Renuncia, adopción y duelo

por Bina Mirjam de Boer adoptado de la India a los Países Bajos, compartido para el Mes de Concientización sobre la Adopción de noviembre en Coaching de Bina.

En el momento en que los adoptados experimentan que han perdido parte de sí mismos debido a la renuncia y / o la adopción, de repente entran en un proceso de duelo. Una especie de duelo que ellos mismos, pero también su entorno, muchas veces no pueden comprender ni contener.

Un evento especial como un embarazo, el nacimiento de un (gran) hijo o una boda puede perder repentinamente su color o brillo. Un fallecimiento, la pérdida del trabajo o una mudanza pueden convertirse repentinamente en el evento más dramático y predominante de la vida de una persona adoptada.

Se desencadena la pérdida anterior que hasta ahora permanecía dormida en el inconsciente. De repente, el inconsciente se despierta en el consciente y devuelve al adoptado al trauma de pérdida anterior con el correspondiente cambio de comportamiento. Las emociones que vienen con esto parecen absorberlo todo, las estructuras y los controles desaparecen y el caos prevalece.

A menudo, los adoptados que antes se consideraban “afortunadamente adoptados” de repente sienten el vacío y tratan de llenarlo buscándose a sí mismos, su identidad y / o su madre. Pero el vacío, la tristeza y el miedo no se disuelven durante esta búsqueda o en la reunificación. A menudo queda la historia, los secretos, la culpa y la vergüenza entre ambos.

Debido a que esta forma de pérdida y duelo no es reconocida en nuestra sociedad, las personas adoptadas no tienen la opción (por ejemplo, período de licencia) para llorar, dar sentido a su pérdida o experimentar un ritual de despedida como un funeral de sus padres adoptivos. . Y a menudo no tienen recuerdos de sus primeros padres con quienes puedan consolarse. Debido a esto, a menudo seguirá siendo una historia sin fin y la herida permanecerá abierta.

Una separación de madre e hijo provoca una pérdida de por vida, que llevamos en nuestro cuerpo hasta el final de nuestra vida y también se transfiere a las próximas generaciones.

Por eso es importante crear conciencia sobre la pérdida y el trauma durante la renuncia y la adopción y el impacto de perder los datos de nuestros descendientes. Los adoptados deben tener tanto derecho a recibir apoyo en su proceso de duelo como los que no han sido adoptados.

Para obtener más información de Bina, lea sus otros blogs de ICAV:
¡Imagínese perder a sus padres dos veces!
Olvida tu pasado

Deja una respuesta Cancelar respuesta

Destino....
Español
%%footer%%