated very harshly by our own race because of this.  A heritage camp and trip once a year can’t help with this and if we are living in a white country – it is understandable that we just want to fit in/fade into the background like everyone else. But we can’t. Don’t shame us for trying to survive in our own environments.
  • Racism is hard to process when the perpetrator looks like a member of your own family. An Asian child who grows up with their own cultural background watches how their parents react and behave when they are faced with racist incidents. They see how their parents behave and speak to the offender. Nothing may be said but there is a shared experience within the family and younger members can learn from their elders – and even grow up to challenge passive responses.

Check out Gabby’s amazing Art Mentoring that she does as a volunteer with younger Chinese adoptees.

Adopción e impacto en nuestros socios

por Brian que está casado con un adoptado internacional, que ha vivido una adopción internacional ilegal. Hemos cambiado los nombres y lugares en esta historia para proteger las identidades.

Mi nombre es Brian y estoy casado con un adoptado internacional. Estoy compartiendo mi historia para ayudar a las personas a comprender lo sensible y doloroso que es la adopción, para todos los involucrados, particularmente para el adoptado.

Contar simplemente la historia de la persona adoptada no cuenta toda la historia. La adopción es como la detonación de una bomba atómica. Las consecuencias de la adopción afectan negativamente a otras personas que rodean al adoptado.

Cómo nos conocimos

Conocí a Melissa en la segunda mitad de 1998, en la capital de su país de nacimiento. Cuando nos conocimos, yo era un primer oficial (copiloto) que volaba aviones jumbo Boeing 747-200. Hice mis descansos en el mismo hotel donde estaba Melissa. En ese momento, ella estaba en el hotel siendo entrevistada por un scrum mediático en el vestíbulo del hotel. Simplemente tenía curiosidad por saber de qué se trataba tanto alboroto. Dos semanas antes, la había visto ser entrevistada por televisión. Pensé para mí mismo: “Qué chica tan dulce, bien hablada y bonita. ¿Por qué no puedo conocer a alguien como ella? Poco sabía entonces.

Entonces supe que ella estaba allí, en la capital de su país de nacimiento, para conocer a sus padres biológicos. Pero realmente no conocía todos los antecedentes de la adopción de Melissa o las complicaciones y su confusión.

He pasado muchos años volando por Asia y permaneciendo durante diferentes períodos de tiempo. Asia tiene tantas culturas únicas y cada una misteriosa. Siempre me ha gustado visitar templos humeantes budistas, confucianos o taoístas. Mi primera visita a Asia fue en 1985 a Hong Kong, doce años antes de que cayera bajo la hoz y el martillo y la marca de cinco estrellas de la China comunista. Le enseñé a Melissa a usar los palillos.

Dicho esto, estaba al tanto de los tratos sucios, la corrupción en los niveles más altos, los sobornos y otras formas de guanxi (关系), las sonrisas, las relaciones, el respeto y cierto conocimiento de sus idiomas y culturas por parte de los extranjeros y sabiendo que el dinero obtiene las cosas. hecho. Por ejemplo, una visa de turista convertida en una visa de trabajo por el manejador / traductor de un empleador.

Melissa y yo nos vimos durante los siguientes seis meses durante mis descansos en la capital de su país de nacimiento. A veces solo podíamos vernos durante 5 minutos, pero fue rejuvenecedor y me sostuvo mientras volaba a otra parte del mundo. Melissa siempre estuvo en mis pensamientos. Recuerdo que le compraba un regalo único de algún país y se lo enviaba por correo. En nuestra última reunión, caminamos hasta el parque donde le propuse matrimonio a una sorprendida Melissa.

Después de eso, comencé mi entrenamiento de transición y actualización de Capitán en Boeing para volar nuevos aviones Boeing 747-400. No pude ver a Melissa y no volé a volar a la capital de su país de nacimiento hasta que me convertí en Capitán. De todos modos, ella no estaba allí. Había regresado a Australia con sus padres australianos adoptivos, John y Jane. 

Eventualmente volví a estar con Melissa para continuar nuestra relación. Intenté llegar a Australia, pero nuestros planes se frustraron. Cuando llegué, me sorprendió saber que Melissa se había mudado de la casa de sus padres. Vivió sola durante algún tiempo. Ella estaba alquilando un cuarto trasero frío, húmedo, sin privacidad real, y todo tipo de personajes desagradables de visita, fumando y parecían drogadictos para mí. El propietario de Melissa estaba alquilando el lugar, así que no estoy seguro de si subarrendar a Melissa era siquiera legal. Pero esa es la posición en la que estaba Melissa. Cuando estaba en Melbourne, tenía una bonita suite en el centro. Me quedé allí todos los meses, a partir de entonces. Sin embargo, finalmente alquilé un apartamento y, sinceramente, era solo un poco mejor que el lugar donde ella se había alojado, pero era nuestro nido y estaba cerca del centro de la ciudad. También había alquilado un coche para poder ir a dar una vuelta, visitar a sus padres y hacer lo que fuera.

Fue un poco desconcertante y preocupante por qué Melissa se fue de casa, pero nunca supe la historia completa.  

Inmigrar a su país adoptivo

Algún tiempo después de mi llegada a Australia, supe que las cartas y paquetes que le había enviado a Melissa simplemente fueron descartados o escondidos por Jane, la madre adoptiva de Melissa. Su hermana menor recuperó algunos. Quizás Melissa pensó que había perdido el interés, mientras estaba en otras partes del mundo o cuando estaba entrenando en Boeing. Puedo asegurarles absolutamente, ella siempre estuvo en mi mente y estaba ansioso por verla tan pronto como terminara mi entrenamiento. Las acciones de Jane fueron injustas para los dos porque dejaron a Melissa más vulnerable.  

Un oficial de inmigración comentó que estaba visitando Australia con tanta frecuencia que debería considerar solicitar la residencia permanente, y así lo hice. En julio de 2001, completando el papeleo yo mismo y pagando la tarifa, simplemente confiaba en el proceso porque era un capitán de un Boeing 747-400, un profesional con un ingreso decente, autofinanciado, un ex oficial del ejército y un hablante nativo de inglés. Supuse que inmigrar a Australia sería un paseo por el parque. No se equivoque al respecto, el Departamento de Inmigración son unos verdaderos bastardos. Hicieron de nuestra vida un infierno innecesariamente. Me emitieron una visa de cónyuge 820N sin derecho a trabajar.

Melissa y yo nos casamos el 5 de marzo de 1997 en Los Ángeles. Comencé un contrato con otra aerolínea, volando las versiones anteriores del Boeing 747 como Capitán. Lamentablemente, perdí mi trabajo como Capitán debido a los juegos sucios que juega el Departamento de Inmigración. NUNCA los perdonaré por eso. Jugaron todos los trucos sucios de su libro de jugadas para ganar. Afirmaron que perdieron todo el expediente de mi caso (¿incluidas las copias electrónicas?) Justo antes de ir al Tribunal de Revisión de Migraciones. Afortunadamente, mi Agente de Migraciones y yo teníamos todos los documentos y presentaciones, ya sea en original o en Copia Verdadera Certificada. Finalmente obtuve la Residencia Permanente en 2003 y me convertí en ciudadano australiano en 2005.

Este fue un período de tiempo extremadamente estresante tanto para Melissa como para mí. Fue deliberadamente hecho de esa manera, por el Departamento de Inmigración. Perdí mi carrera. Perdí mi dignidad. Perdí mis ingresos. Y creo que, al igual que otras parejas de Visa de cónyuge que habíamos llegado a conocer y que no podían hacer frente a la mierda de Inmigración, esperaban que fracasáramos. Cuando vimos a esas parejas separarse, nos hizo preocuparnos por nuestro futuro, pero pareció hacernos más resistentes y decididos. Vivíamos en un pequeño apartamento de una habitación y conducíamos un viejo Volvo 244DL. Vivíamos muy frugalmente. Tuve que apelar al Tribunal de Revisión de Migraciones porque mi solicitud fue rechazada, a pesar de que estábamos legalmente casados, porque me faltaban 11 días de los 12 meses en el país y no había forma de que pudiera hacerles entender que viajar es un gran problema. parte de la vida del capitán de una aerolínea internacional. Eran simplemente obstruccionistas sanguinarios.

Lidiar con la dinámica familiar adoptiva

Agregue a todo eso, Melissa y yo estábamos bajo la presión de su madre adoptiva, Jane. Recuerdo las llamadas telefónicas que comenzaron con calma y se volvieron polémicas. Melissa lloraría cuando colgara el teléfono. La disuadiría de llamar en el futuro, pero Melissa parecía obligada. Por lo general, era la misma escena cuando iba a visitarla. Fue difícil para mí sentarme allí sin defenderla, pero tenía que hacerlo. En un momento, amenacé con presentar una demanda si Jane no desistía de su acoso y abuso. Hubo un momento en el que no fui bienvenido en la casa. Me sentaba afuera, esperando a Melissa en el Volvo. Jane siempre tuvo alguna forma de control psicológico de Melissa y Melissa siempre parecía volver para más abuso. Casi como autoflagelación. Se siente tan bien cuando se detiene.

En 2006 volví a encarrilar mi carrera en Aviación, cuando me ofrecieron un contrato como Capitán en un avión Boeing 737-800 en Hong Kong y luego en China. Estuvimos fuera cinco años, pero Jane llamaría. ¡Incluso vino de visita! Incluso China no estaba lo suficientemente lejos. Cuando decidí comprar una casa, decidí comprar una casa en Australia Occidental. Sí, es escénica y me encanta mi fotografía, pero fue un movimiento necesario para sacar a Melissa del alcance de su madre adoptiva. Pero Jane ya la ha visitado varias veces. Los años desde que Melissa era una tierna jovencita hasta el día de hoy han pasado volando. Ahora tiene 40 años, es más fuerte y se enfrenta a su madre adoptiva, pero ha sido un camino difícil, difícil y cuesta arriba.  

Ser solidario y comprensivo no es suficiente. Encontrar formas de hacer de Melissa una persona más fuerte y tener el coraje de defender lo que cree le ha dado una ventaja que a veces me corta. Siento que Melissa no puede seguir adelante, hacia la normalidad. Falta algo. Es un conflicto interno. Es casi como una enfermedad, no es lo mismo que la esquizofrenia, pero un poco de desapego de la realidad, a veces puede estar en la cama la mayor parte del día, sin querer afrontar el día o despertar a su vida. 

El racismo y sus impactos

Además, creo que el racismo innato en Australia ha influido en que Melissa sepa que es diferente, a pesar de que habla con un acento natural de niña australiana y habla inglés en casa desde que llegó a Australia cuando era niña. La mayoría de los blancos no pueden distinguir un coreano de un tailandés. Y su rostro asiático ha inspirado a algunos racistas a decir: "¡Vete a casa, perra Chink!" Melbourne es casa. Australia Occidental es el hogar. Eso es todo lo que ha conocido. Incluso cuando los australianos la escuchan hablar, no pueden ir más allá del rostro asiático. Lo mejor que se les ocurre a los ignorantes es "Hablas bien inglés" en lugar de decir correctamente "Hablas bien inglés" o no decir nada en absoluto. Cuando ella les dice que es australiana o de Melbourne o Australia Occidental, los idiotas responden: "¿De dónde eres realmente?". Simplemente no pueden aceptar.

Pero empeora. Durante los cinco años que vivimos en China, dos veces fue agredida físicamente por hombres chinos porque solo hablaba inglés. Incluso allí en China, no reconocieron los orígenes de su país de nacimiento y le preguntaron si es japonesa o coreana. Peor aún, simplemente no podían entender que ella fuera adoptada. En China, a menudo comentan que los chinos no tienen pecas. Pero, de hecho, lo hacen. Los chinos son tan racistas como los australianos.

Siento que Melissa está en una situación sin salida. No es aceptada como australiana y no es aceptada por su país de nacimiento. Esto contribuye a su conflicto interno. Tengo acento extranjero y también recibo comentarios discriminatorios, pero lo trato de manera diferente.

Melissa está en conflicto porque tiene dos pares de padres y dos versiones de sí misma, ninguna de las cuales se reconcilia con la otra. De hecho, ha tenido una prueba de ADN que solo aumenta la confusión. 

He pasado mucho tiempo volando por Asia, permaneciendo durante diferentes períodos de tiempo en las principales capitales. Conozco la realidad de Asia, es decir, que ocurren negocios clandestinos, como sus documentos falsificados. Recuerdo que un día examiné sus diversos documentos de identidad y certificado de nacimiento. Para mí, la información parecía sospechosa. Dudaría de su nombre, fecha de nacimiento, dónde nació, etc. Pero sospechar que esta información es falsa y poder ayudar a Melissa a hacer algo al respecto en realidad es muy difícil, porque ¿quién dirá la verdad? ¿Serán sus padres biológicos para quienes salvar las apariencias es tan importante? ¿O sus padres adoptivos que probablemente sabían que lo que estaban haciendo era cuestionable? La trata de niños es una forma de vida y es de conocimiento común que las hijas no son tan valoradas como un hijo en las culturas asiáticas, incluso en las occidentales. Siento que Melissa tiene suerte de que no haya sido simplemente descartada, abandonada en la basura, ahogada o traficada para su uso y abuso por parte de pervertidos. A menudo, el traficante de niños asegura o promete falsamente a una madre biológica que el niño irá a un buen hogar, una pareja sin hijos en otra ciudad o aldea. Todos leemos las historias o vemos las noticias de la noche.

A decir verdad, si hubiera sabido todas estas complicaciones y la pérdida de mi carrera por la que trabajé tan duro para construir, antes de conocerme, probablemente no habría buscado una relación con Melissa sin importar cuán dulce y linda sea. Pero no tenía una bola de cristal, ¿verdad? Solo seguí adelante.

La falta de respuesta de Australia a una adopción ilegal

Creo que el gobierno australiano, la agencia de adopción y los padres adoptivos de Melissa fueron cómplices de su adopción ilegal. No hubo investigaciones exhaustivas para verificar que todo fuera genuino. Compare esto con las rigurosas investigaciones que se llevaron a cabo para convertirme en residente permanente australiano y luego en ciudadano, pero tengo todo tipo de pruebas de primera clase para demostrar quién soy. Parece que el gobierno australiano deliberadamente tuvo un ojo cerrado con la adopción de Melissa.

Con respecto a la madre adoptiva de Melissa, Jane, creo que es manipuladora, conspiradora y tiene sus propios problemas mentales, algunos de ellos relacionados con no poder tener sus propios hijos biológicos. También sentí todo el tiempo que Melissa pudo haber sido abusada sexualmente. Su padre adoptivo es algo cobarde. Nunca parece defender a Melissa de los ataques y las palabras desagradables de Jane. Aunque no puedo probarlo y no tengo nada en qué basarme, tengo mis sospechas y observaciones de los comportamientos y reacciones de Melissa. Melissa me contó una vez una historia, que solía envolver sus pechos para disfrazarlos cuando era joven. Creo que Jane precipitó esto.

Han sido 20 años de batalla, protegiendo a Melissa de su madre adoptiva. Es por eso que vivimos en Australia Occidental y no en Melbourne, donde Melissa creció y donde permanecen sus padres adoptivos, aunque se han separado.

Después de darme cuenta de la adopción ilegal de Melissa y antes de que realmente entendiera el enfrentamiento entre ella y su madre adoptiva, decidí que no llevaría a Melissa a mi tierra natal. No quería separarla de la única familia que ha conocido y también porque no quería que cambiara. Quizás fue un error. También creo que está mal que los padres adoptivos caucásicos adopten niños no caucásicos. En mi opinión, esto juega un papel importante en el impacto de la autoimagen mental de una persona adoptada.

Melissa sigue siendo la chica más dulce que he conocido y la amo, pero desearía que no fuera tan complicada y conflictiva.

Conectarse con personas de color no es automático para los adoptados transraciales

por Mark Hagland, adoptado de Corea a los EE. UU., Cofundador de Perspectivas de adopción transracial (un grupo de FB para futuros padres y padres adoptivos). Mark escribió originalmente esto para su grupo Transracial Adoption Perspectives.

Hoy tuve una conversación telefónica absolutamente maravillosa de una hora con una persona de color (POC) con quien me conecté hace algunos meses a través de Facebook. Originalmente nos habíamos conectado de una manera muy "Facebook", a través de amigos de amigos de amigos, ya sabes, esa forma de conexión de Facebook.

Para proteger su privacidad, simplemente la llamaré "X". X es una mujer negra birracial que se acerca a mi edad (tengo 60 años); nos hemos conectado muy fuertemente en torno a la justicia racial y los problemas políticos. Ella es una absoluta delicia. Nos encantaría conocernos en persona algún día pronto (vivimos bastante lejos el uno del otro), y hablamos sobre una amplia gama de temas, incluida la justicia racial y la política, pero también sobre nuestras experiencias vividas como personas de color; y le hablé de algo de lo que hago en el mundo de la adopción transracial. Ella fue extremadamente solidaria y alentadora. Y eso la impulsó a compartir algunas experiencias profundamente personales sobre el racismo, el colorismo y los desafíos como persona birracial específicamente.

Estoy compartiendo esto aquí porque quiero compartir el hecho de que, al crecer en una blancura casi total, estaba esencialmente discapacitado intelectual y culturalmente cuando entré por primera vez en la adultez joven, en términos de conectarme con personas de color de todos los que no. -Razas blancas. Sabía absolutamente que necesitaba conectarme con compañeros de POC, pero fue difícil al principio, porque me habían criado en una blancura casi total y absolutamente dentro de la cultura blanca, a pesar de que los blancos nunca me habían permitido “ser” blanco. En otras palabras, solo sabía cómo conectarme con mis compañeros POC de una manera muy "blanca", y se mostró.

Así que me tomó años “entrar” en la sociedad POC. Con el tiempo, fui presentado a más y más personas y adquirí fluidez cultural con personas de varios grupos raciales no blancos. Por supuesto, cada persona en la tierra es un individuo; ni que decir. Pero la capacidad de un adoptado transracial criado en la blancura de salir de la blancura aprendida está lejos de ser algo automático. De hecho, un adoptado transracial joven criado en blancura puede enviar señales inadvertidamente a individuos de color que pueden hacer que se muestren reacios a participar, si uno se presenta a sí mismo como no comprendiendo a su compañero POC; pero es como cualquier otra cosa en la vida: hasta que uno tiene cierto tipo de experiencias, le falta la fluidez necesaria para perseguir esas experiencias.

Mi conversación de hoy me trajo algo a la mente. Durante varios años, aconsejé en forma privada y confidencial a una madre adoptiva transracial blanca en particular. La llamaré "Y". Ella y su esposo habían criado a dos niños negros, un varón y una mujer; Llamaré a su hija "Z". Y y su esposo criaron a sus hijos en una blancura casi total en una ciudad más pequeña del medio oeste (alrededor de 100,000), y cuando Z se mudó a una gran ciudad para tratar de integrarse con otros jóvenes adultos negros, quedó devastada por el rechazo que experimentó. Ella era tan blanca culturalmente que la gente se burló de ella y la despidió sin más. Tuvo varios años de experiencias dolorosas antes de poder alcanzar un nivel en el que fuera social y culturalmente aceptada. Ella está bien ahora, pero tuvo varios años difíciles (por eso su madre me pidió consejo).

Uno de los mayores tropiezos que veo que ocurren una y otra vez en la paternidad adoptiva transracial es lo que sucedió con "Y" y "Z". Los padres de esa familia amaban y apoyaban a sus hijos, pero su hija chocó contra una pared cuando trató de penetrar la cultura del nacimiento cuando era una adulta joven, y quedó emocionalmente devastada por la no aceptación y el rechazo iniciales que experimentó. Pero no tiene por qué ser así. Los padres adoptivos transraciales blancos deben preparar a sus hijos para que intenten integrarse con su cultura de nacimiento y también para que se vuelvan expertos en interactuar con personas de color de todas las razas. Me tomó un tiempo, pero he estado muy feliz de poder interactuar con personas de color de todas las razas no blancas y ser aceptado por ellos como un compañero POC. Y no, eso no es automático en absoluto. Puedo decirles que he tenido innumerables experiencias con personas negras, negras / birraciales, latinas, nativas y asiáticas (este, sur, sudeste), en las que vieron y afirmaron mi POC-ness. Y quiero dejar absolutamente claro que mi referencia a ese hecho no es de ninguna manera un alarde; en cambio, es simplemente mi informe de que es absolutamente posible que los adoptados transraciales puedan navegar por la sociedad de maneras en que otras personas de color los perciben como POC e interactúan en consecuencia.

Algo de esto es un poco matizado y difícil de explicar, pero puedo asegurarles que hay comunicaciones subtextuales todo el tiempo, y hay un mundo de diferencia entre interactuar con compañeros POC como POC e interactuar con compañeros POC cuando ' te estoy poniendo a distancia. He experimentado ambos y conozco la diferencia.

En cualquier caso, si su hijo de color no ve reflejos de sí mismo a diario en adultos y niños de su raza específica, así como en adultos y niños de todas las razas no blancas, y si su hijo en realidad no está interactuando con POC en A diario, será mucho más difícil para ellos comenzar a integrarse con personas de su raza de nacimiento y con personas de todas las razas no blancas, a medida que se acercan a la edad adulta. Por favor, asegúrese absolutamente de que la edad adulta temprana no sea un shock terrible, como le sucedió a "Z". Definitivamente te culparán por dejarlos en la estacada en esta área crucial. No los obligue a resolver todo esto por sí mismos; comienzan a construir los puentes necesarios cuando son niños pequeños, para que las conexiones sucedan de manera fluida y orgánica, y para que su competencia evolucione hacia adelante de manera fluida y orgánica también. Es un elemento enorme en su viaje de por vida y no se puede ignorar. Rodear a su hijo con medios y cultura que lo reflejen es esencial, pero también lo es ayudar a su hijo a poder interactuar fácil y naturalmente con miembros de su raza y con todas las razas no blancas. Ambos son increíblemente importantes.

En cualquier caso, gracias por leer y considerar esto.

Para otros artículos que Mark ha compartido:
Saliendo de la niebla de los adoptados
¿Podemos ignorar y negar que existe racismo para los adoptados de color?

Para el nuevo libro de Mark:
Viaje extraordinario: el camino de toda la vida del adoptado transracial

Desmitificando la estigmatización del suicidio de los adoptados

Por Lina Vanegas, MSW y adoptado de Colombia a EE. UU.

Es vergonzoso que el suicidio esté tan estigmatizado por la sociedad. La religión y la ley han contribuido a estigmatizar el suicidio. La ley ha perpetuado sus posturas al crear leyes que hacen que el suicidio sea ilegal. Hay 26 países donde el suicidio es ilegal actualmente, incluidos Kenia, Bahamas y Jordania. Es completamente incorrecto criminalizar, avergonzar y estigmatizar a las personas que están luchando y sufriendo. La religión y la ley no son las únicas instituciones o sistemas que hacen esto, pero los uso como ejemplo para demostrar cuánto impacto tienen en la sociedad. Todos estos pensamientos son absorbidos por la sociedad, lo que no inspira ni crea empatía, compasión o comprensión por las personas que sufren.

La vergüenza y la estigmatización en torno al suicidio es evidente en el lenguaje que usamos para hablar del suicidio. Cuando decimos “se suicidó” lo estamos comparando con un crimen. Realmente no es un crimen. No decimos que una persona "cometió" cáncer, un ataque cardíaco, un derrame cerebral o Covid. Decimos que alguien "cometió" un asesinato, un robo, un asalto o una violación. Esos son crímenes ... El crimen en torno al suicidio es que alguien murió porque estaba luchando tanto interna, mental y emocionalmente. También dejemos de decir que "se suicidaron". Lo que mató a esa persona fue una lucha de salud mental y se suicidó. Es fundamental que creemos un cambio de paradigma en el que lideremos con empatía, compasión y comprensión. 

Cuando la gente usa esta terminología, está estigmatizando el suicidio. Una persona que se suicidó tiene amigos, familiares, vecinos, conocidos y seres queridos. Cuando escuchan esta elección de palabras, les duele, y ya están lidiando con la estigmatización de una muerte por suicidio. Es posible que los conozca, pero probablemente no le hablarán sobre su pérdida después de que escuchen que usa un lenguaje tan hiriente e insensible.  

La sociedad occidental estigmatiza y avergüenza a quienes luchan con problemas de salud mental y enfermedades mentales. Hay una gran cantidad de expresiones y cosas que usan suicidio en el nombre / título que son ofensivas y crueles para aquellos que han (o están) luchando con pensamientos / ideas suicidas, han intentado suicidarse y para aquellos de nosotros que hemos perdido a un ser querido. uno al suicidio. La gente usará la expresión con bastante libertad "Me voy a suicidar", "Me voy a suicidar" y "Ve a suicidarte". Estas son dagas para aquellos que se han visto afectados por el suicidio. Estos comentarios son completamente sordos, insensibles y crueles, y reflejan la falta general de comprensión y empatía en torno al suicidio.

Necesitamos hacer de la discusión sobre el suicidio de los adoptados una conversación continua y regular. No nos basta con hablar de ello de forma esporádica. Esta conversación debe realizarse trescientos sesenta y cinco días al año. Los adoptados están luchando y sufriendo veinticuatro horas, siete días a la semana y trescientos sesenta y cinco días al año. La estadística de que los adoptados tienen 4 veces más probabilidades de intentar suicidarse proviene de una investigación publicada en 2013 por la Academia Estadounidense de Pediatría. 

Necesitamos que se realicen investigaciones actuales sobre los adoptados en todo el mundo. Le escribo desde los Estados Unidos, por lo que las organizaciones ideales para financiar y realizar esto son la Fundación Estadounidense para la Prevención del Suicidio y la Asociación Estadounidense de Suicidología. Estos estudios ayudarían a informar la prevención, la concienciación y la educación. Hasta que la sociedad se dé cuenta de la crisis de salud mental que enfrentan los adoptados, continuaremos luchando en silencio. Somos una comunidad invisible y oprimida que lucha literalmente por nuestras vidas. Necesitamos desesperadamente apoyo y prevención del suicidio. 

Quería rendir homenaje y honrar a los dos adoptados que murieron este mes. Ambos eran adoptados internacionales transraciales. Es clave resaltar que existe un vínculo entre esto y las luchas por la salud mental, el racismo y el suicidio. Muchos de nosotros experimentamos microagresiones y racismo debido a que no somos blancos. Estas experiencias impactan nuestra salud mental. Los padres adoptivos no tienen ni idea de cómo es esto ya que no experimentan estos incidentes y muchos prefieren no ver nuestra raza para que eso no nos ayude en nada. Algunos padres adoptivos perpetúan el racismo y las microagresiones que afectan nuestra salud mental. 

Alejandro Gobright murió el 2 de junio. Fue adoptado de Guatemala a los Estados Unidos. En un tributo que leí, lo describen como "un gran cantante, poeta y un amigo increíble".

Seid Visin murió el 4 de junio. Fue adoptado de Etiopía a Italia. Jugó en las academias juveniles del AC Milan y Benevento. Explicó en una carta antes de su muerte por suicidio cómo sufría de abuso y trato racial constante. Es esencial señalar que su padre adoptivo hizo todo lo posible para señalar después de la muerte de Seid que el racismo no jugó un papel en su muerte. Este es un claro ejemplo de un padre adoptivo que ignora, no escucha y no quiere lidiar con las luchas con las que se enfrenta Seid.

Me siento extremadamente triste y enojado cada vez que escribo sobre suicidios de adoptados. Estas muertes impactan a toda la comunidad de adoptados. Alejandro y Seid son parte de todos nosotros. Hay aproximadamente de cinco a siete millones de adoptados en el mundo y es hora de que comencemos a hablar sobre el suicidio de los adoptados. 

Lea los otros artículos de Lina sobre el suicidio de adoptados, Parte 1 Y Parte 2.

Otros recursos sobre el suicidio de adoptados

Lidiando con el suicidio de un adoptado
Página conmemorativa del ICAV
Día del Recuerdo del Adoptado
Es una Semana Negra para Adoptados en Europa
En memoria de Seid Visin

En memoria de Seid Visin

Por Mark Hagland, Adoptada internacional de Corea del Sur criada en los EE. UU., cofundador de Perspectivas de adopción transracial (un grupo para que los padres adoptivos aprendan de la experiencia vivida), y autor de Viaje extraordinario: el camino de toda la vida del adoptado transracial

Lo que estamos aprendiendo

En los últimos días, desde que el 4 de junio se conoció la noticia de que Seid Visin, de 20 años, había terminado con su vida por suicidio, la prensa italiana y europea ha publicado artículos y segmentos de transmisión sobre su muerte, con una buena cantidad de incredulidad y confusión involucradas. Hay varias razones para la confusión, algunas de ellas periodísticas: preguntas sobre la declaración que aparentemente le había hecho a su terapeuta hace un par de años, versus lo que podría haber estado sucediendo en su vida más recientemente, pero sobre todo, por declaraciones de sus padres Walter y Maddalena.

Walter y Maddalena adoptaron a Seid a los siete años; creció en su casa en Nocera Inferiore, un suburbio de Nápoles. Puedo entender que estén profundamente confundidos por lo que pasó; pero también me queda claro que, a pesar de sus buenas intenciones, no comprenden en absoluto su angustia por el racismo que siguió experimentando. Acabo de ver una entrevista con un programa de transmisión italiano llamado "Approfondimento Focus", en la que reiteraban lo feliz que estaba, cómo sus problemas psicológicos recientes estaban relacionados con el encierro de COVID, al que culparon de su reciente depresión y cómo no tenía ningún interés en su origen etíope. También negaron repetidamente que el racismo tuviera algo que ver con la angustia emocional de su hijo.

Ese último conjunto de declaraciones por parte de los padres de Seid realmente me impactó de diferentes maneras, particularmente dados los extractos del texto de esa carta a su terapeuta de (aparentemente) hace un par de años, que se han publicado. Por eso, Corriere della Sera obtuvo una carta que Seid Visin escribió a su terapeuta hace dos años, y Rolling Stone Italia la ha publicado. En él, Seid escribió que, "Dondequiera que vaya, donde sea que esté, siento el peso de las miradas escépticas, prejuiciosas, disgustadas y asustadas de la gente sobre mis hombros como una roca". Escribió que le daba vergüenza “ser negro, como si tuviera miedo de que me confundieran con un inmigrante, como si tuviera que demostrarle a la gente, que no me conocía, que yo era como ellos, que era italiano, blanco." Este sentimiento lo llevó a hacer “bromas de mal gusto sobre negros e inmigrantes (…) como para enfatizar que yo no era uno de ellos. Pero fue miedo. El miedo al odio que vi en los ojos de la gente hacia los inmigrantes ”.

Como escribió un periodista deportivo en Le Parisien, “Su muerte causó una gran emoción en Italia. En 2019, el joven señaló el racismo al que fue sometido, escribiendo una publicación en las redes sociales en la que expresó su malestar. "Hace unos meses, logré encontrar un trabajo, que tuve que renunciar porque demasiadas personas, en su mayoría personas mayores, se negaron a ser atendidas por mí", dijo. También me acusaron de que muchos jóvenes italianos no podían encontrar trabajo. Los padres adoptivos de la víctima, sin embargo, quisieron brindar detalles. 'El gesto de Seid no proviene de episodios de racismo', dijeron a la prensa italiana ”.

Aquí está el texto de la carta; su fecha exacta no es segura, y hay confusión en cuanto a cuándo fue escrito, ya sea muy recientemente o hace unos dos años, pero en cualquier caso, aquí está:

“No soy un inmigrante, pero fui adoptado de niño. Recuerdo que todos me amaban. Dondequiera que fui, todos se dirigieron a mí con alegría, respeto y curiosidad. Ahora, esa atmósfera de paz idílica parece muy lejana. Parece místico. todo se revirtió. Ahora, dondequiera que vaya, siento el peso de miradas escépticas, disgustadas y asustadas sobre mis hombros. Me las arreglé para encontrar un trabajo que tuve que dejar porque demasiadas personas, especialmente los ancianos, se negaron a ser atendidos por mí. Y por si fuera poco, me acusaron de ser el responsable de que muchos jóvenes italianos (blancos) no encontraran trabajo. Después de esta experiencia, algo cambió dentro de mí. Como si me avergonzara de ser negro, como si temiera que alguien me confundiera con un inmigrante. Como si tuviera que demostrarle a la gente que no sabía que era como ellos, que era italiano.

Incluso he hecho bromas desagradables sobre negros e inmigrantes, como para enfatizar que yo no era uno de ellos. Lo único que explicaba mi comportamiento era el miedo. El miedo al odio que vio en los ojos de la gente hacia los inmigrantes. El miedo al desprecio que sentía en boca de la gente, incluso de mis familiares, que invocaban con nostalgia a Mussolini y al 'Capitán Salvini'. No quiero rogar por compasión o piedad. Solo quiero recordarme la incomodidad y el sufrimiento que estoy experimentando. Soy una gota de agua al lado del océano del sufrimiento que está viviendo quien prefiere morir para seguir viviendo en la miseria y el infierno. Aquellas personas que arriesgan su vida, y aquellas que ya la han perdido, solo para fisgonear, para saborear lo que simplemente llamamos 'vida' ”.

Un par de notas muy importantes aquí. En primer lugar, es bastante significativo que Seid no haga referencia explícita a Mussolini, sino también a Matteo Salvini, ex viceprimer ministro y todavía actual senador en el Parlamento italiano, que es secretario de la Lega Nord, o Liga del Norte, que es un derecho. -Ala partido político racista y xenófobo, cuyos partidarios son prácticamente el equivalente a los partidarios de Donald Trump en los Estados Unidos. Ha habido un aumento masivo en la expresión de racismo y xenofobia abiertos en Italia en la última década y media, y la xenofobia racista ha estallado en los últimos años, en particular porque muchos miles de africanos negros han entrado en Italia como refugiados de la guerra. , conflicto y pobreza en África. En segundo lugar, en la carta anterior, dejó muy claro que estaba profundamente angustiado por el racismo que había estado experimentando.

Curiosamente, su madre Maddalena, en esa entrevista transmitida en el programa “Approfondimento Focus”, insistió en que Seid había estado deprimido recientemente debido al aislamiento que le impusieron a él ya otras personas durante el encierro de esta primavera. Obviamente, rara vez hay una sola causa de suicidio. Seid ciertamente podría haber estado deprimido durante el cierre nacional en Italia esta primavera. Pero eso no niega en absoluto su extrema angustia por la experiencia vivida del racismo.

Reflexionando sobre todo esto, veo una situación trágicamente clásica para un adulto joven transracial, adoptado internacionalmente, un joven que estaba aislado racial y socialmente, que estaba experimentando un racismo continuo, y cuyos padres, por lo que podemos decir, estaban en negación sobre el racismo que estaba experimentando y la angustia que estaba experimentando a causa de ello.

Otra trágica pérdida de otra vida transracial de adoptados internacionales.

Estoy compartiendo una publicación de La Repubblica, con un enlace a un video de selfie (que desde entonces se ha eliminado, así que publico esta uno en su lugar) en el que Seid disfruta bailando.

Que el recuerdo de Seid y su vida sea una bendición.

Recursos Relacionados

Página conmemorativa del ICAV

Lea la contribución de Mark Hagland a la otra publicación de ICAV: ¿Podemos ignorar o negar que existe racismo para los adoptados de color?

Necesitamos hablar ahora sobre el suicidio de un adoptado

Adoptado de India a Bélgica

por Annick Boosten, adoptado de India a Bélgica, cofundador de Adoptie Schakel.
Muchas gracias a Maureen Welscher & Jean Repplier por el texto original y la traducción.

Sobre mí

Annick Boosten

Fui adoptado de la India a la edad de cuatro años. Mis padres ya tenían un hijo, David, cuatro años mayor que yo. Había otro hijo pero lamentablemente tenía una enfermedad metabólica que lo mató cuando tenía ocho meses. Debido a que la enfermedad era hereditaria (David parecía tenerla también, solo que en menor medida), mis padres decidieron adoptar un niño. Mis padres son personas trabajadoras que siempre están ocupadas, del tipo que siempre dice: "No te quejes, sigue adelante". Así me criaron.

Mi madre trabajó furiosamente para enseñarme el idioma holandés para que pudiera ir a la escuela lo antes posible porque vine a ellos en diciembre y luego en enero, tuve que ir a la escuela. Cuando solía objetar y decir: "Estoy seguro de que lo hacen de manera muy diferente en India", mi madre respondió: "No estás en India, estás en Bélgica y así es como lo hacemos aquí". Estoy muy feliz con mis padres pero a veces me hubiera gustado que me conocieran un poco mejor, que fueran un poco más empáticos. Cuando era niño, estaba sobrecargado con ropa cara y todo tipo de juguetes electrónicos como compensación porque mis padres trabajaban muy duro. Durante las vacaciones, me enviaron a todo tipo de campamentos para que mis padres no tuvieran que salir del trabajo. Hubiera preferido mucho si hubiéramos estado involucrados de cerca como familia y mis padres hicieran tiempo para que hiciéramos cosas divertidas juntos. Hubiera preferido un día en la playa que una X-box o una Playstation.

Ahora que tengo un hijo, le doy un beso todos los días y le digo lo feliz que estoy con él. Hago esto incluso en esos momentos en los que podría estar un poco enojado porque él no quiere dormir. Extrañaba ese tipo de interacción con mis padres.

Annick y su hijo

Pensamientos sobre ser adoptado

Cuando llegué a nuestra familia, el hogar de niños ya les había dicho a mis padres: "Es mejor que tengan cuidado, ella recuerda muchas cosas". Le conté a mi madre historias completas sobre una casa azul, sobre una señora que me cuidaba, que había habitaciones con otros niños pequeños. Lo conté con tanto detalle que mi madre decidió escribirlo. Cuando visité el hogar de niños en 2018, las paredes resultaron estar pintadas de azul. La mujer en mis recuerdos era probablemente mi madre biológica. La declaración oficial es que mis dos padres biológicos habían muerto y que, por lo tanto, yo era elegible para la adopción.

A la edad de veinte años, se revelaron todo tipo de escándalos sobre abusos en las adopciones indias. Ya había escuchado estas historias de otros adoptados indios, pero a mis padres les molestaba que comenzara a hablar de eso. Simplemente no podían creer que algo tan noble como la adopción pudiera ser fraudulento. Mis padres son católicos estrictos y querían hacer algo bueno adoptando. Estas historias no encajaban en su visión de las cosas. Cuando se disolvió la asociación de adopciones responsable de traer niños indios a Bélgica, De Vreugdezaaiers, ya no pudieron cerrar los ojos ante los abusos dentro de las adopciones indias. Cuando era niño, siempre asistía a las jornadas familiares que organizaban para los niños adoptivos indios y sus padres. Entonces decidí establecer el enlace de adopción. Adoptie Schakel significa conectar a las personas y ponerlas en contacto entre sí. Al hacerlo, nos enfocamos principalmente en el mundo de la adopción en el que nos esforzamos por fortalecer el vínculo entre los adoptados y entre los padres biológicos. También ayudamos a los adoptados que buscan a sus padres biológicos mediante la investigación del ADN.

Nunca antes había estado tan preocupado por mis orígenes. Durante años tuve una relación con un chico que no estaba en absoluto abierto a ello. Pensó que era una tontería ir en busca de mis raíces. Tenía que seguir construyendo mi vida aquí y dejar atrás el pasado, o eso pensaba él. Así que realmente no me sentí apoyado. Cuando esa relación terminó, me involucré con Ionut. Es un adoptado rumano, algo que no sabía al principio de nuestra relación. Después de dos semanas me enteré. Ya había notado que se bronceaba muy rápidamente al sol, mientras que todos los hombres belgas todavía estaban pálidos durante el verano. Luego me dijo que esto se debía a sus genes rumanos. Estaba celoso del vínculo que tenía con su familia rumana. Todos los años iba allí de vacaciones. En un momento pensé: “¡Eso es lo que yo también quiero! Quizás también pueda encontrar nuevos contactos dentro de mi familia biológica ".

Tener una familia propia

Ese sentimiento realmente se apoderó de mí cuando quise formar mi propia familia. Hice una prueba de ADN y, para mi gran sorpresa, aparecieron varias coincidencias. Parece que muchos miembros de mi familia biológica habían sido dados en adopción. El abuelo de mi padre tuvo siete hijos y todos los dieron en adopción. Tengo contacto con algunos de ellos en Estados Unidos a través de Facebook. También resultó que mi padre no había muerto. A través de su hermano, me puse en contacto con él y decidí visitarlo en 2018. Fue una experiencia terrible. Solo estaba embarazada de tres meses y me sentía terriblemente enferma. Mi padre también resultó estar enfermo con algún tipo de enfermedad contagiosa. Estaba en cuarentena y tuve contacto con él a través de un agujero en la pared. No se me permitió acercarme más. El taxista indio tradujo mis preguntas y las respuestas de mi padre, lo que tomó una eternidad. Había escrito muchas preguntas, pero al final me olvidé de hacerlas. De todos modos, hice la pregunta más importante: "¿Por qué me dieron en adopción?" Y la fría respuesta fue: “Cuando murió tu madre, le di dinero a mi hermano para que te llevara a un orfanato. De esa manera podría seguir con mi vida y casarme con una nueva mujer ". Mi padre pensó que no se le podía culpar en absoluto. Así era en la India. Estaba sorprendido. No tenía ningún remordimiento y nunca fue a buscarme. Acababa de continuar su vida, involucrado con otra mujer con la que concibió hijos. Se atrevió a preguntarme si me gustaría conocerlos. Le dije: “Gracias, pero no gracias. No me interesan en absoluto los medio hermanos o hermanas ". También dije que preferiría suicidarme antes que entregar a mi hijo, lo que a él le pareció muy extraño. Cuando me despedí le dije que no quería más contacto, y él parecía estar bien con eso. Sin embargo, me dio el nombre de la familia de mi madre. Me dijo que ella venía de Sri Lanka y que debería buscar a su familia allí. Algún día haré eso, pero ahora no tengo ganas. Lo haré cuando James tenga la edad suficiente para darme cuenta de lo que significa para mí buscar una familia biológica, tal vez cuando tenga unos ocho o diez años.

Cuando los adoptados me preguntaron: "¿Debería buscar o no?" Siempre respondía: "Sí". Sigo pensando que es bueno saber de dónde vienes. No siempre es fácil lidiar con una mala experiencia. Conozco personas a las que les he aconsejado que lo hagan y que, después de regresar a casa, se sintieron muy molestas porque la reunión no fue lo que esperaban. Me siento culpable por eso. Yo también tuve una mala reunión pero prefiero compartir mi opinión y mis experiencias. La elección depende entonces de ellos. Afortunadamente, puedo mirarlo y pensar: "Así es como es". Me hubiera gustado que fuera diferente, pero así son las cosas. De todos modos, el cincuenta por ciento de mis genes son suyos. Así que las malas cualidades que tengo se las puedo atribuir a mi padre, jaja. Cuando estoy de mal genio, grito: "¡Lo siento, son los genes de mi padre!"

Estar en una relación con otro adoptado

Tener una relación con alguien que también ha sido adoptado es muy agradable. Ionut y yo realmente nos entendemos. Por ejemplo, comprender lo que significa estar alejado de la cultura biológica y de los padres, tener que adaptarse en un país adoptivo, el sentimiento de ser un extraño. Las áreas en las que no nos entendemos pueden ser un obstáculo porque ambos tenemos historias de adopción muy diferentes y nuestro propio 'bagaje'. En ese sentido, nuestro historial de adopción es completamente diferente.

Annick y Ionut

Nunca me había dado cuenta de lo importante que era para mí tener mi propio hijo biológico, algo tan estrechamente relacionado conmigo que lleva mi ADN. Sostuve a James en mis brazos y vi cómo se parecía a mí y lo feliz que me hacía sentir. James es claramente un producto mío y de Ionut. Me gusta ver similitudes mías en él, lo que nunca pensé que me haría tan feliz. Como padres, ambos queremos pasar más tiempo con nuestro hijo que mis padres. El vínculo familiar es muy importante para los dos. Siempre digo: "Tu hijo es tu reliquia, no tu propiedad". Queremos darle calidez, amor, cariño y confianza y sobre todo, que se le permita ser él mismo.

Palabras hirientes

por Wes Liu, adoptado de China a EE. UU.

El COVID continúa propagándose dentro de nuestras comunidades porque las personas siguen careciendo de seriedad al enfrentarlo. Se sigue culpando al pueblo chino. Si bien las etnias asiáticas incluyen innumerables culturas únicas, hermosas y distinguibles, muchos de los que están fuera de la diáspora asiática no pueden notar la diferencia. Esto da como resultado que cualquier persona que parezca asiático (específicamente del este de Asia) sea reprendida con insultos raciales, bromas sobre comer murciélagos y comentarios del tipo "regresa a tu país". Estos sucesos se han vuelto más frecuentes como resultado del COVID-19.

No puedo cambiar la forma de mis hermosos ojos. No puedo cambiar mi herencia, ni puedo cambiar la forma en que habla la gente. Pero puedo compartir lo hirientes que pueden ser las palabras. ¿Cómo crees que se siente que mi lenguaje esté encajonado en “Ching Chong Ching Chong”? ¿Qué tan doloroso crees que es que me digan que no soy digno de la vida debido a mi apariencia física? ¿Cuánto crees que he aprendido a odiar o avergonzarme de mi cultura que tiene una historia que se remonta a siglos atrás? ¿Qué tan asustado crees que estoy de ir en público porque podría ser la próxima víctima de asalto, solo por mi apariencia?

No está bien ponerse por encima de alguien y su cultura debido a su ignorancia y falta de comprensión. Y el hecho de que escuches k-pop y veas anime no te convierte en un experto en japonés. Y no, no voy a hacer tu tarea de matemáticas por ti. No preguntes, "¿Qué asiático eres?". En su lugar, pregunte: "¿Cuál es su origen étnico?"

Cuida tus palabras. Soy china y soy hermosa. Soy asiático-americana y soy hermosa.

Verificar Conversación de Wes en YouTube sobre Cómo lidiar con el racismo con FCCNY.

¿Qué se necesitaría para elegir ser mi padre?

por Cam Lee pequeño, adoptado de Corea del Sur a los EE. UU., Terapeuta en Terapia Redimida.

No todos los niños pueden hacer esta pregunta antes de convertirse en adoptados. Y no todas las mujeres embarazadas tienen la oportunidad de responder.

Sé que hay muchos tipos de circunstancias representadas en nuestra comunidad, incluso mientras lee esto y contribuye a esta comunidad de adopción muy especial a la que pertenecemos.

Esta pregunta surgió para mí mientras me preguntaba acerca de mi propia madre recientemente, y salió a la superficie cuando vi algunos clips de El niño Karate.

Los adoptados experimentan una pérdida de elección y de voz cuando se trata de una decisión de este tipo, de criar al niño o renunciar a la adopción ... y DEMASIADOS adoptantes descartan los sentimientos de sus hijos al respecto. Demasiados.

Dejar. Niños. Afligirse.

No le diga a los adoptados que están haciendo un gran negocio con una cosa tan pequeña. Pregunte por qué las agencias de adopción y los agentes de poder dentro de esas instituciones han hecho tanta fortuna al interrumpir estas relaciones sagradas.

Por favor, lamentémoslo. Y permítanos preguntarnos, "¿Y si?" Incluso si la respuesta es irresoluble, alguien está aquí para escucharla con nosotros, para reconocer su peso.

Porque ciertamente no estábamos destinados a llevar eso solos. Que nuestro mensaje mutuo sea: "No es necesario".

#adoption #adoptionstory #adoptionjourney #adoptivefamily #trauma #traumarecovery #traumainformed #traumatherapy #transracialadoption #transracial #koreanadoptee #koreanadoptees #internationaladoption #adoptionblog #identity #resilience #adopteevoices #adopteerights #therapeutic #counselingpsychology #mentalhealthawareness #adoptionawareness #therapyredeemed

Verdades profundas

por Anónimo, un seguimiento de Mi cambio de juego.

Nota: ICAV no aprueba el uso de sustancias ilegales. Esta publicación se comparte con el espíritu de resaltar cómo todos encuentran diferentes caminos hacia la curación y las profundidades del trauma en la renuncia.

Anotar mis pensamientos inmediatos después de esa primera experiencia con psilocibina fue simplemente para adherir al mismo proceso desarrollado para los ensayos clínicos en John Hopkins. De hecho, hubo cosas que experimenté durante ese viaje que fueron reveladoras, y articular esas experiencias en un papel fue una parte importante del proceso de integración.

Supongo que fueron la pala proverbial que desenterró algunas verdades profundas que, si no las hubiera escrito, podrían haber perdido fácilmente su profundidad con el tiempo. En ese momento, aunque no había intención de que otros leyeran sobre mi experiencia psicodélica, aunque entiendo que puede ser útil para que otros exploren opciones de tratamiento para situaciones similares, por lo que escribo estos pensamientos adicionales teniendo en cuenta que otros también pueden leer esto.

El período de meses que siguió al primer viaje fue de inmenso contraste con la vida antes de ese día. Pero como han pasado algunos años, puedo ver que el nivel de contraste era relativo a ese punto en particular en el tiempo.

Mi primer viaje reveló el dolor, el dolor causado por la separación y cómo el peso de ese dolor creó su propia resaca de sufrimiento durante décadas. Mirando hacia atrás a lo largo de los años, y a través de la discusión con los profesionales de la salud, puedo ver patrones de pensamiento, comportamientos y sentimientos que se remontan a mi adolescencia y que muestran signos de depresión, estrés postraumático, soledad y dolor.

Tener estas cosas reveladas a mí, fue la primera esquina doblada que me dio algo de claridad sobre mis "problemas". Cuando dobla una esquina por primera vez, es cuando el contraste es tan evidente porque todavía está justo detrás de usted, mientras que la nueva línea de visión revela una perspectiva diferente. Hay cierto alivio al ver un punto de vista diferente por primera vez.

No me hacía ilusiones que un viaje de hongos fuera la única solución milagrosa que necesitaba. Como profesional de la salud durante muchos años, no tenía expectativas de que el progreso futuro fuera consistente y lineal, a pesar de este comienzo aparentemente trascendental. Traté de aplicar algo de fe en el proceso de curación y esperaba que esta esquina doblada fuera el primer paso en ese proceso. Sabía que tenía que ser paciente. Sabía que no tenía más remedio que ser paciente, pero la opción de sentir esperanza por primera vez parecía algo sobre lo que tenía un poco de control por primera vez.

Fue inmensamente útil para ese proceso compartir esta primera experiencia con amigos y familiares seleccionados que mostraron curiosidad, cuidado y apoyo. Décadas de relaciones con estas personas, viendo cómo se desarrollaba la evolución de mi vida y sus defectos, fue la exposición perfecta que les permitió comprender el significado de una experiencia psicodélica de muerte del ego y sus proclamas.

Sin embargo, en contraste con esto estaba mi madre adoptiva. Habiendo sufrido la pérdida de su esposo de cincuenta años a causa de la enfermedad de Alzheimer unos años antes, y aún así parecía estar viviendo una vida de luto, todavía estaba extremadamente decepcionada y herida por su falta de curiosidad, apertura mental y simpatía. Quizás mi expectativa era demasiado optimista para una viuda afligida, un fundamentalista cristiano de toda la vida y un experto antidrogas conservador. Muchos intentos de conversaciones para ser abierto y compartirme con ella sobre mi salud mental y la eficacia de los psicodélicos generalmente resultaron en silencio o en un comentario superficial y benigno como, "Bueno, siempre y cuando te ayude y ahora te sientas mejor". Un encuadre tan trivial. Bien podría haber sido un comentario en relación a tener dolor de cabeza y tomar Panadol.

Esto me hizo darme cuenta de algunas verdades duras sobre ella. Sí, tengo todo el agradecimiento y gratitud por la vida que me dio. Pero ahora no tiene nada más que darme, ya sea por una capacidad emocional y mental limitada, una virtud religiosa o una simple falta de obligación. Tengo que aceptar eso. Ella me dice que me ama como a su hijo. Pero se siente como un amor sentimental por alguien que ya no existe. De todos modos, era una persona ficticia. Ella nunca me conoció realmente todos esos años antes. Ahora ella nunca me conocerá, maldita sea. Puede que ella todavía me ame a su manera, pero no el amor que tienes con alguien que proviene de compartir uno de los caminos de la vida juntos, donde discutirán y pelearán, reirán y llorarán o se extrañarán el uno al otro. Mi madre y yo ya no compartimos caminos. Realmente se siente como un rechazo. Un segundo rechazo de la segunda madre. Mis conversaciones con ella ahora son tan superficiales como con el barista de la cafetería local. Si me pregunta cómo estoy, no le digo la verdad. Ella no está interesada. Hablando de esto con un psicólogo y desempaquetando el historial previo a la adopción de mi madre, dedujimos que yo era una especie de hijo de reemplazo de un primer hijo perdido por complicaciones posparto. Si luego agrega algún marco religioso fundamentalista, como ser rescatado de un país devastado por la guerra fue todo el plan de Dios, entonces uno puede darse cuenta de cuán desvalidante es esto y cómo demoró desempacar y procesar toda la experiencia de adopción.

Los siguientes meses desde el primer viaje de hongos me sensibilizaron mucho más a situaciones emocionales. Mis años anteriores de trabajo en salud de emergencia, había desarrollado la capacidad de desconectarme emocionalmente de situaciones difíciles, que era un mecanismo de protección común que desarrollan muchos paramédicos. Pero ahora, vi y sentí todo, particularmente el sufrimiento y el dolor. Ver cosas como una mujer en las noticias llorar por la muerte de su hijo, o un soldado hacer una mueca de dolor, luchar con ejercicios de rehabilitación se volvió imposible para mí. Ese genuino y profundo dolor y angustia instantáneamente me conectó con el dolor que ahora vivía dentro de mí. Empecé a sentir lástima por el mundo y por mí. Vi tanto dolor y sufrimiento en el mundo. Parecía ser de lo que estaba hecho el mundo. Siempre encontré a los niños hermosos y fascinantes, pero incluso ahora había algo triste en estar cerca de ellos. Quizás fue verlos con sus propios padres. Ver esa mirada de conexión que hacen con sus madres y ser devuelta en especie. Esa conexión y comunicación no verbal primordial. Ver a madres e hijos cariñosos hacer esto, me aplasta por dentro.

Por primera vez sentí rabia hacia mi madre biológica y luego hacia mi madre adoptiva. A lo largo de los años, hubo intentos de localizar a mi madre biológica a través de programas de búsqueda y conexiones personales. Había visto muchos documentales sobre el reencuentro de padres e hijos después de muchos años de búsqueda y, a menudo, no era un final de cuento de hadas. Intelectualmente, podía sentir empatía por una joven madre desesperada en un tercer mundo o un país devastado por la guerra, dando a su hijo en adopción. Pero ahora las cosas eran diferentes. A menudo pensaba cómo serían las cosas si nos encontráramos ahora, qué tipo de relación tendríamos o querríamos tener. Sé que la cultura y la tradición familiar suelen dictar cómo funciona la relación entre padres e hijos. Pero las cosas son diferentes ahora y serían diferentes. Casi puedo sentir la agresión dentro de mí cuando retrocedo en contra de las expectativas de una persona y una situación que tal vez nunca suceda. Una relación futura estaría en mis términos, los de nadie más. Ciertamente no alguien que me dejó sin nada. Pero todo es hipotético. Soy mayor ahora, por lo que probablemente esté muerta de todos modos. Creo que puedo dejarlo ir. Pero llevará tiempo.

En cuanto a mi madre adoptiva, su indiferencia y sus juicios todavía se me quedan en el cuello cada vez que entablamos una conversación cortés y superficial. Sé el sufrimiento por el que ha pasado amamantando a su único compañero de vida, mi padre, durante el largo adiós, pero ese es el ciclo de la vida. Su vida de libro de texto. Ella tenía todo lo que yo nunca tendré. La vida que nunca tendré. Para alguien que profesa vivir con la esperanza de mitos y promesas religiosas, tiene poco sentido para mí la visión egocéntrica del mundo que ahora tiene, la falta de alegría en su vida y el distanciamiento de su propia familia.

Creo que siempre he sido una persona disciplinada cuando se trata de hacer las cosas que tengo que hacer. Sabía que cosas como hacer ejercicio, dormir, comer bien, todo contribuye a una buena salud mental. Leyendo James Gordon “La transformación: curar el trauma para volverse completo de nuevo”Me animó a agregar la meditación a mi rutina de auto mantenimiento. Junto con la lectura de Sam Harris "Espiritualidad sin religión“Pude abordar la meditación como una herramienta de auto-autoría y conciencia sin ningún relleno religioso o esotérico inútil. Aquí descubrí cómo encontrar el placer de respirar. Respiramos constantemente, pero nunca nos damos cuenta de cómo esta sencilla función automática puede sentirse bien. La meditación también me permitió descender profundamente hacia el subconsciente en numerosas ocasiones como un mini viaje psicodélico. Con los patrones de respiración y el entorno adecuados, podría llegar a ese lugar y explorar más a fondo las profundidades de mi propia conciencia. A menudo me traía más lágrimas y dolor, y nuevas percepciones sobre mí mismo, pero también me permitió aislar mi dolor en un espacio físicamente definible. Antes del viaje de las setas, era difuso, debajo de la superficie, siempre arrastrándome hacia abajo. Como pisando las aguas del océano con la extensión negra justo debajo de sus pies, esperando que se canse y se hunda en las profundidades oscuras. Desde entonces, con más meditación, ahora es mucho más aparente y explícito, como un pesado ladrillo alojado en mi pecho cada vez que recuerdo el espacio al que me dejan ir la mediación o los psicodélicos. Ya no me agarra desde abajo. Está aquí conmigo ahora, llevado cerca de mi pecho - pesado.

Sigo teniendo paciencia. Poner fe en los poderes curativos del cuerpo y la mente. Pero las cosas parecen durar una eternidad. Es como estar en un patrón de espera de vuelo. Sé a dónde quiero ir pero no puedo aterrizar, así que sigo dando vueltas, esperando que no se acabe el combustible.

Empecé con las artes marciales de Jiu-Jitsu brasileño, que resultó ser una gran fuente de distracción y terapia mental, además de que es más terapéutico tratar de estrangular a alguien que hablar con un psicólogo sobre mis sentimientos durante una hora. Estar tan cansado y adolorido después del entrenamiento significa que me quedo dormido con un agotamiento total, sin energía para que la mente inicie conversaciones estúpidas consigo misma. Pero como atestiguan mis doloridas articulaciones y extremidades, la edad está empezando a pasar factura. Parece que el cuerpo no siempre puede cobrar los cheques que la mente quiere escribir.

Antes del viaje de los hongos, mi alivio fue la idea de tener el control para terminar las cosas cuando quisiera. Si lo hice o no, no era el punto, era la sensación de que podía. Después del viaje, no pude localizar ese sentimiento. Sentí que esa capacidad dentro de mí se había ido. Parecía algo bueno en ese momento. Pero ahora algunos días no estoy tan seguro. Pensar que no tengo la capacidad de liberarme significa que estoy atrapado aquí. La única esperanza que tenía antes, la idea que me alivió, se ha ido. Algunos días tengo dudas sobre si me arrepiento del viaje o no, ya que me quitó la única esperanza que tenía que me ayudó a atravesar estas últimas décadas.

¿Volvería a hacer hongos o los recomendaría? Definitivamente. Me dio un diagnóstico. Llegó al meollo de mi problema. Pero después de unos años, necesitaba reevaluar mi puesto. Necesitaba un pronóstico de la situación porque parecía que las cosas se habían estancado o posiblemente habían retrocedido un poco desde el contraste que vi por primera vez.

Planeé otro día para un viaje de psilocibina. Pero después de veinte minutos de mirar la dosis molida seca en el banco de mi cocina, no me atreví a hacerlo de nuevo. La última vez fue tan desgarradora.

Tenía una pequeña pastilla de LSD en el congelador, como lo hago, y decidí tomar media pastilla y hacer algo de meditación. El LSD tiene el mismo efecto en la mente que la psilocibina. Solo tomé la mitad porque no quería un viaje pesado como la última vez. Lo suficiente para apagar la red en modo predeterminado y dejarme evaluar las cosas.

Creo que me había olvidado de la concentración de las pestañas ya que el efecto fue el mismo que el de los hongos, más fuerte de lo que estaba preparado. Quizás el equivalente a aproximadamente ¾ de la dosis original. Podía sentirme deslizándome en mi propia mente como antes, no tan profundo, pero lo suficiente como para verme a mí mismo.

Esta vez, había una casa y yo estaba sentada sola en la oscuridad. No había sensación de angustia, urgencia de escapar. Solo resignación. Esta casa era yo. Una representación de mí y de mi vida, pero estaba fuera de lugar e inseguro. Tuve que construir esta casa yo solo sin ayuda y sin las herramientas adecuadas. Todavía me las arreglé para armar algo que parecía una casa. Pero sabía que estaba incompleto y le faltaban cimientos. Desde la distancia parecía estar bien, pero cuando me acerqué y me acerqué, pude ver que no estaba bien. Nadie querría quedarse aquí. Es demasiado tarde para derribar todo y empezar de nuevo.

Qué pronóstico tan decepcionante. Quizás me he estado sobreestimando y esperaba demasiado demasiado pronto, así que volví a la normalidad. Siga haciendo las cosas que los expertos dicen que debo hacer. Realmente no tengo elección. Puedo aguantarlo un poco más, aunque siento que solo quiero irme a casa. Así es como se siente ahora, como si estuviera esperando llegar a casa donde sea que esté, esta vida o la próxima. Solo quiero irme a casa. No puedo esperar a volver a casa.

Cicatrices de batalla en adopción

por Miguel, adoptado de Hong Kong a Nueva Zelanda.

Estas son mis cicatrices de batalla de cuando tenía entre 12 y 13 años de edad, hechas en estos días festivos. Me deprimía mucho al ver a todas esas familias amorosas con padres que se parecían a ellos, hablaban como ellos, etc. No ayudaba que fuera un hombre chino con padres blancos.

Cada vez que miro mis muñecas, estoy agradecido de haber sobrevivido a esos momentos. Me tomó hasta la edad de 30 años antes de realmente lidiar con mi trastorno de estrés postraumático y la depresión debido a mi adopción interracial e internacional. De vez en cuando tengo momentos en los que vuelvo a mi pasado y pienso en "¿valió la pena", vivir mi vida y llegar a donde estoy hoy? ¿Estoy mejor o debería haber terminado con mi vida en ese entonces?

Supongo que una lección que se debe aprender de esto es que no importa lo que haga como padre adoptivo: hay algunas cosas que un niño necesita para aprender las respuestas a las preguntas por sí mismo. No depende de ustedes como padres darles la respuesta que quieren que crean y escuchen.

El otro de Mike publicación de invitado en el ICAV.

Destino....
Español
%%footer%%