Cumpleaños de adoptados

por Maars, llevado de Filipinas a Canadá. Puedes seguir a Maars @BlackSheepMaars

Los cumpleaños son difíciles para un adoptado.

Es un recordatorio del día en que me dieron la vida. Es un recordatorio de lo que una madre y un padre solo podían soñar para mí.

Sin embargo, en la adopción, esos sueños son de corta duración y alguien más sueña uno nuevo para mí, pero nunca está garantizado. No todos los sueños tienen la misma intención y amor, y eso es cierto en muchos sentidos por haber perdido a mis padres biológicos.

Pero ahora sueño por mí mismo, y ese soy yo reclamándome a mí mismo.

Mientras reflexiono sobre el día de hoy, lo que han sido 34 años, todavía me duele esa bebé con esa sonrisa, cuánto no sabía que le esperaba. Cuánta pérdida y dolor tendría que superar a medida que pasaban los años y la pérdida de todo con lo que nació.

Desearía haberla salvado. Ojalá pudiera haberla salvado de todos los momentos dolorosos que enfrentaría, y podría haberla abrazado cada vez que lloraba por sus padres biológicos. Ojalá pudiera garantizarle que algún día encontraría todas sus piezas nuevamente y que vendría con un tipo diferente de dolor. Ojalá supiera cómo estar ahí para ella.

Hoy, deseo para ella y para mí, que la bebé Maars y yo podamos continuar sanando las heridas a las que ya no necesita aferrarse. Deseo que ella pueda encontrar paz y felicidad en el presente.

Algunas cosas nunca las supero, algunas cosas siempre encontrarán la manera de salir a la superficie. Algunas cosas sanarán con el tiempo.

¡Feliz cumpleaños bebé Maars, lo estamos haciendo bien!

Echa un vistazo a un blog reciente de Maars: Tanta pérdida en adopción

La adopción puede ser una prisión psicológica

How do I start over?

The question echoes in my brain every day here in Hawaii, now totally away from the relations of my former adopted life.

How do I live anew as one person in this world?

I left my adoptee ties that were technically governmentally bonded relations that I had no control over as a Filipino orphaned child circa 1980’s. For me, they had been total strangers and I didn’t have any oversight or support in post-adoption.

As time went on for me, I wasn’t able to have the fortune to get to know my biological family as after my reunion in 2012 in the Philippines, I decided to go my own way once I discovered our language barriers and my inability to confirm any facts on them.

So yes, fast-forward to current times and it is Sunday, and I have relinquished my bond of my adoptive ties for various reasons, and it hasn’t been easy but for me, it was necessary.

This break action has been mental, emotional and physical. Slamming this lever down included making physically strategic distance by moving far, far away on my own to the Pacific islands in 2019, re-establishing dual citizenship to my birth country in the Philippines in 2021, and civilly sending a kindly written email to my adoptive parents this year after my adoptive brother’s jarring and untimely death.

Additionally, the extended adoptive ties I’ve noticed can also naturally deteriorate with time itself after years of peaceful but gently intentional non-communication.

What happens after you’re on this path of annexation, you wonder?

For me, I’ve arrived at an interesting intersection in my adulthood when I’ve sort of returned to a former state of orphanhood with no real station in life, no bonds, all biological history, heritage and economic status obsolete all over again.

Doesn’t sound that appealing, I know! Tell me about it.

The perk is that instead of being a vulnerable child, I am a 36-year-old woman living in Hawaii. I have rights. I am in control of my wellbeing and fate. I have responsibilities. I drive my own car, I pay bills, I have funds; I have a job and I am not helpless.

I can take care of myself. So to me, the biggest perks are in being healthy and reclaiming my life, identity and sovereignty needed over my own needs and wellbeing.

So quickly the adoptee bond can turn into toxic relations if the parents are narcissistic or emotionally or physically abusive.

After the death of my adopted brother, who was also a Filipino American adoptee and died of severe mental issues and alcohol poisoning, I had a stark wake-up call of how these adoptee relations were silently impacting me too.

And I had to make better choices for myself, I would be risking too much if I ignored this.

It is like leaving a psychological prison, I told Lynelle on a weekend in May.

After some reflection, I realized that as a child and having to make structured attachments from being displaced, this legal bond fastens.

And as a displaced, vulnerable child, I think one falls privy to co-dependency, the need for a family structure overrides even the need for safety for his or her own wellbeing, like if abuses arise in this domestic home.

Or other aspects might not nurture the adoptee, like when the child isn’t being culturally nurtured according to their birth country.

Or when the parents or family members are financially and socially acceptable as to meeting criteria of adoption, but possess narcissistic personalities which is also detrimental to the child’s personal, emotional, psychological and cultural development.

A child stays glued and psychologically devoted to their family ties through development stages and on past adulthood because the need for foundational attachments is paramount to one’s psychological upbringing and success.

And if these ties are in any way bad for the adoptee early on, I think these relations that were once saving can quickly turn into a psychological prison because you are truly bound to these social ties until you’re strong enough to realize that you have a choice.

And you pueden break out of this bond, this governmentally established bond, although possibly later on as an adult. And, with some finesse.

As an adult adoptee, from my experience adoptive ties that develop healthily or dysfunctionally, after a certain amount of time both types transitions into permanence to that adoptee. Adoptive ties mesh and fuse just the same as biological ties, once you’ve gone so long in the developmental process.

This adoptive relation is totally amazing when it’s good, like any good relationship.

The spin is that when there are issues plaguing the adoptive unit, which can be subtle, interplaying with the personality and culture of the adoptive relations, these issues can go totally disguised, unreported, and it can be toxic and the affects can last a lifetime.

From experience, I see that it is because the adoptee child is vulnerable and doesn’t know how to report issues in the relations, because the option isn’t even granted to them.

No one is really there to give or tell the adoptee child that they have these rights or options. When it comes to post-adoption, there isn’t much infrastructure.

Sadly, if dynamics are not supportive to the adoptee, in time, it can cost an adoptee the cultural bonds to their own birth country or the loss of their native language.

It can cost an adoptee their sanity and mental health.

It can cost an adoptee their self-esteem, which all bleeds and returns into the social sea of their placement or back out into other countries.

And, it can cost an adoptee their life.

On the upside, if the placement is good, it can save a person’s life as well! And it can allow this adoptee happiness and joy forevermore.

Each side of the coin both instills an adoptee’s human value and the toll the placement takes on every child who becomes an adult in society is also expensive, leading to exponential advantage and success in society, or potential burnouts.

For me, my adoptive placement was costly in the end. However, I was still able to survive, work and live. I was materialistically taken care of, thankfully.

I honestly think much was due to my own faith, offbeat imagination and whatever blind luck I was born with that all carried me through this.

Overall, this has been a total trip and my journey has been very far from embodying the traditional fairy tale adoption story.

So now, it’s time to do the hard work, an adoptee mentor messaged me today. But I can do it, we all can do it! It just takes good choices and regular upkeep.

Nearing the end of this post, I will share to my adoptee community that we have a choice especially once we’re of legal age. I’m sort of a wildflower in general, and a late bloomer, so I’m coming out of the fog and becoming aware now in my mid-thirties.

Yes, we have a lot to rear ourselves depending on the economic status we find ourselves in without our adoptee ties. But like other adoptee peer support has shared, you should not do this kind of thing by yourself. You can have support structures the whole time in this.

And yes, it is terrifying, because you will have to rebuild your sense of identity when leaving toxic family relations. As yes, it can be like rebuilding your identity all over again from when you leave them and start anew, as a now a self-made, sovereign person.

From a Hawaiian private school I work at now, I have come to find that cultural identity building begins in the present and it is built upon values, history, education and the wisdom of the past. Now that I have found a home in Hawaii, maybe I can learn more about it.

I will also be working on weekly goals that I hope to share to the community as I continue on this never-ending journey.

In conclusion, if you are in a good adoptive family, God bless your fortune and I have so much love and happiness for you! However, if you are needing to split away from the ties, like if your adoption wasn’t that healthy, then please know it isn’t impossible.

Professional and peer support is here for you, every day on your way to freedom. You can create your own sovereignty, it will just take work.

Read Desiree’s earlier post at ICAV: Lo que perdí cuando me adoptaron and follow her at Weebly o Instagram @starwoodletters.

Si la luna pudiera ser mi madre biológica ahora

por Roxas Chua, adoptado de Filipinas a los EE. UU.; autor, artista.

Pensé en compartir esta imagen que se encuentra en la mesa de mi escritorio en mi estudio. Lo creé una de esas noches en las que no pude aprovechar el cambio y el movimiento en mi lucha por la adopción. Encuentro que un equilibrio entre el intercambio de historias, el trabajo de crianza, la escritura contemplativa y el dibujo me ha ayudado a navegar y traducir el mundo que me rodea. En este dibujo me acompañaba la luna, que en cierto modo me reconfortaba como lo hace la naturaleza. Espero que lo disfruten. Es una instantánea de ternura que buscamos en nosotros mismos y en los demás. Si la luna puede ser mi madre biológica ahora, estoy bien con eso. Tomaré cualquier camino que ilumine la noche.

Para obtener más información de Roxas-Chua, vea su podcast Querido alguien en algún lugar y libro Decir tu nombre tres veces bajo el agua.

Lo que perdí cuando me adoptaron

Miro a mi alrededor hoy y no tengo familia a la vista. Estaba desgarrado desde la raíz cuando nací en Filipinas en la pobreza indigente en 1985, quedé huérfano al nacer y fui adoptado en 1987.

Dualmente, mi proceso de adopción internacional había borrado sistemáticamente todo mi patrimonio y conocimiento de mis antepasados. Mientras que también me vinculaba permanentemente con personas que no tenían ningún interés en preservar o mantener intacta mi nacionalidad y cultura de nacimiento.

No sé por qué eso tuvo que suceder en el proceso de adopción.

Por qué el pasado necesitaba ser borrado tan eficientemente como si nunca hubiera existido.

¿Por qué algo de esto tuvo que ser borrado?

Las narraciones de mis abuelos, las narraciones de mis bisabuelos, las voces de toda la carne, la sangre y los huesos que hicieron mi ADN hoy.

¿Por qué sus historias tuvieron que dejarme?

¿Fue porque yo era moreno?

¿Fue porque nací en Filipinas, que en la historia siempre ha sido un país en desarrollo, marginado y con un pasado colonizado?

¿Fue porque yo era un niño vulnerable que no tenía voz ni derechos sobre mi propia vida en ese momento? ¿Fue porque mis recuerdos y mi identidad no importaban?

¿Tuve que ser separado de mi propio país de nacimiento y de la lengua materna de mi propio país de nacimiento para ser salvado por una familia más privilegiada?    

¿Y por qué la información biográfica restante era tan increíblemente inútil e irrelevante? ¿Y por qué tuve que esperar hasta los 18 años para recibir esa información, cuyas partes, descubrí más tarde en una reunión con mi madre biológica, ni siquiera eran ciertas?

¿Me estoy quejando porque me quedé huérfano?

¿O me estoy quejando porque hubo partes de este proceso de adopción que fueron sistémicamente inhumanas, incluida la adopción de una pareja caucásica del medio oeste que no había mostrado interés en preservar mi herencia cultural o mantenerme conectado con el idioma de mi propio país de nacimiento? Como muestra, incluso en esa documentación de adopción, no tenían interés en mi herencia.

No sabía que si hubiera mantenido esta conexión cuando era un niño moreno vulnerable y básicamente comprado por una familia blanca privilegiada, habría podido regresar a Filipinas en mi edad adulta, mi país de nacimiento, y habría Habría podido hablar con fluidez, lo que me hubiera dado un camino mucho más fácil para reclamar mi ciudadanía.

Incluso mi nombre de nacimiento, ¿por qué mis padres adoptivos, que nunca me conocieron, de repente tienen derecho a cambiar mi nombre de nacimiento cuando me adoptaron/compraron?

¿Por qué tipo de derechos se les había dado a ellos?

¿Qué derechos me quitaron en este proceso dual?

¿Adónde fue mi ciudadanía en mi país de nacimiento cuando fui adoptado?

¿Por qué algo de esto tuvo que dejarme cuando fui adoptado?

Puedes leer el artículo de Stephanie: En camino a la recuperación, síguela en Weebly o Instagram @starwoodletters.

Toxicidad y dolor

por Dan R Moen, adoptado de Filipinas a EE. UU..

La tercera parte de esta serie se centra en la toxicidad y su impacto en el dolor. Las formas en forma de vid negra representan la toxicidad y cómo se manifiesta dentro y alrededor de todos nosotros. Está representado como una bestia incontrolable y ha engullido por completo a un individuo. Crece y florece cuando el dolor no se aborda, los recursos para la curación no están en su lugar o no se utilizan, y cuando uno tiene ganas de darse por vencido. La criatura parecida a una enredadera se envuelve alrededor del otro caballero y está tratando de tirar de él junto con la otra persona. Está tratando desesperadamente de agarrar la fruta colgante, que representa la esperanza. Vagamente inspirado en la mitología de Tantalus, está fuera del alcance de la fruta, pero la toxicidad lo está alejando. Entrelazados en las enredaderas hay varios factores estresantes que le dan poder a la criatura parecida a una enredadera. Frases como Covid-19, Trump, violencia armada, Biden, divorcio y otras frases alimentan a esta criatura, y cuando no se tratan, permiten que se vuelva más fuerte.

A la izquierda, el brazo representa el suicidio; que describe cómo todos estos factores estresantes pueden manifestarse en la toxicidad de la criatura parecida a una enredadera y cómo ahora le han crecido púas. Envolviéndose alrededor del brazo del caballero, corta profundamente y crea un dolor sobrenatural. La sangre gotea y alimenta los factores estresantes en el suelo, una vez más encendiendo el ciclo y el poder de la criatura parecida a una enredadera.

Echa un vistazo a las otras dos pinturas de Dan dentro de esta serie. Afligir al niño del pasado y ¿Importa mi perspectiva?

Para obtener más información sobre Dan y su trabajo, consulte su sitio web.

¿Importa mi perspectiva?

por Dan R Moen, adoptado de Filipinas a EE. UU. Esta es la segunda de una obra de arte de 3 partes de Dan que explora la posibilidad de ser adoptada.

¿Importa mi perspectiva?

Una de las cosas clave que me ha revelado es comprender qué es apropiado decirle a alguien que está sufriendo o atravesando un dolor.

No hemos logrado entendernos ni utilizar herramientas para cultivar la empatía real, no la simpatía. Desafortunadamente, debido a esto, las conversaciones difíciles pueden causar alienación, victimización o humillación del individuo. A menudo queremos dar consejos o perspectivas externas, pero muchas veces no está justificado cuando la persona está pasando por un dolor en el momento. Esto se debe en gran parte a que se nos ha enseñado que dar consejos equivale a ayudar. Los humanos tienen un instinto natural de querer arreglar; la idea de que cualquier cosa que no se ajuste a la norma debe repararse y repararse rápidamente.

Todo lo que hace es alienar a la persona y hacer que se pregunte si tiene derecho a sentir emociones humanas. Sin hacerlo conscientemente, esto puede parecer egoísta y uno puede proyectar sus propias formas de lidiar con la vida esperando que la persona en duelo cumpla con ese mismo estándar, incluso con las mejores intenciones en el corazón.

La clave para ayudar realmente a alguien que está pasando por un duelo o problemas es escuchar y validar, validar y validar. Dicho esto, eso hace no necesariamente significa estar de acuerdo con la persona, pero es humanizarla y permitirle tener un lugar para llorar, sentir y atravesar las emociones necesarias para crecer.

Sea consciente de lo que le dice a las personas cuando se ven abrumadas, lidiando con la ansiedad o atravesando una pérdida. Debo recordarme esto todo el tiempo. Yo también me equivoco. Lo que les diga puede impactarlos profundamente, ya sea de manera positiva o, desafortunadamente, de manera negativa. No lo hagas sobre ti, y sobre todo…. NO les diga cómo se sienten. A veces, permanecer en silencio, pero ser un oyente activo, ayuda enormemente a la otra persona, y frases como “gracias por compartir. Lamento que estés pasando por esto. Por favor, avíseme si hay algo que pueda hacer para ayudarlos ”los ayudará y les dará la sensación de que pueden acudir a usted en busca de apoyo.

Estas son las razones por las que los adoptados tenemos, en una escala mucho mayor, tantos problemas de salud mental que, lamentablemente, no se diagnostican, no se tratan y se invalidan. Cuando vemos que ocurren crímenes, hay algo más profundo que no vemos. Los crímenes en la sociedad, desde el robo hasta el asesinato, son síntomas de necesidades más profundas y complejas de la humanidad.

Tenga en cuenta más cicatrices son invisibles de las que son visibles, esto significa que no sabe por lo que está pasando la persona. Podría haber mucho más de su historia y experiencia vivida que quizás nunca experimente. Lo que estamos presenciando cuando alguien está de duelo puede tener sus raíces en algo mucho más profundo e histórico en su propia experiencia vivida. Entonces, ¿por qué compararíamos nuestras vidas entre sí? La vida no es una carrera hacia abajo ni una carrera hacia la cima. Debemos poder ser como la cristalería. Las copas de vino sostienen lo que pueden sostener, los vasos de chupito sostienen lo que pueden sostener y los tazones de ponche pueden sostener lo que pueden sostener. No se puede verter la misma cantidad de líquido de una ponchera en un vaso de chupito; se desbordará. Sin embargo, las personas no son estáticas, pueden manejar la cantidad de estrés que puede soportar un vaso de chupito y moverse lentamente hasta un bol de ponche y luego volver a bajar.

Recientemente tuve una conversación con un maravilloso amigo mío que es indígena, sobre la comunidad de nativos americanos y cómo ven sobre dar consejos:

Los ancianos no dan consejos o perspectiva en cada situación que tienen la oportunidad. En cambio, entienden que una persona joven tendrá una experiencia de vida diferente a la de un anciano y para recibir consejos, uno debe darse manojos de tabaco. El tabaco es sagrado en muchas tradiciones y culturas de los nativos americanos, ya que es una medicina que se usa para las oraciones, la comunicación y los mensajes al Mundo de los Espíritus. Los ancianos les darán paquetes de tabaco a los jóvenes si necesitan asesoramiento y los jóvenes les darán tabaco a los ancianos si necesitan asesoramiento. Esto se considera un regalo de ofrenda. Lo admiro absolutamente, y me gustaría que la gente practicara este concepto mucho más: incluso en terapia hay códigos de conducta sobre dar consejos injustificados. Cuando la frase, “¿Qué piensas? ¿Qué harías? ¿Tienes algún consejo? Se pronuncia esa es la invitacion. Si pregunta, "¿Puedo ofrecer una perspectiva, un consejo?" y ellos no lo quieren. No lo des. Deje que la persona en duelo SEA HUMANA.

Para ver la primera obra de arte de Dan en esta serie, consulte Duelo por el niño del pasado.
Para obtener más información sobre Dan, visite su sitio web.

Duelo por el niño del pasado

En noviembre de 2021, el Departamento de Servicios Sociales de Australia, para obtener obras de arte de adoptados internacionales que encajarían con su resumen de obras de arte para una revisión de la literatura que financiaron revisando la investigación disponible sobre Adopción y Suicidio.

El ICAV se acercó a varios artistas adoptados conocidos por su trabajo por el ICAV y les preguntó si deseaban presentar alguna pieza. Dan, un adoptado filipino en los EE. UU., Solo unas semanas antes acababa de unirse a la red ICAV y yo había visto su obra de arte como parte de conocerlo. Su obra de arte me impresionó con su profundidad e intensidad. Así que le pedí que lo compartiera con todos ustedes aquí. ¡Las obras de arte son un medio tan poderoso para retratar la experiencia vivida por la persona adoptada! Espero que disfruten de los próximos 3 blogs en los que les compartimos el increíble talento de Dan, su obra de arte y el significado detrás de cada pieza. Él le presenta su serie de 3 partes, todas relacionadas con ser un adoptado internacional filipino.

por Dan R Moen, adoptado de Filipinas a EE. UU..

Duelo por el niño del pasado

Esto representa tanto mi presente como mi pasado atravesando simultáneamente una confusión emocional. Se sugiere que el niño esté desnudo en representación de ser completamente vulnerable. Con ambos brazos rodeando la forma adulta de sí mismos, el niño no desea nada más que ser amado, protegido y ser amado. no me siento huérfano—Un verdadero sentido de pertenencia.

El adulto, sin embargo, representa mi yo adulto actual. La ropa del viejo mundo / victoriano / eduardiano representa una conexión con la historia; el amor por estudiar y aprender de nuestros antepasados y la pasión por los que vinieron antes y, sin embargo, ignorando por completo al niño en el presente. El chaleco rojo representa el amor pero está cubierto y no revelado por la levita parcialmente cerrada. Él está mirando a otro lado del niño sugiriendo que hay una desconexión. Está mirando hacia la oscuridad sabiendo que el mundo no es todo brillante y glorioso. Él también está afligido, pero no se conecta completamente con el niño. Un brazo está envuelto alrededor del niño, lo que sugiere que hay una pequeña conexión con su yo pasado, pero la otra mano está completamente en el bolsillo, lo que sugiere que hay una sensación de distanciamiento, incluida la disonancia cognitiva, la necesidad de crecer y seguir adelante. Está mostrando la confusión interna de aceptar la idea de “eso es solo la vida”, mientras que al mismo tiempo, no se concede a sí mismo permiso para llorar por completo con el hijo pasado.

A su alrededor, hay diferentes colores que sugieren fuego de significados. Los verdes oscuros representan los bosques que visité a lo largo de 2020 y todos los lugares secretos a los que me gusta ir para curarme. Muchos de estos lugares estaban fuera de los senderos naturales y, para que uno los visitara, tendrían que adentrarse en el bosque para encontrarlos.

El rojo representa la sangre de quienes han muerto a manos de las malas políticas, la política, el racismo, la ignorancia y al Covid-19. Al igual que el blanco, que representa los innumerables espíritus y almas que han pasado al próximo mundo.

El amarillo representa el fuego con caos y cambio. Hay indicios de pintura metálica dorada que sugieren la idea de que hay curación dentro del caos, pero depende de las perspectivas de las personas. Esto está representado físicamente por el espectador, ya que el ángulo con el que estás mirando la pintura determina la visibilidad de la pintura metálica. Entonces, cuando varias personas miran la pintura al mismo tiempo, algunas verán la pintura metálica mientras que otras no la verán, ese es el punto.

Muchos de nosotros, como adultos, a veces olvidamos que las emociones crudas que sentimos son humanas, simplemente humanas. No se necesita lógica en el momento del dolor. Muchos de nuestros miedos, aflicciones y profunda agitación interna provienen de nuestro pasado y, a veces, lamentamos nuestra infancia, ya que no nos hemos dado permiso para sentir el duelo y sentir estas crudas emociones por completo. Debemos darnos ese permiso; cualquier consejo u opinión de otros no se cumplirá si no nos permitimos siente primero y validar cómo se siente internamente.

Tú también importas. Eres #1 en la vida; desde el nacimiento hasta el próximo mundo - aprende a vivir con usted mismo, no solo.

A continuación, la segunda obra de arte de Dan ¿Importa mi perspectiva? en su serie de 3 partes.

Para obtener más información sobre Dan y su trabajo, consulte su sitio web.

Gastar Acción de Gracias por mi cuenta

Las vacaciones siempre han sido un poco fastidiosas, al menos para mí. Y para empeorar las cosas, pasaré el Día de Acción de Gracias solo este año, ¡pero estoy feliz de tener al menos un par de días libres esta semana debido a las vacaciones! Tengo algunas metas nuevas en las que también ocuparé mi tiempo. Como por ejemplo, espero empezar a tomar fotografías locales de Hawái. Creo que este objetivo es genial porque me puede motivar tres veces:

  1. Mi objetivo me animaría a aprender más sobre la hermosa Hawái.
  2. Me motivará a conocer gente nueva.
  3. También puedo actualizar mi portafolio.

La vida en Hawái como nuevo single ha sido pacífica, pero tengo que admitir que puede ser muy solitaria. Fue más difícil al principio, pero en realidad he tenido algunos pequeños períodos de alegría al pasar estos días.

Mi lista de pequeñas cosas que me traen alegría temporal (como una persona soltera recién creada en Hawái)

  • Escuchar música pop de Bután en Spotify
  • Sentado en mi lugar secreto favorito con vista al océano
  • Diario basura en casa con una película encendida
  • Ir a trotar junto a la autopista
  • Comer pokē en cualquier momento del día
  • Hablando con amigos
  • Comprobando mis grupos de apoyo o talleres creativos

El mes que viene será Navidad.

He estado pensando en cómo será visitar a mi familia adoptiva en Arizona durante ese tiempo. Han sido años de distanciamiento y ni siquiera he conocido a un puñado de los hijos de mi prima todavía, así que definitivamente es bueno haberlos conocido este año.

También será agradable no estar solo, y espero también escribir en el blog en ese momento.

También he estado pensando en mis planes en Hawái. Si tuviera que intentar regresar al continente para vivir y trabajar en un lugar más asequible. En este momento, el trabajo aquí me mantiene en Oahu, pero sigue siendo inconstante. También me llamó la atención otra idea: Creo que sería fantástico planificar un viaje a Filipinas con algunos amigos adoptados filipino-estadounidenses que tal vez quieran explorar nuestro país de origen juntos.

¿Alguien interesado?

No hay mucho más sobre lo que escribir en este momento, así que me despediré. Por favor, siéntete libre de encontrarme en Facebook o Instagram si quieres ponerte en contacto

En camino a la recuperación

Soy un adoptivo filipino-estadounidense de 36 años y mi camino para recuperarme de quedar huérfano cuando era un bebé nunca ha sido fácil. No tenía los recursos para regresar a Filipinas y restaurar mi herencia. Nunca tuve los recursos para solucionar los problemas que tuve con mi colocación de adopción internacional. Entonces, tuve que encontrar soluciones creativas para recuperarme de todo esto.

No puedo prometer ningún consejo para salvar a nadie de las complicaciones de ser adoptado o adoptar. Lo que puedo hacer es dar algunas soluciones personales que encontré en mi propia vida de adoptado que me ayudaron en mi camino hacia la recuperación de mi viaje de adopción internacional.

5 cosas que hice para recuperar mi vida de adoptado

  1. Creando. Primero estudié escritura y luego bibliotecología y ciencias de la información. Mis intereses me llevaron a crear productos de información y arte de medios mixtos que me ayudaron a expresar las pérdidas de mi vida transracial y reestructurar un nuevo sentido de identidad de maneras innovadoras. Podría transformar mi dolor con arte y educación. Por ejemplo, hice un archivo digital que muestra mi proceso de adopción y la identidad biológica que perdí cuando nací como huérfano en Filipinas en 1985. Puedes ver mi archivo aquí y mi Instagram aquí.
  2. Retirándose pacíficamente. Entre la espada y la pared, tuve que elegir lo que era mejor para mí psicológica y emocionalmente. Comencé a alejarme de la norma cuando tenía poco más de veinte años. Me separé de mi familia adoptiva por distanciamiento geográfico y social. Me retiré de todas las relaciones pasadas que me fallaron en el pasado y las malas relaciones que tuve. Me mudé a Hawai a los treinta, un lugar al que me habían llamado misteriosamente durante años. Ahí, lo dejo ir. Pero a pesar de dejarlo ir, nunca me rendí a mí mismo, ni al amor que tengo por la vida, a mis ideales ni al mundo que me rodea. Y para mantenerme bien en Hawái, continué con mis prácticas de meditación y terapias holísticas.
  3. Centrándose en el trabajo. Hay caminos en el budismo donde uno puede practicar la meditación de manera óptima y lograr la liberación a través del trabajo y el trabajo intensivo. El trabajo ha sido la mejor práctica para mí. El trabajo se adapta a mi personalidad estudiosa. Es la mejor salida física, emocional y psicológica. También puedo reconstruir un sentido de identidad en el trabajo.
  4. Involucrarse en comunidades. Me involucré con comunidades de apoyo y grupos de apoyo. Gravito hacia las personas que practican la meditación, las personas que se dedican al arte o al aprendizaje, o las actividades sin fines de lucro. Disfruto ser parte de redes de apoyo con la gente. Hago preguntas. Soy voluntario. Me gusta creer que reestructuro los lazos rotos de mi historia involucrándome hoy. Ser parte de comunidades me ayuda a cultivar un sentido de pertenencia. Construyo una base positiva a mi alrededor y estructuras de apoyo.
  5. Cuidando mis relaciones hoy. Las relaciones me mantienen regulado en mi vida diaria. Mis relaciones incluyen las poco convencionales como cuidar mis plantas, mi gato, relaciones laborales y conmigo mismo. Comencé a asesorar a los adoptados de forma regular para cultivar una mejor relación que tengo conmigo y con el mundo de los adoptados. También regresaré con mi familia adoptiva esta Navidad para visitar y ayudar a sanar mis relaciones con ellos. Mis parientes me ayudan a mantenerme bien en la vida hoy.

Sí, todavía siento que los ecos de mis lazos rotos afectan mi vida hoy. Todavía me duele haber nacido en la pobreza indigente en Filipinas hace tanto tiempo. Todavía sueño con el hermano filipino americano mayor que perdí en esta experiencia de adopción internacional. Todavía llevo el vacío donde las voces de mi familia biológica se han ido para siempre. No hay una respuesta fácil para recuperarse de estas paradojas.

A pesar de todo, sé que estoy encontrando mi camino día a día. He estado saliendo de la niebla y ha sido algo bueno.

Leer más de Stephanie:
Reconstruyendo la identidad y el patrimonio
La súplica de un adoptado filipino para no ser borrada

Ser verdaderamente visto como un adoptado filipino

por Arlynn Hope Dunn, adoptado de Filipinas a EE. UU.; presentado en el 16ª Consulta Mundial de Filipinas sobre Servicios de Bienestar Infantil el 24 de septiembre de 2021.

¡Mabuhay y buenos días! Mi nombre es Hope y me uniré a ustedes desde Knoxville, Tennessee, en el sureste de los Estados Unidos. Gracias al ICAB por invitarme a ser parte de la Consulta Global sobre adopción internacional. Estoy agradecido de tener acceso a los recursos posteriores a la adopción de ICAB, que han sido importantes en mi proceso para volver a conectarme con mi familia biológica. Hago hincapié en que mi historia y reflexión de hoy son mías y no estoy hablando por las experiencias vividas de otros adoptados. Espero que todos los que escuchen nuestros testimonios hoy estén abiertos a diversas perspectivas sobre la adopción, ya que nos influye a lo largo de nuestra vida.

Mis comienzos

Nací en Manila en diciembre de 1983 y en julio de 1984 me llevaron en avión desde Filipinas con mi asistente social, para conocer a mis padres adoptivos y a mi hermana de seis años que fue adoptada de Corea. Teníamos una vida suburbana idílica y tranquila, mi mamá era ama de casa y mi papá era geólogo, que viajaba a menudo por todo el país. Lo más probable es que nuestra familia se hubiera mudado al oeste para acomodar el trabajo de mi padre, pero nunca nos fuimos de Tennessee. Mi papá tenía diabetes juvenil y desarrolló neumonía y falleció tres días antes de mi primer cumpleaños. Mi madre, una sobreviviente de polio, que la dejó sin uso del brazo derecho, de repente se convirtió en madre soltera de dos niños pequeños sin parientes cercanos. El dolor no resuelto de perder a mi padre reverberó a través de nuestra familia durante años a través del aislamiento emocional de mi hermana, que era muy cercana a nuestro padre ... a mi madre, que sufrió un ciclo de abuso de medicamentos recetados tan profundamente que a veces no podía cuidar de mí. y mi hermana. En cuanto a mí, pasé del papel de alivio cómico para absorber las tensiones entre mi hermana y mi madre a la autorregulación de mis propias emociones, acumulando comida cuando era niño y reprimiendo mis emociones, para hacerme escaso y pequeño. Si bien crecí en un hogar que verbalizaba el amor, ahora reconozco patrones de negligencia y codependencia que afectaron mi desarrollo. También me crié en la era de principios de los 90, donde las normas sociales y los medios de comunicación reforzaban el daltonismo en lugar de ofrecer la raza como una oportunidad para discutir y celebrar la diversidad cultural única. 

A diferencia de las grandes comunidades filipinas en California, había poca diversidad donde me crié, ya que la mayoría de mi escuela y comunidad era blanca con algunos estudiantes negros. Yo era uno de los tres estudiantes asiáticos y todos fuimos adoptados. En lugar de gravitar el uno hacia el otro, nos apoyamos en diferentes grupos de amigos como una parte natural de la asimilación. De los tres, yo era más callado y dolorosamente tímido, lo que me convirtió en un blanco fácil de intimidación. A la edad de siete años, me llamaron la palabra "N" en el autobús escolar. Me dijeron que mi madre me dio a luz en un arrozal. Irónicamente, al regreso del año escolar en otoño, las chicas acudían en masa para tocar mi piel y preguntarme cómo me volví tan oscuro. En esos momentos, estaba tan orgulloso de mi piel oscura y nunca aprendí sobre el colorismo hasta que fui adulto. Finalmente, la intimidación disminuyó hasta después del ataque a las torres gemelas el 11 de septiembre de 2001, donde resurgió el racismo y otro estudiante me dijo que me hiciera explotar con el resto de mi gente. En respuesta, mi maestra me hizo abrazar al otro alumno porque a los 17, “era solo un niño”. La respuesta de mi familia fue recordarme que soy estadounidense, como si eso por sí solo fuera suficiente armadura para resistir y desviar la violencia verbal. Interioricé tanta vergüenza de ser diferente, que equiparé a menos que, que me convertí en cómplice de mi propio borrado cultural y la caída de mi autoestima.

Edad adulta

Cuando era un adulto joven, luché con los hitos que eran naturales para mis compañeros. Reprobé la mayoría de las clases en la escuela secundaria, pero le agradaba a mi director y me dejó graduarme a tiempo. Abandoné la universidad sin una visión de quién quería ser a los 21 años. Terminé una relación y compromiso de seis años y no pude mantener un trabajo a los 23. Yo era activo en la iglesia evangélica, pero los ancianos me dijeron que mi la depresión y la ideación suicida fueron el resultado de mi falta de fe. Finalmente, gané experiencia trabajando con niños. Regresé a la universidad a los 27 años mientras trabajaba en varios trabajos y fui aceptado en el programa de asistente de terapia ocupacional, donde obtuve herramientas de salud mental y luego me gradué con honores y pronuncié el discurso de graduación.

Como salida de mi ajetreado horario universitario y laboral, disfruté yendo al cine solo y, en 2016, vi una película que fue el catalizador de mi viaje para encontrar mi herencia.  León es una película sobre la vida real de Saroo Brierly, quien fue criado por sus padres adoptivos australianos y finalmente se reunió con su primera madre en la India. Cuando Saroo está reunido en los brazos de su primera madre, una presa de emociones se rompió dentro de mí, principalmente la culpa de que de alguna manera había perdido el recuerdo de mi primera madre. Algo profundo dentro de mí, despertado cuando presencié este tira y afloja en sus emociones, se desarrolló en una pantalla de cine. Vi un espejo que me iluminaba mientras corría interferencia entre dos mundos que rara vez lo veían y las complejidades de la adopción y cómo se quedó él para reconciliar este peso insoportable solo.

Recuperando mi herencia filipina

Comencé mi viaje para recuperar mi herencia filipina a través de mi nombre. Durante los últimos cuatro años, he pasado de mi nombre adoptivo Hope a mi nombre de nacimiento Arlynn, que en gaélico significa "juramento, promesa". Se siente enriquecedor volver a algo que ahora sé con certeza que me dio mi primera madre. Antes de comenzar formalmente mi búsqueda en mi historia, le dije a mi hermana, quien apoyó mi decisión. Pasaron varios meses antes de que le pregunté a mi mamá si conocía otros detalles sobre mi familia biológica además de la correspondencia que me había dado en una carpeta. Sentí que tenía que proteger sus sentimientos como si el querer saber de repente sobre mi primera familia la lastimaría. Ella me dijo que no había más información. Más tarde, descubriría que era mentira.

A lo largo de mi vida, mi madre siguió luchando con el uso indebido de analgésicos recetados. Cuando era niña, recuerdo a mi madre señalando qué frascos de medicamentos usaba en caso de que no se despertara para que yo llamara a la policía. A veces, dormía en el suelo junto a su habitación para asegurarme de que todavía respiraba. Tenía 32 años cuando requirió intervención hospitalaria por síntomas de abstinencia, me dijo enojada que deseaba haberme dejado en mi país de nacimiento. Dolía más que si me hubiera abofeteado porque nunca arremetió contra mi adopción cuando era más joven. Salí de su habitación sintiendo que había perdido a otro padre.

Con el tiempo, vendieron la casa de mi infancia y mi madre fue a un hogar de ancianos para recibir atención después de una hemorragia cerebral. Mi hermana y yo recuperamos la caja de seguridad de nuestra madre en su banco local, que sin saberlo tenía mi estudio de caso completo. Mi hermana me dijo que nunca se suponía que lo supiera y nuestra madre le hizo prometer que no me lo diría cuando era más joven. Me senté solo en mi auto sollozando mientras leía el nombre de mi primer padre por primera vez, ya que no figuraba en mi certificado de nacimiento, al que siempre tuve acceso al crecer. Detallaba cómo mis padres tuvieron siete hijos y cinco de ellos murieron durante la infancia por enfermedad. Mis padres se separaron mientras mi padre se quedó con sus hijos sobrevivientes y mi madre se quedó con su sobrino negándose a reconciliarse con mi padre sin saber que estaba embarazada de mí. Con el tiempo, mi madre comenzó a alejarse de casa y fue institucionalizada. Después de que yo nací, ella se extravió de su casa nuevamente y se encontró cantando para sí misma. Después de mi nacimiento, me recomendaron que me ubicaran en un refugio temporal para niños, ya que mi madre no podía cuidarme. Una huella de pulgar violeta en lugar de una firma indicaba su escritura de rendición ante las autoridades de bienestar social.

Familia perdida hace mucho tiempo

Buscando familia biológica

Gracias a los recursos de ICAB y Facebook, pude localizar a mi hermano y hermana sobrevivientes y supe que mis padres biológicos fallecieron. A principios de 2021, pude encontrar a los parientes de mi primera madre, incluida su única hermana superviviente. Todavía estoy asombrado y agradecido de que mis hermanos y mi familia extendida me hayan abrazado y me duele el anhelo de conocerlos, de ser tocada por mi gente. Antes de la pandemia, tenía el objetivo de viajar a Filipinas, pero durante el cierre de la economía, perdí dos de mis trabajos, mi salud mental se vio afectada por el aislamiento de vivir solo durante el encierro y, finalmente, perdí mi vivienda y el dinero que recibía. Fue criado por amigos y familiares para ir a Filipinas, tuvo que evitar que viviera en mi automóvil, hasta que pudiera quedarme con amigos. Desde noviembre pasado, pude conseguir un trabajo de tiempo completo y este verano, encontré una terapeuta, también una adoptada transracial y ella ha estado trabajando conmigo para procesar mi dolor y la culpa del sobreviviente que he sentido sabiendo que de alguna manera sobrevivió a muchos de mis hermanos. Mientras reconstruyo lentamente mi vida, una energía renovada para regresar un día a mi patria y conocer a mis hermanos me motiva aún más.

Si bien mi búsqueda para recuperar mi patria, mi idioma perdido y mis hermanos ha conllevado un profundo dolor de corazón, ha sido una gran alegría conectarme con mis sobrinas que me están enseñando frases de Waray Waray y Tagalog. He seleccionado mis redes sociales para que los algoritmos me atraigan hacia otros adoptados, artistas, escritores y curanderos filipinos. El pasado diciembre cumplí 37 años, que era la misma edad que tenía cuando me tuvo mi primera madre. En mi cumpleaños, pude reunirme con un sacerdote de Baybaylan que oró por mí y mis antepasados. Durante todo este tiempo desde que lo redescubrí mediante el estudio de caso, estaba tratando de lidiar con el dolor y, al final, él comenzó a llorar. Lloramos juntos y ese pequeño y amable gesto me conmovió tan profundamente porque por primera vez sentí como si alguien estuviera sentado conmigo en mi dolor, y fue tan íntimo porque Me sentí verdaderamente visto en ese momento y digno de amor. 

Pensamientos para los profesionales de la adopción

Las prácticas de la industria de la adopción han cambiado drásticamente a lo largo de los años desde que fui adoptado. Espero que las conversaciones en torno a la adopción continúen cambiando hacia los adoptados para incluir nuestras historias que iluminan este amplio espectro de experiencias vividas que apuntan no solo a las buenas o malas experiencias, sino que las mantienen a todas bajo un lente crítico por parte de los profesionales de la adopción. Espero que los profesionales de esta industria reconozcan y reconozcan el grado en que el trauma de la separación temprana del niño de nuestras primeras madres y el papel de la asimilación y la pérdida de la asociación cultural impacta en los adoptados. ¿Están capacitados los futuros padres en esto y también en la consejería para el duelo? Considere buscar prácticas que aseguren la preservación de la familia, si es posible. Si se concede la adopción, ¿cómo se asegurará de que un niño tenga recursos para encontrar una comunidad si vive en lugares que no son culturalmente diversos? ¿Cómo encontrarán comunidad? Una última pregunta para la reflexión: cuando se abandona a un niño de su país, ¿qué prácticas se asegurarán para apoyar a ese adoptado que quiere regresar a su país de origen, sin que esa persona se sienta un forastero, un turista o un intruso?

Tengo un video corto de un collage de fotos que creé y que abarca toda mi vida desde que era un bebé hasta ahora.

Muchas gracias por escuchar mi testimonio.

Maraming Salamat po.

Destino....
Español
%%footer%%