La adopción puede ser una prisión psicológica

How do I start over?

The question echoes in my brain every day here in Hawaii, now totally away from the relations of my former adopted life.

How do I live anew as one person in this world?

I left my adoptee ties that were technically governmentally bonded relations that I had no control over as a Filipino orphaned child circa 1980’s. For me, they had been total strangers and I didn’t have any oversight or support in post-adoption.

As time went on for me, I wasn’t able to have the fortune to get to know my biological family as after my reunion in 2012 in the Philippines, I decided to go my own way once I discovered our language barriers and my inability to confirm any facts on them.

So yes, fast-forward to current times and it is Sunday, and I have relinquished my bond of my adoptive ties for various reasons, and it hasn’t been easy but for me, it was necessary.

This break action has been mental, emotional and physical. Slamming this lever down included making physically strategic distance by moving far, far away on my own to the Pacific islands in 2019, re-establishing dual citizenship to my birth country in the Philippines in 2021, and civilly sending a kindly written email to my adoptive parents this year after my adoptive brother’s jarring and untimely death.

Additionally, the extended adoptive ties I’ve noticed can also naturally deteriorate with time itself after years of peaceful but gently intentional non-communication.

What happens after you’re on this path of annexation, you wonder?

For me, I’ve arrived at an interesting intersection in my adulthood when I’ve sort of returned to a former state of orphanhood with no real station in life, no bonds, all biological history, heritage and economic status obsolete all over again.

Doesn’t sound that appealing, I know! Tell me about it.

The perk is that instead of being a vulnerable child, I am a 36-year-old woman living in Hawaii. I have rights. I am in control of my wellbeing and fate. I have responsibilities. I drive my own car, I pay bills, I have funds; I have a job and I am not helpless.

I can take care of myself. So to me, the biggest perks are in being healthy and reclaiming my life, identity and sovereignty needed over my own needs and wellbeing.

So quickly the adoptee bond can turn into toxic relations if the parents are narcissistic or emotionally or physically abusive.

After the death of my adopted brother, who was also a Filipino American adoptee and died of severe mental issues and alcohol poisoning, I had a stark wake-up call of how these adoptee relations were silently impacting me too.

And I had to make better choices for myself, I would be risking too much if I ignored this.

It is like leaving a psychological prison, I told Lynelle on a weekend in May.

After some reflection, I realized that as a child and having to make structured attachments from being displaced, this legal bond fastens.

And as a displaced, vulnerable child, I think one falls privy to co-dependency, the need for a family structure overrides even the need for safety for his or her own wellbeing, like if abuses arise in this domestic home.

Or other aspects might not nurture the adoptee, like when the child isn’t being culturally nurtured according to their birth country.

Or when the parents or family members are financially and socially acceptable as to meeting criteria of adoption, but possess narcissistic personalities which is also detrimental to the child’s personal, emotional, psychological and cultural development.

A child stays glued and psychologically devoted to their family ties through development stages and on past adulthood because the need for foundational attachments is paramount to one’s psychological upbringing and success.

And if these ties are in any way bad for the adoptee early on, I think these relations that were once saving can quickly turn into a psychological prison because you are truly bound to these social ties until you’re strong enough to realize that you have a choice.

And you pueden break out of this bond, this governmentally established bond, although possibly later on as an adult. And, with some finesse.

As an adult adoptee, from my experience adoptive ties that develop healthily or dysfunctionally, after a certain amount of time both types transitions into permanence to that adoptee. Adoptive ties mesh and fuse just the same as biological ties, once you’ve gone so long in the developmental process.

This adoptive relation is totally amazing when it’s good, like any good relationship.

The spin is that when there are issues plaguing the adoptive unit, which can be subtle, interplaying with the personality and culture of the adoptive relations, these issues can go totally disguised, unreported, and it can be toxic and the affects can last a lifetime.

From experience, I see that it is because the adoptee child is vulnerable and doesn’t know how to report issues in the relations, because the option isn’t even granted to them.

No one is really there to give or tell the adoptee child that they have these rights or options. When it comes to post-adoption, there isn’t much infrastructure.

Sadly, if dynamics are not supportive to the adoptee, in time, it can cost an adoptee the cultural bonds to their own birth country or the loss of their native language.

It can cost an adoptee their sanity and mental health.

It can cost an adoptee their self-esteem, which all bleeds and returns into the social sea of their placement or back out into other countries.

And, it can cost an adoptee their life.

On the upside, if the placement is good, it can save a person’s life as well! And it can allow this adoptee happiness and joy forevermore.

Each side of the coin both instills an adoptee’s human value and the toll the placement takes on every child who becomes an adult in society is also expensive, leading to exponential advantage and success in society, or potential burnouts.

For me, my adoptive placement was costly in the end. However, I was still able to survive, work and live. I was materialistically taken care of, thankfully.

I honestly think much was due to my own faith, offbeat imagination and whatever blind luck I was born with that all carried me through this.

Overall, this has been a total trip and my journey has been very far from embodying the traditional fairy tale adoption story.

So now, it’s time to do the hard work, an adoptee mentor messaged me today. But I can do it, we all can do it! It just takes good choices and regular upkeep.

Nearing the end of this post, I will share to my adoptee community that we have a choice especially once we’re of legal age. I’m sort of a wildflower in general, and a late bloomer, so I’m coming out of the fog and becoming aware now in my mid-thirties.

Yes, we have a lot to rear ourselves depending on the economic status we find ourselves in without our adoptee ties. But like other adoptee peer support has shared, you should not do this kind of thing by yourself. You can have support structures the whole time in this.

And yes, it is terrifying, because you will have to rebuild your sense of identity when leaving toxic family relations. As yes, it can be like rebuilding your identity all over again from when you leave them and start anew, as a now a self-made, sovereign person.

From a Hawaiian private school I work at now, I have come to find that cultural identity building begins in the present and it is built upon values, history, education and the wisdom of the past. Now that I have found a home in Hawaii, maybe I can learn more about it.

I will also be working on weekly goals that I hope to share to the community as I continue on this never-ending journey.

In conclusion, if you are in a good adoptive family, God bless your fortune and I have so much love and happiness for you! However, if you are needing to split away from the ties, like if your adoption wasn’t that healthy, then please know it isn’t impossible.

Professional and peer support is here for you, every day on your way to freedom. You can create your own sovereignty, it will just take work.

Read Desiree’s earlier post at ICAV: Lo que perdí cuando me adoptaron and follow her at Weebly o Instagram @starwoodletters.

América—Hiciste difícil estar orgulloso de ser asiático-estadounidense

by Mary Choi Robinson, adopted from South Korea to the USA

As I sit down to my laptop it is May 2, the second day of Asian American and Pacific Islander (AAPI) Heritage Awareness Month and I reflect on Alice Wu’s The Half of It I watched last night to commemorate the first day of AAPI month. Watching the movie with my daughter, I thought how I wished it or something like it had been available when I was a teenager or even in my early twenties. To see an entire film focused on the life of a young Asian woman on the cusp of self-discovery and adulthood would have made me feel seen and a part of the fabric of American identity. So while this month is meant to showcase AAPI heritage I am not in fact proud to be Asian-American…yet.

I am sure my previous statement will elicit reactions from disbelief, to shock, to anger, and everything in between from varying groups of identities. So let me explain why I am not proud yet, how America made it nearly impossible for me to be proud, and how I’m gaining pride in my Asianness. As a Korean adoptee, raised by white parents in predominately-white areas, I have always navigated two racial worlds that often oppose each other and forever contradict my identity. The whiteness of my parents did not insulate or protect me from racism and in fact would even appear at home. When I first arrived to the US, my sister, my parent’s biological child, took me in as her show and tell for school with our parents’ blessing. Her all white classmates and teacher were fascinated with me and some even touched my “beautiful silky shiny jet black” hair, something that would continue into my early thirties until I realized I did no have to allow people to touch my hair. Although I start with this story, this is not a piece about being a transracial, transnational adoptee—that is for another day, maybe in November for National Adoption Awareness Month—but to illustrate how my Asian identity exists in America.

As I grew up, I rarely saw other Asians let alone interacted with them. Instead, I lived in a white world full of Barbie, blonde hair and blue eyes in movies, television shows, magazines, and classrooms. The rare times I did see Asians in person were once a year at the Chinese restaurant to celebrate my adoption day or exaggerated or exocticized caricatures in movies and tv shows. Think Mickey Rooney in Breakfast at Tiffany’s, Long Duck Dong in Sixteen Candles, or Ling Ling the “exotic gem of the East” in Bewitched. Imagine instead an America where Wu’s film or To All the Boys I’ve Loved Before o Crazy Rich Asian o Fresh Off the Boat o Kim’s Convenience would have opened up for generations of Asian Americans. Rarely would I spot another Asian in the school halls. However, I could never form friendships with them, heavens no, they were real full Asians and society had taught me they were weird, ate strange smelly things, talked funny, and my inner adolescent warned me association with “them” would only make me more of an outsider, more Asian. In classrooms from K-12 and even in college, all eyes, often including the teacher, turned to me when anything about an Asian subject, regardless of whether it was about China, Vietnam, Korea, etc., as the expert to either verify or deny the material. I always dreaded when the material even had the mention of an Asian country or food or whatever and would immediately turn red-faced and hot while I rubbed my sweaty palms on my pant legs until the teacher moved on, hoping the entire time I would not be called on as an expert like so many times before.

My white family and white friends would lull me into a false sense of belonging and whiteness by association. That false sense of security would shatter when they so easily and spontaneously weaponized my Asianness against me with racial slurs during arguments. Of course, I was used to racist verbal attacks from complete strangers, I had grown up on a diet of it, but it especially pained me from friends and family. The intimacy of those relationships turned the racism into acts of betrayal. That was the blatant racism; the subtle subversive racism caused just as much damage to my sense of pride. As a young professional in my early twenties, a white colleague told me how beautiful I was “for an Asian girl.” A Latina student in one of my courses loudly and clearly stated, “The first day of class, I was so worried I wouldn’t be able to understand you and I’m so glad your English is so good!” And of course I regularly receive the always popular, “Where are you from? No, where are you really from?” Because Asian Americans, whether born here or not, are always seen as foreigners.

AAPI Awareness Month did not even become official until 1992. But anti-Asian sentiment in the US has a long history and was sealed in 1882 with the first national stance on anti-immigration that would be the catalyst for future immigration policies, better known as the Chinese Exclusion Act, coincidentally signed into law also in the month of May. In February 1942, the US rounded up and interned Japanese-Americans and Asian-Americans of non-Japanese decent after the bombing of Pearl Harbor. Now in 2020 amidst the global lockdown of Covid-19, anti-Asian attacks, both verbal and physical, have increased to startling numbers. As recently as April 28, NBC News reported Over 30 percent of Americans have witnessed COVID-19 bias against Asians. Think about that—this is Americans reporting this not Asian Americans. The attacks have been worldwide but this report shows what Asian Americans are dealing with alongside the stress of the pandemic situation in the US. Keep in mind the attacks on Asian Americans are not just from white folks, indeed we’re fair game for everyone as evidenced by Jose Gomez’s attempt to murder an Asian American family including a two-year old child in Midland, Texas in March. Let that sink in—a two-year old child simply because they are Asian! Asians are being spat on, sprayed, y worse by every racial group.

To help combat this current wave of American anti-Asian sentiment, highly visible leader and former presidential candidate, Andrew Yang advised Asian Americans in a El Correo de Washington op-ed to:

“…embrace and show our American-ness in ways we never have before. We need to step up, help our neighbors, donate gear, vote, wear red white and blue, volunteer, fund aid organizations, and do everything in our power to accelerate the end of this crisis. We should show without a shadow of a doubt that we are Americans who will do our part for our country in this time of need.”

My reaction to Mr. Yang’s response bordered on anger at the implication for Asian Americans to continue the perpetuation of the model minority myth. The danger of which, besides reinforcing divides between racial and minority groups, extols the virtue of suffer in silence. Do not make waves, keep your head down, be a “good” American. Sorry Mr. Yang, I am finally gaining pride in my Asianess and I cannot and will not stay silent any longer.

It has taken me my whole life to gain nuggets of pride in my Asian identity. Now I appreciate the color of my tan skin and dark almond-shaped eyes and no longer compare my physical beauty to white women and the standards society has forced on us all. For the first time I actually see myself, and all Asian women and men, as beautiful because of and not in spite of being Asian. I no longer avoid other Asians and cherish friendships with those who look like me. I love to explore the diversity of Asian cuisines, cultures, and traditions and continue to learn about them since, remember, “Asian” is diverse and not a monolith of just one culture. Now I speak up without fear of rejection or lack of acceptance when I witness anti-Asian or any racist behavior and use those moments as teaching opportunities whenever I can. I no longer resent not being able to pass as white. I am becoming proud to be Asian.

Read Mary’s earlier blog My Adoption Day Is An Anniversary of Loss

La poesía refleja mi mundo interior

por Kevin Minh Allen, adoptado de Vietnam a los EE. UU.

Llegué tarde a la poesía, pero apareció en mi vida en el momento en que más la necesitaba. La poesía siempre ha sido para mí un medio para recoger, indagar y reflejar mi mundo interior, que sin duda ha quedado impreso con la marca indeleble de la adopción. Los siguientes poemas no buscan respuestas sino generar preguntas en el interior de cualquiera que pueda estar escuchando:

Puedes seguir más del trabajo de Kevin en el sitio web: Dormir no es consuelo

Mi día de adopción es un aniversario de pérdida

por Mary Choi Robinson, adoptada de Corea del Sur a los Estados Unidos.

Este es Choi Soon Kyu.

Ella tiene unos 4 años en esta imagen y recientemente quedó huérfana y enferma por los estragos de la pobreza.

Antes de que se tomara esta foto, ella tenía una vida anterior y era la hija de alguien, la hija de alguien con un nombre muy probablemente diferente.

Aproximadamente 8 meses después de esta foto, el 18 de febrero, ella será entregada a los EE. UU., recibirá una nueva identidad y una nueva familia; una nueva vida que es extraña, aterradora e impuesta sobre ella. Su nombre será cambiado y perderá su idioma y cultura por otros nuevos.

Sus tres identidades, sus tres vidas, nacen del trauma y la pérdida. Ella ahora soy yo y sobrevivo todos los días de todo lo que ella perdió.

No me digas que esté agradecido o agradecido, o que cada niño merece una familia y un hogar seguros y amorosos.

En su lugar, trate de entender que llevo este dolor y pérdida insoportables todos los días. Un duelo que no es peor pero sí diferente a otros duelos que no siempre se pueden expresar fácilmente. Un dolor que no estoy seguro de cómo llorar y del que probablemente nunca me recuperaré, que puede tener consecuencias generacionales.

Algunos días lucho más que otros, especialmente cuando inesperadamente me sorprende la adopción.

Así que hoy no es solo el aniversario de mi adopción/llegada a los EE. UU., sino también el aniversario de mi pérdida. Pero todavía estoy aquí y estoy haciendo lo mejor que puedo aprovechando al máximo esta vida, así que lo celebraré.

Si desea leer más de Mary, su tesis de maestría se incluye en Investigación ICAVs página - Viviendo una vida paralela: memorias e investigación de un adoptado coreano transnacional.

Acciones anónimas sobre la ira del adoptado

Esta es una serie sobre la ira de los adoptados a partir de la experiencia vivida, para ayudar a las personas a comprender qué hay debajo de la superficie y por qué los adoptados a veces pueden parecer enojados.

por Anónimo, adoptado de China a EE. UU.

He experimentado enojo como un adoptado. Para mí, ocurrió al final de mi adolescencia y principios de los 20 en ese tiempo de transición entre la escuela secundaria y la universidad. Estaba enojado con mis padres por adoptarme y no esforzarse por aprender o compartir mi cultura de nacimiento, estaba enojado con mis padres biológicos por darme en adopción y tener un bebé que no podían cuidar. Estaba enojado con los sistemas más grandes de pobreza y desigualdad que ponen a las personas en situaciones difíciles. Estaba tan enojado con la gente que me decía que era chino o asiático, pero no tenía idea de lo que eso significaba.

Estaba enojado con los chinos que conocí que estaban decepcionados de que no fuera más "chino". Fustigué a mis padres y les dije cosas muy hirientes sobre la adopción. Desafortunadamente, también volqué gran parte de esta ira y toxicidad hacia mí y afectó negativamente la forma en que me veía a mí mismo. Para mí, la ira se trataba de enfrentarme al entendimiento de que la adopción no solo me dio una familia, sino que también significaba que tenía una en la periferia que tal vez nunca conocería. Me sentí como un extranjero en mi propio cuerpo, constantemente siendo juzgado por mi raza pero sin reclamar esa identidad. No podía procesar cómo llegar a un acuerdo con los efectos de la pobreza y los sistemas más grandes que me llevaron a ser colocado en adopción.

Realmente sentí la ira como el comienzo del duelo.

Ahora la ira se ha desvanecido y siento una tristeza profunda y complicada cuando pienso en estos temas. Lo que más me ayudó fue comunicarme y conectarme con otros adoptados. Me ayudó a canalizar y validar mis sentimientos sobre la adopción, ver más matices en el proceso y recuperar mucha confianza en mí mismo y autoestima.

A medida que me involucré con organizaciones de adopción, encontré consuelo, sanación y alegría. Mis padres, aunque siempre tendremos diferencias, me aman y nunca tomaron represalias cuando dije cosas malas sobre el proceso de adopción o sobre ellos. Mis amigos cercanos y mi familia me trataron con compasión, amor, comprensión y comunidad. Creo que eso es lo que toda persona necesita cuando trabaja con estas cosas grandes e inexplicables.

El Papa avergonzando a la gente para que adopte niños

por cameron lee, adoptado de Corea del Sur a los EE. UU., terapeuta y fundador de Terapia redimida.

Estamos avergonzarse unos a otros para adoptar niños? Consideremos el impacto de ese tipo de mensajes.

Primero, visite @patrickintheworld para un diálogo organizado sobre la humanidad, y cómo las palabras de francisco nos quedamos cortos en reconocer nuestra experiencia intrínseca de ella. No necesitas adoptar un niño para cumplir con tu humanidad. Y no todo el que adopta un niño es desinteresado.

Segundo, ¿te imaginas adoptar a un niño porque te sientes culpable o egoísta por no adoptarlo? Por favor vea mi anterior Episodio Hora de oficina con su terapeuta, "¿Está listo su matrimonio para la adopción?"

Tercero, una mascota es muy diferente a un niño. Recomiendo encarecidamente compararlos como si pudieran cambiarse como piezas de automóviles. Explora el hashtag 1TP3 Anotaciones y examinar los frutos de una narrativa tan mercantilizadora. Los adoptados, desde la infancia hasta cualquier edad, necesitan un tipo de atención reflexiva e informada que exista más allá de la forma en que describimos a los perros y gatos.

En cuarto lugar, dado que este mensaje proviene de una autoridad espiritual que se esfuerza por abordar de manera significativa la importancia de los servicios posteriores a la adopción, nos insto a continuar apoyando a las familias de la iglesia que ya han adoptado.

A pesar de las diferencias en la visión del mundo, los adoptados (y sus familias) necesitan saber que no están solos y necesitan ayuda para navegar por todas las complejidades que conlleva la renuncia, la(s) transferencia(s) de custodia y más allá.

De ninguna manera estoy diciendo que debamos descartar a las familias fuera de la iglesia. Pero me preocupa que haya adoptantes en comunidades espirituales que hayan entrado en este viaje por motivos mal informados (¡sin juzgar por mi parte, sé que no necesitan más de eso!), y se han encontrado en una necesidad desesperada de recursos y esperanza.

Por último, no hace falta decir que sigamos interrogando las condiciones que minimizan o simbolizan los esfuerzos hacia la preservación de la familia. Me encantaría ver más iniciativas impulsadas por Cristo para mantener a los niños con sus padres y parientes.

Sí, la conversación fluye más allá del alcance de esta única publicación. No dude en navegar por mi cuenta para obtener más pensamientos relacionados con la fe sobre #adoption, así como la gran cantidad de voces de #adoptee dentro y fuera de las redes sociales que han estado hablando sobre estos temas de reforma y restauración.

El dolor de la pérdida y la alegría de verla reunida con su familia

por Jessica Davis, madre adoptiva estadounidense de una hija ugandesa, regresó con éxito a su familia ugandesa; co-fundador de Kugatta que reúne a las familias afectadas por la adopción internacional en Uganda.

Namata con sus hermanos

Cada año pienso que no lloraré y que no me dolerá tanto como antes. Pero cada vez que veo todo lo que le quitaron casi permanentemente a Namata, el dolor vuelve tan profundo (si no más profundo) que la primera vez que me di cuenta de en qué había participado y de lo que había que hacer. Todavía tengo familiares que se niegan a admitir que reunirla con su familia ugandesa fue lo CORRECTO y JUSTO.

Hay muchas personas que creen que está bien tomar niños de familias AMOROSAS si estas familias son pobres, viven en el país "equivocado", practican la religión "equivocada", o por una serie de otras razones irracionales. Es increíble cuánto dinero, tiempo y recursos contribuyen a la separación de familias que, en primer lugar, nunca deberían separarse.

Nunca dejaré de hablar en contra de los errores que se perpetúan dentro del sistema de adopción internacional. No dejaré de luchar por aquellos que han sido explotados por este sistema y ciertamente nunca olvidaré a la increíble niña que llegó a mi vida y me enseñó a hacerlo mejor. Por mucho que la extraño, mi angustia palidece en comparación con la alegría que siento al verla en casa con su familia y prosperando.

Hicimos todo “bien”. Utilizamos una agencia de adopción altamente calificada, seguimos todos los protocolos y procedimientos adecuados e informamos todo lo que estaba mal a medida que lo descubríamos. De hecho, aunque se demostró que nuestra agencia de adopción era corrupta, el papeleo de Namata fue inventado, el juez de Uganda fue sobornado, la entrevista en la embajada mostró que la madre de Namata no entendía qué era la adopción y no nos dijeron esto en ese momento, nuestra adopción de Namata de Uganda fue y sigue siendo considerado LEGAL. ¿Qué le dice esto acerca de la adopción internacional?

Namata no pudo irse a casa porque era lo correcto y justo. Que se violaran los derechos de Serena y se ignoraran los mejores intereses de Namata eran irrelevantes para aquellos a quienes les debería haber importado. La razón por la que Namata pudo irse a casa y reunirse con su familia fue porque Adam y yo nos negamos a aceptar que todo estaba bien o "para mejor".

Innumerables familias han sido destrozadas innecesariamente a través de la adopción internacional como la de Namata.

Rara vez escucho a alguien expresar preocupación por estas injusticias o por lo que se ha perdido, más bien la gente usa buenas intenciones que salen mal para ignorar estas realidades y seguir adelante como si nada malo hubiera ocurrido. Si las personas no escuchan o no pueden entender el problema en cuestión, tal vez lo VERÁN cuando miren a esta familia y se den cuenta de que todo eso casi se perdió y que literalmente NO había ninguna razón para ello.

Namata y su familia

Lea la última publicación de Jessica: ¿Ocurre justicia o rendición de cuentas en las adopciones ilícitas?

Lo que perdí cuando me adoptaron

Miro a mi alrededor hoy y no tengo familia a la vista. Estaba desgarrado desde la raíz cuando nací en Filipinas en la pobreza indigente en 1985, quedé huérfano al nacer y fui adoptado en 1987.

Dualmente, mi proceso de adopción internacional había borrado sistemáticamente todo mi patrimonio y conocimiento de mis antepasados. Mientras que también me vinculaba permanentemente con personas que no tenían ningún interés en preservar o mantener intacta mi nacionalidad y cultura de nacimiento.

No sé por qué eso tuvo que suceder en el proceso de adopción.

Por qué el pasado necesitaba ser borrado tan eficientemente como si nunca hubiera existido.

¿Por qué algo de esto tuvo que ser borrado?

Las narraciones de mis abuelos, las narraciones de mis bisabuelos, las voces de toda la carne, la sangre y los huesos que hicieron mi ADN hoy.

¿Por qué sus historias tuvieron que dejarme?

¿Fue porque yo era moreno?

¿Fue porque nací en Filipinas, que en la historia siempre ha sido un país en desarrollo, marginado y con un pasado colonizado?

¿Fue porque yo era un niño vulnerable que no tenía voz ni derechos sobre mi propia vida en ese momento? ¿Fue porque mis recuerdos y mi identidad no importaban?

¿Tuve que ser separado de mi propio país de nacimiento y de la lengua materna de mi propio país de nacimiento para ser salvado por una familia más privilegiada?    

¿Y por qué la información biográfica restante era tan increíblemente inútil e irrelevante? ¿Y por qué tuve que esperar hasta los 18 años para recibir esa información, cuyas partes, descubrí más tarde en una reunión con mi madre biológica, ni siquiera eran ciertas?

¿Me estoy quejando porque me quedé huérfano?

¿O me estoy quejando porque hubo partes de este proceso de adopción que fueron sistémicamente inhumanas, incluida la adopción de una pareja caucásica del medio oeste que no había mostrado interés en preservar mi herencia cultural o mantenerme conectado con el idioma de mi propio país de nacimiento? Como muestra, incluso en esa documentación de adopción, no tenían interés en mi herencia.

No sabía que si hubiera mantenido esta conexión cuando era un niño moreno vulnerable y básicamente comprado por una familia blanca privilegiada, habría podido regresar a Filipinas en mi edad adulta, mi país de nacimiento, y habría Habría podido hablar con fluidez, lo que me hubiera dado un camino mucho más fácil para reclamar mi ciudadanía.

Incluso mi nombre de nacimiento, ¿por qué mis padres adoptivos, que nunca me conocieron, de repente tienen derecho a cambiar mi nombre de nacimiento cuando me adoptaron/compraron?

¿Por qué tipo de derechos se les había dado a ellos?

¿Qué derechos me quitaron en este proceso dual?

¿Adónde fue mi ciudadanía en mi país de nacimiento cuando fui adoptado?

¿Por qué algo de esto tuvo que dejarme cuando fui adoptado?

Puedes leer el artículo de Stephanie: En camino a la recuperación, síguela en Weebly o Instagram @starwoodletters.

Una vigilia por Christian Hall, 1 año después

El 30 de diciembre de 2021, de 7 a 9 p. M. CST, nos reunimos en la aplicación de redes sociales, Casa club para participar en una vigilia en línea, creada y dirigida por el adoptado vietnamita Adam Chau. El evento se organizó junto con la familia de Christian Hall, que creó las vigilias físicas en persona en varias ciudades de los EE. UU. El propósito de las vigilias era honrar la vida de Christian, crear conciencia y unir a las comunidades afectadas en solidaridad para buscar Justicia para Christian Hall. Puedes leer sus últimos artículos aquí y aquí.

Se invitó a varios invitados adoptados a compartir nuestros pensamientos para la vigilia en línea: Kev Minh Allen (Adoptado estadounidense vietnamita), Lynelle Long (Adoptado australiano vietnamita), Kayla Zheng (Adoptado chino-americano), Lee Herrick (Adoptado coreano-americano).

Comparto con ustedes lo que les hablé en honor a Christian Hall.

Mi nombre es Lynelle Long, soy la fundadora de Intercountry Adoptee Voices (ICAV). Me gustaría agradecerle a Adam Chau por organizar este evento en línea hoy en honor a Christian. Gracias Nicole, prima de Christian que está en nuestra llamada, por permitirnos unirnos a esta vigilia. ¡Lamento mucho la pérdida de su familia! Es un privilegio poder hablar. Soy una persona con experiencia vivida en la adopción internacional y, como Christian Hall, soy de ascendencia china ... excepto que nací en Vietnam y fui adoptado en Australia, mientras que él nació en China y fue adoptado en los Estados Unidos.

El hilo común que me une con Christian Hall es que ambos experimentamos el abandono cuando éramos bebés. No importa la edad que tengamos, para un adoptado, la pérdida de nuestra primera familia como abandono / renuncia es una experiencia cruda y dolorosamente traumática. Permanece con nosotros durante toda la vida en forma de sensaciones corporales y se activa fácilmente. Cuando esto sucede, estas sensaciones inundan nuestro cuerpo como miedo, pánico, ansiedad.

Peor aún es que cuando nuestro abandono ocurre cuando somos bebés, no hemos desarrollado un lenguaje como una forma de entender nuestra experiencia. Simplemente nos quedamos con sentimientos preverbales (sensaciones corporales). Me tomó más de 20 años hasta que leí el primer libro, The Primal Wound de Nancy Verrier, que cambió mi vida en términos de llegar a comprender cómo me habían impactado el abandono y la adopción. Ese libro fue el primero en ayudar a dar palabras a la experiencia que sentí hasta entonces, como una experiencia totalmente somática, como sensaciones incómodas en mi cuerpo, que no había entendido, de las que me había pasado la vida huyendo cada vez. ellos resurgieron.

El otro hilo común que me une con Christian Hall es que ambos experimentamos ideas e intentos suicidas. Para él, significó trágicamente el fin de su vida por parte de policías que no entendieron sus traumas. Para mí, después de numerosos intentos fallidos y terminar en Urgencias, significó un largo proceso de despertar al trauma que había vivido. Más de 20 años después, he pasado la mayor parte de este tiempo ayudando a despertar a nuestra sociedad sobre lo que realmente significa la adopción para nosotros, la persona adoptada.

Ser adoptado nunca nos abandona. Podríamos tratar de escapar y fingir que no tiene ningún impacto, pero en el fondo de nuestro núcleo, nuestro abandono conecta casi todos los aspectos de nuestro ser, lo más importante, cómo nos conectamos o no con los que nos rodean y con nosotros mismos. En esencia, los adoptados internacionales experimentan una pérdida de identidad, raza y cultura. A menos que tengamos apoyos a nuestro alrededor que nos comprendan y nos ayuden a superar el trauma del abandono desde el principio, tropezamos en la oscuridad, sin darnos cuenta de cómo nuestro abandono nos impacta. Muchos adoptados lo llaman "estar en la niebla" hasta que nos despertamos. Hoy, décadas después de que Nancy Verrier escribiera por primera vez su asombroso libro, ahora tenemos muchos, muchos libros escritos por adoptados quienes son LOS expertos de nuestra propia experiencia vivida. Estos libros son un testimonio escrito de las complejidades que vivimos a través de la adopción y cómo esto nos impacta.

En los últimos 2 meses, he trabajado con otros para hablar sobre los impactos del abandono y el trauma de la adopción y el conexión directa con el riesgo de suicidio. Reconozco que la familia de Christian no relaciona su trágica muerte con el suicidio, pero sospecho que sus sentimientos de abandono se desencadenaron cuando eventos clave lo llevaron a estar en el puente ese día. Espero que más familias adoptivas se eduquen sobre las complejidades que vivimos como personas que se desconectan de nuestros orígenes a través de la adopción internacional. Somos casi 2 millones en todo el mundo y estamos hablando en masa para ayudar al mundo a entender que no es una experiencia de arcoíris y unicornios. Requerimos apoyo de por vida de profesionales capacitados en trauma y adopción. Solo en Estados Unidos, hay cientos de miles de adoptados internacionales; Estados Unidos sigue siendo el país receptor más grande del mundo. Demasiados están luchando emocionalmente todos los días, sin embargo, en los EE. UU., Todavía no existe un servicio nacional gratuito de asesoramiento para los adoptados internacionales y sus familias. Tampoco hay ningún centro nacional de apoyo posterior a la adopción en los EE. UU. Financiado para ayudar a los adoptados internacionales a crecer hasta la edad adulta y más allá. ¿No es una gran deficiencia que el mayor importador de niños del mundo no tenga apoyos de por vida totalmente financiados, equitativos y de libre acceso? ¿Cómo puede Estados Unidos esperar resultados positivos para los niños que se encuentran entre los más vulnerables si no financiamos lo que financiamos? saben que necesitan?

Nunca conocí a Christian personalmente. Solo lo descubrí a través de su muerte. Ojalá lo hubiera conocido. De los muchos adoptados internacionales con los que me conecto, sé que ganamos mucho emocionalmente al estar conectados con otras personas como nosotros. Estar conectado con nuestros compañeros ayuda a reducir esos sentimientos de aislamiento, nos ayuda a comprender que no somos los únicos que experimentamos la vida de esta manera, nos ayuda a conectarnos con fuentes de apoyo y validación que sabemos que han funcionado. Ojalá Christian hubiera conocido a nuestra comunidad. Nunca sabré si hubiera hecho la diferencia para que él no estuviera allí ese día en ese puente. Como adoptado, sospecho que Christian probablemente quería ayuda ese día, ayuda para aliviar su alma herida, no la muerte. 

Además, tomemos un momento para recordar a su familia biológica en China. Si alguna vez tuvieron realmente una opción en su renuncia, probablemente nunca lo sabremos, pero según mi conocimiento en este campo, lo más probable es que no lo sea. La adopción de Christian fue probablemente el resultado de la La era de la política del niño en China donde miles de familias se vieron obligadas a renunciar a sus hijos, muchos de ellos terminaron adoptados internacionalmente como cristianos. Tómese un momento para considerar que a través de la adopción, su familia biológica ni siquiera tiene derecho a saber que ha fallecido. 

La parodia en la adopción es que todos los miembros de la tríada (el adoptado, la familia adoptiva, la familia biológica) experimentan el trauma, sin embargo, los traumas continúan sin ser reconocidos ni respaldados en gran medida en nuestros países adoptivos y de nacimiento. Debemos hacer más para evitar la separación innecesaria de familias y, cuando se necesite adopción, asegurarnos de que las familias reciban educación sobre la adopción, conozcan sus complejidades en su totalidad y tengan acceso gratuito y equitativo de por vida a los apoyos profesionales necesarios.

Mi gran agradecimiento a su familia extendida e inmediata por ser valientes y abrirse a través de todo este trauma y permitir estas vigilias donde su vida y su muerte pueden ser honradas por el bien común. Honro el dolor y la pérdida que han vivido y les agradezco inmensamente por permitir que nuestra comunidad internacional de adoptados se uniera a ellos en apoyo.

Gracias.

Si desea apoyar a la familia de Christian y su presión por la justicia, firme la petición. aquí.

Si desea comprender mejor las complejidades involucradas en la adopción internacional según la experiencia de los adoptados, nuestro Recurso de video es un gran lugar para comenzar. ¿No sería sorprendente crear un recurso como este para ayudar a educar a los socorristas para que comprendan mejor las crisis de salud mental que experimentan los adoptados?

Adopción: no es una configuración predeterminada

por María Cardaras, adoptado de Grecia a los EE. UU..

El derecho legal al aborto en Estados Unidos vuelve a inclinarse precariamente por el precipicio hacia el gran abismo oscuro. Y una vez más, debido a que estos debates se cruzan y, a menudo, se emparejan, la adopción ha vuelto al punto de ebullición en los círculos de las redes sociales, en los periódicos y en la televisión. Esto se debe a que la jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos, Amy Coney Barrett, madre de siete hijos, dos de los cuales son adoptados de Haití, se abrió camino en la cuestión de la adopción mientras escuchaba un caso de Mississippi sobre el aborto. Preguntó si “la adopción en lugar del aborto 'aliviaría la carga de la paternidad'”. En esta pregunta, parece haber revelado completamente su mano. También ha logrado despertar grandes pasiones entre la comunidad de adoptados, a lo largo y ancho, sobre la adopción en sí y nuestro respeto por ella.

El aborto es una opción legal para las mujeres y debería seguir siéndolo. Pero la adopción no es una configuración predeterminada para el aborto. Tampoco debe considerarse como una alternativa automática, a prueba de fallas y que lo repara todo a cualquier pregunta sobre cómo asumir la responsabilidad de un niño. Necesitamos ajustar permanentemente lo que aflige a la práctica y la narrativa de la adopción, que resulta ser mucho.

La realidad es que la adopción ha perjudicado a millones de niños durante décadas porque los niños han sido tratados como productos básicos y experimentos. Infantilizamos a los padres biológicos. Los hemos convertido en villanos en algunos casos. Y hemos decidido que el establecimiento blanco, que trabaja y gestiona la vida de los niños en organizaciones y entornos institucionales de todo el mundo, que afecta a numerosas comunidades étnicas, raciales e indígenas, lo sabe mejor. No lo hacen.

Sabemos; nosotros, la gran y vasta diáspora de los adoptados, incluido yo, sabemos que las vidas de los niños y su futuro todavía se ven comprometidas y mal manejadas sin pensar tanto en el niño como en la madre biológica. La madre a menudo se vuelve "incapaz". Los niños carecen de agencia. Y en cuanto a quienes creen que la adopción es siempre un gesto desinteresado, una solución a un problema inducida por el amor, no tienen una comprensión clara de las repercusiones y consecuencias de la decisión de renunciar a un bebé. Gracias a la escritora Gabrielle Glaser y su innovador libro, Bebé americano, por llevar el lado nefasto de la adopción, a través de una historia desgarradora, de la oscuridad y la vergüenza, a la luz del día. Ese libro y ese autor han cambiado la conversación y tenemos que seguir hablando. 

“Hoy es sólo un día en todos los días que serán. Pero lo que sucederá en todos los demás días que vendrán puede depender de lo que hagas hoy ". Esta cita icónica de Ernest Hemingway de Por quién doblan las campanas me corta en seco cuando considero a mi propia madre biológica adolescente en el mismo momento, en ese mismo segundo en que tomó la decisión que alteraría para siempre su joven vida y la mía. De la mano a la pluma y al papel, me despidió, ya sea por estímulo o por la fuerza o por entrega emocional y puro agotamiento, nunca tuvo la oportunidad ni una conversación honesta y abierta sobre su elección y cuáles podrían ser las consecuencias no deseadas de su decisión.

Los adoptados han escuchado una y otra vez tanto el argumento de "tuviste una buena vida" y el alegre sentimiento de memoria "fuiste tan afortunado". Ambos pueden ser ciertos para muchos de nosotros, pero no tienen nada que ver con una madre que toma la decisión profunda y dolorosa de entregar su carne y sangre a extraños. Y no tienen nada que ver con un niño adoptado que crece para ser un adulto adoptado y se siente en diversos grados, por diferentes razones y en diferentes momentos, separado de su pasado, por breve que haya sido, y sobre el cual merecen. saber completamente. De quién venimos y por qué es de vital importancia y necesario para nuestro crecimiento, desarrollo y bienestar psicológico a largo plazo.

Yo era uno de los 4.000 adoptados nacidos en Grecia que fueron exportados de nuestro país de origen entre 1948 y 1970. Algunos de nosotros fuimos adopciones por motivos políticos. Algunas fueron adopciones legales. Muchos fueron hechos por poder. Algunos de nosotros fuimos bebés robados. Algunos de nosotros fuimos vendidos y mercantilizados por médicos, abogados y sacerdotes que actuaban como intermediarios. Algunos fueron separados de sus hermanos. Algunos de nosotros fuimos arrancados de gemelos y gemelos idénticos. Todos fuimos separados de nuestras madres. Algunos de nosotros fuimos separados de ambos padres.

Nadie pensó en nosotros, hasta ahora; sobre lo que nos pasó, por qué nos pasó y lo que sentimos y pensamos al respecto. Gracias a Gonda Van Steen y su libro. Adopción, memoria y guerra fría Grecia: ¿Kid pro Quo? por sacarnos de las sombras. Este libro está creando ondas que se convertirán en olas para el cambio en Grecia y tal vez para todas las adopciones internacionales. 

En comparación con las comunidades de adoptados de China, Corea del Sur, Vietnam, Guatemala y otros países del mundo, estábamos entre las primeras (probablemente incluso las primeras) y las comunidades étnicas más antiguas que proporcionaron niños, en masa, a parejas sin hijos; a los judíos después de la guerra, que no pudieron encontrar niños judíos después del Holocausto, a los griegos que querían bebés griegos ya los no griegos, que sabían que había un exceso de niños en Grecia, después de dos guerras, para tomar.

Somos un grupo pequeño, pero ahora un grupo poderoso que está envejeciendo y haciéndose más vocal y movilizado sobre lo que nos pasó. En la mayoría de nuestros casos, nuestros padres adoptivos han fallecido. Y ahora se nos acaba el tiempo; para reuniones, para conocer a los padres biológicos y familiares que nos recordaban, que nos amaban, que nos extrañaron, que recordaron lo que sucedió y que pueden contar nuestras historias. Buscamos justicia restaurativa en todos los asuntos de identidad, lo que significa un acceso fácil y abierto a nuestros certificados de nacimiento, todos nuestros registros, nuestras historias personales, y queremos que nuestra ciudadanía, en nuestro caso, la de Grecia, sea restaurada porque nos fue despojada.

También fuimos despojados de nuestras madres, de su abrazo después de salir del pozo mismo de su ser, debajo de sus corazones, completamente dependientes de ellas para la vida misma. Y en un acto de crueldad, literalmente fuimos despojados de sus pechos, a menudo inmediatamente después del nacimiento, que estaban llenos de la leche tibia y dulce que fue creada y pensada individualmente para cada uno de nosotros. Nos destetaron demasiado pronto. ¿Deberíamos habernos destetado en absoluto? Y si es así, ¿cómo es así?

Después de semanas de hablar públicamente sobre la adopción, y en televisión y en entrevistas impresas, escribiendo también sobre ello, en Grecia, me puse a pensar en CJ, mi hermoso, amoroso y problemático golden retriever. La "entiendo". La entiendo hasta la médula. Ella es una de mis mejores amigas y una compañera constante. Ella era y es emocional, era difícil de entender y fue una lucha criar a mi cachorro y convertirlo en el perro adulto más tranquilo y pacífico que es hoy.

La elegí de una camada de nueve. Cuando la conocí, era diminuta, adorable y regordeta, como suelen ser los bebés dorados. Una bola de pelo, de apenas unas semanas, se revolcaba sobre sus diminutas piernas rechonchas, luchando como sus hermanos y hermanas por llegar a los pezones de mamá. Necesitaban a su madre. La necesitaban para sustento. Necesitaban que ella les enseñara el bien del mal mientras los cargaba por el cuello, un gruñido sordo y grave cuando se salían de la línea, un chasquido para que se callaran cuando había demasiados lloriqueos y aullidos y llanto. Ella estuvo ahí para ellos hasta que dejó de serlo, alejado de sus cachorros después de solo cinco semanas.

CJ fue destetada demasiado pronto y tomó meses corregirla. Ella era incorregible. Difícil. Obstinado. Pregúntele a cualquiera que haya intentado trabajar con ella. ¿Cuándo fue destetado este cachorro, me preguntó uno de los mejores entrenadores del norte de California? A las cinco semanas, respondí. Demasiado pronto, dijo, sacudiendo la cabeza. No era de extrañar que luchara. Nuestro anterior golden, Sedona, fue destetado después de tres meses. ¡Qué diferencia de disposición y confianza!

Además, se me ocurre cómo tratamos a los cachorros. Para aquellos que adoptan perros de pura raza, obtenemos sus papeles. Sabemos quiénes son su madre y su padre. Conocemos sus disposiciones y si eran "campeones". Conocemos la perrera de la que proceden y el estado de la perrera. Conocemos al criador. De hecho, hay una larga entrevista y discusión con ellos. Te entrevistan sobre la casa y luego hay un cuestionario sobre si serás adecuado. Para un perro. Lo mismo ocurre con los animales que provienen de refugios. Hay un proceso largo y, a veces, el perro viene a “probar” el hogar y otros animales con los que puede estar conviviendo. Si no funciona, no hay ubicación. El punto es que hay mucha consideración por el animal.

¿No ves que manejamos la separación de los animales de sus madres mejor que lo hacemos con los bebés humanos y sus madres humanas? Los bebés tienden a ser apartados inmediatamente de la persona que los creó, de la persona que los cargó, los alimentó antes de que los vieran, los sostuvieran. Qué cruel es quitarle a la madre a un ser humano diminuto que podría alimentar y abrazar tiernamente a su descendencia hasta que, y a menos que, haya una solución informada y sin coacción, que provenga de la propia madre, que puede darse cuenta de que tiene que hacer otra cosa. Y luego prepararse para ello, preparar al bebé para ello y asesorar a ese niño a medida que crece sobre de dónde vienen, cómo llegaron a ser y por qué fueron colocados con nuevos padres. ¿Y no sería genial si los padres biológicos estuvieran completamente involucrados en ese proceso para darle al niño la mejor oportunidad de vivir y crecer para comprender por qué su vida fue alterada? Esto no tiene por qué ser confuso y debemos tomarnos más tiempo del que dedicamos para resolver el problema, el estigma y, a menudo, la angustia causada por la adopción.

Le he explicado, una y otra vez, que mi familia adoptiva (que por cierto fue maravillosa) y mi familia biológica no se excluyen mutuamente. Están separados, pero el continuo de uno a otro ha comprendido mi identidad, que todavía no está completamente formada, y tengo 60 años. ¿Lo sabré alguna vez? Además, me acabo de enterar de que mi madre biológica murió el año pasado después de que la busqué toda mi vida, deseando una reunión de algún tipo, principalmente para hablar, obtener respuestas, ver por primera vez de quién vengo y para finalmente conozco a alguien que se parece a mí. Mi tristeza por eso es real y no puede ser exagerada.

Ella, mi madre biológica, merece mi atención y cuidado, aunque no pueda verme ni oírme. Nunca será. ¿Por qué? Porque en su nombre tengo que abogar por esas otras madres que vendrán después de ella. El aborto no podía haber sido una opción para ella. La adopción era su única alternativa y, como lo era, necesitaba cuidados. Necesitaba amor. Necesitaba apoyo y un lugar para que ella y su bebé se dieran cuenta. Al final, ella pudo haber tomado la misma decisión, pero su decisión podría haber involucrado a los extraños a los que se dirigía su bebé. No merecía ser expulsada de su descendencia en un momento crítico en el que su descendencia más la necesitaba y en todos los sentidos.

En el caso de mi madre, se sintió avergonzada hasta el punto de cambiar su nombre y su identidad. Y cuando nací, nadie podía soportar lidiar con una madre adolescente y su hijo que estaba “exogamo, ”Nacido fuera del matrimonio. Ella no podría manejarlo, le dijeron, y el estado lo haría, excepto que no fue así.

La respuesta para tantas adopciones, como la mía, fue marginar a la madre biológica de por vida y enviar a los niños; despojados de su cultura, de su lengua, de su religión, de sus identidades y, en miles de casos, de su raza. Esto nos pasó a millones de nosotros. Y las madres biológicas y sus hijos no necesariamente están mejor por ello.

En lo que respecta a la adopción, los trabajadores sociales, los abogados, los médicos y quienes dirigen las agencias que se ocupan de las madres y los niños deben seguir la dirección de quienes han vivido la experiencia y han manejado las consecuencias. No es justo que los pronunciamientos sobre la adopción vengan de arriba hacia abajo a nosotros, los grandes inmundos. Ya hemos tenido suficiente de esas personas "bien intencionadas" que quieren tomar decisiones por nosotros porque les hace sentir mejor acerca de "resolver un problema", del que no saben absolutamente nada. La adopción todavía conlleva un estigma. Necesitamos ajustar la narrativa en torno a la adopción y hablar sobre las personas que lo son de manera diferente.  

¿Por qué?

Porque ese día será solo un día en todos los días que serán. Pero lo que sucederá en todos los demás días que vendrán depende de lo que hagamos ese día. Las vidas de tantas madres y sus hijos merecen la sabiduría de ese sentimiento y el respeto de la oportunidad de luchar para tomar decisiones que no perjudiquen.

Mary Cardaras es productora de documentales, escritora y una Profesor asociado de comunicación en la Universidad Estatal de California, Puerto Este. Ella es una griega orgullosa, una adoptada y defensora de los adoptados que lucha por la justicia de identidad restaurativa universal para todos los adoptados en todo el mundo y para los niños nacidos a través de la donación anónima de esperma. Ella es la autora de Arrancado en la raíz. Su próximo libro, Voces de los niños perdidos de Grecia: Historias orales de adopción internacional, 1948-1964 será publicado por Anthem Press en 2022.   

Destino....
Español
%%footer%%