Reflexiones sobre ser parte del Grupo de Trabajo de Prácticas Ilícitas de La Haya

Escribí esto un par de semanas después de regresar de La Haya. Tuve algo de tiempo para recuperarme del jetlag y recopilar mis pensamientos e impresiones después de participar en el Grupo de trabajo de HCCH para prevenir y abordar las prácticas ilícitas en la adopción internacional.

Hacer clic aquí para leer el comunicado oficial.

Me siento privilegiado de haber sido invitado a representar a los adoptados y reconozco que soy un solo adoptado, y es imposible captar los diferentes puntos de vista de todos sobre un tema tan emotivo. No represento a todos los adoptados, pero hice todo lo posible para asegurarme de que los puntos de vista que compartí no fueran solo los míos individualmente, sino que representaran los años de conversaciones y discusiones que he tenido con muchos adoptados internacionales y líderes de adoptados que se han conectado a la red del ICAV. desde sus inicios en 1998.

Una de las ideas más importantes que tuve al participar fue sobre la gigantesca tarea que es tratar de unir a varios países y lograr que "se pongan de acuerdo y cooperen" en un tema tan complejo, incluidos todos los matices. Antes de asistir, tenía una idea utópica de lo que sucede a nivel de La Haya. Sentado en la realidad y escuchando los diversos puntos de vista de los representantes de los países, a veces muy diferentes, me di cuenta del importante papel que desempeña el Oficina Permanente ¡El equipo juega siendo el “facilitador”! Su función es recordar a los países los marcos subyacentes (el UNCRC y el Convenio de La Haya para la Adopción Internacional), hacer propuestas alineadas con estos marcos y garantizar que los representantes gubernamentales puedan hablar y ser escuchados de manera equitativa y justa.

No se puede negar que la CNUDN y la Convención de La Haya para la ACI están lejos de ser herramientas perfectas, pero al menos crean un foro como este, donde los países cooperantes se reúnen para discutir temas importantes. También quedó claro que existen diferencias, de un país a otro, en la interpretación sobre cómo implementar el marco, los recursos disponibles para hacerlo y las limitaciones de la legislación existente. La idea que realmente me llamó la atención fue: ¿cómo abordamos los adoptados las adopciones ilícitas de países que no se han adherido a la Convención de La Haya? ¿Dónde está el foro para eso? ¿A quién acudimos para ser escuchados? La respuesta es que no hay ninguno. Tenemos que acercarnos a cada país fuera de La Haya por separado a través de su gobierno. Es posible que no tengan un departamento gubernamental que tenga autoridad en esta área o podría haber varios departamentos.

Ahora entiendo que el Convenio de La Haya para la ACI evolucionó con la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño. Ambos fueron negociados casi al mismo tiempo por casi los mismos países. Juntos reflejan históricamente el camino del entendimiento en la adopción internacional a nivel gubernamental. En aquel entonces, en su infancia, la Convención de La Haya para ICA era lo mínimo que se podía acordar. Desde entonces y a través de foros como el Grupo de Trabajo, se alienta a los Estados a incrementar sus salvaguardas donde puedan. Nos quedamos con la realidad de que este Grupo de Trabajo sobre Prácticas Ilícitas está sujeto a las limitaciones incluidas en el Convenio de La Haya para la ACI.

Creo que es positivo entender las diferencias entre la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y la Convención de La Haya para la ACI, pero no desperdiciar nuestras energías peleando por cuál es mejor o peor. Soy pragmático y, tal como lo veo, no se van a ir pronto. Tenemos que vivir con lo que tenemos. No existe ningún otro foro internacional acordado por el gobierno que permita discutir estos temas específicos en la adopción internacional.. ¿No preferiríamos estar involucrados discutiendo estas cosas y luego no estar allí en absoluto? Al asistir a esta reunión, no dice que apruebo las trampas de ninguno de los marcos, pero dice que me comprometo a obtener una mejor comprensión, construir relaciones donde pueda y tratar de influir en todo lo que pueda, para mejorar las cosas para mis compañeros adoptados.

Junio de 2019 Grupo de trabajo para prevenir y abordar las prácticas ilícitas en la adopción internacional

Los gobiernos varían en su experiencia en la implementación de políticas y prácticas de adopción internacional. Algunos países se adhirieron muy pronto a la Convención de La Haya, otros se acaban de unir y otros todavía están en proceso. Me pregunto qué se necesitaría para que el Convenio de La Haya en la ACI pudiera “madurar”, es decir, cambiar o ser reemplazado para asegurar un mejor monitoreo e implementación. ¿Es posible? ¿Ocurre en otras convenciones? Por lo que tengo entendido, nunca ha sucedido antes. Todos los países tendrían que estar de acuerdo y se necesitaría un proceso especial llamado Sesión Diplomática creado para negociar una nueva convención que sustituya a la existente. ¡Esperar que la mayoría de los 101 países de la Convención en el clima político actual acuerden perfeccionar aún más la Convención existente es una utopía! Históricamente, las convenciones y tratados de esta naturaleza solo cambian cuando el mundo atraviesa una gran guerra. Los Estados partes de la Convención se reúnen cada 5 años (se le llama Comisión Especial) para discutir el funcionamiento práctico de la Convención. Sin embargo, aunque se alienta a los Estados a aplicar las decisiones tomadas durante estas reuniones, no son vinculantes porque solo el texto de la Convención es vinculante. Así que no digo que sea imposible, sino que señalo cuánto trabajo más tenemos que hacer si esto es lo que queremos lograr.

La realidad de lo difícil que es esperar que los gobiernos aborden el tema de las prácticas ilícitas en la adopción se hizo evidente durante este viaje. En primer lugar, en este nivel, para obtener cada país signatario reconocer que existen prácticas ilícitas es una tarea enorme y con este grupo de trabajo, ya estamos a mitad de camino. Luego para que estén de acuerdo cómo Responder, incluso si es solo en teoría y solo para las adopciones de La Haya, es una empresa enorme. La política involucrada, las legislaciones que obligan, las limitaciones ... ¡Puedo ver por qué tomará algún tiempo para que ocurra el cambio y nunca es “lo suficientemente rápido” para los adoptados y las familias que lo viven! Pero al mismo tiempo, me animó ver que había más de 20 países comprometidos a asistir a la reunión y dedicar tiempo, dinero, pensamiento y esfuerzo al tema. En el país de los adoptados, es fácil para nosotros retratar a los gobiernos de una manera estereotipada: “desinteresados”, “sin querer ayudar”, o sacar conclusiones precipitadas porque no es la respuesta que queremos / necesitamos escuchar.

Creo que necesitamos construir más relaciones con nuestros gobiernos donde corresponda, es decir, si no se están emprendiendo acciones legales contra ellos y donde muestran una voluntad de comprender verdaderamente nuestra perspectiva. Podemos tratar de comprender las barreras que enfrentan, estar abiertos a comprender que pueden querer hacer algo sobre las prácticas ilícitas históricas del pasado en la adopción, pero comprender que no es una tarea sencilla: la legislación y la política a menudo pueden ser sus barreras. No son más que un brazo en la enorme maquinaria gubernamental de cada país. Espero que los líderes adoptados de todo el mundo, si aún no lo han hecho, llamen a sus Autoridades Centrales; intenten entablar una relación con ellos y ayúdenlos a aprender de su experiencia vivida sobre los desafíos y problemas que enfrenta.

Salí de la reunión con una dura pila de realidad sobre lo grande que es la tarea de abordar y reconocer las prácticas ilícitas en la adopción, especialmente las adopciones históricas antes de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y la Convención de La Haya sobre la ACI. Pero sigo siendo positivo. Muchos de los asistentes me hablaron sobre lo mucho que ganaron al escuchar la perspectiva de una persona adoptada. Les comuniqué que algunos de nosotros estamos dispuestos a involucrarnos para ayudarlos a comprender los matices desde nuestra perspectiva y hablar con los participantes me recordó lo importante que es, no solo construir puntos en común entre los adoptados, sino entre todos los jugadores que tienen una clave papel en la realización del cambio.

Deja una respuesta

Destino....
Español
%%footer%%