Mi viaje a la libertad

El domingo 25 de mayo de 2003, estaba escuchando la radio y escuché a un monseñor de la catedral de Santa María ser entrevistado en talk back radio.

El tema de la noche se refería a los abusos sexuales que habían ocurrido en las iglesias católicas, así como en otras denominaciones, y cómo se estaban tratando esos casos.

Finalmente, me armé de valor con ambas manos y llamé a la radio con un nombre diferente. Déjame decir que estaba absolutamente temblando en mis botas. Porque no era un tema con el que hubiera soñado hablar con alguien al aire libre. Le pregunté a Monseñor qué pasos debo seguir para presentar una denuncia en referencia a los abusos ocurridos cuando aún era un niño. Después de haber obtenido la información, lo pensé unos días antes de hacer las llamadas telefónicas necesarias que cambiarían mi vida antes de perder los nervios.

Me detengo aquí para darle al lector un breve esbozo de mi infancia. Vine a Australia a la edad de 5 años para ver si los médicos podían restaurarme la vista. Sin embargo, esto no tuvo éxito. Sin embargo, llevo una vida normal con la ayuda de la tecnología y buenos amigos, aunque no en ese orden, por supuesto.

En mi caso, una monja me había abusado física y sexualmente mientras aún asistía a la escuela. Esto se prolongó durante dos años. No estoy diciendo que ella fuera la causa de mi desdicha, pero sentí que contribuyó a ella. Como sucede tan a menudo en tales casos, no pude contárselo a nadie en ese momento. Como el lector sabe, soy adoptado y no tengo una familia natural con la que pueda contar o acudir. Lo que lo hizo doblemente peor, creo, fue que no había nadie con autoridad en quien pudiera confiar. Entonces, solo fingí que todo el asunto nunca sucedió. ¡Cómo sabía que había sido una pesadilla!

Cuando lo revelé muchos años después a varios consejeros, me preguntaron por qué no lo había superado, lo que lo empeoró. Si no podía decirle a un consejero acreditado, lo que me quedaba era mantenerlo en silencio una vez más.

No fue hasta que decidí embarcarme en una terapia de Diploma de Masaje que una vez más el abuso sexual asomó su fea cabeza. Cada vez que practicábamos dándonos masajes el uno al otro, los recuerdos volvían a fluir. Traté de fingir que era toda mi imaginación, pero la sensación de miedo no me abandonaba. En todo caso, empeoró hasta que un día no pude soportar más la tensión. Me acerqué a mi director sobre mis dificultades. Fue gracias a que me llevó a ver al consejero de TAFE y gracias a él que finalmente pude encontrar un buen terapeuta que me ayudara a abordar el problema del abuso.

Como el lector probablemente comprenderá, plantear estos problemas es difícil, tanto mental como físicamente. Sin embargo, sabía que si no me ocupaba de los problemas, nunca sería libre. Sin embargo, durante el proceso llegué a conocerme y comprenderme mucho mejor. Y eso en sí mismo fue algo liberador. Todo esto, mi primer viaje de regreso a Vietnam, conociendo a otros adoptados y escribiendo el libro. El color de la diferencia me ha ayudado mucho. Y agradezco a las personas que me han precedido para atender sus quejas por sus abusos, lo que me dio el valor de presentar también mis quejas ante las autoridades.

Fue el lunes 1 de junio de 2003 que fui a Center Care y hablé con alguien en referencia a presentar una denuncia de abuso sexual contra una monja: ella había sido mi maestra en la escuela para ciegos a la que asistí. Después de que se revisó la primera carta, se me pidió que escribiera una carta adicional en la que describiera mis quejas. Entre la primera y la segunda carta, busqué asesoramiento legal en el centro legal. Me dieron varias opciones que podía elegir sobre cómo proceder con mi declaración en caso de que el perpetrador negara cualquier responsabilidad.

Una de las opciones era denunciarlo a la policía. Sin embargo, me advirtieron de los riesgos involucrados. Otra opción era llevar el asunto a los tribunales civiles, lo que también era riesgoso. La otra opción era llevarlo al Tribunal de Compensación de Víctimas para que pudiera presentar una solicitud para que se hiciera una declaración.

Esto significaba que el perpetrador no estaría involucrado y, dependiendo del resultado, la demanda de indemnización sería pagada por la orden a la que pertenecía la monja. Se sugirió que primero esperara a escuchar lo que la orden tenía para ofrecer.

Ahora necesito explicarle al lector que estos fueron los pasos que tomé. No será igual para todos. Sin embargo, al mismo tiempo, quiero animar a los adoptados a que no pierdan la esperanza. Hay avenidas para que usted mire, opciones para explorar.

Después de esperar unas 6 semanas, el Jefe de la Oficina de Normas Profesionales me llamó por teléfono para informarme que la monja admitió haber cometido abusos sexuales contra mí. Esas palabras me dan tanta libertad. Todavía quedan un par de pasos antes de atar los cabos sueltos. Pero sentí que necesitaba escribir esto para que los adoptados sepan que no todo está perdido. Hay esperanza ahí fuera y le animo a que, en la plenitud de su tiempo, explore sus opciones.

Si alguien desea hablar conmigo, no dude en ponerse en contacto conmigo.

En amistad,
Emma
 

=======================

Lunes 8 de noviembre de 2003.  

Desde mi último informe sobre mi VIAJE A LA LIBERTAD, las cosas han progresado. 

Tuve mi segunda reunión con la gente de la oficina de estándares profesionales, la orden principal de las Hermanas Dominicas y el ofensor. Nos las arreglamos para finalizar la parte comercial del acuerdo antes de reunirnos con el delincuente. 

Mi acuerdo es muy razonable a la luz de la situación. Para mí, necesitaba ser realista y práctico. Ninguna cantidad de dinero me devolvería los años de confianza que había perdido como resultado de mi abuso. Entonces, considerando todos, nos decidimos por una buena figura, más de lo que esperaba obtener. Por eso estoy muy contento con el resultado. Estoy esperando que finalicen los trámites. Luego, continuaré con el interrogatorio que las hermanas dominicas han acordado pagar también. 

Mi encuentro con la persona que cometió el abuso mientras aún estaba en la escuela fue un alivio y una agitación emocional, como comprenderán. Había mucho que necesitaba tanto explicar como preguntar. Esto me las he arreglado para hacer. No me arrepiento de haber dicho lo que tenía que decir. Era importante que ella lo escuchara y leyera mi historia. La persona se disculpó mucho por lo que había hecho y me pidió que la perdonara. Le dije con sinceridad que no podía perdonarla en ese momento. El perdón es un viaje. Dije que con el tiempo llegaré a hacerlo pero no ahora mismo. Ella aceptó esto.

Antes de terminar, deseo agradecer de todo corazón a ICASN y a la gente de PARC por su apoyo a lo largo de este viaje. A ICASN por darme la libertad de escribir esto ya PARC por brindar el apoyo que necesitaba para emprender el viaje.

También debo agradecer a las personas de la Oficina de Normas Profesionales de la iglesia católica y a la orden principal de las Hermanas Dominicas por brindarme una audiencia justa. 

Gracias también Lynelle por darme esta oportunidad de escribir mis informes sobre mi proceso hacia la libertad. 

Saludos, 
Emma 

Les deseo a todos lo mejor de la Navidad y el más feliz año nuevo. Este año para mí ha sido exitoso, aunque emocionalmente agotador, pero todo ha valido la pena.

Deja una respuesta Cancelar respuesta

Destino....
Español
%%footer%%