¿Quién soy?

CBEE744C-E5B1-46B4-B559-3C535F07D382.jpeg

Para muchos de nosotros, la adopción es una cruz que debemos llevar solos. Los dolores profundos de la soledad, el vacío y la tristeza persisten, incluso entre el telón de fondo perfecto de una vida llena de éxito y riqueza. Incluso en una multitud, todavía puedo estar solo.

Quién soy yo no es una pregunta, sino una pesadilla recurrente que me persigue a diario. No importa a donde corra. No importa cómo me esconda. No importa lo que yo haga. Aún permanece. No importa cómo cambie ... tiene una forma de encontrarme. Me recuerda que no encajo. Proyecta sombras de inseguridad. También me llena de vergüenza.

Soy ese extraño rompecabezas que se colocó en la caja incorrecta. Estoy fuera de lugar. Deforme. No pertenezco al mundo en el que me vi obligado y soy un extranjero al mundo que busco encontrar. La gente lo llama mi tierra natal, pero no me siento como en casa. Los extraños me miran con tanta extrañeza como el lugar en el que me criaron. Me parezco a ellos, pero las apariencias no lo son todo.

Saben que soy diferente. Lenguaje diferente. Diferentes gestos. Diferentes olores. Saben que soy ... diferente a ellos. Cuando paso por su espacio, es como si llevara una letra escarlata. Durante mi niñez esa letra tiene la forma de mis ojos almendrados, tez amarilla y cabello negro brillante. Recuerdo la vergüenza de quién soy cada vez que miro mi propio reflejo. Una pena por ser diferente. Como dije. ¿Quién soy? ¿Quién soy? ¡QUIÉN SOY!

Deja una respuesta Cancelar respuesta

Español
%%footer%%